Tres veces en un solo día


El deporte español sigue con su extraordinario estado de gracia; tanto es así que ayer la “Marcha Real” sonó ni más ni menos que tres veces, para homenajear a tres grandes figuras de las tres principales especialidades sobre ruedas: Fernando Alonso, Alberto Contador y Jorge Lorenzo (en orden cronológico).

Alonso ganó diez carreras después
Todo comenzó en el GP de Alemania de Fórmula 1, en el circuito de Hockenheim. Allí Fernando Alonso se hacía con su segundo triunfo del año, tras el obtenido en la cita inaugural en Bahrein. Tras su segunda plaza en la sesión de clasificación, Fernando se enzarzó con Vettel en una cruenta batalla -deportiva- en la salida, de la que resultó vencedor. Lo que nadie esperaba era que Felipe Massa aprovechara la tesitura para pasarlos a los dos y situarse en cabeza.

El brasileño comenzó a marcar un ritmo endiablado que le hizo mantener su privilegiada posición ante Alonso, ya que Vettel estaba a raya. Pero mediada la prueba Massa empezó a flojear, y tanto Alonso como Vettel se le acercaban visiblemente. Fue ahí cuando surgió la polémica. Desde Ferrari “sugirieron” al brasileño que no opusiera resistencia ante un ataque de Alonso informándole de que el asturiano venía visiblemente más rápido. Massa, que estaba nada menos que a 31 puntos de Alonso hasta ayer, se cabreó y acató la decisión del equipo… frenando brusca y visiblemente a la salida de una curva en la vuelta 49.

El elevado ritmo de Alonso quedó de manifiesto en las vueltas que restaban, mientras que Massa evidenció su flojedad al estar a punto de ser alcanzado por Vettel. Dio igual. La prensa inglesa -cuando no son los franceses son los ingleses- se cebó, cómo no, con el asturiano y con Ferrari por las “órdenes de equipo”. Como si en el resto de la parrilla -empezando por McLaren- no actuaran igual en situaciones similares. La infantil actitud de Massa le costó al equipo una multa de 100 mil dólares y una posible -que no probable- descalificación para ste gran premio de ambos pilotos en el próximo Consejo Mundial de la FIA.

Pero lo verdaderamente importante es que Ferrari “ha vuelto”, lo que hace que la diferencia de 34 puntos que separan a Fernando Alonso de Lewis Hamilton -4º ayer- a falta de 8 carreras no sea ni mucho menos insalvable. Se puede soñar -si la FIA no sigue “metiendo” la mano- con el tercer título mundial.

Contador reina por tercera vez en París
La segunda vez que se pudo escuchar el himno nacional fue en los Campos Elíseos. Poco antes de las seis de la tarde Alberto Contador recibía, de forma oficial, su tercer maillot amarillo en la capital francesa, el que verdaderamente cuenta, en definitiva.

Es la quinta victoria consecutiva de un español en el Tour de Francia, y la 13ª en total: 5 de Miguel Indurain (1991 a 1995), 3 de Contador (2007, 2009 y 2010) y una de Federico Martín Bahamontes (1959), el malogrado Luis Ocaña (1973), Perico Delgado (1988), Óscar Pereiro (2006) y Carlos Sastre (2008).

Cierto es, como hemos venido comentando a lo largo de la semana, que el pinteño, más conservador que otros años, ha sufrido más de lo que hubiese debido para hacerse en 2010 con la victoria. Contador deberá cuidar bastante más su preparación para 2011, sobre todo si al señor Andy Schleck le da por mejorar de verdad contra el reloj. Pero pese a todo, lo que ahora mismo importa verdaderamente es que el de Astaná, con sufrimiento o sin él, se ha vuelto a hacer con la “Grande Boucle”. Y ya van tres.

Lorenzo, el mejor también en Laguna Seca
Y la fiesta española terminó con el GP de Estados Unidos de MotoGP. Un imparable Jorge Lorenzo sumó su sexta victoria del año en el peculiar circuito californiano de Laguna Seca, por delante de Casey Stoner y de un excepcional Valentino Rossi.

No obstante, no fue una carrera demasiado brillante en general para los españoles, ya que Álvaro Bautista, Héctor Barberá, Dani Pedrosa y Aleix Espargaró tuvieron que abandonar por diferentes motivos. Especialmente doloroso fue el de Pedrosa, quien tras otra enorme salida lideraba la carrera con comodidad por delante de Lorenzo y de Stoner, pero en la vuelta 11 (de un total de 32) sufrió una caída que le dejó fuera de carrera y, lo que es peor, a 72 puntos ya del líder mallorquín.

Lorenzo se limitó, desde entonces, a rodar “plácidamente” hasta la bandera a cuadros, y la emoción estuvo realmente en la lucha por el tercer lugar del podium. Cuando todo parecía indicar que Dovizioso sería quien lo ocuparía, Rossi -aún renqueante de sus lesiones y en un circuito que, por sus características, no le venía nada bien en su estado- sacó fuerzas no se sabe de dónde y con unos bríos propios del gran campeón que es alcanzó a su compatriota y lo rebasó a cinco vueltas, pudiendo mantener su posición hasta el final.

Tan grande fue la casta y la exhibición de “Il Dottore” que los responsables del podium “quisieron homenajearle”… haciendo sonar el himno de Italia en vez del de España. Una cagada que se convirtió en la anécdota del día, y que afortunadamente supieron subsanar -a diferencia de, por ejemplo, los franceses en el Tour 2009- en pocos segundos, mientras que Lorenzo y Rossi se lo tomaban de buen humor.

En resumidas cuentas, que no es nuestra intención sacar pecho de manera deliberada; pero cuando dentro de algunos años vuelvan las vacas flacas (que en algún momento tendrán que volver) posiblemente echemos la vista atrás a este final de la primera década del siglo XXI; un período en el que el éxito de España en las principales disciplinas deportivas no está teniendo parangón con ninguna otra época de nuestra historia. Y que dure.

, , ,

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)