Y tras el baile… la “Derrota”


¿Sabéis el cuerpo y la cara que se le quedan a uno cuando, después de casi 370 páginas de notable narración, se da de bruces con un desenlace de la historia no solamente ambiguo sino también bastante absurdo y muy precipitado tanto en el fondo como, especialmente, en la forma? Cartel de la película, exactamente igual en sus imágenes al de la recientemente sacada edición de bolsillo de la novela

Pues eso mismo que estáis pensando es lo que me ha sucedido con El baile de la Victoria, la novela de Antonio Skármeta -Premio Planeta 2003, llevada al cine por Fernando Trueba.

Una bellísima historia con un imprevisible final” (La Stampa). Y tan imprevisible… creo que ni en mi faceta más escéptica podía pensar que Skármeta lo iba a hacer tan mal.

Ahora Skármeta, con El baile de la Victoria, nos encanta una vez más” (The Washington Post). Pues a mí, no. Lo siento mucho tanto por el jurado que le concedió el galardón como por los seguidores del escritor chileno, pero lo que digo es lo que pienso: el final se carga de manera casi absoluta todo lo anterior.

¿Que cómo es y, sobre todo, cómo está construido el susodicho final para que salga yo aquí diciendo esto? Haceos con la novela y vedlo vosotros mismos.

  1. #1 by Esperanza on 26 diciembre 2009 - 13:58

    Este era uno de los que nombraba mucho en clase Camacho y mira por dónde, a ti no te ha gustado…

    En fin, a leer se ha dicho.
    PD: Cógete uno de Baricco y me lo criticas 😉

  2. #2 by victor on 26 diciembre 2009 - 14:29

    Bueno, digamos que lo que me da coraje es que una historia que está tan bien planteada y tan bien elaborada luego esté tan mal finalizada; no ya por el hecho que se narra en sí -que también- sino, sobre todo, por la construcción literaria, falta absolutamente de emoción y de todo lo que, en mi opinión, debe tener el final de una novela en la que, fundamentalmente, se cuenta una historia de amor como la de Victoria y Ángel Santiago.

    Para mí, el desenlace de El baile de la Victoria es muy precipitado, muy poco creíble y, además, extremadamente frío para lo que en la novela sucede.

(No será publicado)