Vistazo a mis días radiofónicos


Hoy he cumplido el 50% de mi mes de estancia en Cope Sevilla, y creo que es hora de mostrar mis impresiones particulares en estas dos semanas.

En general debo decir que estoy bastante contento, tanto por la labor desempeñada como por el muy buen ambiente de trabajo que se respira en la redacción. La dificultad de las labores que me manda Eusebio Pérez poco a poco ha ido aumentando, y este segundo período de cinco días -los becarios sólo trabajamos de lunes a viernes- ha sido un poco más complejo que el primero.

Todavía no he comprobado en solitario lo que se siente cuando la rueda de prensa o el acto de turno terminan con el tiempo justo como para tener la presión de redactar una noticia y sacar un corte de sonido en pocos minutos -ya habrá ocasión-, pero:

– Ya me ha tocado esperar, por ejemplo, durante más de 45 minutos con respecto a la hora prevista, a que el político correspondiente llegase al acto que tocaba ese día; con la correspondiente prisilla para que la noticia en cuestión entrara en el informativo.

– Ya me ha tocado reaccionar con celeridad -afortunadamente con éxito- cuando el editor del informativo, por diversas razones, te cambia en el mismo estudio la entradilla que tú has redactado por la suya y ésta, en algunos aspectos, casi no tiene nada que ver con lo que tú has hecho.

– Ya me ha tocado entrevistarme con una de las personas cuyo testimonio me servirá, y mucho, para el reportaje que estoy preparando sobre el Metro -mi gran machada sería que Rosa Aguilar, principal responsable como consejera de Movilidad y Obras Públicas, me dedicase unas palabras, pero creo que viniendo de donde vengo va a estar poco menos que en chino-.

– Y ya me ha tocado salir a la calle para preguntarle a la gente “de a pie”, pudiendo comprobar lo reacias que son la mayoría de las personas cuando vas con un micro o una grabadora -Espe, por tu aparición providencial te aseguro que tu voz va a salir-. De todo un poco, como en botica.

Los compañeros, como ya he dicho, son excelentes; bromistas en algunas ocasiones, pero excelentes profesionales cuando hay que dar el callo, y colaboradores al máximo con un servidor cuando la situación lo requiere.

Junto a los periodistas ya consagrados -Eusebio, José Manuel Galdámez, Irene Ramos e Inma Rodríguez– hay otros personajes de tan variado carácter como José Manuel León y Francisco Javier Tovar, cachondo hasta límites insospechados el primero y algo más formal el segundo; una muy joven periodista pero con calidad -redactora y en la locución- y con experiencia en la emisora como es Ana Galdámez; y dos compañeros que también están haciendo el mes de prácticas: Miguel Ángel Velázquez y la última en llegar, Rosa Moreno, una joven estudiante que comenzó ayer su andadura.

Es decir, en la redacción hay un grupo combinado de veteranos y noveles -que diría el himno del Madrid- que hacen que, habitualmente, todo salga como se espera en una emisora del prestigio de la Cope; y que posibilitan que uno vaya con gusto a trabajar y a seguir aprendiendo cada mañana.

Ah, por cierto, los que me conocéis y los que seguís este espacio sabéis de sobra que a mí me encanta el deporte e informar sobre él; pero pese a todo he decidido quedarme el mes entero en los servicios informativos regionales y locales. Creo que, tanto desde el ámbito profesional como personal, será lo mejor para mí.

  1. #1 by Esperanza on 20 febrero 2010 - 16:53

    Me alegran mucho tus experiencias y peripecias en la COPE, Vic.
    Me siento bien escuchándote por la radio, jajaja, de verdad.

    ¡Un beso!

  2. #2 by Rafa on 25 febrero 2010 - 0:13

    Me alegro mucho por ti, Víctor. Se te nota realizado, y eso me hace sentirme orgulloso de ti. Ojalá que esta experiencia te sirva para que te contraten en alguna empresa de comunicación en la que puedas seguir haciendo lo que más te gusta y, además, cobrando.

    Un abrazo, camarada

(No será publicado)