“El pícaro” o el buen gusto televisivo por los clásicos de los Siglos de Oro


Andábamos mi señor padre y yo las pasadas navidades por el centro de Sevilla buscando diversos regalos para dárselos, como cada año, a nuestros allegados más cercanos en éstas fiestas tan entrañables. Uno de nuestros lugares de visita, como no podía ser de otra forma, fue “El Corte Inglés” de la Plaza del Duque, más concretamente el edificio de libros, música, películas y demás.

Echando un vistazo por allí nos dimos cuenta de que, para nuestra grata sorpresa, había un “stand” dedicado a algunas de las grandes series producidas y emitidas por TVE, las cuáles estaban a precios de ganga. Rápidamente decidí hacerme con algunas de ellas para que le hicieran compañía a El Quijote de Cervantes (que pude comprar este verano en Madrid también a precio de risa) y, después de escoger la de Cervantes, mi padre me recomendó una de la que no había oído hablar, pero que tenía muy buena pinta: El pícaro

“>

Esta excelente serie, que mi padre y yo terminamos de ver hace pocos días y cuyo “alma máter” es Fernando Fernán-Gómez (director, protagonista y co-autor junto a su futura esposa Emmanuela Beltrán, más conocida como Emma Cohen, y Pedro Beltrán), se rodó en 1974 y está basada en los textos de algunos de los principales autores del género picaresco de nuestros Siglos de Oro: Cervantes, Quevedo, Mateo Alemán Espinel, Salas Barbadillo y el autor del Estebanillo González, además del francés Alain-René Lesage, conocido por la influencia de la picaresca española en la gran parte de su obra.

El pícaro consta de 13 capítulos, en los que se narran las aventuras de Lucas Trapaza (Fernando Fernán-Gómez), un pícaro ya veterano y curtido en mil batallas que, como todos los pícaros, tiene como gran objetivo en la vida sobrevivir intentando en la medida de lo posible no dar el callo trabajando, para lo que usa su ingenio, el cual le permite ir engañando a aquellos que, de una forma o de otra, se dejan timar. En la mayor parte de sus aventuras le acompaña un joven aprendiz llamado Alonso de Baeza (Juan Ribó) que, no obstante, después de haber sufrido en sus carnes más desventuras que otra cosa junto a Trapaza, termina por tomar un camino diferente.

La influencia de los autores más importantes de nuestra literatura es bien visible, como se puede comprobar en este fragmento encontrado en Youtube, en el que se observa de forma nítida el escenario característico de la conocida “novela ejemplar” cervantina Rinconete y Cortadillo (el patio de la cofradía del Señor Monipodio), así como algunos de sus personajes principales:

“>

Asimismo la serie cuenta con un reparto de grandes actores célebres que le dan una notable réplica a Fernán-Gómez, comenzando por un jovencísimo Juan Ribó (de moda ahora en la prensa del corazón pero que es un excelente intérprete) y siguiendo por otros que prestan su colaboración especial en algunos capítulos concretos: la propia Emma Cohen, Pedro del Río, Charo López, Juan Diego, Quique San Francisco, Luis Ciges, Luis Varela, Pilar Bardem, Mary Santpere o José Mª Pou, por mencionar a algunos de los más conocidos.

Además, como dato anecdótico, esta serie supuso el debut de Javier Bardem quien, con 4-5 años, sale brevemente en el capítulo antes mostrado, como el joven Alonso. Pilar Bardem (que es el personaje de “La Cariharta”) se lo llevó al rodaje (supongo que porque no pudo dejarlo al cuidado de nadie), y como les faltaba un niño pues ahí estuvo ella para meter a su “Javito”:

“>

En resumen, que con El pícaro (obra que, por supuesto, recomiendo no ya sólo a quienes hayan estudiado los Siglos de Oro de la literatura española sino, en general, a todo el mundo) se pone de manifiesto, una vez más, la importante labor que siempre ha desempeñado TVE en el conocimiento y la difusión de nuestros grandes clásicos. Una difusión que, sin desmerecer para nada el tipo de series que se hacen hoy en día (basadas más en hechos históricos, y algunas de ellas muy buenas), personalmente echo bastante de menos.

, ,

  1. #1 by Juan Carlos on 21 Noviembre 2015 - 14:21

    Pues sí. Es una serie magníficamente hecha. Muy cuidada en todo; lenguaje, ropas, utensilios, decorados. Ideal para darnos a conocer un tiempo, unas vidas y unas gentes que fueron parte de nuestra historia.

(No será publicado)