Contador, líder del Tour tras la avería de Andy Schleck


Alberto Contador ya manda en el Tour de Francia, aunque tan sólo sea por ocho segundos y después de aprovechar la mala suerte de Andy Schleck. Al pequeño de los dos hermanos luxemburgueses se le salió la cadena de su bicicleta -probablemente fruto de un mal cambio de desarrollo- cuando atacó a falta de poco menos de dos kilómetros para la cima del col de Balès, y perdió unos segundos preciosos en el cambio de máquina.

Contador, Samuel Sánchez y Denis Menchov dieron continuidad al ataque de Schleck, y se marcharon hacia la cumbre sin esperar al luxemburgués, coronando Balès con 20 y pocos segundos sobre el de Saxo Bank.

Mientras el campeón francés Thomas Voeckler -escapado desde el kilómetro 90- se marchaba camino de la victoria en Bagnères de Luchon, los tres aprovecharon su habilidad en los descensos para aumentar la distancia en la meta a 39 segundos, que le han dado el liderato al madrileño por tan sólo ocho. Mala suerte para Andy, que entró en meta sumamente decepcionado por haber tenido que ceder la preciada prenda de líder. Cosas de las carreras, pese a que a buen seguro habrá quien quiera crear polémica con lo sucedido; una polémica en mi opinión totalmente fuera de lugar.

¿Estaba obligado Contador a esperar a su rival? En absoluto. De haberlo hecho habría sido un gesto tan caballeroso como francamente estúpido, por dos razones: 1) Andy -junto a su “coequipier” de lujo Cancellara- no hicieron lo mismo con el de Pinto cuando, en la etapa del pavés, las averías y las caídas ajenas posibilitaron que Contador se quedara cortado; y 2) hoy la lucha estaba ya bien lanzada cuando Schleck sufrió su avería, y no me consta que ni Samuel ni Menchov, tercero y cuarto respectivamente de la general a un par de minutos, hubiesen compartido con Alberto la hipotética idea de la detención por presunto “fair play”; lo que habría podido comprometer parte de su ventaja sobre ellos en la clasificación. Por no hablar también de que al señor Schleck ya se le “ha salvado la vida” una vez, en la segunda etapa cuando Cancellara “impuso” la detención del pelotón después de que los dos hermanos se cayeran y perdiesen en el trance más de tres minutos.

Así es el ciclismo, y así es el deporte. Esta vez le ha tocado a Andy, quien tiene motivos de sobra para estar cabreadísimo, pero con la Diosa Fortuna y no con el español de Astaná, que ahora le saca ocho segundos en la general. Samuel Sánchez, por su parte, está a dos minutos del liderato; y Menchov, a 2:13. El hermano pequeño de la saga tendrá la oportunidad en próximas jornadas de sacar toda la rabia que debe llevar dentro y transformarla en energía.

Por ejemplo, en la de mañana, que constará de 186 kilómetros entre Bagnères de Luchon y Pau, con el Peyresourde, el Aspin, el Tourmalet -que será final de etapa el jueves- y el Aubisque; casi nada al aparato. La pena -o no, dependiendo como casi siempre de cómo se lo tomen los ciclistas- es que la cima del último de estos grandes colosos se encuentra ubicada a 61 kilómetros de la meta. Aún así, un verdadero etapón.

P.D. 1: Habló el que faltaba por hablar; precisamente él.

http://www.marca.com/2010/07/19/ciclismo/tour_francia/1279560493.html

Con todos mis respetos, Lance, retírate ya; es lo mejor que puedes hacer después de estar arrastrándote por la carretera y de caerte hasta en los tramos neutralizados. Das pena dentro y fuera de la carretera.

P.D. 2:

http://www.marca.com/2010/07/19/ciclismo/tour_francia/1279552771.html

Alberto, ni te arrastres ni te dejes comer la moral, porque no sólo no has hecho nada malo sino que, además, el “perjudicado” en la etapa de hoy -como pasó en la etapa del pavés- habría obrado exactamente de la misma forma.

,

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)