Archivo noviembre, 2011

El año en el que se rompió el tabú de la Davis

MI PARTICULAR MEMORIA DEPORTIVA (33)

Se acerca ya la apasionante final de la Copa Davis entre España y Argentina en la “ciudad talismán” de Sevilla. Desde el viernes 2 hasta el domingo 4 servidor de ustedes, ya debidamente acreditado, estará en el Estadio Olímpico presenciando “in situ”, para DIARIO SIGLO XXI, la evolución de los Rafa Nadal, David Ferrer, Feliciano López y Fernando Verdasco, que tendrán unos durísimos oponentes en los albicelestes Juan Martín Del Potro, David Nalbandián, Juan Mónaco o Eduardo Schwank.

Y para ir abriendo boca, qué mejor que recordar la primera “ensaladera” conquistada por el tenis español, en el inolvidable mes de diciembre de 2000. Hemos hablado ya de la final de 2004, también en Sevilla, así como del “marplatazo” de 2008; pero nos faltaba hacerlo de la más importante, la más emotiva, la victoria que abrió este ciclo victorioso del equipo español, en los albores del siglo XXI.

Después de las finales de 1965 y 1967 perdidas ante Australia en tierras oceánicas -con los Santana, Orantes, Gisbert o Arilla-, el tenis español apenas si pudo paladear un par de semifinales desde el inicio del Grupo Mundial. En 1999, el último año de Manolo Santana como capitán, se perdió con Brasil en primera ronda en Lérida -última derrota de España en casa hasta el día de hoy-, y la presencia en el Grupo Mundial se tuvo que salvar en Nueva Zelanda.

La Federación Española decidió que era el momento de dar un golpe de timón, y por ello relevó al histórico jugador para poner en su lugar a un grupo de entrenadores encabezado por Javier Duarte, que se vino a llamar G-4: Jordi Vilarò, Josep Perlas, Juan Bautista Avendaño y el propio Duarte. Había que intentar como fuera hacer algo importante en la Copa Davis, porque ya tocaba. Para ello se debían dar un par de condiciones: encontrar un buen “dobles” y un buen sorteo; y ambas se cumplieron.

Lo primero llegó con el descubrimiento de Joan Balcells, el “Oso”; un tenista barcelonés de 25 años que apareció en escena en la dramática eliminatoria de permanencia de Nueva Zelanda; y que en 2000 formó junto a Álex Corretja la pareja para la Davis que el tenis español venía buscando desde los años de Emilio Sánchez Vicario y Sergio Casal. Ello, unido al surgimiento de Juan Carlos Ferrero y a la competitividad de los Corretja, Carlos Moyà o Albert Costa iban a hacer de España un equipo muy a tener en cuenta.

Lo segundo también salió a pedir de boca: un sorteo en el que se dio la circunstancia de que España iba a terminar jugando las cuatro eliminatorias en la tierra batida nacional, comenzando un período de fortaleza como locales que aún hoy no ha finalizado. Murcia, Málaga y Santander vieron como los nuestros “despachaban” cómoda y respectivamente a Italia, Rusia y Estados Unidos -a éstos por 5 a 0-; y España, por vez primera desde 1967, se clasificaba para jugar la final de la Copa Davis, para la que eligieron una ciudad señera como Barcelona, y un excelente recinto como el Palau Sant Jordi.

El rival, como en los años del blanco y negro, iba a ser Australia; una nación histórica donde las haya en la Davis, que llegaba como vigente campeona… pero que era plenamente consciente del hándicap que iba a suponer jugar como visitante. De aquel legendario equipo de los 60 sobrevivía John Newcombe, ahora como capitán; mientras que sobre la pista España debía superar a jugadores de la talla de un jovencísimo Lleyton Hewitt, Patrick Rafter, Mark Woodforde y Sandon Stolle -hijo de otro “verdugo” de los españoles como Fred Stolle-, que reemplazaba al otro “Woodie”, Todd Woodbridge, quien por esas fechas se disponía a ser padre. España, por su parte, presentó a Juan Carlos Ferrero, Álex Corretja, Albert Costa y Joan Balcells; debiendo tomar el G-4 la dura decisión de prescindir de Carlos Moyà.

“>

Todo estaba preparado en el Sant Jordi para disfrutar con el triunfo de los nuestros. Casi 17.000 personas, incluyendo un buen número de los “Fanatics” australianoa, gozaron de una fiesta de tres días, que comenzó con una durísima batalla entre Albert Costa y Lleyton Hewitt. El actual capitán del equipo español tuvo contra las cuerdas al número 1 australiano, pero acabó cediendo en cinco sets, por 6-3, 1-6, 6-2, 4-6 y 4-6. Afortunadamente, Juan Carlos Ferrero y los problemas físicos de Patrick Rafter igualaron la contienda. El valenciano ganaba por 6-7, 7-6, 6-2 y 3-1, cuando el doble ganador del US Open debió abandonar el partido. El primer día terminó 1-1.

Como en otras tantas eliminatorias, el partido de dobles iba a tener una importancia capital. España se guardaba las dos últimas balas de individuales en caso de una previsible derrota, pero la perspectiva de un 1-2 el último día inquietaba en las huestes de Duarte y los demás. Sin embargo, aquel sábado se respiraba un olor especial; primero porque Corretja y Balcells se habían mostrado como una pareja muy fiable -dos victorias y una derrota-; segundo por el “plus” especial de jugar en casa; y tercero porque delante no estaban los “Woodies” al completo, “sólo” dos grandes doblistas pero que apenas jugaban juntos en el circuito: Woodforde y Stolle. El resultado de todo esto fue una gran victoria de la pareja española, que se deshizo de los australianos por un triple 6-4, poniendo la Davis casi en nuestras manos.

El domingo debíamos rematar la faena, preferentemente con Ferrero o, si no, con Corretja, que de resultar necesario iba a reemplazar a Costa para decidir ante Rafter… o quien le reemplazara. Pero había que terminar a la primera, y eso fue lo que hizo “Juanqui” en cuatro memorables sets ante Hewitt. El último revés paralelo aún permanece guardado en las retinas de los buenos aficionados al tenis, ya que con él se completó un histórico marcador de 6-2, 7-6, 4-6 y 6-4, saliendo Ferrero a hombros cual estrella de la tauromaquia.

Con un adolescente Rafa Nadal como abanderado, el equipo español cumplió por fin con el sueño de generaciones y generaciones de tenistas de nuestro país: levantar la Copa Davis, la primera de las cuatro que, hasta la fecha actual, adornan las vitrinas de la Real Federación Española de Tenis. Ojalá este fin de semana, con Nadal también como “abanderado”, esta vez sobre la cancha, caiga la quinta.

,

No hay Comentarios

Federer, “maestro” por sexta vez

Se dice que los viejos rockeros nunca mueren. Roger Federer no es que sea demasiado mayor ni mucho menos, pero a sus 30 años se le considera como un poco de vuelta en el mundo del tenis. Sin embargo, a la que puede aprovecha para continuar obsequiándonos con lecciones tan puntuales -cada vez más- como magistrales -siempre-.

Y eso precisamente es lo que ha hecho al conquistar esta tarde su sexta Copa Masters -el Masters de toda la vida- tras derrotar en la final, disputada en el O2 Arena de Londres, a Jo Wilfried Tsonga por 6-3, 6-7(4) y 6-3. Federer se convierte así en el tenista con mayor número de Masters de la historia, uno más que los legendarios Pete Sampras e Ivan Lendl, en su final número 100 de un torneo de la ATP, de las que ha ganado 70.

En un año en el que Novak Djokovic -sobre todo- y Rafa Nadal le han impedido “acceder” a los Grand Slams, el suizo ha aprovechado los bajones físicos de ambos en el final de temporada para decir “aquí estoy yo, y aquí voy a seguir estando”, primero conquistando el Masters 1000 de París-Bercy, y posteriormente la cita de los maestros, ambos triunfos ante Tsonga. Esto le posibilita terminar 2011 como número 3, adelantando de nuevo al también “tocado” Andy Murray.

Federer, que viendo a sus dos máximos rivales se atisbaba como favorito para reeditar el título de 2010, y que accedió a la final a costa de David Ferrer, aprovechó la oportunidad que le dio Tsonga para apuntarse un “break” decisivo, en el octavo juego del primer set. Hasta entonces el francés le estaba manteniendo el pulso, e incluso se pudo decir que estaba siendo mejor. Pero una vez más quedó demostrado que si hay alguien a quien no debes regalarle nada es a Roger, que sentenció en el juego siguiente con su saque, ganando la primera manga por 6-3.

El de Basilea dispuso de su saque para cerrar el partido con 5-4 en el segundo parcial, pero hasta los más grandes sufren alguna vez de nerviosismo, el que aprovechó Tsonga para recuperar el saque cedido en el quinto juego, y seguir vivo en un set que acabaría llevándose en el desempate, por 6-7(4), tras salvar una bola de partido -con su servicio, eso sí-.

La mayor fortaleza atlética de Tsonga hacía pensar por momentos que el francés se iba a alzar por el título por agotamiento físico de su rival. No fue así, ya que su inexperiencia terminó por pesar bastante más. Federer decidió arriesgar lo justito, jugando con el nerviosismo de Tsonga y a la espera, como siempre, de aprovechar su ocasión.

Y ésta llegó, como en la manga inicial, en el octavo juego, en el que Roger logró el “break” decisivo. Más tranquilo, Federer resolvió con su saque en plan campeón, como en sus mejores tiempos. El 6-3 definitivo no vino a hacer sino justicia, y no porque Tsonga no se mereciera haber ganado, sino porque habría sido moralmente injusto que Federer, huérfano de Grand Slams en 2011, hubiera terminado el año sin dejar su huella. La huella de un verdadero maestro del tenis.

, ,

No hay Comentarios

“Leyendo” al Pato Donald

Revisando algunas de mis anteriores “vidas cibernéticas”, me reencontré con este artículo, escrito hace casi tres años, y que me gustaría volver a compartir, esta vez a través del presente espacio.

Caminante, no hay camino; se hace camino al andar, escribió Machado. Y Disney, en cambio, canta otros versitos: Caminante, sólo hay caminos; no te eches a andar”.

De esta forma tan llamativa comienza uno de los capítulos de un libro que, después de ser leído, podría cambiar la concepción que una persona tiene sobre uno de los iconos de la infancia de cualquiera: los personajes de la factoría Disney.

PARA LEER AL PATO DONALD. COMUNICACIÓN DE MASA Y NACIONALISMO es un ensayo escrito por los reputados sociólogos y teóricos de la comunicación de masas Ariel Dorfman y Armand Mattelart. En él, desde una perspectiva eminentemente marxista, ambos critican el papel desempeñado por Walt Disney como promotor, de manera suave y sibilina, de la difusión del “american way of life” en literatura de masas (principalmente dirigida a “la base”, los niños, claro). Su tesis principal es que las historietas publicadas en su revista Disneylandia (dirigida a la América latina) no sólo son un reflejo de la ideología anteriormente mencionada, sino que, además, Disney debería ser considerado como cómplice activo y consciente a la hora de difundirla.

Todo ello a través de teorías como, por ejemplo:

1) La desaparición de la figura del padre. En las aventuras de los personajes Disney no hay padres, sólo tíos y sobrinos; y además, los pequeños suelen ser siempre más inteligentes que los mayores. Así, en la vida real, los padres no se oponen a que los niños lean las revistas porque no temen que se les “rebelen”: en las mismas, los “peques” siempre terminan sobreponiéndose a los “titos”, no a los “papis”.

2) El consumismo y la “ociosidad del trabajo”. Éste no es algo que haga falta, sino una actividad ociosa, un mero consumir del tiempo libre. Para ello, Dorfman y Mattelart ponen el ejemplo de una historieta en la que el Lobo Feroz termina atrapando a los tres cerditos, pero el cerdito Práctico (el listo, para que nos entendamos) acaba por convencerle para que los suelte, con el siguiente argumento: “¿En qué te vas a divertir ahora que nos tienes atrapados? No tendrás nada que hacer, fuera de estar sentado, envejeciendo antes de tiempo”. En resumen, el Lobo Feroz termina por pensar sobre su trabajo que eso es lo que le entretiene más que nada.

Ambos meten a todos los personajes en el mismo saco, pero se centran sobre todo en la familia de los patos: Donald, los sobrinitos y el Tío Gilito (o Tío Rico, como también le llaman), porque son ellos los máximos exponentes y encargados de la difusión de la ideología estadounidense en América Latina, donde el Pato Donald es el personaje más popular (el libro salió publicado en Chile en 1971-72).

El libro es muy interesante, más allá de si se está de acuerdo o no. Objetivamente, Dorfman y Mattelart tienen toda la razón del mundo en la mayoría de las cosas que afirman, pero a veces se pasan un poco. Los que bien me conocen saben que yo no soy sospechoso de ir a favor de lo americano; pero lo cierto es que desde niño he disfrutado como un enano con las aventuras de Mickey, Donald, Goofy y compañía, y siempre he tenido la cabeza muy bien amueblada, sin dejarme influenciar.

Así que, para desagraviar un poco a Disney y sus personajes, dejo estos dos magníficos cortos, dos verdaderas obras de arte, recomendadas para gente de todas las edades:

EL CONCIERTO DE LA BANDA, con Mickey y su orquesta intentando tocar la obertura de la ópera Guillermo Tell, y el Pato Donald, literalmente, dando por saco:

“>

EL VIEJO MOLINO, realmente emocionante y espectacular donde los haya:

“>

Sin embargo, sí estoy de acuerdo con aquello que, por lo general, se comenta del doble mensaje de las animaciones de Disney. Un ejemplo lo tenemos en el corto de EL PATITO FEO.

“>

…¿o quizás debería llamarse “el patito bastardo“? Porque las circunstancias en las que aparece son muy sospechosas, y además, la discusión entre papá pato y mamá pata se podría interpretar… de aquella manera. Vedlo vosotros mismos.

, , ,

2 Comentarios

¿Tiempos de cambio en España?

No suelo escribir sobre política en este blog dedicado esencialmente al deporte y, eventualmente, a las críticas/noticias cinéfilo-teatrales, básicamente porque no me gusta hacerlo; pero el resultado de las elecciones generales de esta jornada en cierto modo me obligan a ello.

A nadie se le escapa, o se le debería escapar, que, con un 73% aproximadamente de participación, el Partido Popular ha sido el gran vencedor, gracias a su aplastante victoria con 186 escaños, mayoría absoluta y récord histórico para los populares, que colocarán a Mariano Rajoy como Presidente del Gobierno, y que vuelven a Moncloa siete años y medio después de que José María Aznar dejara la sede presidencial.

Pero que no se confíen en la calle Génova: el apabullante triunfo de Rajoy ni mucho menos se debe a una extraordinaria labor por parte del nuevo presidente en los años en los que ha estado en la oposición, sino a los tremendos errores cometidos por el que, para muchos (yo lo equiparo con Aznar), es el peor presidente de la historia de la democracia: José Luis Rodríguez Zapatero. Errores que han llevado al PSOE a perder la friolera de 59 escaños (110 por los 169 de 2008).

Además, los precedentes no son demasiado halagüeños, ya que la última vez que se dio una mayoría absoluta, en 2000, gobernaban exactamente los mismos que lo harán a partir de ahora -y con el próximo presidente como miembro destacado del equipo de gobierno de Aznar-; y todos sabemos, desgraciadamente, cómo acabó aquello. Zapatero, en cuestión sobre todo de política económica, no es que haya dejado el listón bajo, es que, directamente, no ha dejado listón alguno; pero conociendo como conozco la idiosincrasia y la filosofía del PP -en el fondo no muy diferente de la del PSOE, aunque algunos se lleven las manos a la cabeza por esto-, creo que todavía es demasiado prematuro aventurar que el anhelado cambio de rumbo para España vaya a producirse de verdad. Antes casi que al contrario.

Eso sí, todo el mundo habla ya de que si vamos a volver a 1939, de que si llega el tiempo de las privatizaciones y el fin de las empresas públicas, de que se derogará la ley del matrimonio entre homosexuales… sinceramente, no creo que vaya a llegar la sangre al río en ninguno de estos casos. Y no es por nada, sino porque creo que Rajoy puede ser lo que sea, menos tonto: de acometer cualquiera de estas reformas no estaría haciendo otra cosa que cometer el gravísimo error de tirarse piedras -muchas, pero que piedras- sobre su propio tejado. Y con lo que le gusta a los políticos una poltrona…

Del PSOE, por su parte, nada hay que comentar. Han pagado la deleznable gestión de Zapatero en estos ocho años, y ahora, a buen seguro esperarán a que la presumible incapacidad como presidente de Rajoy -lo siento mucho, pero tengo tan poca confianza en él como en Zapatero o en el hoy derrotado Alfredo Pérez Rubalcaba– les devuelva el poder tarde o temprano, en vez de aprender de sus errores y de aplicar lo que ni con Felipe ni con ZP han llegado a hacer nunca: una política realmente de izquierdas. Ojalá me equivoque.

Por lo demás, hay que destacar varias cosas: en primer lugar la notable subida de Izquierda Unida, que pasa de los 2 escaños de 2008 a los 11 de los presentes comicios. Un progreso, el de la coalición liderada por Cayo Lara, realmente digno de destacar, pero que aparte de no servir para mucho no consigue quitarnos a los que les hemos votado desde siempre -al menos a mí- la idea de que buena parte de esos once diputados han llegado de los desencantados del PSOE, los cuales me da que se van a volver a “encantar” cuando a los socialistas les vuelvan a dar resultados sus tradicionales cantos de sirena. Al menos esta vez IU recupera la condición de grupo parlamentario propio, perdida en 2008.

El voto de la izquierda “nacional” se completa con otro buen avance, el de Rosa Díez y “su” UPyD, merecedores según los votantes de 5 escaños -4 más que en 2008- que, no obstante, no le permiten formar grupo parlamentario al no llegar al 5% de los votos totales.

Y vamos ahora con los bloques nacionalistas. CiU se consolida como la tercera fuerza en cuanto a número de escaños -jamás según el número de votos, pero todos sabemos perfectamente cómo funcionan las cosas en esta maldita Ley d´Hont que a nadie le interesa derogar– con 16; pero lo más llamativo, a la vez que esperado, es la energía con la que ha entrado la izquierda “abertzale” con Amaiur, que ha logrado ni más ni menos que 7 escaños, dos más que el PNV. Y como en Euskadi ha llegado a ser la fuerza más “premiada” -tal y como ocurriera en las elecciones municipales de mayo-, hay quien atisba ya la posibilidad de que, dentro de año y pico, haya un “lehendakari” de los herederos de Batasuna, con o sin la -supuestamente- “rendida” ETA.

Resumiendo: que tras dos dolorosas derrotas, la ineptitud de Zapatero y de Rubalcaba le han puesto al PP en bandeja de plata cuatro años de dominio absoluto e incontestable a la hora de tomar las decisiones que les plazcan. ¿Serán capaces de hacerlo todavía peor que el PSOE y “ZP” en los últimos ocho años, o que ellos mismos con Aznar (y Rajoy) la última vez que fueron los anfitriones de Moncloa? Difícil, pero -ojalá y me equivoque, por el bien de todos los españoles- que nadie descarte todavía el “sí”.

RESULTADOS TOTALES ELECCIONES AL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS (POR ESCAÑOS):

PP: 186 diputados (Mayoría absoluta)
PSOE: 110
CiU: 16
IU-LV: 11
AMAIUR: 7
UPyD: 5
EAJ-PNV: 5
ERC: 3
BNG: 2
Otros: 5

, , , , , , , ,

3 Comentarios

Sin gol sigue sin haber puntos

VILLARREAL 1-BETIS 0 (Jornada 13ª, 12ª real)

Dice el eslogan de un conocido canal temático futbolero que sin gol no hay fútbol; pues algo parecido podríamos comentar del encuentro que, ayer por la tarde, supuso la octava semana consecutiva sin ganar para el Betis. El equipo de Pepe Mel cayó en el estadio de El Madrigal ante un Villarreal en horas bajas, suma un solo punto en esas ocho jornadas y, además, lleva ya 472 minutos sin marcar, récord negativo histórico del club en Primera.

Da igual que al Villarreal le faltaran todos los delanteros, ni que el otrora “Submarino Amarillo II (el I sigue siendo el Cádiz)” no haya sido superior, si examinamos el cómputo general, a los verdiblancos. Lo mismo ocurrió en su momento con Getafe, Levante, Rayo, Espanyol o Racing, todos ellos menos los rayistas -encuentro en el que los goles llegaron al final- victoriosos por la mínima sin ser mejores que el Betis.

Y ahí está lo preocupante: es verdad que ninguno de esos rivales netamente ha merecido mejor suerte que los heliopolitanos, pero casi siempre mirando por lo mediocre. Es decir, que no es que el Betis los apabullara, sino más bien que ellos necesitaron, por unas razones o por otras, muy poquito para llevarse los puntos; exactamente lo mismo que sucedió ayer en tierras castellonenses. Al Villarreal le bastó con aprovechar un error garrafal en cadena de todo el equipo bético para marcar el gol que les permite superar en la clasificación a los sevillanos, quienes ya quedan, con 13 puntos, bastante tocados y cerca de una zona de descenso que, hace no mucho, se atisbaba muy lejana.

A los 19 minutos, un balón mal entregado por Beñat en el medio campo supuso un contragolpe del Villarreal que continuó Marco Ruben y terminó Borja Valero, batiendo de vaselina a un Casto que se encontraba como 10 metros fuera de su portería. El meta extremeño salió a tapar los huecos que habían dejado Dorado y Ustaritz; pero lo único que logró fue ponerle el gol en bandeja al ex del Mallorca. Un borrón dentro de un excelente encuentro por su parte, pero un fallo que terminó costando los tres puntos en litigio.

Y ahí se acabó todo, porque el Villarreal, consciente de sus limitaciones en ataque y sabedor de la ineficacia bética, decidió darle casi toda la posesión a los de Mel, a la espera de encontrarse con algún que otro contragolpe. Durante los minutos iniciales del segundo tiempo sí que pudieron hacer el segundo en un par de ocasiones, ambas desbaratadas magníficamente por un Casto que se resarció en parte de su marra en el tanto local.

Pero ya está. Mejor terminar de desactivar el más que previsible juego de su rival, pensaron los amarillos. No les fue demasiado complicado, porque el Betis lo intentó una y otra vez, pero adoleció de una alarmante falta de ideas -no ya para marcar, sino para llegar a puerta- que ya es para preocupar, y mucho.

Sólo gozaron los béticos de un par de ocasiones claras, si hablamos de las creadas en jugada normal; ambas en los pies de Rubén Castro. En una, durante el primer tiempo, Diego López sacó magníficamente el disparo del canario; mientras que en la otra, mediada la segunda mitad, Castro anduvo excesivamente lento dentro del área, perdiendo el balón y la oportunidad de dar un punto a su equipo.

Punto que también pudo llegar de la manera más inverosímil, con un pelotazo postrero desde la banda izquierda del medio campo por parte de Jefferson Montero, pero Diego López arregló su error en el despeje y tuvo el tiempo suficiente para despejar un balón que llevaba marchamo de gol.

Sea como fuere, al final el Betis terminó añadiendo una jornada más a las siete que ya llevaba sin gozar de las mieles del triunfo. Una victoria que, de no llegar en la matinal del próximo domingo contra la Real Sociedad -actualmente colista-, dejaría al equipo del final de La Palmera en una situación todavía más delicada de lo que ya es. Hay mucho tiempo para reaccionar; pero sin señales previas es más complicado concebir esperanzas. Ojalá todo empiece a cambiar después de que los “turi urdin” pasen por el Villamarín.

,

No hay Comentarios

En efecto, otro teatro es posible

CRÍTICA TEATRAL

OBRA: LA CASA DE BERNARDA ALBA
AUTOR: Federico García Lorca
COMPAÑÍA: TNT-EL VACIE
REPARTO: Rocío Montero Maya (Bernarda), Mª del Carmen Lérida (Josefa, la abuela loca), Lole Del Campo Díaz (Martirio), Sandra Ramírez Montero (Angustias), Ana Jiménez García (Magdalena), Carina Ramírez Montero (Amelia), Sonia Joana Da Silva (Adela), Pilar Montero Suárez (Criada) y Bea Ortega (Poncia).
VERSIÓN/DIRECCIÓN: TNT-EL VACIE/Pepa Gamboa
LUGAR: Centro TNT (Sevilla)
DÍA: 11-11-2011
AFORO: Casi completo
DURACIÓN: Algo más de una hora (sin contar el homenaje previo a Mari Luz Navarro, la antigua “abuela loca”)
CALIFICACIÓN: * * * * (Sobre 5)

Debo reconocer que el pasado viernes acudí al sevillano Centro TNT con curiosidad, intriga y también algo de escepticismo, no por dudar del enorme trabajo desempeñado por la compañía TNT y por las gitanas de El Vacie, eso jamás en la vida; sino por el resultado final del mismo, visto desde la óptica de un buen conocedor (que no excelso aficionado) del teatro de Federico García Lorca.

Pese a las críticas notablemente positivas cosechadas por la obra en los dos años que lleva en escena, tenía que ver cómo entraba por los ojos de un servidor una representación en la que a duras penas se iba a poder “escuchar” al propio Lorca, por mucho que su espíritu fuese rigurosamente respetado.

Y el resultado difícilmente puede ser mejor. Un montaje, como es lógico, adaptado a “personas sin alfabetizar que sólo habían pisado una vez en su vida un teatro” (dice textualmente el programa de mano); un montaje visiblemente distinto a lo que se puede observar en una puesta en escena de las denominadas “clásicas” de este texto, obra señera donde los haya dentro de la historia del teatro español; pero un montaje que deja más que satisfecho a cualquier buen aficionado al teatro que, además, goce de un mínimo de sensibilidad.

La preeminencia del texto escrito y recitado, típico del universo literario lorquiano, deja paso aquí a las expresiones artísticas más características de la idiosincrasia y la cultura gitana: el baile y el cante popular al estilo flamenco. Todo ello en aproximadamente una hora, para permitir el lucimiento de un elenco de artistas (se les debe llamar así) que han encontrado en el teatro, y en el espectáculo en general, un motivo para evadirse temporalmente de las penurias que sufren en el enclave chabolista ubicado al norte de Sevilla y, al mismo tiempo, también para reivindicar tanto una mejora de sus condiciones de vida como, en el plano artístico, que otro teatro es posible.

Porque ese precisamente es el lema del equipo encabezado por Pepa Gamboa y por quienes podéis observar en el reparto. Un lema que se cumple a la perfección, tal y como ocurre también, por ejemplo, en aquellos centros escolares que gozan de personal que apuesta por preparar regularmente este tipo de actividades para los niños. Sobre todo, sin desmerecer a los demás, en los más marginales -lo dice quien ha ayudado a su padre durante años a montar algunos de éstos en un colegio de este tipo en San Juan de Aznalfarache-.

Al son que marca Poncia (interpretada por la paya Bea Ortega) transcurre la narración de los acontecimientos de esta versión, en la que la garra de las gitanas que forman el clan de Bernarda Alba (según la sobrina de Lorca esta es la “Bernarda” que quería su tío) por momentos llega a poner los vellos de punta al público asistente con su manera de interpretar y de hacernos ver los principales temas de la obra, muy al estilo de la etnia gitana: el encerramiento de la mujer y la única preocupación de la matriarca de mantener las apariencias con respecto a la honra de la familia, aún a costa de falsear la llamada prueba del pañuelo.

Todavía, dentro del homenaje a Mari Luz Navarro -la gitana que hacía el papel de la abuela loca y que, por desgracia, falleció recientemente- el grupo TNT-EL VACIE dará un par de funciones más en Sevilla, los días 25 y 26 de noviembre. Una buena ocasión para quienes todavía no hayan visto el montaje lo hagan, porque puedo asegurar que merece muy mucho la pena.

, , ,

4 Comentarios

El último golpe de Joe Frazier

Se nos fue Joe Frazier, a los 67 años. Un cáncer de hígado se llevó ayer a uno de los boxeadores más grandes de la historia, que libró junto al gran Muhammad Ali algunos de los combates más memorables del siglo XX en los pesos pesados, y que fue capaz incluso de derrotarle -a los puntos- el 8 de marzo de 1971, en el Madison Square Garden de Nueva York.

Como pequeño homenaje dejo los momentos más apasionantes no de la comentada pelea, sino de la última entre ambos, celebrada el 30 de diciembre de 1975, en Manila (Filipinas). Para algunos, el mejor combate de la historia; aquél en el que, tras 14 asaltos de verdadera paliza mutua, en el rincón de Frazier tiraron la toalla prácticamente segundos antes de que lo hicieran en el de Ali, quien posteriormente, antes de desmayarse, declaró que jamás había estado tan cerca de la muerte como en aquel momento.

“>

Descanse en paz.

, ,

No hay Comentarios

El Betis mejora pero sigue sin reencontrarse con el triunfo (0-0)

BETIS 0-MÁLAGA 0

Siete partidos ya sin ganar, en los que sólo se ha sumado un gol; demasiados. Pero al menos el Betis esta noche ha conseguido sumar un punto después de seis derrotas, en un encuentro de rivalidad regional ante el Málaga en el que los béticos han vuelto a ofrecer buenas sensaciones -que no extraordinarias- sobre el césped, pero en el que han vuelto a evidenciar que, al menos por el momento, la frescura y la agilidad ofensiva de los primeros partidos ha pasado a mejor vida.

Llegaba el Betis con varias bajas, tanto en defensa como en ataque -Chica, Amaya, Mario y Santa Cruz, además de la de Vadillo-, para medirse a un Málaga que, pese a no poder contar con Baptista y Van Nistelrooy, conservaba buena parte de su potencial ofensivo, por ejemplo, con la presencia de Joaquín y Cazorla. El asturiano ha estado bastante gris, mientras que el ex bético ha realizado, como suele hacer cada vez que vuelve por estos lares, un buen partido, aunque sin el acierto de cara al marco contrario de anteriores visitas.

Pepe Mel ha vuelto a repetir el once de Santander, con la única novedad de Jorge Molina por Jonathan Pereira; es decir, que reitera su confianza en el joven goleador del Betis B Alejandro Pozuelo. El delantero canterano ha sido el más destacado -junto a un sensacional y batallador Cañas en el medio campo- del equipo verdiblanco, moviéndose por todo el campo y protagonizando, junto a Rubén Castro, numerosas llegadas al marco de Willy Caballero que tan sólo la falta de puntería ha impedido que terminaran en gol. Leer el resto de la entrada »

,

No hay Comentarios

Cristina MJ: “Me encantaría seguir hasta que el cuerpo me pida a gritos que pare”

Hoy, después de la entrevista de hace justo dos años, me complace tener de nuevo en este blog a una de las deportistas más increíbles que he conocido. Podría pensarse que este testimonio que van ustedes a poder leer a continuación aparece aquí por la relación amistosa que me une a la señorita en cuestión, y por el afecto que le tengo; pero quienes dentro del mundo de la gimnasia artística son conocedores de su extraordinario trabajo y del gran amor que ella le profesa a este bello deporte, saben perfectamente que, aunque ella y yo nos llevamos bastante bien, eso no es así.

No voy a presentarla porque los que me siguen tanto en este espacio como en su página, Gimnastas.net, ya la conocen perfectamente, o al menos deberían: ella no es otra que CRISTINA MJ, también conocida en el mundillo cibernético como CALÍTOE.:., ha completado un año gimnástico sensacional, y esta segunda entrevista no es otra cosa que un merecido homenaje personal el día en el que cumple los 33 años, edad a la que continúa practicando un deporte tradicionalmente “destinado” a las adolescentes y a las jóvenes venteañeras.

Antes que nada, feliz cumpleaños, Cristina, y gracias por permitirme hacer que tu voz aparezca de nuevo en este espacio, dos años después.
Muchas gracias a ti, Víctor. Me resulta muy halagador que mis palabras puedan tener algún tipo de interés para otros.

Campeona gallega en el nivel 3 Mayores, medallas en diversas competiciones… sin duda, deportivamente hablando, éste es el año de tu vida, ¿no?
Pues no me lo había planteado hasta ahora mismo, pero es cierto: nunca había participado en tantas competiciones de gimnasia y nunca había ganado tantas medallas en mi vida como este año. Leer el resto de la entrada »

,

No hay Comentarios