Archivo junio, 2010

Boston deja a Lakers al borde del precipicio

Quien gana el quinto encuentro de las finales de la NBA cuando éstas van empatadas en el cuarto, gana el anillo. Esta máxima, tan sólo quebrada cuando los Houston Rockets vencieron a los New York Knicks en 1994, está a punto de darle su 17º título a los Boston Celtics.

Los de Massachussets vencieron anoche a Los Ángeles Lakers por 92-86, en el quinto partido del play off final de la NBA (2-3 en total para Boston), y obligan al equipo de Kobe Bryant y Pau Gasol a haber la hombrada de ganarles los dos últimos encuentros en el Staples Center, algo que se ha demostrado que será muy, pero que muy difícil.

Para ello tienen que suceder varias cosas, sobre todo dos. La primera, que Boston pierda dos partidos consecutivos fuera del TD Banknorth Garden, lo que no ha ocurrido en todos los play-offs. Cierto es que Lakers tan sólo ha cedido un choque como local, pero éste ha sido precisamente ante los Celtics.

Y la segunda es que “vuelvan” los que ayer “no estuvieron” por parte de los Lakers. Es decir, todos menos Kobe Bryant. La megaestrella de los angelinos se metió entre pecho y espalda él solito 23 puntos consecutivos entre el segundo y el tercer cuarto, para terminar con un total de 38; pero los demás, nada de nada.

Gasol, horrible pese a sus dobles figuras en puntos y rebotes -12/12-, hizo el peor partido de toda la serie, siendo superado claramente tanto en defensa como en ataque; Odom continúa “missing”; Bynum sólo destacó al principio por su maltrecha rodilla; Artest pierde la cabeza muchas veces al intentar hacer cosas para las que está incapacitado; y Fisher no va a ser siempre el “salvador de la patria” porque tampoco puede. Con el resto, Phil Jackson casi ni cuenta, como bien sabemos.

Los Celtics, mucho más compactos, mucho más agresivos y, sobre todo, con un “fondo de armario” mucho más fiable, sin apabullar a su rival eso sí, controlaron el partido tal y como habrían deseado, y supieron administrar magistralmente la ventaja de 13 puntos lograda en el tercer cuarto a base de todo lo que acabamos de comentar.

Paul Pierce fue el mejor de los célticos con 27 puntos; pero es que Garnett, jugando medio partido, anotó 18; Rajon Rondo otros tantos -más 8 asistencias-; y Ray Allen, 12. Así es mucho más fácil ganar, sobre todo cuando del contrario tan sólo responde uno, por mucho Bryant que se llame.

En resumen, que los Celtics ahora tienen claramente la sartén por el mango. Los Lakers, pese a jugar como locales -sexto partido, el próximo miércoles-, deberán encomendarse a todo lo que se les ocurra para dar la vuelta a una serie que la mayoría pensamos que van a perder. Ah, y, por supuesto, pedir a los “ausentes” de ayer noche que “vuelvan” a las Finales. Si no, en breve éstas pondrán su punto y final.

,

No hay Comentarios

“Tocaba” fallar… y se falló cuando no se debía (1-1)

Vaya por delante que, en esta ocasión, no voy a descargar mis iras en ningún momento contra la actitud de los jugadores del Betis al contrario que ha sucedido en otros partidos que el equipo ha dejado escapar de forma estúpida. Hoy no se merecen eso.

Y no se lo merecen porque, al igual que han venido haciendo en los últimos encuentros, se han dejado la piel en el Helmántico -poblado de béticos, casi siete mil- ante un Salamanca al alza y que, pese a que luchaba por no descender, era un equipo muy peligroso, que había retomado el pulso a la liga después de un tramo en el que se temía por la pérdida de la categoría.

Pero el Betis, por desgracia, ha vuelto a mostrar sus deficiencias futbolísticas y, después de varias semanas haciendo funambulismo para ganar y justo cuando dependía de sí mismo, ha pinchado de nuevo tras cuatro victorias seguidas. Casi casi en el peor momento de la liga. El empate a uno sirve para muy poco, ya que el ascenso vuelve a estar en manos del Hércules, que en el último instante de la tarde volvió a los lugares que dan derecho a jugar la próxima temporada en Primera División.

Dado que el Betis no es superior a casi nadie en el juego, y también que al equipo le cuesta un mundo crear ocasiones, la clave de estos 4 encuentros ganados ha sido la ausencia de regalos defensivos escandalosos por parte de los miembros de la zaga. Esa clave no se ha cumplido hoy, y ha costado muy caro. En el minuto 58 un balón en profundidad de Salva Sevilla hacia Kike lo habría atrapado Goitia con algo de comodidad de no haber aparecido por allí Fernando Vega quien, con toda la desgracia del mundo, fue quien terminó introduciendo la pelota en la meta bética en el barullo organizado tras haber acudido al choque.

El Hércules empataba ante un Rayo que se había adelantado y que estaba jugando con toda la carne en el asador; pero todos estábamos convencidos de que el segundo gol alicantino acabaría por llegar; por eso el Betis debía marcar dos goles. Tuvo que ser el talismán de los últimos desplazamientos, David Odonkor, quien alojara el balón en la meta salmantina doce minutos después del gol local, y uno después de haber saltado al campo, de nuevo, como en Huesca, en una medida desesperada de Víctor Fernández. Un tanto, el primero del alemán en muchísimo tiempo, que contó con la colaboración, todo sea dicho, de Biel Rivas, portero del Salamanca.

Faltaban 25 minutos y el Betis debía ir a por otro gol que, cuando menos, le concediera la opción de depender de sí mismo en la jornada final; o incluso, quién sabe, el ascenso matemático porque el Hércules todavía empataba. Pues ni una cosa ni la otra. El Betis quiso y no pudo y, para colmo, el Hércules consumó su remontada local en el último minuto; la peor noticia para los béticos.

Ahora no nos vale con ganarle al Levante que -como la Real, en el caso donostiarra después de tres temporadas- ha logrado matemáticamente el ascenso tras vencer 3-1 al Castellón; además, hay que confiar en la labor de un Real Unión de Irún que agotará ante el Hércules las últimas y escasas opciones que le restan para salvarse. El Cartagena ya no cuenta al haber perdido 1-0 en Huelva.

Para subir, el Betis ha de sacar un punto más que el Hércules en la última jornada, porque el empate a puntos actual no nos sirve dado que el “average”, como sabemos, lo tenemos perdido con los herculanos. Si tiramos de estadística, el Real Unión -al que sólo le vale ganar para aferrarse a la casi utopía de la salvación-, en su Stadium Gal, debería ponerle las cosas más que difíciles a un Hércules que sólo ha salido vencedor dos veces fuera del Rico Pérez, con lo que, a priori, es factible que los alicantinos se dejen algo en Irún siempre y cuando los locales no bajen los brazos.

Todo ello siempre y cuando los béticos sean capaces de ganar a un Levante que vendrá a Heliópolis “borracho” de felicidad y de celebraciones post-ascenso; pero el Hércules tiene ante sí una ocasión histórica de lograr un ascenso que consiguió por última vez en 1996, y mucho me temo que no va a dejar escapar la ocasión. Ya veremos qué ocurre; lo que hay que hacer es deshacerse del Levante y luego ya empezaremos a pensar en el milagro irundarra. No nos queda otra.

, ,

No hay Comentarios

Las finales de la NBA continúan en tablas (2-2)

Era el sino de esta serie que se presumía larga y que, como aventurábamos, se va a ir al menos hasta los seis partidos. Ya comentábamos que los Lakers serían capaces de ganar a los Celtics al menos un partido en Boston, y esto se cumplió en el tercer encuentro.

En él los Lakers adquirieron una ventaja de 17 puntos en el segundo cuarto que dejaron escapar presa de sus propios errores y, por qué no decirlo cuando es verdad, de la lucha de unos Celtics que no se dan nunca por vencidos y que recuperaron la mejor versión de Kevin Garnett, quien por vez primera en la serie fue mejor que Pau Gasol -13 puntos y 10 rebotes-; aunque por el contrario sufrieron el horrible partido de Ray Allen, que después de su exhibición en el segundo choque, no metió ni una sola canasta de campo.

Con Gasol superado, sobre todo en defensa, y con un Kobe Bryant que, como en él es costumbre, se tiraba todo lo que le llegaba -es un supercrack, pero con él el juego de los Lakers a veces llega a ser desesperante-, tuvo que ser el salvador en muchos momentos decisivos, Derek Fisher, quien con 11 puntos saliera al rescate de unos Lakers que ganaron 84-91 y que se la devolvieron a los Celtics.

Sin embargo en el transcurso del tercer cuarto se produjo un hecho que puede ser decisivo para la suerte de las finales. Andrew Bynum, colosal en la pintura en los tres partidos, se resintió de la rodilla que tantos problemas le está causando en su carrera. Ayer, en el cuarto envite, tan sólo pudo disputar unos minutos meramente testimoniales, y su baja fue fundamental para que los Celtics igualaran la serie (96-89).

Tras un partido horroroso por parte de ambos equipos -el peor de la serie en mi opinión- en los tres primeros cuartos, y después de que Bryant -33 puntos y varios triples en la segunda mitad- y Gasol, como casi siempre, mantuvieran con ventaja a los Lakers ante unos Celtics dormidos, en el cuarto final el orgullo céltico despertó de la mano de su banquillo. Nate “Kryptonita” Robinson -llamado así porque, desde su minúscula estatura, le ganó un concurso de mates a Dwight “Superman” Howard- y Glenn Davis, “Big Baby”, se hicieron los amos de la cancha y, sobre todo el segundo, dieron a su equipo una ventaja decisiva para ganar y poner el empate a dos.

Davis acabó con 18 puntos y un enorme trabajo con el que, ante la ausencia de Bynum, se comió literalmente a Lamar Odom. El triunfo de los de Boston quedó sellado con una canasta de Paul Pierce a minuto y medio del final, después de que Gasol perdiera un balón ante Kevin Garnett con 87-81.

Pau hizo de nuevo un muy buen partido -21 puntos, con pocos tiros de campo pero sacando muchas faltas de tiro, más 6 rebotes-, pero se mostró incapaz de luchar solo en el último cuarto contra Garnett, Perkins, Davis y Rasheed Wallace. Sin Bynum y con Odom “de vacaciones” Gasol jugó prácticamente todo el encuentro mientras que los pívots de los Celtics se repartieron los minutos y llegaron mucho más frescos al final.

El quinto partido, el último en el TD Banknorth Garden, se jugará el domingo y será vital para determinar la suerte de la final. Si Andrew Bynum no se recupera los Celtics, a poco que exploten el juego interior, muy probablemente ganarán de nuevo por su profundidad de banquillo, y se harán con el 75% de la serie porque será muy complicado que los Lakers les ganen los dos últimos encuentros en Los Ángeles.

Pero si la rodilla le da una tregua al “center” de los Lakers -que, hasta ahora, han ganado los partidos impares-, estoy convencido de que los angelinos, con un hombre que no es primera figura pero que es vital en su rotación, volverán a cobrar ventaja en la serie, y tendrán la ocasión de sentenciar el título en el sexto ante sus aficionados. ¿Qué ocurrirá? Lo veremos en un par de días.

, ,

1 Comentario

Italia 90: Mi primer mundial

MI PARTICULAR MEMORIA DEPORTIVA (10)

Faltan escasas horas para que eche el balón a rodar en la XIX fase final de la Copa del Mundo de fútbol. A las 16:00 Sudáfrica y México abrirán un campeonato en el que se espera que la selección española nos dé una gran alegría.

Y en un día como éste creo conveniente hablar del que fue el primer mundial que vieron -por la televisión, claro está- los ojos de quien administra este blog: el de Italia 90; un mundial que se presentaba con Argentina como campeona -y, naturalmente, con Maradona– y con Italia como máxima favorita por su condición de anfitriona, la segunda vez en su historia tras la de 1934.

Camerún sorprende a Argentina
Fue un campeonato, en líneas generales, feo, bastante defensivo -sólo 115 goles en total- y duro en ocasiones; pero también fue un mundial con multitud de momentos para recordar. El primero de ellos, en el encuentro inaugural, Argentina-Camerún en San Siro (Milán), en el que los africanos vencieron contra todo pronóstico por 0-1; una sorpresa descomunal, mucho más que si se diese hoy en día. Camerún, con el “abuelo” Roger Milla -39 años- como jugador estelar, comenzó un sueño que le duró hasta los cuartos de final, cayendo por 3-2 en la prórroga en un épico y emotivo choque ante Inglaterra. Leer el resto de la entrada »

,

No hay Comentarios

Lakers y Celtics empatan tras los dos primeros partidos de las Finales de la NBA 2010

Se preveía una serie larga, y parece que lo va a ser. Los Ángeles Lakers y Boston Celtics empatan a una victoria tras los dos primeros encuentros de las Finales, disputados en el Staples Center. Ahora marcharán a Boston, al TD Banknorth Garden, donde a partir de mañana tendrán lugar los tres siguientes partidos.

Quien pensaba que los Lakers iban a ganar fácilmente después del choque inaugural, estaban muy equivocados. En él la franquicia angelina, con un Pau Gasol (23 puntos/14 rebotes) y un Kobe Bryant estelares, le dio un soberano repaso (102-89) en el segundo y tercer cuarto a unos Celtics en los que Kevin Garnett estaba absolutamente destruido por el ala-pívot español; y en los que nadie metía ni un solo triple ni un solo punto tras los rebotes ofensivos. Fiesta, pues, en Los Ángeles.

Pero en el partido de ayer (94-103) las cosas fueron muy diferentes. Los Celtics, pese a que Garnett seguía “ausente” y con problemas de faltas, mejoraron las dos facetas restantes en las que tanto déficit tuvieron en el encuentro anterior; y de qué forma. Sobre todo los triples, en los que un Ray Allen majestuoso cogió su fusil en el segundo cuarto y “enchufó” ni más ni menos que siete consecutivos para un total de 8 de 11, la mejor marca de un jugador en toda la historia de un partido de las Finales. Los Celtics cogieron hasta 15 puntos de ventaja, que quedaron reducidos a seis en el descanso tras un gran final de los Lakers, con un 2+1 de Gasol y un triple de Kobe Bryant.

Pau (25 puntos) continuó con su “clínic” durante el tercer cuarto y, por los problemas de faltas de Kobe, se asoció con Andrew Bynum para hacer mucho daño a los Celtics en el tercer cuarto. Soberbio partido, una vez más, del español a quien, no obstante, en el último cuarto y tras descansar unos minutos, la pésima gestión de los Lakers en sus jugadas de ataque y la gran defensa de los Celtics prácticamente “ningunearon”.

Nada más comenzar el período final, con el choque empatado, Kobe Bryant cometió su quinta personal, un factor no decisivo pero sí importantísimo en el devenir del juego porque el “jugador franquicia” de los Lakers fue, desde ese momento, un hombre menos para su equipo en las acciones defensivas, temeroso de cometer la sexta y definitiva falta. Y como en ataque no tuvo el día bueno -“sólo” 21 puntos y un 10 de 27 en tiros de campo-, Kobe fue ayer una rémora para los suyos.

El juego interior angelino desapareció por completo ante la falta de balones; y, además, ante la “bajada de brazos” de Bryant y del equipo en general en defensa, surgieron primero Nate Robinson y luego un excelso Rajon Rondo para ir labrando la victoria final de los Celtics. El base titular se marcó un triple doble (19 puntos/12 rebotes/10 asistencias) y llevó a los suyos a resolver el choque en los instantes finales para, así, retornar a Boston con el “factor cancha” recuperado.

Ahora bien, en mi humilde opinión esta final continuará tan igualada que los Lakers ganarán al menos un partido en Boston, y todo se resolverá en el Staples Center, bien en el sexto bien en el séptimo y definitivo encuentro. ¿A favor de quién? Me gustaría que de los Lakers por Pau Gasol, pero eso es algo que ni el mejor futurólogo puede predecir a día de hoy.

,

2 Comentarios

Roland Garros 2010: Nadal, de nuevo campeón y de nuevo número 1 mundial

Las lesiones y un imponente Robin Soderling hicieron que Rafa Nadal se tomara el año pasado un “descansito” en su desfile de triunfos en Roland Garros; las lesiones asimismo provocaron que, poco después, el balear perdiera sin oponer resistencia la corona de la ATP en beneficio del excelso Roger Federer. Pero esta tarde París le ha devuelto a Rafa lo que le “quitó” hace un año, y ante el mismo rival que rompió la racha de victorias en la tierra parisina.

Este año Soderling, que ha repetido el papel de hace 365 días aunque con los tenistas cambiados en el ranking -eliminar al número 1 y perder con el 2 en la final, no ha podido hacer nada ante un ciclón llamado Rafa Nadal, que ha logrado sobre la pista central Phillipe Chatrier su quinto título en Roland Garros; su séptimo trofeo de un “Grand Slam” -Wimbledon 2008 y Australia 2009 también adornan su palmarés-; su sexto año consecutivo ganando al menos un grande; y, no sé si lo más importante pero sí lo más significativo: volver a recuperar la cabeza del tenis mundial en detrimento de un Roger Federer que este año no ha podido con el tenista sueco.

Pero hay un más: Nadal se convierte en el primer tenista en conseguir ganar en el mismo año los cuatro mejores torneos sobre tierra batida: Roland Garros y los tres Masters 1000 (Montecarlo, Roma y, desde 2009, Madrid).

El resultado de la final ante Soderling deja bien a las claras quién es el mejor: 6-4, 6-2 y 6-4. Ni un solo set ha cedido Rafa en todo el torneo, algo impresionante. Pero en sus inicios parecía que el partido iba a ser más duro, aproximadamente como se esperaba. Hasta el 2-2 del segundo parcial cualquiera podía haber estado por delante. Nadal aprovechó una de sus opciones de break en el primer set para ganar por 6-4, pero Soderling también tuvo varias, tanto en la primera manga como en los juegos iniciales de la segunda.

Entonces apareció el gran Rafa quien, con un juego combinando grandes golpes y una constancia que derrumbó a su rival, logró seis juegos consecutivos que lo llevaron al 6-2 en el segundo set y al 2-0 en el tercero, en el que se hizo con el servicio de soderling nada más empezar. De ahí en adelante, sobriedad con su saque para consumar la revancha de 2009, para volver a reinar en París, y para volver a tener por detrás suya a todos y cada uno de los tenistas del ranking mundial.

Y a poco que Rafa lo haga medianamente bien en Wimbledon -donde, al no haber participado el año pasado no resta puntos bajo ningún concepto-, es más que probable que, como sucediera en 2008, consiga mantener tan privilegiada posición hasta el final del año; porque de aquí a noviembre tan sólo tiene que defender, de los resultados importantes, los puntos de las semifinales del US Open y los de la final del Masters 1000 de Shanghai.

En resumidas cuentas, vuelve a haber motivos para soñar y para disfrutar, pese a que hace tan sólo dos meses todos los seguidores de Rafa, aunque confiábamos en su “regreso” tarde o temprano, lo viéramos más negro que otra cosa. Enhorabuena, Rafa; enhorabuena, campeón.

, ,

1 Comentario

ACB: Barça-Caja Laboral, tercera final consecutiva

Se repetirá la final de las dos últimas ligas ACB. Barça y Caja Laboral (antes TAU) volverán a medirse en el definitvo play-off. Los blaugrana se deshicieron ya hace varios días del Unicaja por un claro 3-0; mientras que los vitorianos acaban de eliminar al Madrid en una emocionante semifinal, resuelta en el quinto y definitivo encuentro.

El Baskonia ha hecho valer el factor cancha en una eliminatoria igualadísima por lo general, y tras ganar los dos primeros choques en casa y perder los dos siguientes en Madrid, ha resuelto esta mañana en el Buesa Arena por 64-58; lo que le da la ocasión de retar al mejor equipo del mundo FIBA. ¿Favorito? Respetando a los vascos -a quienes les tengo especial cariño por su gran afición-, el Barça, sin duda alguna.

,

No hay Comentarios

El Betis cumple ante el Numancia (2-0) y vuelve a meter presión al Hércules

Se cumplieron los pronósticos y el Betis, aunque con ciertos apuros debido a su falta de acierto de cara a puerta, se ha impuesto esta noche por 2-0 al Numancia en la jornada 40ª de Segunda División. Es la cuarta victoria consecutiva del equipo verdiblanco, que iguala su mejor racha de esta temporada; aunque para soñar de verdad con el ascenso habrá que llegar a seis venciendo en las dos últimas jornadas de esta liga de verdadero infarto. Aunque si la afición continúa apoyando como en las últimas semanas -esta noche de nuevo han llenado el Ruiz de Lopera- todo será un poco más fácil.

“>

Los goles de Pavone -no marcaba desde noviembre ante el Cádiz- y de Jonathan Pereira -no veía puerta desde hacía seis partidos- hacen que los béticos vuelvan a ocupar la tercera plaza a expensas de lo que haga el Hércules en el trascendental partido -trascendental para toda la zona de ascenso- mañana ante el Cartagena.

El Numancia sale mejor
Le costó al Betis, no obstante, entrar en el encuentro pese a que el Numancia, al no jugarse nada, salió al campo con un once plagado de jugadores poco habituales. Antes al contrario fueron los sorianos los que manejaron el tempo de juego, llevando más peligro a la portería de Goitia que el Betis a la del joven guardameta Jesús. Pese a todo, a la media hora pudo caer el primer gol si el árbitro no se hubiese tragado unas clarísimas manos de Flaño dentro del área a centro de Pavone.

En el segundo tiempo, tras la más que presumible charla de Víctor Fernández, el Betis salió con muchos más bríos y, por fin, logró asediar a un Numancia que, tras la reanudación, sí que fue netamente inferior. Juanma y Arzu tuvieron las primeras ocasiones, pero Jesús, sobre todo en el remate del nazareno después de un córner, se mostraba como un valladar infranqueable.

Y cuando el portero soriano era superado, casi siempre estaba algún defensa para sacar el balón, como hizo el ex bético Óscar López en el minuto 55 una vez Juanma logró salvar la salida de Jesús tras un gran pase de Juande. El centrocampista extremeño del Betis se tuvo que retirar en la siguiente jugada con problemas musculares; lo que puede significar una nueva baja que sumar a las de Emana y Sergio García, aunque se espera que el delantero catalán reaparezca la próxima semana.

Caffa-Pavone, conexión letal
Tardó en llegar el gol, pero finalmente lo hizo en el minuto 70, gracias a la conexión argentina. Caffa, que entró por Fernando Vega, sacó su “guante” izquierdo a pasear desde la banza zurda y Pavone, siete meses después, volvió a alojar el balón en el fondo de las mallas. Vital este gol tanto para el equipo como para el batallador delantero sudamericano, al que le va a venir de perlas para reforzar su moral de cara a los dos últimos y decisivos partidos.

Pese a la ventaja, el Betis no cejó en su empeño y continuó buscando la meta de Jesús, consiguiendo la sentencia definitiva en el último instante gracias a una contra que culminó el hoy suplente Jonathan Pereira. Víctor Fernández confió en Capi en detrimento del gallego, quien saltó al campo tras la lesión de Juanma y cerró el partido con su séptimo tanto en liga, el primero desde el encuentro ante el Celta, hace seis jornadas.

Ahora la pelota vuelve a estar en el tejado del Hércules; de quien mañana los béticos vamos a estar tan atentos en su partido contra el Cartagena como si jugara el propio Betis.

ÚLTIMA HORA (6-6-2010): La jornada del domingo ha salido redonda: Hércules y Cartagena han empatado a cero en su duelo directo, y el Levante ha perdido 2-1 contra el Real Unión de Irún. Ganando en Salamanca y en casa a los levantinistas estaremos en Primera División pase lo que pase en otros campos. La clasificación queda así, en la parte de arriba:

1º Real Sociedad 71 puntos
2º Levante 68 puntos
3º Betis 67 puntos
4º Hércules 65 puntos
5º Cartagena 65 puntos

,

1 Comentario

Rossi se parte la tibia y el peroné, y pierde sus opciones en el mundial

Lamentablemente, nos quedamos sin espectáculo. “Il Dottore” Valentino Rossi ha sufrido esta mañana una fractura abierta de tibia y peroné en la última sesión de entrenamientos libres del Gran Premio de Italia de motociclismo. El destino ha querido que haya tenido que ser precisamente en “su” circuito de Mugello donde Rossi, que deberá estar de baja por lo menos durante cuatro o cinco meses, se haya despedido de sus opciones a revalidar su título mundial en 2010; ya que en total, mientras le dan el alta y va recuperando la forma, se puede perder unas seis carreras en total.

El campeonato, pues, queda en manos de Jorge Lorenzo, que salvo hecatombe logrará la segunda corona mundial en la categoría reina para el motociclismo español, después de la conseguida por Álex Crivillé en 500cc en 1999. Paradójicamente Crivillé también logró su título en circunstancias parecidas, después de que el veterano Michael Doohan sufriera en Jerez una caída aún más grave que la de Rossi, que le obligó a abandonar su carrera deportiva. Afortunadamente Rossi podrá volver a las pistas este mismo año, y a dar guerra en 2011.

Yo, reconocido fan de Valentino, me alegro mucho de que Jorge Lorenzo consiga ser campeón del mundo porque es un piloto luchador que, además, después de unos primeros años un tanto locos, ha conseguido templarse y madurar como profesional y como persona; y porque es español, claro; pero no así. Un triunfo sin espectáculo y sin pelea no sabe igual, y además Rossi no se merece perder de esta forma, sino dándolo todo sobre la pista.

Ánimo, “Dottore”. Te esperamos para luchar de nuevo por el campeonato en 2011.

ÚLTIMA HORA (6-6-2010): Dani Pedrosa se ha impuesto en la carrera de Moto GP por delante de Jorge Lorenzo y de Andrea Dovizioso. Los dos españoles son segundo y primero respectivamente en la general. En 125cc ganó Marc Márquez -nuevo triplete español, con Terol y Espargaró en el podium-; mientras que en Moto2 ganó el italiano Andrea Iannone, con Toni Elías líder pese a su quinto puesto.

,

1 Comentario