Champions: batacazo supremo, más que nunca, del Madrid


Se las prometían muy felices. Se veían ya levantando la Champions el 22 de mayo (¿ante el Barça?), con el Bernabéu y toda Europa rindiéndose a sus pies, a los Dioses de su particular Olimpo, empezando por aquél a quien uno de sus mitos calificó en su día como “Ser Superior”. Me refiero, claro está, al Real Madrid y a todo su entorno, encabezado por esa pléyade de forofos disfrazados de periodistas y que no hacen más que echar tierra sobre la profesión.

La cara de Higuaín, fallón ayer como nunca, sirve como ejemplo gráfico del fracaso del Madrid. Foto: ReutersPero se han caído con todo el equipo. El Madrid, por sexto año consecutivo, ha sido eliminado en octavos de final de la Champions; en esta ocasión por el Olympique de Lyon, antaño azote de los blancos en las fases de grupos en las que coincidieron, pero hoy en día poco menos que una perita en dulce. Al menos eso era lo que todos a los que hago mención decían cuando el Barça les goleó la pasada temporada en la misma ronda.

Pues bien, este “bomboncito” del sorteo se ha cargado, con todas las letras, el nuevo y redentor multimillonario proyecto de Florentino Pérez. 250 millones de euros (entre Cristiano Ronaldo, Kaká, Benzema, Xabi Alonso, Arbeloa…) que se han pegado, con perdón, el hostión de su vida; porque esta derrota no es una derrota cualquiera. Esta derrota, después de todo ese dineral invertido y con la final en el Bernabéu, es el fracaso más grande de todos los que ha sufrido el “Ser Superior” al frente de la nave blanca, y mira que de esos ya tuvo bastantes en su anterior etapa.

A pesar de que en la ida el Lyon ya les dio un serio aviso (1-0), nadie, pero absolutamente nadie, ha tenido en cuenta al equipo francés en estas tres semanas. Todos les daban por muertos, más aún después de la remontada del Madrid el pasado sábado frente a un acongojado y fundido Sevilla. “Ganaremos 3-0” (Sergio Ramos); “en el Bernabéu tenemos que mandar nosotros” (Cristiano Ronaldo); “las remontadas le sientan muy bien al Bernabéu (Valdano)”… el ambiente creado era el propicio, y todo comenzó a pedir de boca con el gol de Cristiano a los 5 minutos, tras pase largo de Guti. En el primer tiempo el Madrid pudo haber resuelto pero Higuaín estuvo especialmente fallón, y el marcador ya no se movió antes de la marcha a los vestuarios.Albiol, Guti -el "maestro Gutiérrez", según Marca- y Garay, desolados. Foto: Ángel Rivero/Marca

Todos pensaban que el Lyon terminaría cayendo como fruta madura, pero los franceses sorprendieron en la segunda parte, y fueron merecedores de un empate que acabó consiguiendo Pjanic en el minuto 75. Desde entonces un Madrid desarbolado y desnortado fue presa fácil de un Lyon que pudo haber hecho mucha más sangre; ero al que el empate a uno le sirvió para dejar al Madrid fuera de “su” Champions.

Y ahora, como era de esperar, palos a Pellegrini. El técnico chileno se ha convertido de nuevo en el “pim, pam, pum” de la prensa de(l) Madrid, incapaces como son todos de mirar hacia el mandamás, hacia el hombre que, año tras año, acumula fracasos desde la estratosférica volea de Zidane en 2002; hacia el hombre que, año tras año, hace en lo deportivo el ridículo más espantoso después de dejarse verdaderos dinerales en hacer equipos “de PC Fútbol”; es decir, de estrellas del marketing, magníficos individualmente pero absolutamente incapaces de jugar como un verdadero conjunto cuando más falta hace.Pjanic (Olympique de Lyon) marca el gol que deja fuera de "su" Champions a los "mega-galácticos" del Madrid. Foto: Ángel Rivero/Marca

En resumen, el estrepitoso fracaso de anoche no es sino una buena cura de humildad, una más, para un presidente (Florentino Pérez) y para un entorno periodístico (Marca, As, Veo7, Intereconomía, Antena 3, la redacción de deportes de la Cadena SER…) que, pese a ser oficialmente “nacionales” (alguno de ellos “de todas las aficiones”, como reza su tradicional eslogan), no ven más allá de sus narices, creyéndose que el mundo futbolístico nacional e internacional exclusivamente son el Madrid y el Barça (éste como el “malo” de la película), y rayando el “merengonismo” más rancio, forofo y subjetivo posible (sobrepasándolo, más bien) en todo aquello de lo que hablan, día tras día, en sus páginas y en sus programas deportivos.

Por cierto, al Olympique de Lyon le acompañarán en cuartos de final el Manchester United (2-3 y 4-0 ante el Milan), el Arsenal (1-0 y 5-0 contra el Oporto), y el Bayern de Munich (2-1 y 3-2 ante la Fiorentina, pasando por el valor doble de los goles en campo contrario). La semana que viene jugarán el Barça y el Sevilla ante el Stuttgart y el CSKA de Moscú, respectivamente. Ambos se medirán a sus respectivos rivales en casa después de haber empatado a uno en la ida; pero después de ver lo que le ha pasado esta noche a las “superestrellas mega-galácticas” bien harían en no fiarse un pelo.

,

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)