Avatares informáticos


Como quien lea habitualmente este espacio (de los pocos que todavía lo hacéis) ha podido comprobar, el blog llevaba varios días sin ser actualizado. Cosillas de la informática… aún no sé si relacionadas con las “gracias” que todo el mundo dice que hace el Windows Vista, o con un dispositivo inalámbrico que se ha podido ir a criar malvas.

El caso es que el pasado martes se deshabilitaron de buenas a primeras todos los controles del wifi de casa y no ha habido manera de reinstalar bien el software. La hipótesis causal que coge más fuerza es que probablemente ello sea una deficiencia del propio dispositivo, el cual todavía tenemos en garantía; pero claro, AMPER, la casa fabricante, exige, como es lógico, devolver todos los accesorios para poder reparar el aparatito (en caso de ser “culpa” del mismo)… y la pega es que, después de la importante remodelación que hubo el pasado verano en la mayor parte de casa, cualquiera sabe dónde andan los malditos drivers de control… Seguro que alguno pensará que cómo hemos intentado reinstalar el software sin dichos drivers; y la respuesta no puede ser más fácil: descargándolos a través de otro equipo desde la web de Telefónica.

Así llevamos una semanita, en la cual he podido hacer las necesidades básicas de todo internauta (mirar el correo electrónico, los mensajes en las correspondientes redes sociales, alguna página de noticias, hablar un poquito con la gente de vez en cuando) en formato reducido, gracias al portátil de un tío mío. Afortunadamente, mientras intentamos resolver los problemas, otro querido familiar nos ha cedido un portátil recientemente adquirido que, de momento, no tiene ninguna necesidad de usar; con lo que, aunque sea un poco en plan préstamo, volvemos a contar con la posibilidad de conectarnos desde casa. Porque, por suerte, la conexión en sí continúa estupendamente.

Pese a esta solución sin fecha de caducidad (al menos por ahora), a ver si todo queda resuelto a la mayor brevedad posible.

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)