El Betis se estanca por su falta de acierto y sus errores atrás


BETIS 0-RAYO VALLECANO 2

Después de tres derrotas, dos de ellas ante el sorprendente líder Levante y el Madrid, y otra fuera de casa contra el Getafe, el Betis tenía esta mañana la que a priori era una buena oportunidad para retomar la senda de la victoria al tener enfrente, y en casa, a un equipo de los de “su liga”, el Rayo Vallecano.

Pero nada más lejos de la realidad. Ante los vallecanos el Betis ha sumado su cuarto encuentro consecutivo perdiendo, entre otras cosas porque los de Mel, aunque sin hacer el juego fluido de los primeros encuentros, han gozado de varias ocasiones claras de gol y las han desaprovechado todas; y como en defensa ha cometido dos errores en los minutos finales, el resultado no ha sido otro que ese 0-2 que supone, también, el primer triunfo para los madrileños como visitantes.

El Betis comenzó con la novedad de Cañas en detrimento de Beñat, con gastroenteritis; y también sin Dorado en el centro de la defensa, debido al bajo rendimiento en los encuentros anteriores. En la primera parte los verdiblancos se mostraron incapaces de superar el férreo sistema de José Ramón Sandoval; pese a lo cual gozaron de dos excelentes ocasiones a cargo de Rubén Castro. En la primera, Cobeño con el pie y un defensa bajo palos evitaron el gol; mientras que en la segunda, el canario remató muy alto, en franca posición, una excelente jugada individual.

Tras el descanso Michu pudo batir a Castro después de una gran jugada del joven Lass por la derecha; pero fue el Betis quien continuó acumulando llegadas y oportunidades realmente buenas. La mejor de todas, un centro desde la derecha que de nuevo Rubén Castro remató al larguero en primera instancia, y contra Cobeño a renglón seguido.

Y como el que perdona suele terminar perdiendo, a los 80 minutos un balón largo lo cabeceó defectuosamente Nacho y Lass -quien un minuto antes parecía estar poco menos que gravemente lesionado, y otro más tarde intentó “expulsar” a Iriney con una actuación por la que no hubiera recibido ni un triste galardón de pueblo- aprovechó el tradicional regalito de la defensa bética para batir en vaselina a un Casto dubitativo y desconcertado.

El Betis intentó buscar el empate, pero ya con desorden y desconcierto; y a dos minutos del final un penalti de Mario a Koke, tras otra desaplicación defensiva, lo transformó en el definitivo 0-2 el propio delantero malagueño. A pesar de todo, el Betis sigue a siete puntos del descenso; mas debe recobrar mínimamente su moral y su puntería si no quiere que esa renta, que llegó a ser de once puntos, vaya menguando todavía más. Y ahora tiene dos salidas consecutivas, Cornellà/El Prat y Santander, en apenas cuatro días.

,

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)