Archivo septiembre, 2011

Primera derrota del Betis (1-0)

GETAFE 1-BETIS 0

El Betis ha perdido esta noche su primer partido en la presente temporada, al caer por 1-0 en el Coliseum Alfonso Pérez ante un Getafe que, a su vez, consigue inaugurar su casillero de triunfos. Una mala primera parte y un error garrafal defensivo condenaron a los verdiblancos quienes, no obstante, continúan encabezando la clasificación de la liga española y, lo que es más importante, conservan nueve puntos sobre el 18º.

Pepe Mel no hizo excesivas rotaciones con respecto al equipo que jugó el jueves contra el Zaragoza; solamente una -además del regreso de Mario y el ingreso obligado de Goitia-, pero tan necesaria como fundamental para el negativo resultado final: Matilla por Beñat, a quien sus problemas físicos tras dos encuentros durísimos aconsejaban dejar en el banquillo para no arriesgar con una posible lesión.

Ello lo aprovechó el Getafe para, con un planteamiento basado en la presión y en la constante asfixia, impedir que los verdiblancos estuvieran cómodos en la creación de juego. Porque, lamentándolo mucho, entre Beñat y Matilla, al menos ahora mismo, hay una diferencia similar a la que se da entre la noche y el día. No es por cargar las tintas contra el ex del Villarreal porque el resto del equipo tampoco anduvo fino, pero el rendimiento de Matilla no es, ni por asomo, el que se esperaba de él cuando se le fichó.

Total, que los azulones se movieron en este tipo de partido cual azor en la espesura; y sin llegar a asediar la meta de Goitia sí que se hicieron acreedores a la ventaja que lograron a la media hora. Un centro de Valera le llegó en el lado derecho del área a Diego Castro que, completamente solo, controló y fusiló a Goitia. Un doble error de la zaga bética: primero “olvidarse” del marcaje del ex sportinguista, y luego dejarle disparar sin asediarle lo más mínimo.

CON BEÑAT, OTRO EQUIPO
Tras el descanso Mel sacó a Beñat por Matilla, y el juego del Betis no cambió radicalmente, pero sí experimentó una notable mejoría. Ahora sí, los sevillanos fueron haciéndose dueños de la situación merced al control de la pelota, y poco a poco empezaron a acercarse con peligro al área de Moyá.

El portero balear del Getafe sacó, en pocos minutos, dos balones que llevaban marchamo de gol: el primero en un córner de Beñat que a punto estuvo de acabar en gol olímpico; y el segundo tras un mano a mano que Jonathan Pereira no resolvió bien. Entre medias, Jorge Molina -sustituto en la segunda parte de Salva Sevilla- cabeceó fuera por poco un centro de Chica.

Y no es que el Getafe no rondara la portería bética -de hecho Goitia también tuvo que salvar una jugada de Diego Castro a un cuarto de hora del final-; pero ni por asomo era lo de la primera parte. Con Vadillo sobre el campo en lugar de un desafortunado Jefferson Montero, el ataque bético tomó aire para la recta final, pero no hubo forma de batir a un segurísimo Moyá, que hizo dos grandes paradas más en la recta final, a Santa Cruz y, sobre todo, a Beñat, quien vio cómo el balear desactivó su obús desde 25-30 metros en el último minuto del tiempo reglamentario.

En resumidas cuentas, el Getafe tomó aire a costa de un Betis que es muy distinto sin Beñat que con él. En cierto modo preocupa un poco la excesiva dependencia que la creación de juego del Betis parece que tiene del vasco, porque el motor de éste tiene sus limitaciones. Mas no caigamos en pesimismos exagerados, porque lo único cierto hasta ahora es que el Betis, en cinco jornadas, ha conseguido un 12 de 15 que ya hubiese firmado antes de comenzar la temporada.

Y, lo que es mejor, a pesar de no haber hecho hoy su mejor partido, la sensación que se tiene es que el equipo bético sigue siendo bastante mejor que un buen puñado de quienes conforman la Primera División; al menos mientras le quede “gasolina” a Beñat… sin olvidarnos de que, tras el próximo parón, debe volver Rubén Castro. Pero antes de que este descanso llegue, hay que intentar superar el próximo domingo al Levante en Heliópolis, en lo que se presume un duro encuentro porque los valencianos también están de dulce.

CLASIFICACIÓN 6ª JORNADA (5ª real):

1º REAL BETIS BALOMPIÉ 12 PUNTOS
2º Barcelona 11 puntos
3º Levante 11 puntos
4º Sevilla 11 puntos
5º Real Madrid 10 puntos
6º Málaga 10 puntos
7º Valencia 10 puntos
(…)
18º Racing 3 puntos
19º Athletic 2 puntos
20º Sporting 1 punto

,

No hay Comentarios

Breves nociones de cultura aplicada al fútbol

Hoy, tomando el fútbol como excusa, toca exponer una serie de breves lecciones relacionadas con la cultura y la historia sevillana, andaluza y española, en general.

De todos es conocido el encarnizado pique que existe en la capital de Andalucía entre sus dos equipos de fútbol de élite, el Betis y el Sevilla. Rivalidad bien entendida en un amplio porcentaje de la misma, y que ayuda a ponerle un poco de sal y pimienta a esta vida que nos ha tocado vivir.

Pero, como se suele decir, en todos sitios cuecen habas, aunque no hablo ahora a los mamarrachos -prefiero llamarles así que no directamente delincuentes- ultras que suelen estropear la fiesta cada vez que hay derbi. No. Me refiero a los incultos, por no decirles catetos. Catetos sevillistas esta vez, aunque también entre los béticos hay alguno que otro.

Resulta que cada vez que el Betis consigue algo de cierta notoriedad -por ejemplo, ser líder de la liga tratándose de un recién ascendido y con un estilo de juego alabado por toda España y parte del extranjero-, algunos aficionados del equipo rival suelen divulgar por diversos foros de internet -y a veces también en la prensa escrita- la siguiente frase:

MI SEVILLA F.C. TIENE EL NOMBRE DE LA CIUDAD; OTROS, EL DE UNA CALLE

Lo cual a mí me causa entre pena e indignación, pero no porque pretendan meterse con el Betis -allá cada cual con lo que le haga feliz-, sino porque la frase muestra un grado de incultura tal que quienes la pronuncian demuestran, cuando lo hacen, no tener ni la más remota idea de lo que es la historia española en general y andaluza en particular.

Quiero recalcar de nuevo que no deseo ridiculizar a la afición del Sevilla (porque la incultura no es patrimonio de gente perteneciente a un sector concreto de la sociedad); sólo he visto en esta frase la excusa perfecta para hablar de lo que lo voy a hacer ahora; y, de paso, si alguien me lee, evitarle para la próxima un ridículo tal como hacen esos aficionados del equipo nervionense cada vez que abren la boca para decir lo mismo.

Es obvio que estos señores (y/o señoras) hacen mención a una de las calles más emblemáticas de Sevilla, la CALLE BETIS, situada en pleno barrio de TRIANA, junto al río GUADALQUIVIR. Lo que ellos parecen no saber es que el nombre de la calle no está puesto en homenaje al equipo… sino al río que divide la ciudad en dos partes muy diferenciadas, uno de los más importantes de nuestro país, más concretamente el 5º por extensión, y el que más de todo el sur español.

Porque, efectivamente, el RÍO GUADALQUIVIR (cuyo nombre deriva del árabe “Wadi-al-kabir”, y al que los fenicios llamaron río de Tartessos) es el RÍO BETIS, según los romanos. Este río nace en la jiennense Sierra de Cazorla, cruza todas las provincias de Andalucía occidental, desembocando en Sanlúcar de Barrameda, y su cuenca hidrográfica (de la que no voy a hablar porque ya sería extenderse demasiado) pasa por todas las provincias andaluzas, así como por parte de Murcia, Albacete, Ciudad Real y Badajoz.

Todo ello por no hablar de que tanto el río como su cuenca hidrográfica atraviesan la cordillera montañosa de Andalucía, llamada SISTEMAS BÉTICOS; y que gracias a él una de las cinco provincias de Hispania durante la época de los romanos, la que estaba más al sur de la península, se llamaba la BÉTICA (“territorio del río Betis”).

Así pues, amigos seguidores de este espacio (y también aficionados sevillanos que adolecéis de cultura), creo que ha quedado perfectamente demostrado que, si bien el Sevilla pasea (y con mucho orgullo) el nombre de la capital andaluza, “otros” equipos llevan bastante, pero bastante más que el simple nombre de una calle.

1 Comentario

El primero de la clase, el Betis (4-3)

BETIS 4-ZARAGOZA 3

Líder nueve años después. El Betis se ha colocado a la cabeza de la liga española en solitario después de derrotar al Zaragoza por cuatro goles a tres, y del empate de ayer del Valencia y el Barça. Los sevillanos no ocupaban tan privilegiada posición desde la jornada inicial de la temporada 2002-2003 (tras el espectacular 2-4 al “Super Depor versión 2.0”) con Víctor Fernández en el banquillo y los Joaquín, Denilson, Alfonso, Toni Prats y Assunçao sobre el campo; y en exclusividad desde que lo hiciera en las jornadas 5ª y 7ª de la anterior campaña -la segunda de ellas después de ganar al Alavés por 1-0 con un penalti marcado por el portugués Joao Tomas-, con Juande Ramos como director técnico.

La afición bética sabe perfectamente que este liderato viene a ser más o menos similar al maillot de líder que suelen coger los corredores de segunda fila en las etapas iniciales de las grandes vueltas ciclistas, a la espera de que los grandes tomen las riendas en la montaña y la contrarreloj; la fiel hinchada es consciente de que la verdadera lucha de su equipo es la de alejarse lo máximo posible del descenso -al que ya saca once puntos de oro-; pero después de tanto sufrimiento acumulado es más que merecido que disfrute como se merece este caramelo que el destino le ha puesto en sus bocas.

Sendos espectaculares arreones en los minutos iniciales del primer y el segundo tiempo le bastaron a un Betis al que el cansancio y la expulsión de Casto en el tramo final a punto estuvieron de costarle el triunfo. Los tantos de Roque Santa Cruz -que se estrenó como goleador por partida doble-, y los penaltis transformados por Salva Sevilla y Beñat a punto estuvieron de ser contrarrestados no tanto por el juego del Zaragoza sino por la falta de oxígeno tras dos partidos durísimos, y tras la inferioridad numérica postrera. Pero eso no ocurrió, y por ello los tres puntos y el liderato en la 5ª jornada (4ª real) se quedan en la Sevilla verdiblanca.

EN TROMBA AL EMPEZAR EL PRIMER TIEMPO…
El Betis salió como un ciclón, dispuesto a comerse al Zaragoza; y a los siete minutos Javi Chica le sirvió el primero de sus dos goles a Roque Santa Cruz. El paraguayo culminó con clase en el punto de penalti una jugada magistral del ataque bético, que comenzó con un gran pase de Beñat hacia el ex lateral del Espanyol, que ganó la línea de fondo y le puso en bandeja el 1-0 al internacional guaraní.

Cinco minutos más tarde, una contra mortal del Betis la culminó Jonathan Pereira -importantísimo su concurso en estos partidos- internándose en el área y recibiendo un penalti de manual por parte del lateral zurdo maño Abraham. Como en San Mamés, Salva Sevilla transformó la pena máxima, y los de Mel acariciaban ya la victoria y el liderato con el 2-0, cuando sólo se llevaban doce minutos de juego.

Pero en lo que restaba de primer tiempo el Betis ya comenzó a mostrar lo que ocurriría en los últimos minutos del encuentro. El control del balón cambió de bando, y el Zaragoza, aunque sin crear peligro, se fue haciendo progresivamente con el juego ante un Betis que, quizás consciente de lo que podía acabar sucediendo, parecía ir regulando su esfuerzo.

Ello le costó el gol de Efraín Juárez a los 36 minutos, tras un error previo de Casto al intentar agarrar el balón ante Lafita -que en el centro, dicho sea de paso, había cometido falta sobre Nacho- que aprovechó el lateral mexicano en la única ocasión real de los maños en la primera mitad.

…Y TAMBIÉN AL COMENZAR EL SEGUNDO
Tras el descanso, Mel sacó a Juanma por Salva Sevilla, un cambio en principio sorprendente. Mas la entrada del extremeño fue fundamental en el nuevo arranque huracanado de su equipo. Nada más sacar de centro, un pase al área de Juanma desde la derecha fue cortado por la mano de Da Silva; nuevo penalti que, en ausencia de Salva, lanzó y marcó Beñat, haciendo el 3-1.

Pero la cosa no quedó ahí, porque un minuto más tarde Chica y Santa Cruz calcaron la jugada del primer gol, pero esta vez por alto. El ex espanyolista puso un centro medido a la cabeza del paraguayo, que remató al fondo de las mallas de Roberto como un verdadero “killer” del área. Segundo gol suyo para un marcador provisional de cuatro a uno, que parecía augurar un período muy tranquilo, incluso con algún que otro tanto más para completar la goleada.

CON 10 Y AGOTADOS EN EL TRAMO FINAL
Nada más lejos de la realidad. La expulsión de Casto a los 69 minutos dio alas al Zaragoza, e hizo que afloraran de golpe todo el cansancio acumulado posible. Mateu Lahoz enseñó al meta bético la roja directa al derribar éste a Luis García, quizás no por la ocasión de gol -Casto no era el último defensa y el delantero zaragocista iba hacia el lateral del campo-, sino por la entrada del portero extremeño, excesivamente dura.

El Zaragoza, exhaustos además Santa Cruz y Beñat, se animó y dos goles seguidos del jugador cedido por el Madrid Juan Carlos -que había reemplazado en el descanso a Barrera-, en los minutos 76 y 79 ante un Goitia vendido, pusieron el miedo en el cuerpo en las gradas del Villamarín, que rezaba para que su equipo sacara arrestos de donde ya casi no los tenía para mantener no ya el logro del liderato en solitario, sino lo más importante: los tres puntos en sí.

Los maños, abriendo el juego por las bandas ante unos también cansadísimos Chica y Nacho, rondaron un empate que no consiguieron por la excelente labor de Amaya y Dorado. Casi al contrario, fue el Betis quien pudo sentenciar definitivamente en el descuento con un gran centro de Juanma desde la izquierda que Santa Cruz remató alto casi en boca del gol; aunque el partido murió definitivamente en una falta lateral que el Zaragoza, pese a un garrafal fallo de Goitia, no supo aprovechar.

Pepe Mel, exultante en sala de prensa, confesó con toda la razón del mundo que en Getafe, el próximo lunes (21:00), se verá obligado a rotar para no fundir al equipo excesivamente pronto; una decisión sabia. Pero olvidémonos de ese partido por un día; la noticia hoy no es otra que el liderato de la liga terminó quedándose al final de La Palmera.

Y eso, por mucho que el objetivo real sea el que todos saben, es lo que mañana van a disfrutar los aficionados béticos al contemplar los diferentes medios de prensa que, día tras día, siguen saliendo en los kioscos. Enhorabuena para todos ellos, porque se lo merecen.

CLASIFICACIÓN JORNADA 5ª (4ª a efectos prácticos):

1º REAL BETIS BALOMPIÉ 12 PUNTOS
2º Valencia 10 puntos
3º Málaga 9 puntos
4º Barcelona 8 puntos
5º Sevilla 8 puntos
6º Levante 8 puntos
7º R. Madrid 7 puntos
(…)
18º Athletic 1 punto
19º Getafe 1 punto
20º Sporting 0 puntos

,

No hay Comentarios

Copa Davis 2008: España superó a una confiada Argentina en la “guerra de Mar del Plata” (1ª parte)

MI PARTICULAR MEMORIA DEPORTIVA (30/1)

El equipo español de tenis recibirá a Argentina del 4 al 6 de diciembre en la final de la Copa Davis, para la que se clasificó el pasado fin de semana tras deshacerse de Francia en la eliminatoria de semifinales celebrada en la Plaza de Toros de Córdoba; mientras que los sudamericanos dieron buena cuenta en Belgrado de la Serbia de un tocado Novak Djokovic.

Sinceramente, estoy encantado de que sean los argentinos nuestros rivales en la final, primero porque es en España; segundo, porque evitamos al gran “ogro” de la temporada, Djokovic, y en su país; y tercero, porque debo confesar que a mí me encanta el morbo. Y tras lo que ocurrió hace tres años en la final de Mar del Plata, sin negar el favoritismo de los nuestros en esta ocasión, queda claro que Argentina va a acudir a Valencia, Sevilla, Madrid… con enormes ganas de revancha.

En 2008 el equipo capitaneado entonces por Emilio Sánchez Vicario, después de ganar a Estados Unidos en la semifinal disputada en la Plaza de Toros de Las Ventas (Madrid), debía rendir visita a los albicelestes para intentar hacerse con su tercera “Ensaladera”, toda vez que el último enfrentamiento hasta la fecha, en la semifinal de 2003, había tenido lugar en Málaga.

Los argentinos, liderados como ahora por Juan Martín Del Potro y David Nalbandián, y tradicionalmente potentes en tierra batida, decidieron “renunciar” a su superficie favorita para no dar facilidades a Rafa Nadal, escogiendo un tipo de pista de las consideradas duras, bastante rápida, instalada en el polideportivoIslas Malvinas”, de la ciudad bonaerense de Mar del Plata.

Las posibilidades de España, además, sufrieron a priori un duro golpe con la baja, escasos días antes de la final, de un lesionado Nadal, que sufrió unos problemas físicos que previamente le habían impedido disputar la Copa Masters.

Argentina suspiró aliviada. Nalbandián y Del Potro, que tras ganar al ruso Davydenko y darle a los suyos el punto decisivo en la semifinal había vacilado un poco a los españoles diciendo que “le sacarían a Nadal los calzones del orto” (el “orto”, para quien no lo sepa, es la parte del cuerpo humano ubicada allá donde la espalda pierde su nombre), no tendrían enfrente al número 1 mundial, vencedor aquel año en Roland Garros, Wimbledon y los Juegos Olímpicos de Pekín, entre otros torneos.

Pero lo que aún no sabían los argentinos era que la ausencia del gran líder del tenis español, contrariamente a lo que creían, iba a resultar sumamente perjudicial para sus intereses. La baja de Nadal les obligó a “comerse” con patatas fritas una superficie en la que, si bien no eran malos, no se encontraban tan a gusto como en el llamado polvo de ladrillo. Pese a que intentaron cambiarla, ya no podían dar marcha atrás… y en el equipo español se encontraban dos notables especialistas en pistas rápidas como Feliciano López y Fernando Verdasco, completando la alineación David Ferrer y Marcel Granollers.

PRIMERA JORNADA: ESPAÑA AVISA
No obstante, en Mar del Plata seguían confiando en un fácil triunfo de los suyos, más aún cuando “el Rey” David Nalbandián pasó por encima de su tocayo Ferrer en el partido inicial. El alicantino se encontraba en una importante crisis deportiva, y fue arrollado sin contemplaciones por el líder argentino (pese a que ejercía, por ránking, de número 2), que le venció por 6-3, 6-2 y 6-3.

Pero todo comenzó a cambiar cuando, en el segundo encuentro, un artista consumado como Feliciano López tuvo que medirse a uno de los mejores jugadores del año, un “Top-Ten” como Juan Martín Del Potro, número 1 albiceleste. Emilio Sánchez Vicario era un perfecto conocedor de la capacidad de “Feli” para motivarse en los ambientes más hostiles (y el público argentino que abarrotó durante los tres días el polideportivo “Islas Malvinas” era netamente futbolero, con todo lo que ello supone), y por ello alineó al toledano en los individuales del primer día.

Pese a perder el primer set por 6-4, “Feli” no se vino abajo; y en dos mangas de verdadero infarto, resueltas ambas en el “tie break”, le dio la vuelta a un partido que remató en el cuarto por 3-6 ante un Del Potro que acabó algo tocado física y, por qué no decirlo, también moralmente.

El final de la primera jornada nos resumió lo que sería la tónica del resto de la eliminatoria: España estaba contra las cuerdas, pero seguía viva. Y el siguiente punto en juego, al día siguiente, sería lo más parecido a la madre de todas las batallas: el partido de dobles, para muchos el que decanta la balanza en gran parte de los enfrentamientos en la Davis.

(CONTINUARÁ…)

,

No hay Comentarios

Lección de fútbol y coliderato en San Mamés (2-3)

ATHLETIC 2-BETIS 3

El Betis sigue de dulce en la temporada de su retorno a Primera División. Los verdiblancos sumaron anoche su tercera victoria en otros tantos partidos al vencer al Athletic de Bilbao en San Mamés por 2-3, en un partido en el que la superioridad bética fue tal que a nadie le habría extrañado que se hubiese dado una goleada visitante, pero en el que, con un hombre menos, sufrió para llevarse tres puntos de verdadero oro.

El triunfo, además, le sirve para colocarse en segunda posición de la tabla con nueve puntos, los mismos que el Valencia pero con peor diferencia de goles que los “ché”. Si los heliopolitanos hubiesen estado mínimamente atinados, habrían acabado la jornada en cabeza, aunque no se debe perder el “oremus”: el verdadero objetivo del Betis, la permanencia, está a 36 puntos de asegurarse sí o sí.

Por si alguien tenía dudas, Pepe Mel ordenó una disposición similar a la de jornadas anteriores y a la de la pasada campaña, en uno de los escenarios históricos de la liga y ante un equipo cuya propuesta actual -la de Marcelo Bielsa- era del mismo corte. Y la puesta en escena, de órdago: seis minutos de juego, falta en la frontal del área y gol “marca de la casa” de Beñat. El joven jugador vasco, ex canterano de Lezama, se “presentó” en la Catedral como sólo lo hacen los cracks, y sin celebrar el tanto por su pasado rojiblanco.

El Betis no se conformó, y a los doce minutos marcó otro golazo, tal vez el más brillante de los que lleva hasta la fecha. Nacho agarró el balón en la banda izquierda, regateó a medio Athletic, combinó con Jefferson Montero en el área y batió por bajo a Gorka Iraizoz. Casi nada; Nacho ya marca hasta goles en jugada individual. A este paso Tosic lo va a tener sumamente complicado para hacerse con la titularidad, puesto que el malagueño está imponente.

Y los verdiblancos siguieron, y siguieron. Roque Santa Cruz, titular por vez primera en la temporada, mandó un balón franco al palo, solo ante Iraizoz; y Jonathan Pereira estrelló el tercero en el meta vasco. El Athletic estaba realmente “groggy”, inquietando solamente a Casto en un par de remates de Fernando Llorente. Ni tan siquiera el embarullado gol de De Marcos a los 37 minutos le sirvió para irse al descanso más animado, puesto que a los 46 minutos un penalti por manos del propio De Marcos lo transformó Salva Sevilla en el 1-3.

El segundo tiempo no varió un ápice el guión durante la primera media hora. El Betis pudo y debió golear, así de claro, pero progresivamente fue perdonando una ocasión de oro tras otra para haber puesto un marcador de escándalo. Jefferson Montero, tras preciosa combinación con Jonathan Pereira, remató fuera casi en boca de gol; Roque Santa Cruz, tras un contragolpe letal, mandó el balón fuera prácticamente a puerta vacía; y, acto seguido, el propio Jonathan Pereira estrelló en el poste otro balón franco dentro del área. El Athletic, ampliamente superado por los ayer verdes, era silbado por su afición.

Pero la picaresca de Muniain -por no hablar de sus trampas y fingimiento- y la falta de inteligencia de Mario volvieron a meter en el partido a los locales. Minuto 74: el central bético corta una contra del joven extremo del Athletic con un agarrón en el centro del campo y, en vez de irse de allí responde a sus protestas encarándose con él. Muniain saca sus dotes teatrales, y nada más acercarle Mario la cara, se tira al suelo como si le hubieran matado -mientras desde el suelo le propinada un planchazo a su rival, a espaldas del árbitro-; como si Mario no supiera que eso podía suceder. La decisión de un mal colegiado -como muchos- de Ayza Gámez fue la lógica en estos casos: amarilla para los dos y posterior roja directa para el bético por agresión.

Esto espoleó a los “leones”, que ahora sí empezaron a rondar el área de Casto. David López, a cinco minutos del final, acortó distancias después de un penalti por manos de Javi Chica; el meta bético tuvo que hacer la parada de la noche para evitar el empate ante un cabezazo de Fernando Llorente; y el propio David López tuvo la igualada en sus botas con un voleón en el descuento que se marchó rozando el palo.

La expulsión del nuevo internacional por Venezuela Amorebieta, por doble amonestación en los segundos finales tras entradón a Ezequiel, puso punto final a un partido en el que el Betis debió salir como líder de San Mamés, pero en el que lo verdaderamente importante fueron dos cosas: 1) Haber demostrado que se puede ser superior a los equipos importantes; y 2) haber sumado tres puntos que alejan al Betis del tercero por la cola en ocho; y que acercan poco a poco los 45 -no 40 ó 41 como dice cierto listillo que entrena allá por la capital del reino- de la tranquilidad.

Y como esto no para, el jueves ante el Zaragoza en Heliópolis tendrán los béticos una nueva ocasión de seguir echando puntos en el zurrón… y, por qué no, de ocupar el liderato si se gana, dado que el día antes el Valencia recibe ni más ni menos que al F.C. Barcelona. La afición y los jugadores se merecen semejante gustazo.

CLASIFICACIÓN 4ª JORNADA (3ª real):

1º Valencia 9 puntos (6 goles a favor, 3 en contra)
2º BETIS 9 puntos (5 goles a favor, 2 en contra)
3º Barcelona 7 puntos
4º Sevilla 7 puntos
5º Real Madrid 6 puntos
6º Málaga 6 puntos

18º Racing 1 punto
19º Villarreal 1 punto
20º Sporting 0 puntos

,

No hay Comentarios

98-85: España sigue siendo la mejor de Europa

Titular simple, pero rotundo. Así es como se debe calificar el triunfo de la selección española en el Eurobasket 2011, tras derrotar en la final a Francia por 98-85.

Es el segundo oro europeo consecutivo para nuestro baloncesto, algo que no se conseguía a nivel de selecciones desde que Yugoslavia (la “segunda” Yugoslavia, tras la guerra de los Balcanes, que englobaba solamente a Serbia y a Montenegro) lo hiciera en 1995 y 1997. Solamente los soviéticos (en varias ocasiones), los yugoslavos (antes y después del conflicto balcánico) y Lituania a finales de los años 30, junto a España en 2009 y 2011 han conseguido lo que en Estados Unidos llaman el “back to back”, a lo largo del palmarés del torneo.

Este oro supone la quinta medalla en grandes competiciones desde 2006 (tres oros y dos platas), y la séptima desde que la base de este equipo se presentara en categoría absoluta en el Eurobasket de Turquía 2001: bronce en aquel torneo; plata en Suecia 2003; oro en el Mundial de Japón 2006; plata en España 2007 y en los JJOO de Pekín 2008; y oro tanto en Polonia 2009 como en Lituania 2011. Una década realmente inolvidable.

Y además, lo han conseguido, esta vez sí, dando espectáculo desde el salto inicial, y haciendo su mejor partido del torneo -y uno de los dos o tres mejores de todos estos años- ante un gran equipo como el francés, que hoy sí que ha dado la cara después de la pantomima de la primera fase.

Como decimos, España, a diferencia de otros días (por ejemplo, el de la semifinal), se ha empleado a fondo y con concentración desde el inicio; la calidad y la fuerza física del rival así lo requería. Bueno, desde el inicio no, porque en los dos primeros minutos Francia, liderada por Tony Parker, aprovechó la falta de ajustes de la defensa española para conseguir hasta cuatro canastas fáciles bajo el aro; contrarrestadas, eso sí, por la gran efectividad de los nuestros en ataque.

Subsanado el problema, los de Scariolo pusieron pronto velocidad de crucero y alcanzó ventajas que oscilaron durante todo el partido entre los 7 y los 12 puntos, ante una Francia que peleó con toda la barba y que, pese al gran partido de España, no dejó a los nuestros celebrar del todo la victoria hasta el minuto y medio final.

Todos brillaron a gran altura, empezando por Juan Carlos Navarro, que en el primer cuarto comenzó su exhibición con 8 puntos de los 27 que le llevaron a ser, más que merecidamente, MVP del campeonato. A “la Bomba” le secundó un genial Calderón que, recuperado del todo de su torcedura de tobillo, dio todo un recital de dirección, estando también sumamente certero en la anotación. 17 puntos para él, con triples y penetraciones como las de sus mejores épocas. El de los Raptors, tras la decepción por no haber podido formar parte del título de hace dos años, ya tiene su merecido oro europeo.

A pesar de que Parker y, en menor medida, Noah se empeñaban en no dejar escapar a la selección, España tomó su máxima ventaja hasta el momento gracias a un triple inverosímil -un poco de churro, para qué nos vamos a engañar) de Marc Gasol, 25-17 poco antes de acabar el primer cuarto. Su hermano Pau había cometido dos personales y no había empezado demasiado lucido, aunque al final terminaría, como en él es habitual, con números de crack.

Precisamente las dos faltas del ala-pívot de los Lakers le dieron a Serge Ibaka la ocasión de disputar unos minutos de oro en el segundo cuarto, en el que dio una auténtica exhibición de poderío con cinco tapones ni más ni menos, a cada cual más espectacular, que minaron la moral de todo francés que se acercara por el aro español.

España llegó al tramo previo al descanso superando la decena de puntos de ventaja gracias también a la gran labor continuada de Calderón y Navarro; a la entrada en acción de Pau, y al “factor Víctor Sada“. El base del Barça, casi inédito en los momentos importantes del campeonato, sabía que iba a tener protagonismo en la final, pero éste se acentuó con los minutos que Ricky Rubio, con un ojo medio aturdido, debió estar en el banquillo; y cumplió de sobra menguando la capacidad productiva del gran líder rival, Tony Parker.

Sólo la trifulca montada tras una fea falta de Rudy al propio Parker -antideportiva justamente señalada- descentró momentáneamente a los nuestros y reactivó a los franceses, quienes con cinco puntos seguidos de Nico Batum se volvieron a meter en el partido (46-41). Afortunadamente, un tiempo muerto de Scariolo volvió a rearmar a la selección, que se marchó a vestuarios 9 arriba (50-41), con dos canastones de Pau Gasol.

En el segundo tiempo, Navarro y Rudy Fernández volvieron a darle la máxima ventaja a España (56-43, min. 22) al comenzar el tercer cuarto, en el que la renta jamás bajó de los seis puntos. Cada vez que Francia, gracias a Parker, se acercaba con cinco o seis puntos seguidos, los nuestros reaccionaban y restablecían la normalidad; una normalidad, liderada por los 9 puntos de Navarro, que decía que el título estaba más cerca de permanecer en España (75-62, min. 30, tras un espectacular alley-hoop que acabó con canasta de Sada).

Algo que se confirmó en el período final. Francia no bajó nunca los brazos, lo que hizo más vistosa la victoria de la selección española. Pau Gasol (17 puntos, 10 rebotes, 4 asistencias y 3 tapones) se erigió definitivamente en el gran dominador en ambas canastas, mientras que los contraataques de Calderón, Rudy o Llull prácticamente sentenciaron el título a falta tan sólo de medio cuarto (84-68).

Parker y Diaw se encargaron de mantener vivo el orgullo francés con triples y canastas que impidieron que la victoria de España trocara en paliza; daba igual. Los instantes finales sirvieron para que Víctor Claver y, sobre todo, Felipe Reyes pudieran disfrutar de una fiesta en la que España se quedó tan sólo a dos puntos de alcanzar los cien (98-85).

El ala-pívot cordobés/madrileño tuvo tiempo primero para anotar una gran canasta, y luego para levantar el trofeo en un gran gesto del capitán, el MVP Juan Carlos Navarro. Felipe, como Claver, ha perdido recientemente a su padre, al que pudo dedicar la alzada de la copa que acredita a la España de principios de siglo como una de las mejores selecciones europeas de toda la historia, a la altura de las míticas URSS y Yugoslavia; casi nada al aparato. Enhorabuena, bicampeones.

, ,

No hay Comentarios

¿Hacia dónde va el periodismo?

Hoy he leído uno de esos artículos en los que lo que se cuenta me hace sentir vergüenza de la que sigue siendo mi vocación; la que ojalá pueda llegar a ser un día de éstos mi profesión, por mucho que las cosas estén cada vez peor para los que pretendemos dedicarnos a ella con honradez.

http://beyders.wordpress.com/2011/09/12/esos-periodistas-pillines/

Si a ello le unimos el desgraciadísimo comentario que hizo ayer Sergio Sauca en el Barça-Milan -por mucho que lo hiciera de forma irónica, creo que un profesional de TVE no puede decir algo así nunca en la vida ni en broma, pero ni sobre alguien del Barça, ni del Madrid, ni de ningún equipo-, uno no puede evitar hacerse la pregunta que, lamentablemente cada vez con más frecuencia, se le viene pasando por la cabeza: ¿hacia dónde demonios está caminando, a este paso, la profesión periodística?

La respuesta: hacia la autodestrucción, sin duda alguna.

(Gracias a @iescolar y a mi estimada Cristina MJ-Calítoe por distribuir el primero de los enlaces vía Twitter, y a mi antiguo compañero de facultad Daniel Sala, por hacer lo propio a través de Facebook)

2 Comentarios

El “Invencible Djokovic” también se lleva el U.S. Open

En realidad, este titular es incorrecto estrictamente, puesto que en 2011 el serbio ha concedido dos derrotas, ante Federer en Roland Garros y ante Murray -ésta por lesión- en Cincinnati; pero es un fiel reflejo de lo que Novak Djokovic está viviendo en este mágico año para él, sobre todo si se enfrenta a Rafa Nadal.

No sabemos si esto que está haciendo desde que comenzara la temporada será moda de un año o si, por el contrario, es el comienzo de una era del terror en el tenis superior a la de Roger Federer y a la de Pete Sampras; pero lo cierto es que es para enmarcar. Lo último, su tercer Grand Slam del año, el Abierto de Estados Unidos, ante nuestro Rafa (6-2, 6-4, 6-7 y 6-1), en uno de los mejores partidos de todo 2011.

Y eso que Rafa comenzó 0-2 arriba; o, mejor dicho, “Nole” empezó 0-2 abajo porque desde ese momento, el serbio arrancó y pasó como una moto por encima del mallorquín en la primera manga, en la que Nadal comenzó a mostrar su gran debilidad, la que le terminaría costando el 75% de la final: su debilidad en el servicio. Total, 6-2.

La segunda manga empezó de igual forma; incluso Rafa tuvo un punto para el 0-3; mas Djokovic de nuevo reaccionó y le dio la vuelta al set. Pero esta vez no se marchó como en el anterior, porque Rafa comenzó a jugar al resto más o menos igual que su rival cuando sacaba él. Una sucesión de “breaks” y “contrabreaks” con puntos ciertamente vistosos; pero el set, como el primero, acabó en manos balcánicas (6-4).

Y lo que se vio en el tercer set pasará, sin duda, a los anales de la historia del tenis. Dejemos a un lado la cantidad de roturas de servicio que continuó habiendo por ambas partes: fue el mejor set de todos los años que llevo viendo tenis, que ya empiezan a ser unos cuantos. Magia a ambos lados de la pista, especialmente por parte de Rafa, que salvó un 6-5 y saque de Djokovic para seguir vivo y que le ganó el set al serbio en el desempate.

Djokovic comenzó a sentir el peso de la presión sobre sus espaldas, nunca mejor dicho. El infernal ritmo al que ha venido jugando durante todo el año provocó que la espalda de “Nole” se resintiera y que el serbio solicitara la presencia del fisioterapeuta, en un gesto que muchos interpretaron como una treta para enfriar el partido pero que yo, sin dejar de pensar que algo de lo segundo sí que pudo haber, me lo creo por lo que acabo de comentar.

Parecía que estábamos ante la ocasión de Rafa, pero si Djokovic tenía problemas, nuestro campeón literalmente no se pudo ni mover desde el 2º-3º juego del 4º set. Rafa se acalambró, se resintió de la zona isquiotibial que hace días casi le hizo desplomarse en la sala de prensa, y el partido se acabó. Porque Rafa no abandonó, pero el serbio, pese a sus dificultades para ejecutar el servicio por los movimientos a realizar, siguió dando palos a un lado y a otro de la pista.

Todo acabó con un 6-1 que no refleja lo que luchó el de Manacor a lo largo de las más de cuatro horas en las que los números uno y dos deleitaron a los espectadores que abarrotaban las gradas de la pista central Arthur Ashe de Flushing Meadows. Mas sea como fuere, Djokovic tiene ya diez títulos en este irrepetible año para él. Y aún le quedan, entre otros torneos, la Masters Cup y la Copa Davis, cuyas semifinales se celebran este fin de semana y en la que podría encontrarse de nuevo con Nadal.

No hay Comentarios

El deporte del fin de semana (9-11 de septiembre de 2011)

Comenzamos esta semana con el BALONCESTO, ya que ha finalizado la segunda fase del Eurobasket de Lituania, con la selección española perfectamente posicionada para hacer valer su condición de máxima favorita del torneo, y no sólo revalidar el oro de hace dos años sino, por supuesto, meterse también en los JJOO de Londres (van directamente los dos finalistas; mientras que del 3º al 6º jugarán un Preolímpico a principios de Julio de 2012 en el que se decidirá la última de las plazas).

Finalmente, parece que España se está decantando por su “versión buena”, y por ello ha terminado encabezando su grupo después de haber ganado los tres partidos de esta segunda ronda. Versión que, tras el irregular encuentro ante Alemania, se dio contra una Serbia a la que apalizamos.

Porque obviamente lo de ayer no se puede considerar un partido serio, con una Francia con los brazos caídos buscando descaradamente evitar a Lituania en unas hipotéticas semifinales, quizás olvidándose de que en cuartos tendrá un rival como Grecia que, pese a las bajas, sigue siendo Grecia. Pero más de lo que dijimos en Diario Siglo XXI primero y en Pick & Roll Sevilla después, no voy a decir. España jugará en cuartos de final el miércoles contra Eslovenia, esperando en semifinales -si ganamos, que creo que lo haremos sin excesivos problemas- el que quede del Macedonia-Lituania.

Un partido este último que a punto ha estado de ser un “derbi” ex soviético; pero un triple casi inverosímil y sobre la bocina de Sergei Monya le ha dado la victoria a Rusia sobre los sorprendentes balcánicos (63-61), además del primer puesto del grupo F y de la posibilidad de, como Francia, evitar a lituanos y españoles hasta la final.

Emparejamientos de cuartos de final:

1) España-Eslovenia (miércoles, 17:00)
2) Macedonia-Lituania (miércoles, 20:00)
3) Rusia-Serbia (jueves, horario por confirmar)
4) Francia-Grecia (ídem)

Las semifinales medirán el viernes al vencedor del 1 contra el vencedor del 2; y al del 3 con el del 4.

EL “BISONTE” COBO, VENCEDOR DE LA VUELTA
Se acabó la Vuelta a España, y lo hizo con la victoria final de Juanjo Cobo. El cántabro del GEOX ganó por la exigua rente de 13 segundos sobre el británico del Sky Chris Froome; pero ganó, que es lo importante, más aún después de año y medio de depresión en los que lo menos que se le pasó por la mente fue dejar el ciclismo. Tercero fue, un poco más lejos, el compañero de Froome, Bradley Wiggins.

Parecía que todo había quedado sentenciado hace ocho días en el Angliru con la espectacular ascensión de Cobo; pero cuando se esperaba que el cántabro rematara la faena en Peña Cabarga fue Froome quien le puso contra las cuerdas en el puerto que se encuentra a escasos kilómetros de su casa. Cobo reaccionó en la rampa final y, pese a no poder ganar la etapa, salvó los muebles cediendo sólo los segundos de la bonificación.

Las etapas con llegada a Euskadi se esperaban con enorme expectación por los 33 años que llevaba la Vuelta sin pasar como final de etapa por tierras vascas, y por las escasas diferencias de la general. Pero en este último sentido a Froome le fue imposible siquiera coger un solo segundo de bonificación, recordándose las etapas de Bilbao y Vitoria-Gasteiz por el excepcional ambiente de la afición más entendida y apasionada del territorio español; y por el apoteósico triunfo del Euskaltel con Igor Antón en la Gran Vía de Bilbao. En Madrid, al sprint, ganó Peter Sagan (tres triunfos para el sprinter del Liquigas); Cobo entró levantando por fin los brazos; y a los tres del podium les acompañaron Baukke Mollema (ganador de la clasificación por puntos, adelantando a “Purito” Rodríguez el último día) y David Moncoutié (vencedor por cuarta vez del Gran Premio de la Montaña).

ALONSO, TERCERO EN MONZA
A Sebastian Vettel le pueden hacer correr con tres ruedas en lo que resta de campeonato en Fórmula 1, que será bicampeón de todos modos. El alemán únicamente está pendiente de “elegir” el lugar donde certificará su segundo título mundial después de la enésima exhibición de la temporada, ésta en un circuito teóricamente desfavorable como el mítico Monza, en el Gran Premio de Italia.

Vettel y su “todopoderoso” Red Bull dominaron la carrera casi de cabo a rabo; siendo segundo Jenson Button y tercero, Fernando Alonso. El asturiano tuvo el arrojo de coger la cabeza desde la cuarta plaza con una salida propia del campeón que es, pero tuvo que ceder poco más tarde ante el poderío del “toro rojo alado”.

Alonso, cuyo Ferrari adoleció una vez más de falta de ritmo comparado también con los McLaren, y tras ser rebasado en su primera parada en boxes por Button tuvo que sacarse un conejo de la chistera para terminar en el podium y darle una alegría a los “tifossi” que, un año más, poblaban fieles las gradas del templo ferrarista.

Bueno, un conejo y la inestimable ayuda del último gran mito de Ferrari, el señor Michael Schumacher, quien con su Mercedes retuvo en el primer tramo de la carrera durante un buen número de vueltas a Lewis Hamilton, en un espectacular duelo de titanes que fue, sin duda, de lo mejor de la temporada. Hamilton quedó lo suficientemente retrasado como para no subir al “cajón”, dado que al final cruzó la bandera de cuadros a escasos metros de Alonso, siendo Schumacher quinto.

Alguersuari, por su parte, acabó séptimo y de nuevo por delante de Sebastian Buemi, a quien está barriendo en la recta final de la temporada, en su lucha por un volante en Toro Rosso para 2012. La general ahora nos presenta a Alonso en segunda posición, con Button y Webber a cinco puntos; y Hamilton, a catorce. De Vettel, prácticamente ya ni hablamos: dentro de dos semanas, en la carrera nocturna de Singapur, será matemáticamente campeón si gana y Alonso, Button y Webber no hacen podium. Y si no, pues lo será en Suzuka.

DEFERR Y CARBALLO, CONDECORADOS
Y terminamos con un merecidísimo reconocimiento que han recibido esta mañana dos grandes del deporte español en general, y de la gimnasia artística en particular. De una parte, Gervasio Deferr ha sido condecorado con la Gran Cruz de la Real Orden al Mérito Deportivo; y de otra, el seleccionador nacional femenino, Jesús “Fillo” Carballo, ha recibido la Medalla de Oro de la misma institución, por sus muchos méritos deportivos acumulados a lo largo de los años.

“Gervi”, como saben los buenos aficionados al deporte, ha conseguido tres medallas olímpicas: dos oros en salto (Sidney 2000 y Atenas 2004) y una plata en suelo (Pekín 2008), además de varias preseas en los campeonatos del mundo. A “Fillo” se le reconocen los muchos años que lleva al frente del equipo femenino con un buen número de éxitos. Enhorabuena para los dos.

, , , , ,

No hay Comentarios

Estreno victorioso también en el Villamarín (1-0)

BETIS 1-MALLORCA 0

Segundo triunfo para el BETIS en un inicio de liga inmejorable. El equipo verdiblanco se ha impuesto, en la matinal sevillana, al MALLORCA por 1-0 en su primer encuentro como local tras su reingreso en Primera, lo que le hace sumar seis puntos de seis posibles en su lucha por asegurarse la permanencia lo antes posible.

Como en Granada, un gol de Rubén Castro en los minutos finales le ha dado la victoria a los de Mel quienes -dato de momento meramente anecdótico a la vez que significativo por la idiosincrasia de la rivalidad sevillana-, por primera vez en seis años, adelantan en la clasificación a su eterno rival, el Sevilla F.C.

SUPERIOR AL MALLORCA
Sin hacer un encuentro especialmente brillante en varios de los aspectos esenciales -se han fallado muchas entregas y se ha estado con más dudas de lo deseado en ciertas fases-, el Betis ha sido el justo vencedor por el hecho, tan simple como demoledor, de haber sido fiel a su filosofía de juego, exponiendo más en ataque y creando más ocasiones que su rival.

Así salió el Betis en los minutos iniciales, tocando y tocando con fluidez y precisión, sin agobiar en exceso la meta de Aouate pero sí gozando de algunas llegadas, como por ejemplo dos disparos deficientemente ejecutados por Salva Sevilla en franca posición, y otro de Rubén Castro que, en similares circunstancias, rebotó en un defensa bermellón.

MOMENTOS DE DUDAS
Fue, no obstante, acercarse el primer cuarto de hora y llegar el único arreón medianamente continuado del Mallorca, con dos ocasiones de Nsue -en una de ellas Casto se tuvo que emplear a fondo- y otra del ex sevillista Alfaro, que aprovechó el error de Amaya a la hora de hacer el fuera de juego para plantarse solo ante Casto. Por fortuna, la ocasión la mandó al limbo.

Veinte minutos duraron las dudas. Pasada la media hora, el Betis retomó la manija del juego, especialmente desde que, a los 37 minutos, el árbitro Del Cerro Grande se tragara un flagrante penalti de Chico sobre Jorge Molina en el área pequeña, cuando el delantero alcoyano se revolvía para fusilar a Aouate. Pero la ocasión más clara y más increíblemente errada de todas las que se crearon a lo largo del partido llegó un minuto antes del descanso. Tras un contraataque del Betis, Rubén Castro disparó al poste, y el doble rechace del que gozó Jorge Molina, ambos a portería vacía, se estrelló en el larguero en ambas ocasiones. Tres palos en una misma jugada.

CONTINÚAN LAS LLEGADAS
En el segundo tiempo entró Jonathan Pereira por Jefferson Montero al cuarto de hora, y las llegadas continuaron siendo casi todas para el Betis. Las más claras, un disparo de Rubén Castro que salió rozando el palo y, sobre todo, un mano a mano de Jonathan Pereira -al poco de ingresar en el campo- que el gallego no supo aprovechar ante Aouate.

El fútbol en sí no estaba siendo excelente; de hecho las imprecisiones estaban poco a poco llegando al medio campo bético; pero sólo el desánimo y algún error que propiciase alguna que otra llegada rival podía propiciar la victoria visitante. Y eso mismo fue lo que estuvo a punto de suceder cuando una nueva y enorme desaplicación defensiva dejó a Nsue junto a Casto. Era el minuto 68 cuando el ex delantero de la Real, con el meta bético a media salida, ajustó el balón con calidad, pero éste no quiso entrar.

Con Vadillo y Santa Cruz ya en el campo, el ataque bético se reactivó en la recta final. El joven extremo aportó descaro y velocidad en banda, y la flamante incorporación paraguaya -aplaudidísimo en su debut en liga- estuvo a punto de estrenarse saliendo por la puerta grande, pero le faltó ajustar un pelín su remate a saque de falta de Beñat.

UNA VEZ MÁS, RUBÉN
Quedaba claro que, una vez más, el gol debía ser cosa de Rubén Castro, como así fue. A falta de cuatro minutos, córner de Beñat, entre Nsue y Amaya peinan al segundo palo y el canario, con la caña preparada como siempre, remató con la derecha al fondo de la red. Un nuevo gol decisivo para el ex deportivista, el enésimo entre primera y segunda en el año y pico que lleva en la Sevilla heliopolitana.

No pasó nada más, porque el Betis se defendió con acierto -incluso tirando algunas contras-, mientras que el Mallorca no encontró la forma de inquietar a Casto. Comienzo ilusionante de un Betis al que le faltan todavía 39 puntos para asegurarse la permanencia, pero que hoy le ha dado a su afición no sólo el gustazo de vivir la primera victoria de la temporada en casa, sino también de darse el gustazo de verse, por vez primera desde 2005, por delante del Sevilla en la tabla clasificatoria.

,

No hay Comentarios