Archivo abril, 2010

Fallece Jordi Estadella

Parece que la vida se ha empeñado en llevarse adonde corresponda durante esta temporada/curso 2009-2010 a varios de los personajes del ámbito de los medios de comunicación y del espectáculo que, de una u otra forma, han tenido una significación más o menos especial para mí en mi infancia/adolescencia.

El último de ellos ha sido Jordi Estadella, el simpático, gordito y bonachón periodista, presentador de televisión y actor de doblaje. Estadella falleció, a los 61 años, la pasada madrugada en el Hospital Clinic de Barcelona, donde ingresó hace una semana.

Sus trabajos más destacados, o al menos los que me llegaron más de cerca, fueron la dirección y presentación del programa de humor No te rías, que es peor, de TVE, entre 1990 y 1991; la dirección y presentación del Un, dos, tres entre 1991 y 1993 (teniendo el honor de formar parte junto a Kiko Ledgard, Mayra Gómez Kemp, Josep María Bachs y Luis Roderas del elenco de presentadores del mítico programa de “Chicho” Ibáñez Serrador); así como el hecho de ser la voz por excelencia de uno de los personajes de dibujos animados más queridos por mí durante la década de los 80 y principios de los 90: El inspector Gadget. Actualmente presentaba en la emisora Com Ràdio el programa gastronómico “L´aperitiu de boca en boca”.

El funeral tendrá lugar mañana a las 13:00 en el Tanatorio de Les Corts. Mi recuerdo, por una parte, son estos tres videos pertenecientes a los trabajos antes mencionados.

“>

“>

“>

Y, por otra, este bello homenaje hecho por el usuario de youtube 123vds.

“>

Descanse en paz, señor Estadella.

No hay Comentarios

El Atlético de Madrid, a la final de la Europa League

Veinticuatro años después vuelve el Atlético de Madrid a una final europea. Entonces el Dinamo de Kiev le derrotó en la final de la Recopa de 1986; y este año tendrá la oportunidad de conseguir su segundo título europeo al haberse metido en la de la Europa League, en la que se medirá a los ingleses del Fulham. La derrota por 2-1 en Anfield contra el Liverpool le vale para clasificarse por el valor doble de los goles marcados en campo contrario, y también para convertirse en el único equipo español en llegar al encuentro decisivo en Europa esta temporada.

El Atlético llegaba al feudo del equipo de Rafa Benítez con el 1-0 del partido de ida, y durante la primera mitad aguantó bastante bien; pero justo antes del descanso Aquillani aprovechó un centro de Benayoun para batir a De Gea. El segundo tiempo no resolvió nada, y todo se dejó para el tiempo extra.

Pero la prórroga no empezó nada bien porque a los tres minutos Benayoun, más solo que la una ante De Gea, fusiló al joven portero atlético y le dio la vuelta a la eliminatoria. Pese a que aún restaban 25 minutos todo parecía perdido. Sin embargo la entrada de Jurado hizo que el choque diera un vuelco espectacular; y en el minuto 12 Forlán, como en la ida, marcó el gol que supuso la clasificación después de aprovechar un gran pase de Reyes desde la derecha.

De ahí en adelante el Atlético no sólo no sufrió, sino que incluso tuvo alguna ocasión muy clara para poner el empate a dos. No hacía falta; el tanto del goleador rojiblanco (ayer de negro) fue suficiente para meter al equipo de la ribera del Manzanares en la primera de las dos finales que, a lo tonto a lo tonto, va a jugar esta temporada. Ésta, el día 12; la de Copa contra el Sevilla, el 19. Dos ocasiones para ganar, después de una mala temporada en liga y en Champions, dos importantes títulos.

Su rival dentro de dos semanas, como ya hemos comentado, será el Fulham inglés, que se cargó al Hamburgo, por 2-1. El equipo londinense ha sido la gran sorpresa del torneo, eliminando a importantes equipos y deshaciéndose en semifinales del anfitrión de la final, remontando además el gol inicial de los alemanes. Pese a estar, como el Atlético en España, en la mitad de la tabla de la Premier, será un complicado rival para los colchoneros en su lucha para traerse a nuestro país la primera edición del torneo que sustituye a la Copa de la UEFA.

,

1 Comentario

Champions: El Inter deja al Barça a las puertas de la final

No pudo ser. El sueño de los barcelonistas de repetir título en la Champions (y además en el Bernabéu) no tendrá lugar porque el Barça ha caído en las semifinales ante un Inter tan rácano como práctico, fiel imagen del tipo de fútbol que le gusta a su entrenador. El 1-0 no fue suficiente para los azulgrana, y el Inter se mete en la final por vez primera desde 1972, cuando perdieron en Rotterdam con el gran Ajax de Johann Cruyff.

Los italianos hicieron valer anoche en el Camp Nou el 3-1 con el que llegaban desde San Siro y, como era previsible, se dedicaron exclusivamente a intentar defender la renta, más aún cuando Motta fue justamente expulsado antes de la media hora por doble amonestación.

La inferioridad hizo que el Inter cerrara filas un poquito más mientras que el Barça, espesísimo, en ningún momento encontró huecos en la defensa visitante hasta los minutos finales. Messi, al que se le vio un poco cansado y desesperado, casi no apareció; y tuvo que ser Piqué el que, a seis minutos del final y rondando el fuera de juego, aprovechara un gran pase de Xavi y batiera con mucha calidad a Julio César.

A partir de ese momento las fuerzas del Barça se redoblaron, pero fue demasiado tarde; aunque, todo hay que decirlo, el colegiado anuló una clara ocasión de Bojan que acabó en gol por una más que dudosa mano de Touré (parece que el balón le da en el abdomen). Sin que siva de excusa, no se pueden quejar los italianos (ni los madridistas) de árbitro en esta eliminatoria: entre lo del portugués amigo del técnico interista de la ida y lo del holandés de ayer queda sobradamente compensada la presunta ayuda deliberada que le prestó al Barça el famoso colegiado noruego en las semifinales del pasado año.

Con el pitido final se desató la euforia entre la expedición interista, empezando por su entrenador, que se fue a celebrar el triunfo con su afición como si ya hubiese ganado el trofeo; y que después dio una ciertamente polémica rueda de prensa. Como si no lo conociéramos… como si todo el mundo no supiera ya que el odio que se le tiene en el 95% de la ciudad condal (el 5% restante, es decir, los espanyolistas/madridistas, lo aman, como es normal) lo ha propiciado y alimentado exclusivamente él. Da pena que este tipo de personajes tan detestables puedan terminar como triunfadores, pero así es el fútbol, así es la vida; y así hay que aceptarlo.

La eliminación del Barça la celebró el madridismo en Cibeles, en una imagen que recuerda más a los patéticos años del Barça con Gaspart de presidente (en los que se celebraban efusiva y exclusivamente los fracasos de su eterno rival) que a lo que debería ser un club de la presunta grandeza del Real Madrid. Si Bernabéu levantara la cabeza…

En la final, el Inter se enfrentará al Bayern Munich del ex entrenador barcelonista Van Gaal y el ex madridista Robben. Los bávaros, tras el 1-0 de la ida, pasaron por encima del Olympique de Lyon en tierras francesas, venciendo por 0-3 con un hat-trick de Olic. La lástima para ellos es que Ribery no podrá disputar la final, al haber sido sancionado con tres partidos tras su pisotón a un rival en el choque de ida.

Sea como fuere, aunque el morbo mayor se pierde al haber sido eliminado el Barça, la final del Bernabéu será una final con su atractivo, dado que contará con dos hombres con pasado azulgrana en los banquillos y con varios ex madridistas en el campo, esos que presuntamente no valían para el equipo blanco y que ahora volverán al coliseo blanco para disputar la final de la Champions. Y, mientras tanto, su antiguo equipo sigue cayendo en octavos…

,

No hay Comentarios

Setenta y cinco años del título de Liga del Betis

Hoy es un día muy especial para todos los béticos. Hoy, miércoles 28 de abril de 2010, se celebran las Bodas de Platino del logro más importante del Real Betis Balompié: el Campeonato de Liga conquistado en 1935. Y, como no podía ser de otro modo, quien lleva este blog va a dar, con este artículo, su particular homenaje a esta efeméride contando cómo, según la historia, tuvo lugar este gran éxito.

“>

El Betis Balompié (estábamos en plena II República), que por entonces jugaba en el campo del Patronato Obrero (que si no me equivoco estaba ubicado por El Porvenir), se había convertido ya en el primer equipo de Sevilla y de Andalucía en jugar una final de Copa (1931) y en ascender a Primera División (1932); y, en su tercer año en la máxima categoría, añadió una muesca más a su particular revólver consiguiendo ser de nuevo el primero de nuestra ciudad y de nuestra región, pero esta vez en llegar a lo más alto del fútbol nacional.

Fue, sin lugar a dudas, la gran sorpresa de toda la historia de la Liga puesto que nadie se esperaba que un modesto se rebelara contra el poder establecido (Madrid, Athletic de Bilbao y Barça) y les quitara a todos los grandes el campeonato más ansiado. Aquel gran equipo, presidido por Antonio Moreno Sevillano y dirigido por Mr Patrick (Patricio) O´Connell, estaba formado en su once tipo por Urquiaga; Areso, Aedo; Peral, Gómez, Larrinoa; Adolfo, Timimi, Unamuno, Lecue y Saro. Un 2-3-5 (así se jugaba entonces) en el que también tuvieron aportaciones destacadas hombres como Caballero y Rancel, dos delanteros que jugaron menos que el resto pero que ayudaron a la consecución del título con goles puntuales y decisivos.

El comienzo, una premonición
El Betis empezó la temporada como un ciclón, de la mejor forma posible. En un campeonato formado por diez equipos y que empezó a primeros de diciembre de 1934, los verdiblancos debían visitar en primer lugar el viejo Chamartín, el feudo ni más ni menos que del Madrid, en el que todavía jugaba un tal Ricardo Zamora en la portería. Los béticos ya habían salido victoriosos del campo merengue un año antes, pero nadie daba un duro por ellos hasta que llegó Rancel y marcó el gol que, por segunda temporada consecutiva, hizo que el Betis “asaltara” la capital (0-1).

A la semana siguiente llegó al Patronato el Barça, al que los de O´Connell derrotaron por 2-1 (Rancel y Timimi) pese a quedarse con nueve jugadores; y el camino victorioso siguió hasta que en la sexta jornada el Atlético de Madrid (entonces Athletic de Madrid) les venció por 4-2. El Betis ya era líder, una posición de la que no lo iban a bajar ni a cañonazos.

Areso y Aedo, valladares defensivos, internacionales
El momento dulce que atravesaba el equipo bético y, en particular, su defensa, “obligó” al seleccionador nacional español, Amadeo García Salazar, a convocar y hacer debutar al dúo que se estaba convirtiendo en el terror de los delanteros del resto de conjuntos de la competición, Pedro Areso y Serafín Aedo. Aquello sucedió el 24 de enero de 1935, y el rival era Francia, a quien se derrotó en Valencia por 2-0.

Fue la única vez que jugaron juntos. Ambos siguieron participando durante algunos partidos más, aunque por separado, debido a la enorme presión que ejercía la prensa capitalina (en esto sí que los tiempos no han cambiado) para que jugara un histórico del Madrid como Quincoces.

El Sevilla es arrasado y el Madrid, de nuevo vencido
El camino triunfal continuaba, y tres días después del choque internacional se produjo otro de los hitos particulares de aquella campaña: la victoria en el Patronato ante el glorioso Athletic de Bilbao de la época (1-0, con gol de Lecue, el primer internacional de la historia del Betis). Pero el partido que más hizo disfrutar a los béticos hasta la fecha fue. sin duda, el jugado contra el Sevilla en el viejo Nervión, en la décima jornada, penúltima de la primera vuelta.

Los sevillistas cumplían su primera campaña en la élite y querían dar un golpe de mano venciendo al eterno rival. Para ello, como suele ser habitual en este tipo de encuentros, prepararon un ambiente ciertamente hostil, que supo ser magistralmente vencido y aplacado por los jugadores béticos. El resultado no dejó lugar a dudas: 0-3 con dos goles de Lecue y otro de Adolfo.

A la mitad del campeonato llegó el Betis en cabeza con tres puntos de ventaja sobre el Madrid. Pese al gran juego y la gran contundencia mostrada, todos esperaban que poco a poco las aguas volvieran a su cauce y los blancos se llevaran el campeonato. Pero para ello primero debían vencer en un Patronato a reventar, cosa que no sólo no hicieron sino que volvieron a salir escaldados. Si en Chamartín fue Rancel el que hizo morder el polvo a los merengues, en Sevilla fue otro canario, Timimi, quien marcó el gol que puso el 1-0 definitivo en el marcador. Cinco puntos ya (las victorias valían dos) sacaba el Betis al Madrid.

El Madrid se acerca
Pero el camino no iba a ser de rosas. Todo gran equipo tiene su minicrisis, y ésta le llegó al Betis en los siguientes encuentros, con las derrotas en Barcelona y Valencia, y el empate en casa ante el colista Arenas de Guecho. El Madrid aprovechó y redujo la ventaja a sólo un punto, y la presión que suele ejercer en estos casos la prensa capitalina (ahí las cosas tampoco han cambiado nada) volvió a cobrar una enorme intensidad.

El Betis, no obstante, se repuso a base de grandes victorias como la lograda en Oviedo, que por aquellos años tenía un magnífico equipo (0-1, Rancel); o el 5-0 al Español (Unamuno 2, Timimi, Adolfo y Rancel); así como también con otro gran resultado como el empate a cero en San Mamés. En ese partido el Betis, con uno menos desde casi el comienzo por lesión de Saro (no se permitían cambios), aguantó a los Iraragorri, Bata, Chirri y Gorostiza, en un sensacional partido de Urquiaga, Areso y Aedo (tres vascos, paradójicamente, como Larrinoa y Unamuno). El Madrid ganó en aquella jornada al Valencia, con lo que béticos y madridistas llegaban a las dos últimas jornadas empatados a puntos.

El Barça nos echa una mano
El Betis seguía en cabeza por la diferencia de goles, y dependía de sí mismo para hacerse con el título. Pero en la penúltima jornada le salió un hueso que a punto estuvo de hacerle perder el campeonato: su rival de siempre, el Sevilla. Los sevillistas, en la mitad de la tabla, centraron su objetivo de final de temporada en fastidiarle al vecino la posibilidad de que fuera campeón, y a punto estuvo de lograrlo. El Betis jugó un mal partido y sólo fue capaz de empatar 2-2 (Unamuno y Lecue); pero por suerte el Barça le endosó una “manita” al Madrid y nos dio 3/4 de liga.

Sólo quedaba vencer en Santander. Desde Madrid, a lo largo de la semana, se apuntaba que los blancos iban a primar con mil pesetas por cabeza (un verdadero dineral para la época) a los jugadores racinguistas si eran capaz de derrotar a los béticos; pero la motivación de los jugadores verdiblancos por alcanzar la gloria pudo mucho más que todo el dinero que fue capaz de ofrecer el Madrid.

Campeones de Liga
Aquel histórico 28 de abril de 1935, sábado de Feria por más señas, el Betis salió en plan arrollador y en poco más de media hora cortó de raíz cualquier intento de victoria cántabra. Caballero abrió la cuenta y Unamuno hizo los dos siguientes goles. En la segunda parte el Betis redondeó el marcador con un tanto de Caballero y otro más de Unamuno, que completó su hat-trick particular y cerró el definitivo 0-5 que hacía al Betis Balompié campeón de la liga española. Un Betis eminentemente defensivo (con 19 goles fue el equipo menos goleado) empleó la fuerza en el ataque para disipar cualquier duda sobre quién era el más que merecido campeón de la Liga 34-35.

La noticia se propagó por el Real de la feria como un reguero de pólvora, y un paraguas negro fue el encargado de informar a toda la afición sevillana del resultado final del partido celebrado a mil kilómetros de allí, entonándose el tradicional alirón. El Betis se desplazó a Bilbao, y su capitán Unamuno (máximo goleador del equipo) recogió en la sede de Ibaigane el trofeo de manos de los directivos del Athletic, campeón el año anterior.

En Sevilla, con la llegada de los jugadores, simplemente se desató la euforia. Tanto fue así que, si bien desconozco si se hizo inmediatamente o años después, en la Plaza Nueva todavía continúa la baldosa que incluye un escudo de aquel Betis Balompié que tuvo la osadía de “mojarle la oreja” a todo el fútbol español.

Desgraciadamente aquel enorme equipo no tuvo continuidad. El mayor poderío económico de los grandes y, muy especialmente, la maldita Guerra Civil proclamada un año más tarde (que obligó a muchos de los jugadores del equipo, sobre todo a los vascos, a exiliarse o luchar en el frente), desmantelaron al Betis de tal forma que, finalizado el conflicto, comenzaría su etapa más negra y desgraciada. Pero eso ya es otra historia.

CLASIFICACIÓN TEMPORADA 1934-35

1. BETIS BALOMPIÉ (34 puntos)
2. Madrid F.C. (33 puntos)
3. Oviedo (26 puntos)
4. Athletic de Bilbao (25 puntos)
5. Sevilla F.C. (24 puntos)
6. F.C. Barcelona (24 puntos)
7. Athletic de Madrid (21 puntos)
8. C.D. Español (20 puntos)
9. Valencia (20 puntos)
10. Racing de Santander (17 puntos)
11. Donostia (11 puntos)
12. Arenas de Guecho (9 puntos)

Setenta y cinco años después, en la esquina entre la calle San Fernando y los Jardines de Murillo (donde, en el bar “La Deliciosa”, conocían los aficionados los resultados del equipo fuera de casa), se ha inaugurado una exposición con material inédito sobre aquella extraordinaria gesta.

Una exposición sobre la que la directiva del Betis no sólo no ha querido saber nada (es más, ha llegado a amenazar con demandar al socio promotor de la misma) sino que, además, el mismo día en boca de su presidente no se le ha ocurrido otra cosa mejor que decir que ojalá gane el Sevilla la Copa del Rey, como bien pude verse en la página 5 del Estadio Deportivo de hoy. Perfecto, señores; perfecto. Y que conste que quien bien me conoce sabe perfectamente que yo con Lopera no soy precisamente dudoso.

Pero como no quiero acabar el artículo de mal rollo, terminaré reproduciendo lo que publicó el desaparecido diario Sevilla en 1958, 23 años después de la consecución del campeonato:

“Lo que hizo el Betis en su tercer año en Primera División fue una hazaña que no ha igualado todavía ningún otro club español. Porque su victoria no fue ganar la Liga, sino que lo que causó admiración, lo que tuvo mérito y levantó un clamor de simpatías hacia el Betis fue la forma en que se proclamó campeón, luchando no sólo contra equipos potentes, sino también contra ciertas campañas hostiles que desencadenaron algunos “históricos” para hundir al club sevillano, sin que lo consiguieran. El Betis, con hombría, con virilidad, con nervio y con furia fue venciendo a sus enemigos y ganó con todo merecimiento, con toda justicia y brillantemente, un título de campeón que puede ostentar con orgullo. Fue extraordinario lo que hizo el Betis aquel año. Algo muy grande que no se puede olvidar y que está latente en la memoria de los viejos aficionados”.

Bibliografía consultada:

Historia del Real Betis Balompié (Tomo 1, de 1900 a 1936). Sevilla, Biblioteca de Ediciones Andaluzas S.A, 1981.

Fotos:

-http://www.betisweb.com

Video: sacado del canal de Youtube del usuario “beticohelvetico”.

,

No hay Comentarios

El Cajasol, matemáticamente en los “play-offs”

Se consumó el éxito del Cajasol en esta temporada. El equipo sevillano derrotó el pasado domingo en San Pablo al Ayuda en Acción Fuenlabrada (77-58) lo que, unido a la derrota del C.B. Granada ante el Madrid, les mete, diez años después, en los “play-offs” a falta de tres jornadas para terminar la liga regular. Es la sexta vez en su historia que el club se clasifica para la decisiva fase de la temporada.

El Fuenlabrada, que se salva por la derrota del Xacobeo en Valencia, planteó guerra mientras estuvo en cancha su mejor jugador, Esteban Batista; pero al pívot uruguayo lo sentaron en el tercer cuarto, lo que coincidió con el despegue definitivo de un Cajasol que hasta llegó a elaborar una serie de jugadas espectaculares, entre ellas tres alley-hoops; uno de los cuales, el último entre Ellis y Satoransky, ha sido elegido como mejor jugada de la semana. El choque terminó con el equipo al completo botando en el centro de la cancha; no era para menos. Ahora, a luchar por la quinta plaza.

Lo histórico del momento y la ausencia de televisión (Canal Sur ahora quiere compensar con el próximo choque en Valencia cuando el play-off ya está asegurado) hizo que quien suscribe estas líneas tomara unas imágenes de los minutos finales con su cámara de fotos, las cuales comparto gustosamente en este blog. El video comienza a poco más de 5:30 para el final del partido, y con 63-51 en el marcador:

“>

Barça, campeón de la liga regular
También era algo anunciado. El Regal F.C. Barcelona se aseguró el primer puesto de la fase regular deshaciéndose con facilidad del Unicaja en el Palau Blaugrana (84-74). Fran Vázquez sobre todo, y también Ricky y Navarro hicieron estragos, y el Unicaja deberá continuar peleando duro por entrar en el play-off.

Del resto de la jornada, lo más llamativo fueron los ¡39 puntos! en los que dejó el Blancos de Rueda Valladolid -que sella su permanencia- a Lagun Aro. Es la peor anotación de un equipo en la historia de la liga ACB. Por su parte el Bilbao Basket (con un partido menos, el aplazado de la jornada anterior contra el Gran Canaria, que disputará esta misma noche) se acerca de verdad a los ocho primeros, de donde se aleja el DKV Joventut tras perder contra los vascos en Badalona (66-72). Mumbrú, MVP de la jornada, ajustició a sus ex compañeros.

RESULTADOS (31ª jornada):

G.Canaria 82-Meridiano Alicante 77 (adelantado a la pasada semana)
Asefa Estudiantes 75-CB Murcia 64
Barcelona 84-Unicaja 74
Cajasol 78-Fuenlabrada 56
CB Granada 66-Real Madrid 71
CB Valladolid 61-Lagun Aro GBC 39
DKV Joventut 66-B.Bilbao Basket 72
Valencia BC 81-Xacobeo 64
Caja Laboral 78-Suzuki Manresa 69

CLASIFICACIÓN:

1º Barcelona 28-3
2º Real Madrid 25-6
3º Caja Laboral 25-6
4º Valencia BC 21-9
5º Cajasol 18-13
6º Unicaja 16-15
7º Asefa Estudiantes 16-15
8º G.Canaria 2014 15-15
9º B.Bilbao Basket 14-16
10º CB Granada 14-17
11º DKV Joventut 14-17
12º CB Valladolid 12-19
13º Suzuki Manresa 12-19
14º Fuenlabrada 12-19
15º Meridiano Alicante 11-19
16º Lagun Aro GBC 11-20
17º Xacobeo 8-23
18º CB Murcia 5-26

,

No hay Comentarios

Siempre nos quedarán los “Miura”

Con este artículo me adentro por primera vez, de forma ocasional, en un espectáculo de los considerados hoy en día como “políticamente incorrectos”; pero al que, pese a no ser un aficionado acérrimo, cada año consigo acercarme un poco más y apreciarlo como es debido, gracias a la influencia de mi querido señor padre. Me refiero, claro está, al arte de la tauromaquia.

Pero ni pretendo hacer una loa exageradamete panegírica ni que esto sea una crónica de toros estrictamente dicha; entre otras cosas porque, pese a que cada vez aprendo un poco más, no creo tener los conocimientos adecuados para, más allá de símiles como el de ayer del partido del Betis, relatar paso por paso los pormenores de la lidia. Mi intención es hacer mención especial a la más clásica y más mítica de las ganaderías que existen en la actualidad, la de Miura.

Año tras año los astados correspondientes al histórico encaste sevillano son los encargados de cerrar el ciclo de festejos en La Maestranza correspondiente a la Feria de Abril; una Feria en la que, salvo el magnífico hacer de El Juli, José María Manzanares y Morante de La Puebla (éste en la última de sus tardes), y el atisbo de resurrección de un artista como El Cid (el torero que, allá por Mayo de 2006, me levantó con una puerta grande en Madrid el ánimo que, por motivos personales, tenía por los suelos), este no se han visto grandes cosas. Debíamos encomendarnos, como en otras ocasiones, a los “Miura”.

Historia pura del toreo
Desde 1842 la ganadería fundada por Juan Miura, con su clásica divisa verde y oro, ha venido forjando una leyenda basada fundamentalmente en tres aspectos: la bravura, el gran tamaño de sus toros, y su facilidad de aprendizaje. De todo aquel que siga la denominada fiesta nacional es conocido el dicho famoso de que “los toros de Miura tienen memoria”; es decir, que raramente caen más de una vez en el engaño tanto del capote como de la muleta, lo que desconcierta a los toreros, que no tienen más remedio que saber dominar el miedo justificadamente causado por unos morlacos de aproximadamente 600 kilos de media que les tienen perfectamente fijados al tercer muletazo que reciben.

No es de extrañar, pues, que los “Miura” vayan unidos a la muerte de varios de los más grandes matadores de la historia (el más célebre, Manolete, en 1947); porque con estos animales la batalla en el ruedo del hombre contra la bestia cobra una certeza inusual en el resto de las ganaderías por todo lo que acabo de comentar. Las de Miura son, por ello, corridas tremendamente incómodas para las grandes figuras (son faenas cuya importancia no se mide por orejas ni por puertas grandes, sino por lo que últimamente se viene a llamar “testiculina”) que, desde hace ya muchos años, hacen todo lo que está en sus manos y algo más por evitarlas, quedando éstas para los toreros denominados “gladiadores”.

Toros y toreros, sin más calificativos
En 2010 los encargados de jugarse la vida delante de los Miura han sido, como el año pasado, un veterano como José Pedro Prados, “El Fundi”; un bohemio (muy amigo de Morante) como el jerezano Juan José Padilla; y el extremadamente voluntarioso torero murciano Rafael Rubio, “Rafaelillo”. Ellos lidiaron un total de cinco “Miuras” y un sobrero del Conde de la Maza, sustituto del único titular que debió ser devuelto por falta de casta, el 5º (segundo de Padilla).


De entre los cinco del hierro de la finca de Zahariche, hubo de todo: dos medianamente toreables, dos peligrosos y listos como ellos solos, y un Miura puramente clásico, casi asesino, que según los veteranos parecía más bien un toro de otras épocas. Éste no fue otro que el tercero, el primero de Rafaelillo; y el pobre torero murciano se las vio y se las deseó, sin huir en ningún momento, para salir vivo ante un animal que no se dejó torear, que le tenía fijado, que le soltó dos enormes pitonazos, uno en la axila y otro en el brazo derecho, y al que no veía forma de clavarle el estoque; entre otras cosas porque, como pueden ustedes imaginar, el bicho no es que se dejara precisamente. El público reconoció el enorme mérito de Rafaelillo con una ovación muy merecida.

Antes El Fundi y Padilla habían lidiado los dos Miuras listos y peligrosos, especialmente el del veterano torero de Fuenlabrada. Ambos se encontraron con unos animales que se dejaron hacer con el capote, pero que a la hora de tomar la muleta desarrollaron el sentido como es habitual en la ganadería para, sin tanta “maldad” como su hermano, estar más pendientes de los toreros que de la tela roja. A Padilla le fue casi imposible lucirse porque además su segundo, el sobrero del Conde de la Maza, ni tenía la casta de los Miura ni salió demasiado bien parado del tercio de varas, en donde se le picó excesivamente.

Pero ni El Fundi ni Rafaelillo querían irse de La Maestranza sin dejar su impronta. El fuenlabreño, un gran experto en la lidia de estos toros, consiguió embaucar, en la medida de lo posible, al cuarto de la tarde, con una faena de enorme importancia, de las de verdad; aunque dos pinchazos a la hora de entrar a matar frustraron la que hubiera sido una oreja de ley.

Como la que también estuvo a punto de cortar Rafaelillo, que no escatimó esfuerzos a la hora de exponerse ante el último de los Miura, el segundo de los hasta cierto punto toreables. El murciano mostró su valor y su calidad, pero también pinchó con el manejo del estoque y, además, cuando enterró el acero la resistencia del toro a echarse y su nerviosismo con el descabello hizo que faltara el canto de un duro para que le dieran el tercer aviso. Habría sido reglamentario, pero injusto e inmerecido.

Una corrida excelente por parte de toros y toreros, muy en la línea e lo que se le exige a los Miura, que pusieron un notable broche al ciclo taurino de la Feria en La Maestranza. Dentro de dos semanas empieza San Isidro, la feria de toros más importante del mundo, según dicen; aquélla en la que se dan cita todos los diestros que quieren llegar a ser algo.

No dudo nada de todo ello; pero hay algo que, un año más, va a echar mucho de menos el aficionado que se precie: los Miura. Porque la última ganadería de toros realmente clásicos hace años que no va a la Monumental de Las Ventas. ¿El motivo? Pregunten en la capital, porque por aquí abajo lo deconocemos.

, ,

No hay Comentarios

0-3: El Elche torea a gusto a un Betis hundido

Sábado 24 de abril de 2010. En la Maestranza, en el penúltimo festejo de la Feria de Abril, estaban anunciados El Cordobés, Fran Rivera y El Fandi, con toros de Torrestrella. Sin embargo, no fue la corrida más significativa que se ha celebrado esta tarde en Sevilla.

Porque más o menos al mismo tiempo que ésta, en otro coso monumental como el Manuel Ruiz de Lopera, el diestro alicantino conocido como “El Ilicitano”, en alza en el escalafón, se medía a toros del Real Betis Balompié; una ganadería que hasta hace 3-4 años eran una cuadrilla de toreros como Dios manda, pero que desde ese tiempo ha venido gestando progresivamente el cambio de estatus en este mundillo.

Desde que se abrió la puerta de chiqueros, “El Ilicitano”, sin necesidad de picadores ni de banderillas, dio todo un recital ante un intento de morlaco que pudo objetar a su favor que, al poco de comenzar la faena, sufrió un importante daño en sus cuartos traseros pese a lo cual el máximo mandatario no sólo no lo devolvió al corral sino que, por el contrario, lo dejó en el ruedo para que el matador y sus subalternos se lucieran con una serie de derechazos y toreo al natural que no por la disminución física del animal eran menos bellos para el espectador; al menos para el espectador neutral, porque aquellos que habían acudido al recinto dispuestos a ver lo mejor de su hierro favorito estaban sufriendo de lo lindo.

“El Ilicitano”, durante la primera mitad de este tercio único, hizo lo que quiso con el animal, llevándolo a los medios pese a que el animal hacía todo lo posible por acercarse a las tablas o, incluso, a la misma puerta de chiqueros por la que había salido. El toreo del diestro de la Comunidad Valenciana alcanzó cotas de gran belleza con una serie de muletazos poco antes de cumplirse dicha primera mitad, que dejó al toro verdaderamente rendido, para asestarle la estocada definitiva poco después de rebasarse el ecuador de la lidia.

Ni tan siquiera hizo falta que gastara el tiempo máximo estipulado para la faena, porque ésta se acabó en ese preciso instante. El respetable había trocado su apoyo, protestando airadamente contra el ganadero, el señor Manolo Ruiz; y otorgándole las dos orejas a un “Ilicitano” al que, tras reconocerle abiertamente los méritos y la gran faena realizada, no tuvo reparos en sacar por la particular “Puerta del Príncipe” del coso de la Avenida de La Palmera.

Ésta es mi particular crónica del espantoso partido que ha hecho el Betis en casa ante un gran rival, el Elche, que apunta maneras de Primera División. El ridículo y la falta de compromiso de los jugadores béticos no se justifican ni tan siquiera con la expulsión de Carlos García en el minuto 14. No sé si quien lea esto estará de acuerdo con mi forma de proceder en el día de hoy pero es que, en plena Feria de Abril, no se me ha ocurrido un mejor símil. Lo siento por mis compadres béticos, pero lo que se ha visto esta tarde es lo que hay.

No hay Comentarios

Finales de la NBA 1997 y 1998: Jordan, contra Utah

MI PARTICULAR MEMORIA DEPORTIVA (6)

El recuerdo de los momentos más memorables del deporte vistos desde mi perspectiva nos lleva esta semana al mundo del baloncesto; más concretamente a las series finales de la NBA más espectaculares que se han visto en la liga profesional norteamericana desde las que disputaban los Lakers y los Celtics en los 80.

Me refiero a las finales de 1997 y 1998 entre los Chicago Bulls y los Utah Jazz, en las que el mejor jugador de la historia del baloncesto, Michael Jordan, y sus compañeros de los Bulls ( Scottie Pippen, Toni Kukoc, Dennis Rodman, Ron Harper y Steve Kerr, entre otros) dieron el do de pecho ante un equipo fantástico, liderado por los excelsos John Stockton y Karl Malone, y con secundarios de lujo como Jeff Hornacek, Bryon Russell o Greg Ostertag.

Los Jazz, dirigidos por su histórico entrenador, Jerry Sloan, lograron en el 97 formar un equipo de armas tomar en torno a sus dos grandes líderes, y se presentaron en las finales por primera vez en su historia, en donde tendrían enfrente a los Bulls. Chicago por su parte, tras su primer triplete y la primera retirada de Jordan, lograron recomponer el equipo (sólo él, Pippen y el legendario técnico Phil Jackson continuaban de la anterior etapa), y el año anterior arrasaron tanto en liga regular (batieron el récord de victorias en la historia de la liga, con 72), como en los play-off.

En la campaña 96-97 los Bulls mantuvieron el nivel, pero los de la franquicia de Salt Lake City salieron verdaderamente respondones, lo que nos llevó a una de las finales más bellas y más emocionantes de los últimos 20 años, en la que todos los partidos se resolvieron por márgenes sumamente apretados.

Después de dos victorias de los Bulls en el United Center (la primera de ellas con una canasta ganadora de Jordan sobre la bocina), Utah igualó la serie en su fortín del Delta Center, imbatido desde hacía varios meses. El quinto encuentro, también en Utah (el formato de las finales de la NBA, al mejor de siete partidos, es 2 partidos en casa del equipo con ventaja de campo, 3 en cancha del rival y, si hacen falta, otros dos en el hogar del mejor clasificado), se presentaba vital para ambos conjuntos; y las cosas para los Bulls no pudieron comenzar peor, puesto que los días previos Jordan fue víctima de una fuerte gastroenteritis que le tuvo físicamente muy mermado.

Pero si los grandes campeones se distiguen por algo es por su capacidad de superación ante las adversidades. Jordan no sólo no fue baja, sino que salió a la cancha, se marcó 38 puntitos y fue, quién si no, el que le dio la puntilla a los Jazz con un triple decisivo a menos de medio minuto para el final.

“>

Los Bulls ganaron 88-90, y dejaron el título a punto de caramelo. Pero quien pensaba que el sexto partido iba a ser un paseo militar, se equivocaba profundamente. En Chicago los Jazz fueron por delante durante casi todo el tiempo, pero a los últimos segundos se llegó con empate a 86, y en esa tesitura nadie, absolutamente nadie, fue capaz de ganar a aquellos Bulls en situaciones límite.

En un tiempo muerto Jordan y su compañero, el base Steve Kerr (“Wyatt Earp”, el pistolero más rápido del oeste americano, para el gran Andrés Montes) planearon la jugada clave. Ante el sobremarcaje que iba a sufrir la estrella, Kerr, uno de los mejores tiradores de la NBA, estaría listo para resolver; y exactamente así sucedió.

“>

Simplemente, magistral. Toni Kukoc, la gran estrella croata, se encargó de cerrar la serie y el título con un mate, tras aprovechar una pérdida de los Jazz en el casi desesperado ataque final. Quinto anillo para Chicago, y una nueva prueba de fuego superada por un equipo mítico, comandado por un jugador verdaderamente legendario.

“¡Bienvenidoooos al vuelo número 23…!”
Pero, como diría el no menos mítico Super Ratón, no se vayan todavía, que aún hay más. La siguiente temporada fue la confirmación de los Jazz como verdadera alternativa al título, ya que mantuvieron la base que casi les llevó al éxito total en 1997, y además consiguieron la primera plaza en la liga regular, lo que les dio ventaja de campo durante todos los play-offs. Los Bulls, por el contrario, pese a mantener también el bloque, fueron dando más tumbos, como en la final de conferencia ante los Indiana Pacers, que solamente ganaron gracias al “factor cancha”, justo lo que tendrían en contra en aquella ocasión ante Utah.

La de 1998 fue una final un tanto menos equilibrada y emocionante que la anterior, hasta que llegaron los últimos partidos. En el quinto los Bulls ganaban 3-1 y disponían de “match ball” en casa, pero se dejaron sorprender por Malone (imperial, con 39 puntos), Stockton y cía, con lo que si querían repetir triplete no tenían más remedio que vencer en territorio enemigo.

Sin embargo, como años después diría el compañero de Digital + Sixto Miguel Serrano, ¿cuántas veces estuvieron contra las cuerdas aquellos Bulls? Muchas. ¿Y cuántas se levantaron? Todas, absolutamente todas. Con Scottie Pippen presente pero lesionado en la espalda, y con Kukoc y Kerr ciertamente desacertados en ataque, el peso ofensivo lo volvió a llevar Michael Jordan (45 tantos, como si nada); y el desenlace, conocido hasta la saciedad, no merece más comentarios que el recuerdo de las imágenes y de las voces, como el año anterior, de Andrés Montes y de Antoni Daimiel.

“>

Seis anillos, seis; como en los mejores carteles taurinos. Ese fue el legado de unos Bulls y de un Michael Jordan que, tras aquel memorable final, se retiró por segunda vez, para reaparecer tres años más tarde en las filas de un equipo menor, como los Washington Wizards. Para los Jazz, para Stockton y Malone, aquellas dos finales supusieron el cúlmen de sus carreras deportivas, pero al mismo tiempo la gran oportunidad perdida para hacerse con un título. Y es que la “pareja de baile” más compenetrada de los 90 en la NBA entró a formar parte de una lista, la de los grandes jugadores (entre los que se encontraban ya otros como Charles Barkley o Shawn Kemp) a los que el señor Jordan impidió ganar el que posiblemente sea el trofeo más preciado por un jugador de baloncesto: un anillo de campeón de la NBA.

Pero para la memoria de los aficionados, Stockton, Malone y todos los Jazz de Utah fueron los principales responsables de ofrecernos un ciclo de dos finales de la NBA de las más espectaculares de toda la historia de la liga norteamericana de baloncesto; y los principales responsables de la nueva superación de ese ídolo de todos los aficionados al deporte de la canasta que es Michael Jeffrey Jordan.

Y en este recuerdo no podía faltar, para terminar, una mención especial, por supuesto, al grandísimo y tristemente fallecido en septiembre, el “negro” Andrés Montes, y a Antoni Daimiel. Sin sus extraordinarias retransmisiones para Canal + estas dos pedazo de finales no habrían sido lo mismo.

,

2 Comentarios

Fallece Juan Antonio Samaranch

Juan Antonio Samaranch, presidente del Comité Olímpico Internacional (COI) entre 1980 y 2001, y actualmente presidente de honor de dicho organismo, ha muerto esta tarde a la edad de 89 años a causa de una parada cardiorrespiratoria, poco después de hacerse público un parte en el que se anunciaba la extrema gravedad de su estado.

Samaranch ingresó en la UCI del Hospital Quirón de Barcelona el pasado domingo, por una insuficiencia coronaria aguda, con lo que el desenlace, por desgracia, era más que previsible. En su legado deja, entre otras muchas cosas, la resurrección del movimiento olímpico después de los boicots de Estados Unidos y la URSS (y sus respectivas naciones aliadas) a los Juegos Olímpicos de 1980 y 1984, respectivamente; así como, para nuestro país, el hecho de ser el presidente del COI que anunció la elección de Barcelona como sede de los Juegos de 1992.

“>

La capilla ardiente permanecerá instalada mañana en el Palau de la Generalitat, y quedará abierta al público desde las 12 hasta las 17 horas.

,

1 Comentario

Nadal vence en Montecarlo; Button lo hace en China… y Calítoe.:. destaca en los campeonatos gallegos

Fin de semana deportivo muy interesante, más allá del fútbol y del baloncesto. Sin olvidarnos de la victoria de Alberto Contador en la Vuelta Ciclista a Castilla y León, lo más interesante, sin duda, ha sido lo siguiente.

Nadal se reencuentra con la victoria en su pista talismán
Los aficionados españoles al tenis podemos estar de enhorabuena, por varias razones. La primera y principal es porque nuestro gran Rafa Nadal ha vuelto a levantar un trofeo casi un año después del último, al hacerse de forma arrolladora con el título del Masters 1000 de Montecarlo. Es el sexto título consecutivo del manacorí sobre la tierra batida del Principado de Mónaco -lo que convierte sin duda a esta pista en su talismán-, y el 16º en un Masters Series/Masters 1000, igualando a Roger Federer y quedándose tan sólo a uno de André Agassi.

La segunda, porque -ausencia de Federer aparte- se demuestra una vez más que en el polvo de ladrillo mandan nuestros tenistas, ya que al triunfo de Rafa se une la final de Fernando Verdasco (que pasó por encima de Djokovic en semifinales, aunque luego en la final fuera arrollado por 6-0 y 6-1), la semifinal de David Ferrer y los cuartos de dos hombres como Albert Montañés y “Juanqui” Ferrero. Pero, sin menospreciarlos a ellos, lo más importante es que, sobre su superficie predilecta, Nadal está comenzando a volver a ser el que fue; y ya amenaza seriamente la segunda plaza de Djokovic en la ATP. Una plaza que será difícil que conquiste próximamente salvo que el serbio se hunda (Nadal tiene que defender prácticamente todos los puntos posibles hasta Roland Garros), pero que tarde o temprano caerá por su propio peso. Y del 1, aunque queda todavía muy lejos, ya hablaremos.

Doblete de McLaren; Alonso, 4º tras un “drive through”
Jenson Button sigue sorprendiendo. Pese a su condición de campeón mundial nadie daba un duro por el piloto inglés en su nueva andadura en McLaren, la escudería en donde el “jefe” es su compañero de equipo, el señor Lewis Hamilton. Pero Button, por el momento, está demostrando que su título de 2009 no fue una casualidad, y con una nueva brillante estrategia en otra carrera loca se impuso ayer en el Gran Premio de China por delante de Hamilton y de Rosberg. Los Red Bull, tras haber hecho un nuevo doblete en los entrenamientos de clasificación, decepcionaron de nuevo con el 6º puesto de Vettel y el 9º de Webber.

Claro que a Jenson le vino de perlas que a Fernando Alonso le sancionaran -justamente- con un “drive through” por adelantarse unas milésimas en la salida. Lástima, porque pese a ello el arranque de Fernando habría sido colosal, y sin duda habría ganado la carrera. El que sigue librándose de las sanciones es Hamilton. Ayer casi intentó adelantar a Vettel por la parte de dentro del “pit lane” -la de los boxes-, una maniobra peligrosísima y rozando lo ilegal; pero Lewis, como casi siempre, se fue de rositas con una “reprimenda” por parte de los comisarios de carrera.

Y otra maniobra al borde del reglamento fue lo que hizo el propio Button tras la segunda salida del “safety car”. El campeón, con el coche de seguridad a punto de marcharse, dio un frenazo al final de la recta más larga, lo que provocó un apelotonamiento en el resto del grupo pudiendo suceder de todo. Jenson ni tan siquiera recibió la regañina.

Total, que entre unas cosas y otras, en el mojado asfalto de Shanghai los McLaren sacaron tajada; mientras que Fernando Alonso logró remontar hasta la cuarta plaza. El asturiano no se anduvo con miramientos hacia nadie, ni tan siquiera hacia Massa, al que adelantó pocos metros antes de cruzar la línea de comienzo del “pit lane”, cuando el coche de seguridad estaba saliendo a pista sobre mediados de la carrera. Jaime Alguersuari terminó 13º después de varios problemas que le impidieron acabar en los puntos; Pedro Martínez de la Rosa abandonó de nuevo por un fallo en el motor Ferrari de su Sauber; mientras que Bruno Senna y Kharun Chandhok volvieron a terminar una carrera para el equipo Hispania.

La clasificación de pilotos está liderada por Button con 60 puntos; seguido de Rosberg con 50, de Alonso y Hamilton con 49, de Vettel con 45 y de Massa con 41. En constructores, manda McLaren. La próxima cita será el 9 de mayo en Montmeló, en el Gran Premio de España, que no se aplazará pese a la tan mencionada nube volcánica procedente de Islandia que amenaza los cielos del viejo continente.

Calítoe.:., segunda en los campeonatos gallegos de gimnasia
Y la última gran noticia nos llegó de los Campeonatos de Galicia de gimnasia artística femenina, donde nuestra querida Cristina MJ, más conocida por Calítoe.:., tuvo una destacada actuación en su categoría, con una medalla de plata en la general, acompañada de otras tres platas en salto, asimétricas y barra; y un bronce en suelo.

Ella, por su forma de ser, no estará demasiado contenta; pero lo cierto es que ha dejado el pabellón gimnástico muy, pero que muy alto, tanto el de su club, el Ximnasia Pontevedra, como el de la amistad que le une a quien suscribe estas líneas. Enhorabuena, “superabuela”.

, , , ,

1 Comentario