El Betis sobrevive en Soria (1-2)


El Betis ha conseguido esta tarde un importantísimo triunfo en otro de los campos complicados de la categoría, “Los Pajaritos”. El equipo de Pepe Mel -que vio el partido en las gradas por sanción- se ha impuesto al Numancia por 1-2 en un partido que tuvo que remontar pero que también jugó en superioridad numérica durante más de una hora.

Desde el inicio el Numancia, en un estadio casi helado pero en el que se podía jugar, planteó el partido yendo a buscar a su rival que, como en anteriores semanas, había comenzado un poco frío, nunca mejor dicho esta vez. Los sorianos aprovecharon el despista defensivo de los béticos para generar ocasiones casi desde el comienzo. Barkero estrelló un remate franco en el larguero y Dimas mandó al poste un tiro lejano.

Así tenía que llegar el gol de los locales; y lo hizo a los nueve minutos, uno más tarde de que Emana también probara el poste de la otra portería. Una falta lateral fue rematada por Nano ante una defensa que, literalmente, se “comió” la jugada de estrategia. Todo parecía ir por los mismos derroteros que la pasada temporada, cuando sobre un campo igual de helado el Numancia pasó por encima de los verdiblancos.

Pero si algo tiene este Betis es calidad y pólvora arriba. Emana, que reapareció providencialmente un mes después de su lesión, realizó a los 21 minutos una de sus potentes arrancadas por la izquierda. Cuando Jorge Molina recibió su pase raso y se disponía a marcar, el soriano Pavón le trabó. Penalti, expulsión, y gol del camerunés. Empate y setenta minutos de superioridad, que muy pronto se plasmarían en el marcador.

Seis minutos más tarde un centro desde la derecha de Isidoro lo remató Nano contra su meta; el portero local rechazó y Rubén Castro, oportuno como siempre, marcó en la boca del gol el definitivo 1-2. Décimo gol para el delantero canario, que todavía pudo haber marcado otro si no llega a ser porque el árbitro, el pésimo -como tantos otros- Bernabé García, le anuló más tarde un tanto por una mano que sólo existió en su imaginación, y que previamente había dado por válido.

En el segundo tiempo el Betis no hizo un buen partido. Pese a jugar con un hombre más sólo Emana llevó peligro a la portería local, y el Numancia hizo méritos para empatar. Los sorianos rondaron de forma casi constante la portería de Goitia y pudieron marcar a pocos minutos del final, pero primero Nagore cabeceó al larguero -el tercer poste del Numancia-, y en el rechace Del Pino remató fuera de forma acrobática a dos metros escasos de la línea de gol.

Con suerte y pegada la victoria, una más esta temporada, acabó yéndose para Sevilla y los béticos afianzan su liderato -con un partido menos- a la espera de que jueguen el Rayo y el Celta.

,

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)