El Betis perdona y sufre su primera derrota de la temporada (2-1)


El Albacete ha acabado con la imbatibilidad de los verdiblancos al derrotarles por 2 a 1 en el Carlos Belmonte. El Betis no ha jugado un gran partido, pero ha sido superior a los manchegos en bastantes fases del mismo.

Sin embargo, su falta de clarividencia para culminar las jugadas de ataque le ha costado demasiado cara, y los goles de Tato y del paraguayo Cuevas han valido, lógicamente, más que el anotado por Rubén Castro.

El Betis se presentó con la ausencia por molestias de Beñat. El joven centrocampista vasco, aunque parezca mentira, es hoy por hoy un jugador casi imprescindible en el medio campo, y su baja se notó mas de lo deseable. Durante el primer tiempo los jugadores locales presionaron con acierto a la medular verdiblanca, impidiéndole el manejo del balón con fluidez.

A base de empuje el Albacete consiguió minimizar el peligro de los jugadores béticos, y también llegar en algunas ocasiones a la meta de Goitia. En una de ellas, a los 28 minutos, Belenguer se despistó ante Tato tras un buen pase de Verza, y el delantero del Albacete aprovechó esos metros concedidos para controlar y lanzar un zurdazo que limpió las telarañas de la meta bética.

No obstante, si algo tiene este Betis -al menos en el tramo inicial de la temporada-, es capacidad de reacción. Diez minutos más tarde, poco después de que Antonio López estrellara en el larguero un balón casi desde su casa, Rubén Castro recibió un pase en profundidad de Emana y batió al portero local por bajo, con mucha sangre fría.

En el segundo tiempo, como viene sucediendo en estos primeros encuentros, era el momento de que el Betis apretara y de que decantara el partido a su favor. Y ocasiones tuvo. Emana, Rubén Castro, Salva Sevilla, Israel… El Albacete no sabía desde dónde le llegaba esa avalancha; una avalancha, no obstante, un tanto desordenada y, sobre todo, poco contundente a la hora del disparo a puerta.

Los manchegos, que mediada la segunda parte debían haber llevado dos o tres goles más en su contra, volvieron a rehacerse gracias a la falta de acierto de su oponente, y en un despiste monumental de la defensa bética a la hora de hacer el fuera de juego, Alfredo lanzó una vaselina sobre Goitia que besó la parte superior del travesaño.

La entrada del ex internacional paraguayo Cuevas fue decisiva. Al poco de entrar el delantero del Albacete marcó el gol de la victoria (min. 78), en una desgraciada jugada para el Betis, ya que el disparo de Cuevas, flojísimo y que hubiese parado Goitia sin problemas, se envenenó de manera mortal tras dar en Belenguer.

De ahí al final el Betis se fue del partido y el Albacete hasta pudo marcar algún gol más, pero todo quedó en el 2-1. El Betis pierde el liderato por la victoria del Rayo ante el Huesca, pero eso no debe importar demasiado. Ahora toca reflexionar, analizar los errores cometidos, y empezar a pensar en el encuentro de dentro de siete días contra la Ponferradina.

Por cierto, “recadito” a los profesionales de Mediapro y de Marca TV: Juanjo Cañas y José Alberto Cañas no son el mismo jugador. El primero es el histórico de toda la vida, y el segundo es su sobrino. El primero tiene ya 38 “tacos” y lleva dos retirado del fútbol activo -cuatro fuera del Betis-; y el segundo tiene 23 y se está consolidando poco a poco en la primera plantilla. Y, por último, el primero tiene el pelo castaño y liso; mientras que el segundo es rubio y de pelo rizado. En el descargo de ustedes, eso sí, hay que decir que se dieron cuenta de su error y, minutos más tarde, rectificaron. Pero joder… un profesional tiene que estar mejor documentado y no cometer ese tipo de errores.

,

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)