Archivo Julio, 2009

Contador, bicampeón del Tour; Hamilton, vencedor en Hungría; y Rossi, más líder pese a caerse

Se terminó. Alberto Contador ya es, oficialmente, el vencedor del Tour de Francia 2009. Es su segunda victoria en la carrera francesa, la cuarta consecutiva de un corredor español -Pereiro, Contador, Sastre y de nuevo Alberto-, y la 12ª en toda la historia de nuestro ciclismo: cinco de Indurain, dos de Contador, y una de Bahamontes, Ocaña, Delgado, Pereiro y Sastre.

Contador paseando triunfal con la bandera española. Foto: Marca.com

Contador paseando triunfal con la bandera española. Foto: Marca.com

En el podium, como quedó claro ayer, le acompañaron Andy Schleck y Lance Armstrong, quien pareció encontrarse un poco incómodo en un escalón diferente al primero. La chapuza vino por parte de la organización del Tour de Francia la cual, en un error impropio de un organismo de su categoría, hizo sonar el himno danés en el podium en lugar del español cuando los tres corredores estaban en el podium. Impropio y absurdo, porque allí lo único que había de danés era el maillot de Andy -Saxo Bank-. Eso sí, cuando Astaná subió a recoger el premio por equipos hubo una rectificación y sí que sonó la Marcha Real.

La etapa, como no podía ser de otra forma, la ganó al sprint en los Campos Elíseos el de siempre: Cavendish.

CUADRO DE HONOR DEL TOUR DE FRANCIA 2009

VENCEDOR: Alberto Contador (España, Astaná)
SEGUNDO: Andy Schleck (Luxemburgo, Saxo Bank)
TERCERO: Lance Armstrong (EEUU, Astaná)
REGULARIDAD: Thor Hushovd (Noruega, Cervelo)
MONTAÑA: Franco Pellizotti (Italia, Liquigas)
JOVEN: Andy Schleck (Luxemburgo, Saxo Bank)
COMBATIVIDAD: Franco Pellizotti (Italia, Liquigas)
EQUIPOS: Astaná (Kazajstán)

Hamilton gana en Hungaroring, y Renault no podrá correr en Valencia

Lewis Hamilton consiguió, por fin, su primera victoria de la temporada en uno de los circuitos que más le gustan, Hungaroring. El todavía campeón del mundo se impuso en el Gran Premio de Hungría por delante de Kimi Raikkonen y de Mark Webber. Jenson Button, séptimo, nos dio un motivo más para pensar en el declive esta temporada de Brawn GP; aunque todavía mantiene 18,5 puntos de ventaja en el Mundial sobre Webber. Vettel, para fortuna suya, tuvo que abandonar.

Alonso, sin una rueda. Foto: Marca.com

Alonso, sin una rueda. Foto: Marca.com

La carrera estuvo marcada por dos acontecimientos: la ausencia de Felipe Massa después de su escalofriante accidente del sábado -por fortuna se descartan daños neurológicos-, y el abandono en la vuelta 13 de un Fernando Alonso que había conseguido la “pole” de forma brillante, pero al que un craso error de su equipo en su primer repostaje -anticipado por unos problemas en la bomba de gasolina- dejó fuera de carrera. Los mecánicos de Renault se precipitaron en devolver al R29 a la pista, sin darse cuenta de que la rueda delantera derecha no estaba bien colocada. El neumático terminó por los aires, Fernando acabó fuera de carrera, y Renault, sancionado con no correr el Gran Premio de Europa por “atentar contra la seguridad”. Una chapuza impropia de un equipo profesional de Fórmula 1. Aunque teniendo en cuenta que la próxima carrera es en Valencia, igual en la FIA rectifican para no tener que evolver entradas y quedarse con las gradas a la mitad.

La noticia positiva para los españoles fue el notable debut al volante de un Toro Rosso de Jaime Alguersuari. El jovencísimo piloto catalán, de 18 años, acabó 15º -de 16 que terminaron la carrera- a una vuelta de Hamilton y por delante de su compañero Buemi, lo cual es muy digno de mención.

Dovizioso vence en Donington, y Rossi es más líder en Moto GP pese a caerse

Dovizioso, con su trofeo. Foto: Marca.com

Dovizioso, con su trofeo. Foto: Marca.com

Andrea Dovizioso consiguió la primera victoria de su carrera en Moto GP al vencer en el Gran Premio de Gran Bretaña, disputado -por última vez de momento- en Donington Park. El italiano se benefició de una loca carrera disputada sobre un suelo que progresivamente iba mojándose, en la que Rossi y Lorenzo se cayeron, y en la que Stoner se la jugó poniendo neumáticos de lluvia, sin resultado porque ésta apareció sin mucha intensidad. El australiano fue doblado prácticamente por todos, acabado a una vuelta del vencedor.

Lorenzo se cayó poco antes del ecuador de la carrera y tuvo que abandonar; y Rossi también se fue al suelo cuando iba en cabeza, pero con la suerte de poder reemprender la marcha. Valentino fue progresivamente remontando y, al final, terminó quinto, un puesto que le sabe a gloria. Rossi es más líder, dado que ahora tiene 25 puntos de ventaja sobre Lorenzo y 37 sore Stoner.

En 125 y 250 ganaron los líderes, Julián Simón -única victoria española del día- e Hiroshi Aoyama, por delante de Bautista y Simoncelli.

, , , , ,

No hay Comentarios

Gárate redondea el éxito español en el Tour, y Armstrong estará en el podium

Y el Ventoux fue para Juanma Gárate. El corredor español del Rabobank, de 33 años, se ha impuesto esta tarde en la penúltima etapa del Tour de Francia, en la cima del mítico monte pelado. Gárate se convierte así en el único corredor en activo junto a Pablo Lastras con victorias en las tres grandes pruebas por etapas, ya que Contador se impuso en el Giro 2008 sin lograr victorias parciales. Es la quinta victoria española en este Tour -récord de los últimos años-, tras las dos de Contador, la de Astarloza y la de Luis León Sánchez.

Juanma Gárate, vencedor en el Mont Ventoux. Foto: Marca.com

Juanma Gárate, vencedor en el Mont Ventoux. Foto: Marca.com

La otra noticia importante de la etapa es la confirmación de que Lance Armstrong, en su vuelta a las carreteras, se va a subir mañana al podium de París. El norteamericano, pese a su nula elegancia durante todo el Tour, ha completado una carrera impecable en todos los sentidos, y ha confirmado su tercera plaza después de contener durante toda la subida a Frank Schleck, el único de sus teóricos rivales que le ha dado un mínimo de guerra, aunque tampoco demasiada. Mucho cansancio acumulado en 20 días de carrera…

La etapa comenzó con una fuga de la que terminarían saliendo los dos hombres que se disputaron la victoria, el alemán del Columbia Tony Martin y Gárate. Junto a ellos, catorce compañeros más que abrieron hueco hasta los diez minutos; pero Saxo Bank y Astaná la dejaron en poco más de cuatro a pie de puerto.

21 kilómetros de subida, al 7.6% de pendiente media, y con unos últimos kilómetros al 10% situados en una zona desértica y con el viento soplando a tope. Allí se dieron cita miles de espectadores que convirtieron la etapa en un gran espectáculo; y allí, mientras por detrás empezaba a desencadenarse la gran batalla, se quedaron solos Gárate y Martin, en aquel momento carne de neutralización.

Astaná había provocado un corte por el viento poco antes de comenzar, y hombres como Sastre y Evans se quedaron atrás antes del inicio del puerto. En él, las cartas se pusieron poco a poco boca arriba: Armstrong marcaba a Frank Schleck, y Contador, a Andy. Fue éste quien desencadenó los ataques más fuertes, que solamente encontraron respuesta en Contador y en Nibali, quien rodando junto a los dos primeros de la general soñó por momentos con el podium. Pero poco, porque las intenciones de Andy en cada ataque eran las de llevarse consigo a su hermano, algo que nunca consiguió. Frank intentó dejar a Armstrong en un par de ocasiones, pero sin mucho poder.

Andy Schleck, Contador y Armstrong. De fondo, el paisaje del Ventoux. Foto: Marca.com

Andy Schleck, Contador y Armstrong. De fondo, el paisaje del Ventoux. Foto: Marca.com

Los parones hicieron que los dos de cabeza de carrera se mantuvieran con vida, y que poco a poco fueran soñando cada vez más con la victoria. Ésta parecia clara cuando Pellizotti, el vencedor del gran premio de la montaña, llegó por detrás al grupo de los favoritos y decidió atacar ante la escasez de movimientos. Por momentos pareció que daría alcance a Gárate y a Martin, pero éstos aguantaban de forma casi agónica. Cuando Gárate vio que Pellizotti se acercaba, dio un hachazo a menos de dos km para la cima, pero el viento que soplaba de cara hizo que abortase su intentona centenares de metros después. Martin de nuevo estaba junto a él.

Los Schleck volvieron a darle ritmo a la parte final de la ascensión, pero ya era demasiado tarde. Además, Armstrong continuó aguantando a la perfección. El elevado ritmo impuesto solamente les dio par cazar a Pellizotti, quien se dio por vencido ante la imposibilidad de llegar a la cabeza de carrera. Gárate y Martin se la jugaron en la última rampa, y allí el más fuerte fue el vasco, quien consiguió la victoria de su vida en una de las cimas míticas del Tour. Los favoritos entraron todos juntos.

Mañana solamente queda el paseo del vencedor en los Campos Elíseos. Un vencedor que, cuando el pelotón cruce la línea de meta sobre las cinco y media de la tarde, será de manera oficial “el pistolero de Pinto”, Alberto Contador, el rey del ciclismo mundial en los últimos años. Y todo ello, pese a las trabas puestas en su propio equipo, y pese a las insinuaciones de dopaje de ciertos diarios franceses y de un ex corredor como Greg Lemond, el campeón más cicatero, rácano y miserable -deportivamente hablando- de la historia del ciclismo.

Enhorabuena, Alberto. Sigue así, haciéndonos disfrutar. Y enhorabuena también, por supuesto, a Juanma Gárate, un modesto que esta tarde ha encontrado la gran recompensa a años y años de lucha en el pelotón.

, , , ,

No hay Comentarios

Contador, Puerta del Príncipe también contra el reloj

Cuesta arriba y también contra el crono. Alberto Contador casi ha sentenciado el Tour al imponerse en la contrarreloj de 40 kilómetros en Annecy; y ha demostrado que, como los grandes corredores, es capaz de vencer y convencer e cualquier terreno. Contador cubrió el recorrido en 48:30, tres segundos menos que Fabian “Espartaco” Cancellara y quince menos que el ruso Ignatyev.

Contador, apretando los dientes en la recta final. Foto: Marca.com

Contador, apretando los dientes en la recta final. Foto: Marca.com

Sus perseguidores en la general quedaron bastante más atrás: Bradley Wiggins, gran favorito para algunos en el día de hoy, cedió 43 segundos -si bien el británico se vio perjudicado por una caída a pocos kilómetros de la meta-; Kloden perdió 54; Armstrong, 1:30; Andy Schleck, 1:45; y su hermano Frank, 2:34.

Contador, como los buenos toreros, templó y mandó durante lor primeros 28 kilómetros, en los que se subía una cota de 3ª categoría, Bluffy; y después, supo aguantar. Como ocurrió, por ejemplo, en la contrarreloj olímpica de 2008 o en la primera de este Tour en Mónaco, Alberto salió como un ciclón. Primero en el kilómetro 15, y primero en el 28, dejando a Wiggins a 30 segundos; y al resto, a más distancia todavía, Cancellara incluido.

Cancellara, una bestia domada hoy por Contador. Foto: Marca.com

Cancellara, una bestia domada hoy por Contador. Foto: Marca.com

Pero como también ocurrió en las cronos mencionadas, en la última parte del recorrido tuvo lugar la reacción de la bestia suiza, quien había terminado su recorrido más de hora y media antes de que saliera Contador. En la bajada y en el llano, Cancellara hizo valer una vez más su potencia, pero esta vez no le valió para superar a un líder pletórico, que mantuvo su primer puesto en la etapa únicamente por tres segundos, suficientes para anotarse su primer triunfo en una contrarreloj de una gran vuelta, y su segunda victoria de etapa en este Tour, dejando claro una vez más quién es, en la actualidad, el verdadero patrón del pelotón sobre la carretera.

En la lucha por las otras dos plazas del podium, Andy Schleck casi tiene asegurado el segundo puesto tras su más que digna contrarreloj -está a 4:11 de Contador-, pero para el tercer peldaño va a haber verdaderas tortas el sábado en el Mont Ventoux. Armstrong, pese a su discreta actuación, ha recuperado el tercer puesto aprovechando tanto la caída de Wiggins como que Frank Schleck todo lo que camina en la montaña deja de andarlo cuando tiene que luchar contra el tiempo. Sin embargo, el texano -que ha anunciado que la empresa de electrónica RadioShak será el patrocinador de su equipo para 2010-, que pierde 5:25 sobre Contador, únicamente saca 11 segundos a Wiggins, 13 a Kloden y 34 a un Frank Schleck que, pese a todo, visto su rendimiento en las cumbres, se perfila como el gran favorito para acompañar en el podium a Alberto y a su hermano Andy. Sería, en mi opinión, el podim más justo de este Tour.

Antes, no obstante, los ciclistas deberán afrontar mañana la etapa de 178 kilómetros entre Bourgoin Jallieu y Aubenas, una buena oportunidad para los sprinters y los aventureros, y un trámite para los primeros de la general antes de la batalla del “monte pelado”.

, ,

2 Comentarios

Frank Schleck gana en Le Grand Bornand, Contador asegura su liderato y Armstrong sigue metiendo cizaña

El luxemburgués Frank Schleck, del Saxo Bank, ha ganado esta tarde la 17ª etapa del Tour de Francia, de 169 kms, entre Bourg Saint Maurice y Le Grand Bornand, por delante de Alberto Contador y de su hermano menor Andy.

Frank Schleck, en vencedor. Foto: Marca.com

Frank Schleck, en vencedor. Foto: Marca.com

F. Schleck venció en la línea de meta después de llegar de forma más o menos tácita a un acuerdo con Contador, quien no le disputó la victoria, y quien dio un paso muy importante para consolidar su victoria en la general. La jugada, no obstante, no le salió del todo redonda al Astaná, porque un ataque de Contador -previsto en la táctica de equipo, según el propio líder- en el último puerto, La Colombiere, propició que su compañero Kloden, que marchaba con ellos, se quedara descolgado y se viera superado en la general -al igual que Armstrong- por los dos hermanos.

Hasta la ascensión al Col de Rommes -cuarta y penúltima gran dificultad de la jornada- lo más destacado fue la cabalgada de un sprinter, Thor Hushovd -Cérvelo-, en los puertos de Saisies y de Araches. El pelotón marchaba tranquilo y Hushovd, miembro de una escapada de 20 corredores, se destacó en busca principalmente de los puntos en los dos sprints intermedios, para asegurar su liderato en la clasificación de la regularidad. Conseguido su objetivo, se relajó e impuso su propia “marcheta” para terminar la etapa de forma tranquila.

En Rommes, Carlos Sastre fue el primero en mover el grupo de los favoritos, y curiosamente también el primero en quedarse. El pelotón, con los Schleck al frente, iba neutralizando poco a poco a los escapados, y cada vez estaba más claro que la etapa estaría en manos de los favoritos de la general. Primero Andy y luego Frank lanzaron sendos ataques, que solamente pudieron ser contestados por Contador y Kloden. Armstrong, Wiggins, Nibali… todos los demás se iban quedando atrás.

Los cuatro de cabeza subieron juntos La Colombiere, hasta que se produjo el demoledor ataque de Contador, que dejó con facilidad a sus tres compañeros de escapada marchándose en solitario hacia la cima, demostrando una vez más que es, con diferencia, el más fuerte de la carrera. Faltaban casi tres kilómetros y nadie dudaba de que Alberto conseguiría una dferencia suficiente en la cima como para mantenerla en los 15 kilómetros de descenso; pero desde el coche de Astaná le dijeron a Contador que Kloden -aspirante a meterse en lugares de podium- no había podido seguir por detrás a los Schleck, y Alberto levantó el pie para ver si podía hacer algo por su compañero.

El ataque de Contador que descolgó a Kloden. Foto: Marca.com

El ataque de Contador que descolgó a Kloden. Foto: Marca.com

Pero Kloden no se recuperó. El alemán iba a punto de la pájara, y el ataque de su líder le sentenció. Cierto es que de no haber saltado Contador lo habría hecho Andy Schleck y el resultado habría sido el mismo, pero el “causante” de todo fue Alberto, y éste se quedó con un mal sabor de boca al cruzar la línea de meta. Kloden fue poco a poco perdiendo tiempo, y al final hasta fue alcanzado por Armstrong y Nibali, quienes se habían marchado de Wiggins entre la parte final del puerto y el descenso.

Tras coronar La Colombiere, Contador y los Schleck se fueron juntos hacia la meta, y entre los tres parecieron pactar que Frank consiguiera la victoria de etapa, como así fue. En la recta de meta, Frank se fue directo a por la victoria ante un Contador que se limitó a entrar detrás de él, y frente a un Andy que celebró el éxito como si hubiera sido suyo. Andy y Frank son ahora segundo y tercero respectivamente en la general, a 2:26 y 3:25 de Contador. Cuarto es Armstrong a 3:55; quinto Kloden a 4:44; y quinto un Wiggins que cedió 3:07 con el trío de cabeza, y 49 segundos con Armstrong, quedando a 4:53 de Contador en la general.

Armstrong “raja” otra vez de Contador

Por otra parte, según Marca.com, L´Equipe -el periódico deportivo líder en Francia, y el medio “oficial” del Tour- publicó esta mañana una entrevista con Lance Armstrong -quien ha anunciado que en 2010 volverá al Tour- en la que el estadounidense, entre otras cosas, dice que, si bien su relación con Alberto Contador es correcta, nunca ha tenido buenas conexiones con él, por culpa de las diferencias culturales y del idioma, algo respetable pero poco creíble porque, entre otras cosas, Armstrong domina el español de forma lo suficientemente correcta como para hacerse entender bastante bien con Alberto.

Además, el heptacampeón del Tour, en mi opinión, hizo alarde de una hipocresía y de una poca vergüenza increíble, con esta declaración: “El estadounidense indicó que si en 1999, cuando ganó su primer Tour, Miguel Indurain hubiera vuelto a la competición en su mismo equipo “le hubiera considerado como el líder, porque es una leyenda”. Señor Armstrong, con todos mis respetos, eso no se lo cree ni usted. Dedíquese a seguir haciéndolo tan bien como hasta ahora -lo cortés no quita lo valiente, es increíble lo que está consiguiendo en este Tour después de tres años retirado- y, por favor, cállese la boca, que está más guapo. Aunque creo que eso va a ser muy complicado, porque para usted todo lo que sea meter cizaña… En fin, dejémoslo ahí.

Por otra parte, Lance, en declaraciones al terminar la etapa, ha dicho que prefiere morderse la lengua para no hablar del ataque de hoy de Contador. Entonces, ¿qué tenía que haber hecho Alberto cuando, en la tercera etapa, tanto el amigo Armstrong como su compañero Popovych tiraron por delante cuando él se había quedado cortado por los abanicos? Qué flaca memoria y qué poquita clase tienen algunos…

Mañana se disputará la única contrarreloj larga de este Tour, en Annecy, sobre 40 kilómetros. Será la penúltima etapa decisiva en un Tour que, al final, por fortuna, está resultando muy entretenido.

, , ,

1 Comentario

Contador ya manda en el Tour

Han tenido que pasar dos semanas de aburridísima competición para que lo que sobre la carretera estaba, a priori, bastante claro se plasmara en la clasificación general. Alberto Contador se hizo ayer, por fin, con el maillot amarillo del Tour de Francia, al ganar de forma magistral la etapa entre Pontarlier y la cima de la estación de esquí de Verbier -Suiza-, de 207 kilómetros de recorrido.

Contador, disparando en plan vencedor. Foto: Marca.com

Contador, disparando en plan vencedor. Foto: Marca.com

El corredor de Pinto no se lo pensó dos veces y, a falta de casi seis kilómetros para el final, hizo sonar las trompetas del Séptimo de Caballería, y se lanzó como un poseso a por la victoria y el liderato.

Hasta entonces, la etapa había transcurrido con relativa tranquilidad para los favoritos, quienes esperaban a la última ascensión para, esta vez sí, mostrar sus cartas de verdad. En el kilómetro 50 se formó una escapada de diez hombres encabezada por Cancellara, en la que también iba el español del Euskaltel Mikel Astarloza, presente de forma constante en las fugas. Todo parecía ir bien para ellos hasta que en el penúltimo puerto del día, el Col del Mosses -2ª categoría-, el excelente rodador suizo del Saxo Bank decidió dejar de llevar en carroza de oro a sus compañeros de fuga, y la ventaja se fue esfumando poco a poco. Astaná y Liquigas -para Pellizotti y Nibali- se encargaron de ello.

Poco antes de comenzar la última ascensión atacó Astarloza, en un intento a la desesperada por conseguir una más que merecida vctoria para él y para su equipo, pero fue inútil. Saxo Bank tomó el relevo de Astaná y Liquigas, y comenzó la batalla. Andy Schleck -que aunque sigue hablando más con la lengua que con las piernas al menos esta vez hizo algo- lanzó el primer ataque, propiciando la primera selección, en la que estaban Evans, su hermano Frank, Wiggins, Armstrong y Contador, quien en cuanto pudo -antes de lo previsto según él- rompió la carrera definitivamente.

El momento de la arrancada. Foto: Marca.com

El momento de la arrancada. Foto: Marca.com

Al madrileño, un potro desbocado hacia la cima de Verbier, solamente le pudo seguir medio de lejos Andy Schleck, pero bastante medio de lejos. Nadie más pudo moverse. Incluso algunos llegaron por detrás, como un Kloden que se puso a tirar de Armstrong en un gesto que algunos lo interpretaron como un nuevo desaire a Contador, y otros como una táctica para disimular la debilidad del americano frente a sus otros rivales.

Sea como fuere, al final poco a poco todos fueron atacando y dejando de rueda a Armstrong quien, a pesar de ello, no cedió demasiado tiempo con respecto a los que estaban con él. El primero de ellos, la gran sorpresa de la etapa y del Tour: Bradley Wiggins, del Garmin. El británico, doble campeón olímpico de persecución individual en pista -Atenas 2004 y Pekín 2008-, demostró ayer haberse transformado en un notable escalador, puesto que fue él quien levantó la veda de la lógica debilidad de Armstrong, marchándose por delante y situándose entre Contador y Andy Schleck.

Mientras tanto, Alberto seguía a lo suyo, es decir, cabalgando a gran velocidad hasta la meta, y aumentando poco a poco su ventaja frente a un A. Schleck que continuaba en segunda posición, y frente a un pequeño grupo formado por Wiggins, Nibali, Frank Schleck y un Carlos Sastre que iba de menos a más, y que llegando desde atrás también había rebasado a Armstrong y Kloden.

Y así, hasta la cima. Contador lanzó su primer disparo de este Tour, 43 segundos antes de que cruzara la meta el menor de los Schleck; 1:03 antes que Nibali; 1:06 antes que Wiggins, F. Schleck y Sastre; 1:26 antes que Cadel Evans; y más de minuto y medio sobre un Lance Armstrong superado también por Kloden en la meta, pero que se mantiene segundo en la general, a 1:37 de su compañero y líder -ahora sí que está más que claro- de equipo y del Tour. Tercero es el sorprendente Wiggins a 1:46, y cuarto Kloden a 2:17.

El resto están más alejados, desatando eso sí el avance de Carlos Sastre, quien ascendió al undécimo puesto, a 3:52 de Contador; pero el actual vencedor del Tour puede aprovechar la montaña restante en esta semana y, pese a los 40 km de contrarreloj del jueves, terminar aupándose bastante arriba en la general.

Hoy ha tenido lugar la segunda jornada de descanso, pero mañana tenemos la primera etapa alpina, entre Martigny y Bourg Saint Maurice, de 159 kms, con dos grandes “cols” como lo son el Gran y el Pequeño San Bernardo, aunque este último está a 31 kilómetros de la meta. A priori, para hacer diferencias parece más propicia la del miércoles, Bourg Saint Maurice-Le Grand Bornand, de 169,5 kms, con 4 puertos de primera y uno de segunda, y con el último de los de 1ª, la Colombiere, a apenas 15 km de la llegada. Pero el hecho de ser mañana la etapa posterior al día de relax competitivo -que no de entrenamientos- hará que los corredores estén alerta. Andy Schleck, “mister micrófono”, no se rinde y promete batalla, pero apuesten a que, si él quiere, será el propio Contador quien le saque aún más diferencia a los demás, porque claramente es el más fuerte. Por ello debería certificar en esta semana sin muchos problemas su segundo Tour. Lo comprobaremos a partir de mañana.

,

No hay Comentarios

Ya se casaron

Ya se casaron Esther y el “Pile”.

Ayer tuvo lugar, entre Huelva y Bollullos del Condado, la primera boda “filóloka” -véase aquellas en las que al menos uno de los dos cónyuges es de la promoción 2006-, de las varias que nos esperan durante los próximos años; además, entre dos de sus miembros. Parecía que nunca iba a llegar este momento, pero por fin sucedió.

Y ha sido todo un placer para mí -que además de ser amigo de los dos fui testigo directo de la noche en la que, según ellos, empezaron oficialmente a salir, hace 2 años y medio- que me hayan hecho partícipe de este día tan especial tanto para ellos como para la promoción 2006 de Filología Hispánica de la Universidad de Sevilla, entre ellos para mí, por supuesto. Sobre todo, por haberlos visto tan felices y contentos, y por haber podido estar, una vez más, con los 8-10 mejores compañeros y amigos de mis mejores años universitarios.

Felicidades, Esther; Felicidades, Migue“Pile” para nosotros-; que seáis muy felices, queridos amigos.

2 Comentarios

Los mismos perros con distintos collares

Ayer se presentó en Antares la “Fundación Heliópolis”, el que pretende ser el principal grupo opositor a Manuel Ruiz de Lopera en el Betis. Pero la cierta confianza que despertaron en mí -al contrario que las demás plataformas- el día de la manifestación, y la curiosidad que tenía por ver qué era lo que decía este grupo de béticos teóricamente encabezada por Emilio Carrillo se ha tornado en chasco y decepción al leer las crónicas en los diarios de esta mañana:

As (Edición de Sevilla)

Diario de Sevilla

Como podéis comprobar, entre los lugares de honor del susodicho colectivo se encuentran nombres tan “nuevos” para el beticismo como Hugo Galera -que aparece muy bien en la foto, como se puede ver en Diario de Sevilla-, Juan Salas o Miguel Espina. Es decir, los “notables” -recuerdo: los que casi nos defenestran en 1992- en toda regla. No, si ya decía yo que era muy raro que los de “Béticos por el Villamarín” apenas si hubieran saltado a la palestra el pasado 15 de junio…

Es decir, que si ésta es la alternativa a Lopera que se nos presenta a los béticos, mal vamos, de verdad. Pero que muy mal.

,

No hay Comentarios

Primer patinazo de Eduardo Vasco

CRÍTICA TEATRAL

OBRA: La Estrella de Sevilla
AUTOR: Lope de Vega (atribuida)
COMPAÑÍA: Compañía Nacional de Teatro Clásico
REPARTO: Daniel Albaladejo; Jaime Soler; Muriel Sánchez; Arturo Querejeta; Francisco Rojas; Paco Vila; Eva Trancón; José Vicente Ramos; José Ramón Iglesias; Mon Ceballos; Fernando Sendino; Jesús Hierónides; Ángel Ramón Jiménez; e Isaac M. Pulet (violín barroco)
VERSIÓN Y DIRECCIÓN: Eduardo Vasco
LUGAR: Castillo de Niebla (Festival de Teatro Clásico y Danza 2009)
DÍA: 11-7-2009
DURACIÓN: 1 hora y 50 minutos (aprox.)
CALIFICACIÓN: ** (Sobre 5)

“¡Esto no parece la Compañía Nacional de Teatro Clásico, sino el IKEA!”, dijo mi querida amiga Laura, desesperada por lo que había visto, mientras degustábamos algunas tapas después de haber asistido a la representación. La frase, algo radical pero tan rotunda como ingeniosa, resume la opinión de la mayoría de aquellos seguidores de la CNTC que nos acercamos al Castillo de Niebla para ver La Estrella de Sevilla.

La Estrella de Sevilla. Foto: CNTC

La Estrella de Sevilla. Foto: CNTC

Siempre he alabado el trabajo de Eduardo Vasco, sobre todo porque me ha dado motivos para ello. Normalmente suele bordarlo cuando introduce algunas de sus ideas “marca de la casa” en sus versiones; pero en esta ocasión ha querido rizar tanto el rizo que, para mí, la ha pifiado, echando un borrón en su, hasta ahora, casi inmaculado historial.

La versión de este nuevo clásico de nuestro teatro -probablemente surgido de la pluma del gran Lope, aunque no confirmado- peca de una serie de particularidades escénicas incomprensibles, por su incongruencia y anacronismo, como por ejemplo, la reubicación de la trama en el siglo XXI. Algo similar hizo Vasco hace 4 años con la que, para mí, es la mejor obra de Lope, El castigo sin venganza, al trasladar la historia sucedida en Ferrara -Italia- desde el siglo XVII hasta la época de Mussolini. Aquello, aunque me costó un poco asimilarlo, terminé reconociéndoselo porque estaba justificado y era plenamente coherente, dado que el texto en ningún momento contiene referencias histórico-temporales, cosa que sí sucede en La Estrella de Sevilla.

Si ya de por sí choca un poco ver a los personajes de una obra del Siglo de Oro vestidos impecablemente de etiqueta -excelente labor de Lorenzo Caprile, todo sea dicho-, y peleando con tizonas características de la Edad Media, el anacronismo se convierte en aberración cuando el protagonista de la historia es el rey don Sancho IV de Castilla, “El Bravo”, segundo hijo de Alfonso X “El Sabio”. ¿Cómo puede ir un rey castellano medieval -y todos los personajes, en general- vestido como si fuese un “men in black”, gafas de sol incluidas cuando va embozado? Es algo que roza lo esperpéntico.

La escenografía, muy de Eduardo Vasco: minimalismo y sobriedad casi absoluta, acorde con las costumbres del director madrileño, con apenas unos cuantos bloques rectangulares de madera que, en un principio, estaban situados al fondo del escenario, sirviendo de “banquillo” -al estilo de las competiciones deportivas- para los personajes que aguardaban su entrada; siendo los propios actores los encargados de irlos colocando -como si fueran empleados de IKEA- en el escenario de forma coreográfica, según las necesidades de cada momento. Una idea ciertamente original -no todo iba a ser negativo en la labor de Vasco-, así como la distribución de los actores “suplentes” sobre el escenario en algunas partes de la obra; pero con el inconveniente de que, a medida que ésta iba transcurriendo -sobre todo mientras se acercaba el final-, todo esto se iba haciendo más confuso que otra cosa.

Daniel Albaladejo (Rey don Sancho) y Muriel Sánchez (Estrella Tavera). Foto: CNTC

Daniel Albaladejo (Rey don Sancho) y Muriel Sánchez (Estrella Tavera). Foto: CNTC

A raíz de esto, especialmente errónea también fue la forma de ir sacando a los personajes que iban falleciendo, sobre todo a un Busto Tavera que iba marchándose del escenario por su propio pie, parsimoniosamente, mientras Sancho Ortiz ni tan siquiera había terminado su parlamento de lamentos por haberle dado muerte; es decir, sin esperar ni siquiera al cambio de escena.

Sobre la música, luces y sombras: magnífica la idea -también habitual en Vasco- de introducir un violín barroco y, prácticamente, convertir a su intérprete en un personaje más; pero, por el contrario, la música enlatada fue desesperante, tal vez fruto de la exageración con la que se trataron algunas escenas, como por ejemplo la pasajera enajenación mental que sufre Sancho Ortiz, en el tercer acto; el cual en líneas generales, transcurre bajo la pauta de la confusión casi total en los espectadores, provocada sobre todo por la precipitación con la que Eduardo aborda la parte final de la obra.

Sin duda lo mejor de la version, lo que la libra del cero absoluto, es la actuación de los dos principales actores masculinos, los intérpretes de “los dos Sanchos”. Daniel Albaladejo borda el papel del rey Sancho IV, actuando con el estilo propio y característico de uno de los mejores y más versátiles actores de hoy en día, como lo es él. Por su parte, Jaime Soler le da una réplica cuasi perfecta con don Sancho Ortiz de Roelas; mientras que Muriel Sánchez, por el contrario, estuvo más deslucida en su papel de la bella Estrella Tavera.

De los secundarios, es preciso destacar al veterano Arturo Querejeta, brillante por momentos dando vida a Busto Tavera -hermano de Estrella-; Eva Trancón -Natilde, criada de Estrella-; y a Francisco Rojas, en el papel de Don Arias, el consejero del rey. El resto, desigual.

En conclusión, querido Eduardo, parafraseando lo que le dijo a mi progenitor una maestra de Lengua que tuvo él a finales de los sesenta en 1º de Magisterio, es el primer suspenso que te pongo; porque dos estrellitas para ti y para la CNTC significan un suspenso. Ojalá que, al igual que ocurrió posteriormente con mi padre, sea el único. En el programa oficial de la obra solicitas “que perdonen nuestras faltas, como la tradición aconseja”; pues bien, señor Vasco, perdonado queda usted. Pero que no se vuelva a repetir.

, ,

4 Comentarios

España, de nuevo campeona del mundo en hockey patines; un Tour descafeinado en lo deportivo; y el mundial de Fórmula 1 se aprieta

De nuevo lo volvieron a hacer. La selección española de hockey sobre patines se proclamó el sábado, una vez más, campeona del mundo al derrotar por 3-1 a Argentina, en Vigo. Es el decimocuarto título en total, y el tercero consecutivo, algo que nunca jamás había logrado el hockey español a lo largo de su historia.

Los campeones. Foto: Marca.com

Los campeones. Foto: Marca.com

España tuvo que esperar hasta la segunda parte para sentenciar el partido, porque en el minuto 28 -12 del segundo tiempo- los argentinos igualaron la ventaja española, adquirida en los primeros 20 minutos -después de tener que retirarse el excelente portero español Sergi Fernández-; pero Marc Gual y Jordi Adroher anotaron dos goles seguidos en los minutos 34 y 35, y en un pis pas colocaron el 3-1 en el marcador. Otro éxito, pues, de uno de los deportes considerados “minoritarios”… y los medios, casi sin enterarse.

Un Tour decepcionante hasta ahora

Pasaron los Pirineos, y en el Tour de Francia no hemos tenido casi nada. La flojedad de la mayoría de los puertos, la colocación de los dos más significativos -Aspin y Tourmalet- a 70 km de meta en la etapa de ayer, y la desidia general de los corredores ante el dominio del Astaná han hecho que las etapas pirenaicas hayan sido soporíferas.

Contador, atacando en Arcalís. Foto: Marca.com

Contador, atacando en Arcalís. Foto: Marca.com

Menos mal que Contador -Armstrong dixit- se saltó el guión establecido por su equipo y atacó a dos km de la cima de Arcalís, el pasado viernes; porque si no esto habría sido como una procesión de semana santa. El madrileño, harto de las contradictorias indicaciones sobre su liderazgo que le llegan por parte de Bruyneel, decidió saltar en el puerto andorrano, y en un par de kilómetros sin excesiva dureza los dejó a todos atrás, y consiguió 21 segundos que le situaban por delante del verdadero patrón del equipo en la general. Contador no es líder porque, en esa misma etapa, por delante marchaba un italiano llamado Rinaldo Nocentini, que le arrebató la posibilidad de vestir de amarillo por seis segundos. Armstrong, el gran peligro por su condición de corredor + director deportivo en la práctica, está dos segundos por detrás de Contador.

Andy Schleck -Saxo Bank-, que habla mucho pero ataca poco, dijo que Contador se había aprovechado de las motos para atacar; mientras que Armstrong reconoce que existe cierta tensión entre Contador y él. Al primero de ellos habría que decirle, por favor -como a otros muchos- que hablara de una vez con las piernas en vez de con la lengua; y al segundo, entre otras muchas cosas, habría que decirle que si esperaba que Contador accediera a ser una especie de “tapadera” para ocultarle y dejarle paso cuando Bruyneel y él quisieran, está muy equivocado. Astaná, lo digo una vez más, cada vez se parece más a McLaren en 2007; a ver si por apostar por quien no es se van a quedar sin Tour… aunque si el resto hacen lo mismo que el pequeño de los Schleck, no caerá esa breva. De todos modos, en los Alpes esperamos a Carlos Sastre, que a buen seguro aparecerá. Amén.

La Fórmula 1 recobra la emoción

Webber, regado en champán por Vettel y Massa. Foto: Marca.com

Webber, regado en champán por Vettel y Massa. Foto: Marca.com

Los Red Bull se empeñan en seguir impidiendo que Jenson Button y Ross Brawn se vayan de vacaciones antes de tiempo. Un nuevo doblete de la escudería austriaca en el Gran Premio de Alemania -Nurburgring- hace que la abismal ventaja que llevaban los Brawn en la general se esfume poco a poco.

Pero esta vez, al contrario que lo que indicaban los pronósticos, no fue Vettel el vencedor, sino Mark Webber. El veterano piloto australiano, a sus 33 años, consiguió así la primera victoria de su carrera y se coloca a un punto y medio de su compañero, quien a su vez está a 21 de un Button que puede ver seriamente amenazado su liderato en breve. El inglés fue ayer quinto, por detrás de Massa y Rosberg y por delante de Barrichello y de un Fernando Alonso que ayer les plantó cara a ambos durante toda la carrera, que marcó la vuelta rápida y que, en general, estuvo ciertamente sonriente con su séptimo puesto. Esperemos que sea el inicio de una segunda mitad del campeonato más exitosa para el asturiano, de quien se comenta muy seriamente que podría ser piloto de Ferrari desde el próximo 1 de enero.

La próxima carrera será este fin de semana en un circuito antaño talismán para Alonso, el de Hungaroring, en Hungría. ¿Continurán con su progresión los Red Bull? En unos días se verá.

, , , ,

1 Comentario

España, a semifinales de la Davis

La selección española de tenis se clasificó ayer para las semifinales de la Copa Davis al vencer a Alemania por 3-2. Juan Carlos Ferrero, que poco a poco se va recuperando para el tenis de élite, venció en el 5º y decisivo partido a Andreas Beck por un triple 6-4 y dio el triunfo a España, quien en la antesala de una nueva final recibirá a Israel del 18 al 20 de septiembre.

La otra semifinal la disputarán Croacia y Chequia en tierras croatas. Si España vence a Israel, disputaría la final en casa si Chequia derrota a los croatas; o como visitantes si es Croacia la que gana.

Ferrero, a hombros cual torero. Foto: Marca.com

Ferrero, a hombros cual torero. Foto: Marca.com

La eliminatoria ante los alemanes, disputada en la plaza de toros de Puerto Banús, tuvo emoción desde el primer instante hasta el último gracias a las ausencias forzadas de Nadal y Ferrer, y al empeño de Philip Kohlschreiber un jugador que poco a poco va subiendo cada vez más en el escalafón, de mantener vivo a su país. El número 1 alemán venció tanto a Tommy Robredo -con cierta facilidad- como a un Fernando Verdasco que posiblemente acusó el cansancio de haber jugado tres duros partidos en tres días.

El jugador madrileño pudo haber cerrado ayer el choque en el cuarto partido, pero tras igualarle dos sets a Kohlschreiber, el alemán terminó derrotándole en el 5º por 8-6. Afortunadamente, él y Feliciano López habían conseguido para España el punto del partido de dobles un día antes frente a los alemanes Kiefer y Zverev, lo que otorgaba a España una ventaja provisional de 2-1 que se esfumó después del citado cuarto partido.

Y llegó el momento de “Juanqui”, quien en las últimas semanas está recuperando parte del esplendor mostrado entre 2000 y 2003, con grandes actuaciones en los torneos de la temporada de hierba. Ferrero, quien entró como cuarto hombre por la lesión de David Ferrer, fue el as en la manga que se guardó Albert Costa para el último día. El valenciano entró por un desafortunado Tommy Robredo, y recordó por momentos a aquél que, entre otras cosas, le dio a España la primera Davis de su historia en 2000. Ayer su rival no era Lleyton Hewitt, sino un joven e inexperto Andreas Beck, lo que no resta un ápice a la forma tan meritoria y tan sobria con la que Ferrero obtuvo la victoria en tres sets.

Ahora esperamos a los israelíes, último obstáculo para volver a estar, un año después, en la final, y probablemente con Nadal en el equipo. Al jugar como locales, deberíamos ganar con cierta facilidad, pero no hay que confiarse para nada, por si las moscas. Después, eso sí, o a Croacia o a recibir a los checos.

, ,

No hay Comentarios