El derecho de copiar en paz


No suelo publicar más de una entrada al día salvo que la actualidad deportiva lo requiera, pero esta vez es inevitable que me salte mis propias “normas”.

Parafraseando al gran Víctor Jara, la que expongo en el título es la inevitable sensación inicial que me ha producido la sorprendente noticia -rayando lo surrealista- que me he encontrado hace tan sólo unos minutos:

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/01/18/andalucia_sevilla/1263801264.html

Los alumnos de la Universidad de Sevilla ya no podrán ser expulsados de los exámenes en situaciones como ésta Una vez leída al completo, servidor de ustedes ha podido comprobar que el planteamiento no es tan descabellado como parece en un principio, visto el titular de la misma; pero de todos modos no puedo dejar de pensar que, como en muchos otros aspectos de la educación de hoy en día, se ha pasado justo al extremo contrario.

En pocas palabras, que ya hasta en la universidad evolucionamos de la “dictadura” de los profesores a la manga no ancha, sino anchísima, con los alumnos y a la desacreditación automática del docente; por no hablar de que las situaciones estrambóticas a las que se refiere el artículo pueden ir más allá del ejemplo que en él se expone.

Por ejemplo, también podría darse el caso de que el “objeto material involucrado” -es decir, la “chuleta”- se le extravíe al profesor examinador, quedando éste prácticamente “en cueros” delante de la comisión de docencia ante la ausencia de pruebas; o que el examinado sea algún alumno que goce de especiales simpatías o antipatías con los miembros de la comisión -entre la que ya de por sí se incluye a tres estudiantes, es decir, “colegas” de la persona juzgada-, por lo que la evaluación podría llegar a ser muy poco objetiva.

Resumiendo, que nuestra querida Universidad de Sevilla, una vez más, se ha lucido. Con lo fácil que sería aplicar la manera de actuar de cierta catedrática de Lengua Española de dicha universidad… ¿Que en qué consiste? Pues en sustraerle la/s “chuleta/s” al alumno, dejarle terminar el examen y, posteriormente, ponerle un cero en la/s pregunta/s del mismo que se corresponda/n con lo que éste utilizaba o pretendía utilizar de forma -al menos hasta ahora- fraudulenta, pero evaluarle las restantes -si las hay, claro- de un modo perfectamente normal. Es decir, un procedimiento intermedio en el que no se expulsa al alumno pero sí se le sanciona, de una forma justa a mi entender.

Pero claro, eso sería hacer las cosas bien…

, ,

  1. #1 by Rafa on 19 enero 2010 - 2:20

    A mí me parece razonable. El alumno sólo será sancionado a posteriori, si se demuestra que ha copiado. Es una iniciativa coherente con nuestro Estado de Derecho, basado en la presunción de inocencia.

    En los casos evidentes no creo que se aplique la norma.

    Por otra parte, también van a favorecer a los alumnos asistentes frente a los absentistas, cosa que no comparto en absoluto: al alumno se le deben evaluar única y exclusivamente sus conocimientos sobre la materia dela asignatura. Distinto sería el caso, por ejemplo, de un alumno muy trabajador que saca un 4 en el examen y el profesor le aprueba por asistir a clase todos los días.

  2. #2 by em10 on 19 enero 2010 - 10:00

    No estoy de acuerdo con tu último planteamiento, Víctor. Creo que, en cierto modo, eso fomenta que los alumnos copien más. Me explico: Si un alumno no tiene ni idea de un examen, es decir, no tiene prácticamente ninguna posibilidad de aprobar, puede decidir “jugarsela” con una chuleta. Ahora bien, si es pillado y sólo tiene como sanción el cero en las preguntas que tenía en la chuleta (cero que por otra parte sacaría también sin las chuletas, pues no sabía esas preguntas), no tiene nada que perder. No me cabe en la cabeza sanción menor que el suspenso en todo el examen. E, incluso, abogaría por otra.
    En secundaria, cuando daba clase, los profesores de mi departamento actuábamos suspendiendo el trimestre entero al alumno que copiera en un examen. Eso sí que es una medida disuasoria para que los alumnos copien menos o, al menos, se esfuercen en la mejora de sus prácticas de copia 😉 Sin embargo, tampoco es la panacea. El principal problema es que el alumno que ha copiado (te aseguro que con estas medidas son menos, aunque también los hay), puede desentenderse de la asignatura en el resto del trimestre.

    En cuanto a la asistencia, Rafa, creo que el artículo dice exactamente lo mismo que tú. Dice que no se puede ponderar negativamente el absentismo y sí positivamente la asistencia (caso del alumno trabajador que citas)

    Un abrazo

  3. #3 by victor on 19 enero 2010 - 14:58

    Precisamente, Quique, por esa regla de 3, el alumno que no tenga ni idea y se la juegue con chuletas jamás podrá contestar tampoco a las preguntas para las que no las lleve, al no haber estudiado; con lo que el cero total -o, por lo menos, el suspenso- lo tiene asegurado si le pillan.

    Sin embargo si sólo lleva una chuleta -o dos, o las que sean- que se correspondan con preguntas del examen, pero el resto las responde bien, yo veo justo que sólo se le sancione por aquellas que ha contestado ayudándose del material ilegal.

    Porque se puede dar el caso de que alguien haya estudiado pero se le atragante algún tema; pues bien, si ese tema es el único del examen o uno de los dos únicos se le suspende automáticamente y adiós, pero si se corresponde sólo con una de las preguntas de un total de cuatro o cinco creo que se le debe evaluar las que ha hecho de forma no fraudulenta.

    Y lo de suspender el trimestre entero a mí me parece exagerado, al menos con el alumno al que se le pilla por primera vez. Pero bueno, todo esto no deja de ser sólo lo que yo haría…

    Rafa, ¿sabes los “tongazos” que puede haber si un alumno es sometido a la comisión de evaluación con el 50% de miembros siendo estudiantes?

    Siempre ha sido -y será- muy complicado que un profesor eche a un alumno de un examen “porque sí” (ya que si al alumno le da por llevar de verdad el caso a la universidad, creo que dicho profesor tiene todas las de perder). Entonces, ¿para qué se ha creado la comisión? ¿Para verificar que un alumno ha usado chuletas si el profesor, que es el que examina, le ha pillado?

    Esto me parece una falta de respeto hacia los profesores; te lo dice uno que ha reconocido más de una vez que, en momentos puntuales, ha llegado a copiar y que, por lo tanto, se podría haber beneficiado de esta medida en el caso de que se hubiese aplicado por entonces.

    A todo esto, acabo de ver el video que colgaron ayer a última hora en el enlace que he dejado, y el portavoz de la Universidad -que, por cierto, me dio clase en mi segundo y último año en Periodismo, guardando yo buen recuerdo de él- dice ahora que el profesor que requise una chuleta actuará en consecuencia y suspenderá al alumno; pero dejándole terminar el examen. ¿Para qué? Si de todos modos se le va a suspender por usar material ilegal, ¿no es mejor echarlo y no perder más el tiempo? Es absurdo. Por no hablar entonces de lo que comento más arriba: ¿para qué se crea la comisión?

    Sinceramente, bajo el riesgo de equivocarme, conociendo a la Universidad de Sevilla esto me suena más a rectificación inmediata “disfrazada” de aclaración que a otra cosa. Y les ha quedado mucho peor que antes.

  4. #4 by Esperanza on 19 enero 2010 - 23:37

    A mí esto me pone de los nervios, no puedo ni escribir…

  5. #5 by irene on 25 enero 2010 - 20:34

    Bueno ya esta retirado asi que, que no cunda el panico.
    Ahora yo no defendia ninguna de las opciones.
    SI yo fuese profesora y pillase copiando… pues mira, si quiere que se quede a acabar el examen… si quiere desperdiciar su tiempo en ello, claro, porque lo suspenderia igualmente.
    Aun asi, creo que iba a ser dificil su cumplimiento. Porque aun estando en vigor los profesores en los examenes ya nos han advertido de que ellos si nos pillaban nos mandaban ya a diciembre… asi que…

    (No pongo tildes porque no me va la tecla)

(No será publicado)