Eurobasket: España, brillante finalista


SEMIFINALES DEL EUROBASKET 2009

ESPAÑA 82-GRECIA 64

ESPAÑA: Ricky Rubio (5), Navarro (8), Rudy Fernández (14), Garbajosa (2) y Pau Gasol (18) –cinco inicial– Llull (9), Felipe Reyes (3), Claver (-), Marc Gasol (6), Cabezas (8) y Mumbrú (9).
GRECIA: Zisis (6), Spanoulis (7), Perperoglou (2), Fotsis (8) y Boroussis (11) –cinco inicial– Kalampokis (-), Calathes (10), Printezis (7), Glyniadakis (4), Kaimakoglou (-), Koufos (4) y Schortsianitis (5).

ÁRBITROS: Guerrino Cerebuch (ITA), Ilija Belosevic (SRB) y Robert Lottermoser (ALE). Eliminado Printezis.

Ricky Rubio y Sergo Llull celebran el pase a la final. Foto: Marca.com

Ricky Rubio y Sergo Llull celebran el pase a la final. Foto: Marca.com

La selección española ya está en la final, y lo ha hecho mostrando una vez más el juego brillante y la enorme intensidad defensiva recuperada justo desde el momento en el que perdieron frente a Turquía.

Gran partido de todo el equipo, sin llegar a los virtuosismos de ayer contra Francia, pero sí con una sobriedad y una seriedad aplastante. No obstante, a España le costó más de la mitad del primer cuarto comenzar a despegarse en el marcador. Spanoulis y, sobre todo, Borousis, mantenían en jaque al equipo de Scariolo; el base -sin Papaloukas, gran estrella de los griegos- manejaba el “tempo” del partido en ataque, y el pivot dominaba el rebote ofensivo y el juego en general bajo la canasta española.

Hasta que salieron Carlos Cabezas y Felipe Reyes. Desde ese momento Spanoulis no volvió a pensar con claridad en todo el partido, y, aunque España siguió mostrando debilidades en el rebote defensivo hasta el final del choque, con Felipe esto mejoró lo suficiente como para que la intensidad defensiva de todo el equipo fuera realmente efectiva. En el ataque, Pau Gasol y Rudy dieron continuidad al excelente trabajo realizado en su propia zona, y España fue cobrando poco a poco las primeras ventajas importantes en el marcador.

En el segundo cuarto España rápidamente puso más tierra de por medio, superándose la decena de puntos de diferencia -39 a 26-, aunque el deficitario rebote en defensa -el voluminoso Scortchianitis tuvo bastante que ver en ello- impidió que los de Scariolo sentenciaran totalmente el partido al descanso, al que se llegó con 49-40. En este período se produjo uno de los momentos más significativos y, tal vez, importantes del encuentro: Borousis, el mejor de su equipo, intentó dar un codazo a Rudy tras capturar un rebote defensivo, lo que le supuso un reproche de Scariolo y una técnica para ambos al encararse el jugador griego con él, disputa que siguió posteriormente en los vestuarios. Era la tercera falta de Borousis, lo que le mermó bastante, especialmente en defensa.

Tras la renudación España definitivamente fue rompiendo el partido, hasta alcanzar ventajas superiores a los veinte puntos llegad el último cuarto, todo bajo la dirección de Cabezas, con la colaboración entre otros de Llull, y casi sin contar con Pau Gasol. El ala-pivot de los Lakers, sin duda el mejor jugador del campeonato, solamente permaneció en pista 21 minutos, en los que logró 18 puntos y 6 rebotes. No hizo falta más tiempo; le necesitaremos fresco y a tope para mañana.

España vuelve a alcanzar una final de un Eurobasket, después de la enorme decepción sufrida en Madrid en 2007. Enfrente no estará Rusia, sino Serbia, que apeó a Eslovenia de la lucha por el oro, después de un durísimo partido resuelto por 96-92, tras una prórroga. Los serbios ya nos derrotaron en el debut del campeonato y, por tanto, hay que tenerles mucho respeto; pero esta España no es la de hace trece días. Simplemente, es España y por ello debe hacerse, por fin, con un oro europeo.

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)