Dani agudiza el mal momento del Betis


BETIS 0-RECREATIVO 1

Definitivamente el Betis está atravesando un bache importante, esperemos que sólo se trate del lógico bache que, año tras año, atraviesan prácticamente todos los equipos en esta larguísima y durísima Segunda División.

Pero el caso es que, sea como fuere, el Betis está inmerso de lleno en él, ya que los verdiblancos suman, con la derrota de esta mañana en el Benito Villamarín contra el Recreativo de Huelva -la primera como local de esta campaña-, tres partidos consecutivos perdiendo y, lo que es peor, sin imponer el ritmo que tan buenos resultados le había dado hasta ahora y casi sin crear ocasiones claras de gol.

El Recre, el Decano del fútbol español, un equipo que lucha por alejarse de la zona de peligro y que, hasta hoy, no había salido victorioso como visitante, se ha aprovechado de todo esto para sacar petróleo en forma de tres valiosísimos puntos con los que, en principio, no contaba. Y, para más inri, el verdugo del Betis no ha sido otro que aquél quien, sin haber sido jamás ni un crack ni un gran goleador, ha protagonizado varias de las noches más gloriosas de la historia reciente del club heliopolitano, Dani.

Como se suele decir, no hay peor cuña que la de la propia madera. El delantero trianero, que volvía por vez primera a su casa de toda la vida y que apenas si llevaba dos tantos hasta la presente jornada, aprovechó al cuarto de hora del segundo tiempo uno de los escasísimos acercamientos del Recre para cabecear, solo en el segundo palo, el balón que supuso el gol de la victoria de los blanquiazules. Un gol que Dani no celebró por respeto a la afición que tanto le ha querido a lo largo de todos estos años.

Hasta entonces, fuerte sistema defensivo recreativista -que contó con la permisividad del colegiado, Miranda Torres, que dejó impunes las más de 30 faltas que cometió el Decano- y escasas llegadas verdiblancas con verdadero peligro; apenas dos, a cargo de Rubén Castro la primera y de Molina y el propio Castro la segunda. Desde ese momento, más de lo mismo.

El Betis fue incapaz de doblegar en ningún momento la barrera implantada por el técnico visitante, Carlos Ríos; probablemente porque, tras una primera vuelta frenética y un mes de enero durísimo, actualmente carece de la frescura de piernas y de ideas necesaria para generar inquietud real en el marco rival.

Pepe Mel ha dicho a lo largo de la semana que este bajón estaba previsto; a ver si es verdad y el equipo vuelve a coger el tono lo antes posible porque, de momento, el Rayo le ha quitado el liderato -del que ahora le separan tres puntos- y el Celta podría bajarlo mañana de la zona de ascenso directo, si vence en casa al Numancia. Quizás la cada vez más próxima vuelta de Emana ayude a que el Betis vuelva más pronto que tarde a ser lo que fue hasta hace apenas un par de semanas.

,

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)