Vuelve el mejor Woody Allen


CRÍTICA DE CINE

PELÍCULA: Midnight in Paris
DIRECTOR: Woody Allen
REPARTO: Owen Wilson, Rachel McAdams, Kathy Bates, Corey Stoll, Adrien Brody, Carla Bruni, Marion Cotillard, Tom Hiddleston, Alison Pill
GUIÓN: Woody Allen
PRODUCCIÓN: Letty Aronson, Stephen Tenenbaum y Jaume Roures (Mediapro)
GÉNERO: Comedia
NACIONALIDAD: USA/española
DURACIÓN: 95 minutos
CALIFICACIÓN: * * * * (sobre 5)

Retornaba yo a las salas de cine para intentar disfrutar de una producción del señor Allen, don Woody, algunos años después de su más que aceptable Scoop, y tras rechazar algunos títulos (El sueño de Cassandra, Vicky Cristina Barcelona) que no parecían sino meros experimentos los cuales, como todos sabemos, hay que hacer con gaseosa.

Pero Midnight in Paris, aunque no sé por qué, me atraía bastante -más allá de las tradicionales 4/5 estrellas que algunos críticos le otorgan siempre al genio de Brooklyn, haga lo que haga-, incluso sin haber prestado atención ni a la sinopsis ni al reparto, excepción hecha del pequeño papel otorgado a la “señora Sarkozy”, Carla Bruni, reflejado por todos y cada uno de los medios de comunicación y del que era poco menos que imposible no enterarse.

Y no me equivocaba, porque Woody Allen aborda, con su habitual maestría cuando le da por hacer verdaderamente bien las cosas, una historia en la que la mezcla entre realidad e imaginación, la evocación constante del pasado nunca vivido “in situ” frente al presente que nos toca vivir, y el homenaje al París cultural de los años 30 “casan” como únicamente es capaz de propiciarlo don Woody.

“>

Sólo él puede hacer aparecer de tal forma una ciudad, dicen que de las más bellas de Europa -a ver si un día tengo la ocasión de comprobarlo-, que pasa del actual siglo XXI a la época vanguardista, previa a la Segunda Guerra Mundial, al dar las campanadas de la medianoche. Y sólo él puede mezclar con verdadera magia a un guionista con vocación de escritor -el que interpreta un perfecto “alter ego” suyo como Owen Wilson-, “desubicado” en el presente, con grandes artistas de aquel tiempo como Hemingway, Sean Fitgerald, Picasso, Buñuel, Belmonte, Toulousse-Lautrec, Degas, Gauguin o Dalí; además de hacerle vivir la historia romántica inevitable en la llamada “ciudad del amor”, de la que Allen hace un retrato sensacional.

Todo ello con un elenco perfectamente elegido, en el que además de Wilson hay que señalar especialmente a una magnífica Marion Cotillard en la piel de una de las amantes de Picasso-, y también con un vestuario y una caracterización sobresalientes -sobre todo un muy conseguido Dalí con Adrien Brody-, aunque con una única pega en ese sentido. Y es que, viendo las imágenes que hay publicadas en Internet además de las que aparecen en los programas taurinos de televisión, no recordaba yo que Belmonte fuera un tipo en el que su aspecto más reseñable fuera su belleza, sino más bien todo lo contrario.

Pecata minuta, no obstante. La película te embruja desde su inicio hasta el último de los minutos de los noventa y cinco que permaneces en la sala. Poco más de hora y media que no se te hace larga, sino todo lo contrario.

,

  1. #1 by Rafa on 23 mayo 2011 - 21:22

    Lástima que Laura odie a este señor desde que fuimos a ver Vicky Cristina Barcelona. A ver si consigo convencerla para que la veamos, al menos, por el Cinetube.

    Un abrazo, amigo

  2. #2 by victor on 24 mayo 2011 - 0:45

    Pues inténtalo, Rafa, de verdad, porque si lo consigues no os vais a arrepentir. Esta película no tiene nada, pero nada que ver con lo que dicen que fue Vicky Cristina Barcelona. Sobre todo en calidad.

(No será publicado)