La música del fútbol


Cuando Walt Whitman gritaba “Oh capitán, mi capitán”
pensaba en Valentino, el inmortal.
Pensaba en sus amigos, poetas del domingo
que inventaron la armonía del gol:
el fútbol y la música en la misma canción.

Así comienza Héroes de Superga, un hermoso tema musical, abanderado principal de El fútbol tiene música, “el programa menos escuchado de la radio española” -según rezaba su lema- que, entre finales de 2004 y mediados de 2006, llevaron los viernes de 1:30 a 3:00 de la madrugada en Radio Marca el periodista José Núñez y el gran narrador español de historias sobre fútbol, JOSÉ ANTONIO MARTÍN OTÍN, popularmente conocido como “PETÓN“. No sé cómo ni cuándo se les ocurrió a estos dos sacar adelante este proyecto que parecía más de frikis que de otra cosa, pero que desde el primero hasta el último de sus días de emisión se convirtió en una verdadera delicia para los buenos aficionados tanto al fútbol como a la radio de calidad.

Un programa dedicado a divulgar algunos de los más bellos relatos reales que nos ha ofrecido el fútbol mundial, combinado con una excelente música alrededor de sus protagonistas; un programa diferente, cuyo contenido partió de uno de los sucesos más dramáticos que se hayan podido dar: la “Tragedia de Superga“, el accidente de avión en mayo de 1949 en el que murieron todos menos uno -porque ese día no estaba- de los miembros del gran equipo que había conseguido armar el Torino durante los años cuarenta, para algunos el mejor de todos los tiempos en el balompié internacional, y de la que, a diferencia del Manchester United con el “Desastre de Munich” de 1958, aún no se ha podido recuperar. Por eso el popularmente conocido como “Toro” ocupó desde el inicio un lugar preferencial dentro de El fútbol tiene música.

“>

De aquella historia salió esta bella canción, escrita por el propio Petón e interpretada por el grupo LESS, la cual tiene también su versión en italiano, para poder llegar también a todos los aficionados que el “Toro” tiene en su ciudad natal, Turín.

Y junto a ella, gracias a El fútbol tiene música llegaron a mis oídos otras joyas como la sintonía de cabecera del programa, Simplemente fútbol, del argentino Ignacio Copani; La Mano de Dios, de “El Potro” Rodrigo, y Maradona, de Andrés Calamaro, dedicadas al gran Diego Armando; o Estadio Azteca, del propio Calamaro; además de temas mucho más conocidos como el You´ll Never Walk Alone, popularizado en el fútbol por el Celtic de Glasgow y por el Liverpool.

Pasó el tiempo; el programa terminó mas no las historias de Petón, que empezaron a ser conocidas por gran parte de la audiencia radiofónica al fichar éste como colaborador por El Larguero, el programa de José Ramón de la Morena en la Cadena SER; y posteriormente por Intereconomía, donde aporta cada cierto tiempo un notable punto de calidad al lamentable verdulerismo existente en Punto Pelota.

Y ahora, desde hace un par de meses, todas esas historias -un total de 50, la mayoría de ellas bellísimas-, empezando por la del “Gran Toro” vuelven a formar parte de El fútbol tiene música… mas no del programa radiofónico, sino de un magnífico libro escrito y diseñado por el propio Petón que, hace pocos días, pudo llegar por fin a mis manos, y del que acabo de dar buena cuenta.

Algo menos de 200 páginas con las que cualquier aficionado a la lectura -tanto el futbolero como el que no lo sea- se verá transportado a un universo tan mágico como real, el que nos hace ver gran parte de la comedia y, sobre todo, la tragedia personal y humana del llamado “deporte rey”; y con las que los otros trescientos noventa y pico que, junto a mí, formaban parte de la lista principal de oyentes de El fútbol tiene música, rememorarán a buen seguro aquellas inolvidables noches/madrugadas de los viernes en Radio Marca.

,

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)