Jenson Button, campeón del mundo por fin; Rossi, casi; y Julián Simón sentencia en 125


Se acabó el calvario para Jenson Button. Después de una excelsa primera parte de la temporada y una más que discreta segunda mitad, el piloto inglés pudo por fin dar rienda suelta a su euforia en Interlagos, el circuito donde se han decidido los últimos cinco campeonatos del mundo de Fórmula 1. Mark Webber se hizo con la victoria, pero todos estaban pendientes del quinto, justo el lugar donde finalizó el nuevo campeón.

Button y Brawn, triunfadores en 2009. Foto: Marca.com

Button y Brawn, triunfadores en 2009. Foto: Marca.com

Además su equipo, Brawn GP, también se hizo matemáticamente con el título de constructores; lo que confirma el milagro de este genio de las carreras y de los negocios que es Ross Brawn. Cierto es que Honda, antes de su retirada debido a la crisis económica, le “dejó” en herencia un coche con un diseño fenomenal y que, además, la decisión de la FIA de permitir los polémicos dobles difusores les benefició; pero no es menos cierto que Brawn GP ha conseguido mantenerse durante todo el año en los primeros puestos -cuando no ha sido con Button sí que ha sido con Barrichello- apenas sin tener ingresos que destinar a posibles evoluciones. Es más que probable que el año que viene los grandes -Ferrari con Fernando Alonso y McLaren con Hamilton– reaccionen y las aguas vuelvan a su cauce, pero no hay que restar un ápice de mérito a lo que este año ha conseguido Ross Brawn.

No pintaban nada bien las cosas para Button en la calificación, caótica y larguísima debido a la lluvia. Cierto es que Vettel se “quitó” de en medio al no pasar de la Q1, pero Jenson se quedó en la siguiente. Y no sólo eso: Barrichello se hacía con la “pole” en casa, la primera desde finales de 2004. Al brasileño se le solía atragantar el circuito de su país, pero ésta parecía la ocasión propicia par acabar con todos los gafes.

De salida, pareció ser así; un comienzo de carrera marcado por los toques. El más serio de ellos lo protagonizaron Trulli y Sutil, quienes después de la disputa salieron despedidos hacia fuera de la pista, lo que propició, entre otras cosas, el final de la carrera de Fernando Alonso -menos mal para él que ya sólo queda una fecha para terminar-, embestido involuntariamente por el alemán. Como es lógico, el safety car salió y algunos aprovecharon para repostar, pese a que solamente se llevaba una vuelta de carrera. En uno de esos repostajes, Kovalainen se llevó puesta la manguera, derramando una gasolina que propició que el coche de Raikkonen ardiera por momentos, sin consecuencias. Todo ello hizo que Button, sin apenas esfuerzo, ganara siete puestos casi de golpe, avanzando hacia el séptimo.

Barrichello empezó a perder fuelle claramente después de su primera parada, tal vez por los nervios, tal vez por un coche que tampoco daba mucho más de sí. Webber y Robert Kubica aprovecharon para escaparse y distanciarse de un Rubens que necesitaba imperiosamente terminar más arriba de aquel tercer puesto, porque Button, muy agresivo, seguía recuperando posiciones; pero nada. La puntilla para el brasileño llegó a ocho vueltas de final, cuando además de ser adelantado por Hamilton sufrió un pinchazo debido a un toque del inglés en plena disputa de ambos, lo que le costó descender a la octava plaza.

Así pues, mientras Webber escuchaba el himno australiano en el podium y Jaime Alguersuari acababa con una racha de cuatro abandonos consecutivos -14º-, el que durante muchos años fue la eterna promesa del automovilismo británico por fin pudo callar muchas bocas, pese a que algunos no hagan sino restarle méritos después de todo lo que ha sucedido esta temporada con Brawn. Por fortuna, no lo hizo al estilo Maradona, sino con el de un gran deportista como lo es Button.

Julián Simón, campeón de 125cc. Foto: Marca.com

Julián Simón, campeón de 125cc. Foto: Marca.com

Motociclismo: Lorenzo le pone el título de Moto GP en bandeja a Rossi, y Julián Simón le da a España, por fin, el de 125

Todo está preparado para que Valentino Rossi sume el próximo domingo en el circuito malayo de Sepang su noveno título mundial, y el séptimo en la categoría reina, bien 500cc, bien Moto GP. En el Gran Premio de Australia, disputado en Phillip Island, Jorge Lorenzo, que corría ligeramente disminuido físicamente por problemas estomacales, quiso remontar desde la segunda fila nada más darse la salida, pero en la primera curva chocó con Hayden y la carrera se terminó para él. Por delante Rossi y Casey Stoner se jugaron la carrera en un mano a mano que terminó con la victoria del australiano; mientras que Pedrosa fue tercero. En el podium, todos contentos: Stoner por la victoria, Pedrosa por su podium, y Rossi porque, pese a no haber ganado, quedando entre los cuatro primeros en Malasia renovará su título de campeón.

No podrá ser con Lorenzo -ni con Álvaro Bautista, que se cayó en 250cc y, como el mallorquín, casi se despide del título-, pero sí con Julián Simón. El motociclismo español no se marchará de vacío esta temporada gracias al piloto toledano, que con su victoria matemáticamente ya es campeón mundial de 125cc. Todo ello después de una carrera emocionantísima en la que el de Villacañas, que debía terminar por delante de su compañero Bradley Smith para salir con el título, adelantó al británico en la penúltima curva y entró en la línea de meta en vencedor.

Simón recupera el cetro de 125 para España, que no vencía en la menor de las cilindradas desde 2006, cuando Bautista batió todos los récords y se trajo el título para Talavera. Ahora le ha tocado a “Julito” quien, después de una aciaga temporada pasada en 250, en 2010 volverá a subir de categoría -a la nueva Moto 2- con la vitola de campeón del mundo.

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)