El ascenso, a tiro de piedra de la utopía


Eso mismo es lo que está pensando el 99,9% de la afición bética después del partido del pasado sábado. Y si no es una utopía ya de verdad es porque el próximo domingo la cita es en Cartagena y, de ganar -cosa muy poco probable, seamos claros-, el equipo se reactivaría un poquito, reduciendo la diferencia con el tercero a cinco puntos.La expresiva cara de Carlos García en esta foto es la viva imagen del Betis actual. Foto: diariodesevilla.es

Pero, visto lo visto, aunque el Betis es el Betis -capaz de dar la campanada cuando menos se le espera-, casi nadie confía en derrotar a domicilio al equipo revelación de la categoría. Sobre todo porque ante el Albacete (0-0) el equipo volvió a adolecer de lo de casi siempre.

No vi el partido porque estaba en Amate atendiendo a otros menesteres -ver entrada que publicaré a continuación-, pero la retransmisión radiofónica y las crónicas del día siguiente me bastan para, una vez más, reconocer lamentablemente a un equipo que navega a la deriva desde hace ya muchas semanas. Empuje en la primera media hora, desazón en la segunda, e impotencia -física y psicológica- en la tercera a pesar de jugar con un hombre más.

Sergio García, que marró un penalti, falla justo antes un gol cantado, a puerta vacía. Foto: diariodesevilla.es La falta de pegada llegó a los extremos de fallar un penalti a la media hora, después de que el lanzador, Sergio García -que sigue muy flojo pero que, en los dos últimos partidos, al menos había logrado volver a ver puerta-, le telegrafiara al portero del Albacete por dónde se lo iba a tirar. Y suerte de que los manchegos decidieron vivir durante casi todo el choque en su parcela, sin arriesgar lo más mínimo, que si no…

En resumen, esperemos a la “final” de la matinal del próximo domingo -partido que tampoco veré porque coincidirá con el Cajasol-Barça de la ACB en San Pablo- para certificar la imposibilidad total de cambiar de categoría para la próxima temporada… al menos por arriba; pero las sensaciones que sigue dando el Betis nos hacen emitir un diagnóstico prácticamente fiable al 100%. Y no voy a decir más, porque creo que no hace falta.

Primera: nada cambia por arriba
En Primera División Barça y Madrid continúan con su pulso, mientras que el Sevilla descuelga al Mallorca de la lucha por los puestos de Champions.

Los culés derrotaron al Racing fácilmente por 4-0, en un partido que sirvió para que se reivindicaran de cara al gol Iniesta y Henry, y para que marcaran otros dos nada habituales como Márquez -golazo espectacular de falta- y Thiago, el hijo del gran ex medio centro del Valencia, del Celta y de la selección brasileña campeona del mundo en 1994 Mazinho. El Racing se presentó en el Camp Nou con las bajas por acumulación de amonestaciones de tres puntales, Colsa, Munitis y Tchité, lo que aprovechó la prensa madri(dista)leña para bramar porque los cántabros poco menos que habían adulterado la competición.

Claro que algo parecido se podría decir del Villarreal, un equipo tradicionalmente “pejiguera” -es decir, molesto e incómodo, como se vio en el Cam Nou- pero que, sin embargo, cuando acude al Bernabéu se lo suele “hacer encima”; y ayer no fue menos: 6-2 con partidazo de Cristiano Ronaldo -un gol, tres asistencias y un penalti forzado-, y con goles también de Higuaín (2), de Kaká (2, uno de penalti) y Xabi Alonso (de penalti). ¿A que este comentario sobre el “submarino amarillo” es, como el del Racing “adulterador”, una solemne gilipollez -con perdon-? Pues desde los medios “nacional-madridistas” sólo se ha escuchado/leído sobre el primero de ellos. Claro que, en verdad, no sé de qué me extraño…

En los otros puestos que dan derecho a jugar la Champions el Sevilla dio un golpe de autoridad al vencer en el ONO Estadi al Mallorca por 1-3. Los baleares se adelantaron pronto, pero Dudu Aouate, meta mallorquinista, estaba ayer exactamente igual que el gran Antonio Mairena, y se marcó un par de “cantecitos” en los dos primeros goles del Sevilla, obra de Jesús Navas y de Dragutinovic. Perotti, antes del cuarto de hora del segundo tiempo, sentenció. Negredo volvió a ser expulsado, aunque la inferioridad quedó compensada con la roja al mallorquinista Ramis minutos después. En los instantes finales, Zokora también vio la roja directa, según el acta por decirle al linier “fuck your mother” -buscadlo si queréis en el diccionario, porque en esta página yo no lo voy a traducir-; pero ya nada se alteró. El Sevilla se aleja del Mallorca en cinco puntos, y se pone a uno del Valencia, tercero, a la espera de que los “chés” jueguen esta noche contra el Getafe.

,

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)