Estreno victorioso también en el Villamarín (1-0)


BETIS 1-MALLORCA 0

Segundo triunfo para el BETIS en un inicio de liga inmejorable. El equipo verdiblanco se ha impuesto, en la matinal sevillana, al MALLORCA por 1-0 en su primer encuentro como local tras su reingreso en Primera, lo que le hace sumar seis puntos de seis posibles en su lucha por asegurarse la permanencia lo antes posible.

Como en Granada, un gol de Rubén Castro en los minutos finales le ha dado la victoria a los de Mel quienes -dato de momento meramente anecdótico a la vez que significativo por la idiosincrasia de la rivalidad sevillana-, por primera vez en seis años, adelantan en la clasificación a su eterno rival, el Sevilla F.C.

SUPERIOR AL MALLORCA
Sin hacer un encuentro especialmente brillante en varios de los aspectos esenciales -se han fallado muchas entregas y se ha estado con más dudas de lo deseado en ciertas fases-, el Betis ha sido el justo vencedor por el hecho, tan simple como demoledor, de haber sido fiel a su filosofía de juego, exponiendo más en ataque y creando más ocasiones que su rival.

Así salió el Betis en los minutos iniciales, tocando y tocando con fluidez y precisión, sin agobiar en exceso la meta de Aouate pero sí gozando de algunas llegadas, como por ejemplo dos disparos deficientemente ejecutados por Salva Sevilla en franca posición, y otro de Rubén Castro que, en similares circunstancias, rebotó en un defensa bermellón.

MOMENTOS DE DUDAS
Fue, no obstante, acercarse el primer cuarto de hora y llegar el único arreón medianamente continuado del Mallorca, con dos ocasiones de Nsue -en una de ellas Casto se tuvo que emplear a fondo- y otra del ex sevillista Alfaro, que aprovechó el error de Amaya a la hora de hacer el fuera de juego para plantarse solo ante Casto. Por fortuna, la ocasión la mandó al limbo.

Veinte minutos duraron las dudas. Pasada la media hora, el Betis retomó la manija del juego, especialmente desde que, a los 37 minutos, el árbitro Del Cerro Grande se tragara un flagrante penalti de Chico sobre Jorge Molina en el área pequeña, cuando el delantero alcoyano se revolvía para fusilar a Aouate. Pero la ocasión más clara y más increíblemente errada de todas las que se crearon a lo largo del partido llegó un minuto antes del descanso. Tras un contraataque del Betis, Rubén Castro disparó al poste, y el doble rechace del que gozó Jorge Molina, ambos a portería vacía, se estrelló en el larguero en ambas ocasiones. Tres palos en una misma jugada.

CONTINÚAN LAS LLEGADAS
En el segundo tiempo entró Jonathan Pereira por Jefferson Montero al cuarto de hora, y las llegadas continuaron siendo casi todas para el Betis. Las más claras, un disparo de Rubén Castro que salió rozando el palo y, sobre todo, un mano a mano de Jonathan Pereira -al poco de ingresar en el campo- que el gallego no supo aprovechar ante Aouate.

El fútbol en sí no estaba siendo excelente; de hecho las imprecisiones estaban poco a poco llegando al medio campo bético; pero sólo el desánimo y algún error que propiciase alguna que otra llegada rival podía propiciar la victoria visitante. Y eso mismo fue lo que estuvo a punto de suceder cuando una nueva y enorme desaplicación defensiva dejó a Nsue junto a Casto. Era el minuto 68 cuando el ex delantero de la Real, con el meta bético a media salida, ajustó el balón con calidad, pero éste no quiso entrar.

Con Vadillo y Santa Cruz ya en el campo, el ataque bético se reactivó en la recta final. El joven extremo aportó descaro y velocidad en banda, y la flamante incorporación paraguaya -aplaudidísimo en su debut en liga- estuvo a punto de estrenarse saliendo por la puerta grande, pero le faltó ajustar un pelín su remate a saque de falta de Beñat.

UNA VEZ MÁS, RUBÉN
Quedaba claro que, una vez más, el gol debía ser cosa de Rubén Castro, como así fue. A falta de cuatro minutos, córner de Beñat, entre Nsue y Amaya peinan al segundo palo y el canario, con la caña preparada como siempre, remató con la derecha al fondo de la red. Un nuevo gol decisivo para el ex deportivista, el enésimo entre primera y segunda en el año y pico que lleva en la Sevilla heliopolitana.

No pasó nada más, porque el Betis se defendió con acierto -incluso tirando algunas contras-, mientras que el Mallorca no encontró la forma de inquietar a Casto. Comienzo ilusionante de un Betis al que le faltan todavía 39 puntos para asegurarse la permanencia, pero que hoy le ha dado a su afición no sólo el gustazo de vivir la primera victoria de la temporada en casa, sino también de darse el gustazo de verse, por vez primera desde 2005, por delante del Sevilla en la tabla clasificatoria.

,

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)