El Xerez se estrena en Primera y el Betis, a la deriva en Segunda


Lo más destacado de la séptima jornada de liga en Primera División ha sido, sin lugar a dudas, la primera victoria del Xerez en la máxima categoría. Su víctima el pasado domingo fue un Villarreal antaño entre los grandes de Europa, pero que ahora cierra la clasificación de la competición española después de caer en Chapín por 2-1.

Antoñito corre hacia el córner para celebrar el gol de la victoria del Xerez. Foto: As.com

Antoñito corre hacia el córner para celebrar el gol de la victoria del Xerez. Foto: As.com

El equipo de Valverde -que comienza a ser más que seriamente cuestionado- se adelantó en el marcador con un gol de Pires en el primer tiempo, pero antes del descanso Mario Bermejo puso las tablas al cabecear solo en el primer palo un saque de esquina. En la segunda parte el Villarreal se mostró tan flojo en defensa como desafortunado en ataque: Nilmar, solo ante Renan, estrelló un balón en el poste y, minutos después, Antoñito aprovechó un mal despeje de Diego López para hacer en vaselina el gol del triunfo local. Los jugadores villarrealenses se quejaron amargamente al colegiado del encuentro, Rubinos Pérez, porque el balón que salió del pie del ex portero del Madrid dio levemente en la mano de Carlos Calvo, el jugador xerecista que estaba presionando. La expulsión de Gonzalo Rodríguez fue la puntilla para un Villarreal cuyos jugadores prácticamente se fueron tras el árbitro cuando éste pitó el final del partido.

Por lo demás, el Barcelona sigue líder, aunque se dejó los dos primeros puntos de la temporada en Mestalla (0-0), después de que el Valencia le planteara un encuentro basado en la presión incansable y en la velocidad, bazas con las que le creó más de una ocasión a los culés, salvadas por un enorme Víctor Valdés. El Barça sufrió bastante y pudo haber perdido el partido, aunque tampoco le volvió la cara y si se hubiese acabado llevando los tres puntos a nadie le hubiese extrañado.

El Madrid, por su parte, volvió a repetir ante el Valladolid su patrón habitual de juego: poco espectáculo pero pegada mortal cuando la necesita. Los blanquivioletas pudieron llevarse un punto porque tuvieron al Madrid en jaque con el 3-2, pero Higuaín marcó un golazo -los anteriores habían sido dos de Raúl y otro de Marcelo- y terminó de cerrar la contienda. Y para terminar el repaso de los de cabeza, el Deportivo le bajó los humos al Sevilla derrotándolo por 1-0. Juan Rodríguez fue el verdugo de los de Jiménez con un golazo espectacular después de un fallo en el despeje de Navarro. Los sevillistas vuelven a alejarse de los dos primeros puestos, y además ven cómo el Depor le ha alcanzado en la clasificación.

Del resto de la jornada, lo más reseñable es el repaso recibido por el Atlético de Madrid, a quien el Osasuna le marcó tres goles en menos de media hora. El equipo del cada vez más cuestionado Abel Resino queda a un punto del descenso, marcado por el Xerez.

El canterano Rodri se retira cabizbajo al terminar al partido, reflejo de lo que vive su equipo. Foto: diariodesevilla.com

El canterano Rodri se retira cabizbajo al terminar al partido, reflejo de lo que vive su equipo. Foto: diariodesevilla.com

El Betis, de mal en peor

En Segunda, el Betis sumó el pasado sábado una nueva decepción, al perder en Castalia frente a un equipo, el Castellón, que solamente había sumado un punto en siete partidos, que obviamente no le había gando a nadie y que había echado al entrenador. Un rival propicio para recuperarse, y que me perdonen los castellonenses; pero nada de nada de nada. Un gol anulado a Pavone a los pocos minutos de empezar, y se acabó. Lledó, portero del Castellón -y ex guardameta del Coria C.F., de cuya cantera salió- casi no volvió a ver de cerca a unos jugadores que demostraron tener menos sangre que las víctimas del Conde Drácula.

Sin Sergio García, este equipo se va a pique, porque el catalán demuestra ser el único jugador con un poco de imaginación entre un grupo de tipos acomodados y sin nervio, a los que, como hoy han dicho los compañeros de Radio Marca, la categoría les ha perdido el respeto. Y si además de no acercarse a la meta rival se dedican a rematar en la propia, el resultado no puede ser más que el que se dio. El gol de la victoria local llegó en el minuto 76, cuando Emana se equivocó de portería, y remachó impecablemente una gran parada de Goitia tras tiro a bocajarro de Gari Uranga.

El domingo la ciudad deportiva apareció con pintadas, todas ellas dirigidas, como siempre, al máximo accionista, Manuel Ruiz de Lopera; mientras que los jugadores, los principales culpables de lo que está sucediendo, se volvieron a ir de rositas. Así le va al equipo. En Girona -próximo rival de los béticos y que sólo tiene una victoria esta temporada- ya se están frotando las manos.

El resto de la jornada nos deja a un Cartagena líder en solitario, después de que el colegiado de su partido ante el Celta le pitara un increíble penalti a favor, que a la larga le sirvió para sacar un punto y distanciar al Rayo y a la Real, que sacaron respectivamente un empate frente al Cádiz y una derrota, la primera de la temporada, frente al Levante. El Betis está séptimo con 12 puntos, a tres de los puestos de ascenso y a cuatro del Cartagena. Es lo único positivo que pueden sacar los béticos de esta octava cita del campeonato.

,

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)