El Betis gana seis semanas después (2-0)


BETIS 2-ALBACETE 0

Ya era hora. La nefasta racha de resultados que acompañaba al Betis desde hacía cinco partidos se ha terminado esta tarde. Los béticos se han impuesto por 2-0 al Albacete en un partido no demasiado brillante pero que, al final,han resuelto con relativa solvencia; y se colocan a tan sólo un punto del Rayo Vallecano, segundo clasificado, y a cinco del Celta.

Dos córners magistralmente lanzados por Salva Sevilla cuando el choque verdaderamente se había enquistado han sido la clave del triunfo verdiblanco. En el primero de ellos, a los 74 minutos, Jorge Molina peinó al segundo palo y Roversio remachó a la red un gol largamente esperado por la parroquia bética, ya que el equipo no marcaba un tanto en jugada desde que Miqui Roqué, también tras un córner, le hiciera el 3-0 definitivo al Alcorcón siete encuentros atrás. Y en el segundo, diez minutos más tarde, fue el propio Jorge Molina el que cabeceó a las mallas del Albacete, llevando la tranquilidad a las gradas.

Ha sido, pues, una victoria sin demasiada gloria ante el penúltimo de Segunda; pero tras cinco partidos sin sumar un solo punto hoy lo único que valía era ganar; daba igual la forma. Los nervios y la ansiedad dominaron en la primera parte -salvo los primeros cinco minutos- a un Betis que no sólo no conseguía perforar la meta rival, sino que tampoco logaba imponerse en el juego a un equipo abocado si no a bajar a Segunda B sí al menos a pelear hasta el final.

Con Emana ausente por nuevos problemas de tobillo, fueron Jonathan Pereira y Jorge Molina los que llevaron el peligro a la meta manchega, antes de que el “efecto gaseosa” saliera a la luz y el Albacete comenzara a plantar cara hasta el punto de llevar el nerviosismo a una grada más que “mosca”, pero que en ningún momento dejó de animar a su equipo.

En la segunda parte los de Mel, sin hacer un juego ni mucho menos virtuoso, sí que comenzó a poner cerco de verdad a la portería de Keylor Navas, que se lució con varias intervenciones de mucho mérito. Pepe Mel había dejado a Salva Sevilla en el banquillo, pero a los diez minutos decidió sacar al almeriense, para que se encargara junto a Beñat de la creación de juego; y a fe que lo consiguió.

El meta costarricense del Albacete sacó de puños una notable volea de Ezequiel y, posteriormente, “desactivó” dos grandes disparos de Beñat a la salida de sendos córners; pero no pudo hacer nada ante las dos jugadas de saque de esquina magistralmente iniciadas por Salva Sevilla y certeramente continuadas por sus compañeros. El Betis, como en los primeros partidos de la campaña, volvió a resolver desde la estrategia un partido que, por circunstancias bien distintas a las de entonces, se estaba enquistando.

Una victoria, la primera de la segunda vuelta, que no supone ningún prodigio extraordinario, pero que supone una verdadera bombona de oxígeno tanto para Mel como para sus jugadores. Y, aunque ni mucho menos hay que dar por curado al enfermo todavía, es conveniente recordar que aproximadamente el 90% de las grandes recuperaciones se suelen iniciar con triunfos de este corte. El jueves en Ponferrada, ante el colista de la tabla, comprobaremos si el resurgir de este Betis comienza a tener visos de realidad -los heliopolitanos incluso podrían recuperar su lugar en los puestos de ascenso directo- o si, por el contrario, todo vuelve a quedar en agua de borrajas.

,

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)