Sevilla volverá a tener una final de la Copa Davis


Rafa Nadal, salvo lesiones que nadie desea, regresará al lugar donde se dio a conocer al tenis mundial. El estadio Olímpico de La Cartuja volverá a albergar la final de la Copa Davis toda vez que, como en 2004, la Federación Española ha elegido a Sevilla como sede del enfrentamiento que, esta vez, medirá a España y a Argentina, del 2 al 4 de diciembre.

Finalmente la elección se confirmó un día antes de lo inicialmente acordado, aunque realmente todo se sabía desde ayer por la tarde, cuando el máximo organismo del tenis español hizo una serie de filtraciones más o menos extraoficiales que posibilitaron que la noticia fuese “vox populi” en el mundo del deporte nacional. El presidente, José Luis Escañuela, lo ha hecho oficial esta mañana en su comparecencia ante los periodistas junto al alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, en el ayuntamiento hispalense.

Sevilla se ha impuesto a última hora a la que todo el mundo consideraba favorita, Valencia, algo que, lógicamente, no ha gustado absolutamente para nada ni a la federación valenciana ni a la alcaldesa Rita Barberá, que han venido a insinuar poco menos que la final se la han dado a Sevilla porque el presidente de la española es sevillano, y les ha puesto todas las trabas posibles cambiando los requisitos iniciales pedidos a la capital de la Comunidad Valenciana.

Lo que Rita Barberá no dice -o no quiere decir- es que la organización de la final se la han dado a Sevilla no ya por disponer de un recinto con más del doble de capacidad del que proponían ellos (los 25.000 largos de la pista a construir en el Olímpico contra los 12.000 del velódromo Luis Puig), sino sobre todo porque, al contrario del consistorio hispalense -que se ha volcado y bien-, el ayuntamiento de Valencia ha pasado absolutamente por alto el tema de la financiación y del apoyo de las instituciones públicas valencianas para con el evento.

El ayuntamiento de Sevilla sí que ha aceptado con los ojos cerrados pagar el canon exigido de aproximadamente un millón de euros -de los cuales se recuperará de entrada la cantidad correspondiente al 50% de la venta de abonos, según Escañuela-; y es por eso por lo que Sevilla, ciudad talismán donde las haya para el deporte español, tendrá la oportunidad de gozar, siete años más tarde, de la gran final de la Copa Davis, señora Barberá. Y nosotros que la disfrutemos.

,

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)