El Barça, campeón de invierno y más líder


Hace pocos minutos que ha terminado la 18ª jornada de liga en Primera División; jornada en la que el Barcelona ha confirmado que ha vuelto a recuperar el tono de sus mejores tiempos -si es que alguna vez llegó a perderlo del todo- goleando por 4-0 al Sevilla; resultado que, unido a la derrota del Madrid, permite a los blaugrana hacerse con el título honorífico de campeón de invierno y, lo que es más importante, aumentar a cinco puntos la ventaja en la clasificación sobre su único rival hasta ahora.

El Barça se tomó cumplida revancha de su eliminación en el torneo del K.O. y ayer pasó por encima de un Sevilla que le aguantó un período pero que terminó por claudicar. Un autogol de Escudé, que remachó un mal remate de Piqué, abrió la cuenta en el minuto 3 de la segunda parte. Luego, en el 25, Pedro aprovechó un excepcional pase de Xavi para batir a Palop con una bella vaselina en el mano a mano; y cerró la fiesta Messi con sus goles 100 y 101 respectivamente con la elástica barcelonista. El argentino es el jugador más joven de la historia del club en llegar a esa cifra; y además, actualmente encabeza la tabla de goleadores con 14 tantos, empatado con Villa. Messi, el mejor jugador del mundo, agasajado por Dani Alves y por Pedro. Foto: Marca.com

Hay quienes, especialmente desde Madrid y desde Sevilla, han intentado minusvalorar la goleada cargando las tintas contra Jiménez, al que acusan de alinear a un equipo de chavales y suplentes pensando en la Copa. Me parece muy bien que piensen así; pero analizando fríamente la cuestión, creo que calificar así a un equipo en el que, al menos, han jugado 45 minutos gente como Palop, Fernando Navarro, Escudé, Dragutinovic, Konko, Duscher, Capel, Jesús Navas o Stankevicius, que viene para ser el carrilero derecho titular -más Adriano, que salió media hora-, suena a excusa más que barata.

Digamos sin tapujos que ayer ocurrió lo que tenía que ocurrir porque el Barça es infinitamente mejor no ya sólo que el Sevilla, sino que el 95% de los equipos que, actualmente, militan en Primera División. Y como Palop no todos los días puede estar tan inspirado como el pasado miércoles, el resultado es, hasta cierto punto, muy lógico; pero no por los experimentos de Jiménez, sino porque cuando el Barça se pone a jugar como el hexacampeón que ha sido en 2009 es, simple y llanamente, imparable.

Y el Sevilla, de una forma o de otra, sigue con su caída libre. La afortunada clasificación en la Copa no oculta que lleva cuatro encuentros perdidos de forma consecutiva, una sola victoria en los siete últimos partidos; que ha caído hasta el sexto puesto igualado con el Athletic -y gracias a que el Getafe no ha ganado en Málaga no se encuentra también empatado a puntos con los madrileños-; y que está actualmente mucho más cerca de salir de los puestos europeos que de meterse en la “zona Champions”.

El Madrid se la pega en San Mamés
La felicidad barcelonista fue completa porque, dos horas antes, el Real Madrid se dejó los tres puntos en San Mamés. El Athletic, que poco a poco va recuperando su clásico espíritu en casa, derrotó a los blancos por 1-0, con un gol de su “buque insignia” Fernando Llorente.

El “león” riojano aprovechó un saque de esquina a los dos minutos para cabecear al fondo de las mallas de Casillas, consecuencia lógica del fulgurante inicio de su equipo. Luego, a base de garra y lucha infinitas, pudieron resistir las acometidas del Madrid gracias especialmente a su portero, Gorka Iraizoz.

El reprochable gesto de Cristiano Ronaldo con el aficionado del Athletic, que muestra la frustración del portugués cuando no le salen las cosas. Foto: Marca.com Ni Kaká, ni Benzema, ni por supuesto Cristiano Ronaldo pudieron superar al inspiradísimo guardameta del Athletic. La frustración de los delanteros blancos ante tamaña exhibición y ante las enormes complicaciones que les estaban poniendo los bilbaínos tuvo su máximo exponente en la superestrella portuguesa, quien en la segunda parte amagó visiblemente con lanzar el balón a un aficionado que se encontraba a escasamente medio metro de donde él estaba, en el fondo donde atacaba el Madrid.

El Valencia y el Mallorca, arreando fuerte
Cristiano fue la viva imagen de la derrota blanca, que deja al equipo de Florentino Pérez con sus 41 puntos, a cinco ya del Barcelona, y con el Valencia pisándole los talones. Los “chés” se han merendado en el último partido de la jornada al Villarreal, venciéndole por 4-1 en un partido resuelto muy pronto (2-0 a la media hora y con un hombre más) y en el que pareció por momentos que las defensas andaban todavía de Reyes Magos.

Banega adelantó a su equipo con un gran disparo a los 6 minutos; y Villa, de un penalti que nació gracias a un error del visitante Kiko (que, además, supuso su expulsión), pusieron muy de cara el partido para los valencianistas en la primera parte. Luego Capdevila, en otro grave error, le puso en bandeja el tercer gol a Silva; Nilmar aprovechó un inestimable regalo de Alexis para marcar el gol del honor amarillo; y Villa redondeó el resultado en el descuento al culminar otra jugada de tiralíneas. El Valencia, pues, se acerca a tres puntos del Madrid o, lo que es lo mismo, del segundo puesto. Canales, de nuevo protagonista de la jornada. Foto: As.com

El cuarto es el Mallorca, que sumó su novena victoria consecutiva en el Ono Estadi (pleno absoluto en la primera vuelta), a costa esta vez del Deportivo (2-0), al que ha arrebatado el último puesto que da derecho a jugar la Liga de Campeones. Mario Suárez y el “Chori” Castro, con sus goles, posibilitan que el Mallorca de Manzano haya batido, con 33 puntos, el récord que, en la misma jornada, ostentaba el de Héctor Cúper en la temporada 98-99. Los bermellones, además, se alejan ya tres puntos del Sevilla.

Canales sigue marcando, y el Zaragoza no puede con el Xerez
En el resto de encuentros es necesario destacar una vez más a Sergio Canales. El joven jugador del Racing de Santander fue, una semana más, decisivo ya que su gol -quinto suyo de la temporada- le permitió a su equipo sumar un punto ante el Valladolid (1-1). Los pucelanos se pusieron 0-1 en El Sardinero con un autogol de Pinillos; pero Canales, en la segunda parte, aprovechó un gran pase de Munitis para controlar dentro del área con la izquierda y batir a Justo Villar con una bella vaselina con la derecha.

Por su parte el Zaragoza continúa con su caída libre. De nada ha servido, por el momento, la destitución de Marcelino; ya que los maños se consolidan en los puestos de descenso, algo lógico después de no haber sido capaces de hacerle ni un solo gol al Xerez que, además, jugó durante más de media hora con un jugador menos por la injusta expulsión de Víctor Sánchez.

Para terminar, el Atlético de Madrid sigue con su escalada tras ganar por 3-2 al Sporting; el Málaga sale de los puestos de descenso tras ganar -como el Barça- a su verdugo de la Copa, el Getafe, por 1-0; en ellos cae el Tenerife, que no pudo pasar del 1-1 en Almería; y el Espanyol, en el partido que abrió la jornada, está más cerca de la zona baja después de que a los 8 minutos Juanfran y Pandiani hicieran los dos goles (2-0) con los que le derrotó el Osasuna.

,

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)