Archivo febrero, 2012

Nelson da la vida al Betis en el último suspiro (2-1)

BETIS 2-ATHLETIC CLUB DE BILBAO 1 (JORNADA 23ª, 22ª REAL, EN PRIMERA DIVISIÓN/LIGA BBVA)

Otra vez al “estilo Betis”. Si hace algunas jornadas los verdiblancos salieron ante el Valencia del nefasto período de diez jornadas sin ganar con un triunfo en el descuento, tres cuartos de lo mismo ha sucedido esta noche, también en el Villamarín y ante un equipo importante como el Athletic.

Un golazo del que menos se esperaba, Nelson, y cuando todo parecía que terminaría en empate, ha valido para que el Betis haya obtenido tres puntos realmente valiosos y necesarios después de los fracasos de las anteriores dos jornadas. Un extraordinario chut desde fuera del área que hace que los béticos se distancien un poco de la zona “caliente” de la tabla clasificatoria.

El Betis mereció haberse adelantado mucho antes frente a un Athletic finalista de Copa, pero que jugó el tramo final con diez por expulsión de Javi Martínez, y que acabó bastante tocado físicamente, quizás acusando el innecesario sobreesfuerzo en el segundo tiempo de la semifinal copera. El nerviosismo y la ansiedad, lógicos cuando se llevan varios encuentros sin ganar y se bordea el peligro, han impedido que ello ocurriera antes del sorprendente zapatazo de Nelson, un tanto crucial que hizo llorar de la emoción al debutante esta noche en la titularidad durante la presente liga.

Todo había empezado muy bien para el Betis, que tomó las riendas del juego ante un equipo, el de Marcelo Bielsa -al que ha derrotado las dos veces que se han medido en esta campaña-, que parecía un tanto contemplativo. La revolución llevada a cabo por Pepe Mel, empezando en la portería -Fabricio, que estuvo bastante acertado- y terminando en la punta del ataque -Jorge Molina-, dio resultados desde muy pronto. Así Ruben Castro a los diez minutos, con un gran disparo de rosca desde el lateral izquierdo del área, batió
a Gorka Iraizoz y puso en ventaja al Betis en un partido por primera vez en tres jornadas.

Poco duró la alegría, puesto que apenas unos minutos más tarde Javi Martínez cabeceó un córner sin saltar, y puso el empate a uno. Los centrales béticos, Paulao y Dorado, no anduvieron demasiado finos en la defensa del saque de esquina, y el reconvertido central del Athletic colocó las tablas en el marcador electrónico situado en Gol Norte.

Tras la igualada, el Betis anduvo un poco en estado de shock, lo que no pudieron aprovechar los leones pese a su dominio territorial. Los De Marcos, Muniain y Llorente causaban el respeto que cualquier aficionado al fútbol se puede imaginar. Especialmente el delantero internacional, que no obstante esta noche ha visto frenada su impresionante racha goleadora de los últimos compromisos. En los minutos anteriores al descanso los locales volvieron a tomar las riendas, estrellando Jefferson Montero un balón en el larguero tras una excelente pared en el área, y desperdiciando Jorge Molina un excelente balón para marcar, al preferir -erróneamente- dar un pase al centro.

Y el Betis continuó asustando en la reanudación. Gorka desvió al travesaño un remate franco de Rubén Castro, quien a excepción del gol anduvo con la puntería un tanto desviada. El posterior cabezazo a gol de Salva Sevilla fue invalidado por claro fuera de juego.

La ya comentada expulsión por doble amonestación del hoy goleador bilbaíno, a 25 minutos del final, fue la puntilla física para un Athletic que, desde entonces, se limitó a esperar, a que poco a poco fuera llegando la desesperación bética por no resolver el partido, y a meter miedo en alguna jugada a balón parado. Antes de la inferioridad, Fabricio debió sacar de forma magistral un cabezazo a bocajarro de Llorente; después de la misma, apenas un par de córners y otros tantos centros en faltas laterales conformaron el bagaje ofensivo de los “leones”.

De ahí al final, la ansiedad surgida de la necesidad por ganar, fue la responsable de que el Betis no anduviera acertado en sus múltiples merodeos por el área de Gorka Iraizoz; unas veces por precipitación, y otras, por la lentitud de sus delanteros. La viveza en el ataque fue mayor con la entrada de Jonathan Pereira -fue él quien provocó la expulsión de Javi Martínez- y Roque Santa Cruz; pero hubo que esperar al trallazo de Nelson para que el Villamarín, tanto en la grada como sobre el césped, explotara.

El obús raso del caboverdiano a los 91 minutos, de cuya trayectoria se apartó Paulao en un gran alarde de reflejos, supone la redención definitiva de un jugador que, entre la grave lesión sufrida con Osasuna en las jornadas finales de la pasada liga, su complicada recuperación y sus inoportunas charlas con antiguos compañeros el día de la visita al Reyno de Navarra había llegado a caer en desgracia ante la vida en general, y ante la afición bética en particular.

Sus lágrimas de emoción están plenamente justificadas: desde esta noche el Betis cuenta con un nuevo “refuerzo” que se suma a la causa para conseguir el único y primordial objetivo de los heliopolitanos: la permanencia en Primera División.

,

No hay Comentarios

Tres años después, de nuevo Athletic-Barça en la final de la Copa del Rey

No ha habido sorpresas. Se han cumplido los pronósticos en las semifinales de la Copa del Rey de fútbol, y tanto Athletic de Bilbao como F.C. Barcelona repetirán, tres años más tarde, la final de 2009 al dejar fuera, respectivamente, al sorprendente y loable Mirandés, y al Valencia. Con el permiso del Madrid, en mi opinión históricamente no sólo es el enfrentamiento más clásico, sino también el mejor posible, dado que entre ambos equipos suman ni más ni menos que 48 Copas (25 el Barça, y 23 el Athletic).

El Barça ha dado esta noche buena cuenta (2-0) de un rival en apariencia bastante peligroso como el valencianista, pero que ha decepcionado en la eliminatoria. Sin llegar a la excelencia de sus mejores días, los culés han sido bastante superiores en líneas generales tanto en la ida (pese al 1-1) como en la vuelta; y sólo las actuaciones de Diego Alves y el desacierto en ataque les han privado de un marcador más amplio.

Los tantos de Cesc en la primera parte y de Xavi -golazo- en la segunda, ambos a pase de Leo Messi, unidos al de Puyol en Mestalla, han sepultado las opciones de un Valencia sin el griposo Soldado, y que ha jugado el último tramo con uno menos, debido a la justa expulsión por doble amarilla de Feghouli. No obstante, el equipo de Emery, por mor de la falta de pegada local, tuvo sus opciones en los primeros minutos del segundo tiempo, pero Pinto desbarató dos buenas ocasiones de Jordi Alba y de Jonas.

Y como se esperaba, al igual que en 2009 -precisamente en Mestalla- su rival no será otro que el Athletic de Bilbao. Los leones, tras el 1-2 de Anduva, pusieron anoche fin al maravilloso sueño del Mirandés con una goleada (6-2), pese a la cual los burgaleses se marcharon de San Mamés con la cabeza sumamente alta.

El espíritu deportivo y batallador del Mirandés fue encomiable, y ello le sirvió para salvar su honor deportivo de sobra, con dos goles de su central Aitor Blanco, en uno de los mejores escenarios del fútbol español, que además estaba lleno hasta la bandera. Dos tantos insuficientes no obstante ante los de Muniain, Susaeta, Aurtenetxe, Llorente (2) y el héroe visitante de los cuartos, César Caneda, en propia meta. Ahora, los de Miranda de Ebro deben centrarse en el que es su gran objetivo de la temporada: el anhelado ascenso a Segunda. Por mi parte, ojalá lo consigan.

Será una final apasionante, la séptima entre Athletic y Barça, que todavía no tiene ni fecha ni escenario, aunque sí se sabe que será allá por el mes de mayo. Todo quedaría más claro si al menos uno de los dos equipos se viera privado de jugar la final de la Europa League o de la Champions, respectivamente; pero como eso quien suscribe no se lo desea a ninguno de los dos, habrá que esperar todavía algunas semanas para saber cuándo se jugará.

Y el escenario también está en el aire. Parece ser que, para entonces, el Bernabéu tiene oficialmente programada unas obras (aunque todos sabemos que lo que realmente ocurre es que el Madrid no quiere arriesgarse a que su máximo rival, como ocurriera en 1997 -por desgracia para el Betis-, levante la Copa en su propio feudo); el Calderón, además de ser más pequeño, también anda ahí, ahí por un concierto de Coldplay; Mestalla lleva dos finales en tres años; y la opción ofrecida por el Barça de jugar en el Camp Nou directamente, por el momento, ni se contempla. Pues que se vengan a Sevilla, al Estadio Olímpico, que tiene una notable capacidad (casi 60 mil personas) y muy buenas y asequibles combinaciones de vuelos tanto desde el aeropuerto de Loiu como desde el de El Prat. Así, además, se le podría dar un poco más de uso al recinto de La Cartuja; por no hablar de las tremendas bonanzas tanto turísticas como climatológicas que casi en cualquier época del año ofrece la capital de Andalucía.

¿Pronósticos? Aún es pronto. Si se jugara próximamente, pese a que el Barça es el actual campeón del mundo le daría muchas opciones a los de Marcelo Bielsa, incluso el 50%; pero al faltar tanto tiempo, teniendo en cuenta que será difícil que en mayo los azulgrana estén más flojos de lo que andan ahora (por efectivos, forma física y puntería), preveo un mayor desequilibrio a favor del Barça. No tanto como en 2009, porque éste Athletic es bastante mejor que aquél, pero sí lo suficiente como para que, a priori (sólo a priori), vuelva a salir campeón el equipo de Pep Guardiola. Aunque lo único realmente previsible es que el choque, por juego y ambiente, será espectacular; y si eso se terminara produciendo, el fútbol lo agradecería, y mucho.

, , ,

No hay Comentarios

Cacicada a Contador: seguimos sin pintar nada de nada en el concierto internacional

En primer lugar, me gustaría felicitar a la UCI, a la AMA y al TAS -e incluso al “porretas” de Yannick Noah-, por haber conseguido lo que venían buscando desde hacía ya tiempo: joder a Alberto Contador. La sanción de dos años por los malditos 50 picogramos de clembuterol que, de forma vil y cobarde -a través de la web del TAS, nunca cara a cara con el afectado-, han comunicado esta misma mañana privará al pinteño de poder correr hasta el próximo mes de agosto, amén de desposeerle no sólo del Tour 2010, sino también del Giro 2011.

La resolución, se mire por donde se mire, es una cacicada y una aberración jurídica en toda regla. Resulta increíble y de una caradura superlativa que el TAS -Tribunal de (des)Arbitraje Deportivo- le haya metido dos años a un deportista sin haber podido probar -así lo han dicho en el ya aludido comunicado- que éste, en este caso Contador, se haya dopado. Justo al revés de lo que debería haber sido.

Algo que, viniendo de donde viene, no debería extrañar, no obstante; porque quienes han “expoliado” a Contador son exactamente los mismos que, con la ayuda del Comité Olímpico Italiano -CONI-, se “cargaron” al recientemente reaparecido Alejandro Valverde simplemente por indicios, sin haber dado nunca jamás un solo positivo. Son los dos únicos casos que conozco en los que a un deportista se le ha sancionado sin llegar a probarse sus presuntas trampas.

No sé si todo esto ha venido por envidias hacia los éxitos del deporte español; o debido a que Contador cae mal, por ejemplo, al tratarse del hombre que, en su momento, puso freno a Lance Armstrong y desde su mismo equipo. El caso es que, sin pretender caer en un “forofismo patriótico” similar al de muchos medios de prensa -los mismos que decían que no pasaba nada, que le iban a absolver-, el castigo al ciclista español es una más de las enormes injusticias que están acabando con la credibilidad del que, para siempre, será uno de los deportes más bellos y el más esforzado que existe.

Una nueva puñalada mortal para el ciclismo que, en el caso concreto de España, deja de manifiesto otra vez que nuestro país continúa sin pintar absolutamente nada en el concierto internacional, no sólo a nivel general, sino también en deportes donde, a pesar de los grandes logros desde que se celebraran los JJOO de Barcelona 92 nos siguen tomando por el pito de un sereno.

Me gustaría saber qué es lo que hará el presidente de la Federación Española de Ciclismo, Carlos Castaño. La resolución en contra de Contador debería haberle llegado al alma, al suponer que los principales organismos internacionales ciclistas y deportivos han hecho, definitivamente, caso omiso a la absolución que su ente hizo disfrutar al pinteño al poco de conocerse su ¿positivo?

Aunque, sinceramente, de alguien que no luchó todo lo que debiera ni por Valverde ni por Ezequiel Mosquera -otro caso sangrante por lo injusto del mismo- no me espero absolutamente nada. Lo que sí sé es lo que haría yo si fuese Contador, y no es otra cosa que, cumpliendo los siete meses de sanción que le restan, apelar a la Justicia Ordinaria para, al menos, intentar dejar su imagen sin mácula alguna. Visto lo visto, algo realmente complicado, pero una vía que es necesario agotar.

Por cierto, es curioso pero todos aquellos que han estado bajo el “manto” de Lance Armstrong y que han osado intentar levantarse contra él -Roberto Heras, Tyler Hamilton, Alberto Contador- dentro de su mismo equipo o ya en distintas escuadras, continúan “cayendo” como moscas… salvo él mismo, el deportista con más indicios de dóping de los últimos 15 años. Pero como no quiero contradecirme a mí mismo, y teniendo en cuenta que el tejano, oficialmente, tampoco dio nunca positivo, sólo comentaré que se trata de un dato tan cierto, como simplemente curioso.

, ,

No hay Comentarios

El Mallorca gana a un Betis incapaz de crear peligro (1-0)

MALLORCA 1-BETIS 0

El Betis vuelve a las andadas. Parece como si los jugadores de Pepe Mel, tras empatar ante el Sevilla con un buen segundo tiempo, hubieran vuelto a entrar en barrena. Si la semana pasada el Granada les venció por actitud y coraje durante la primera mitad, lo que se ha vivido esta tarde en el ahora llamado Iberostar Estadi -gelidísimo- solamente merece un calificativo: lamentable.

Al Mallorca, un equipo que hoy ha demostrado el porqué de estar luchando por no bajar, le ha bastado con apretar un poquito en la primera parte para, gracias al gol del “Chory” Castro, llevarse el encuentro ante un Betis que no ha sido capaz de llevar el más mínimo peligro al marco de Calatayud, sustituto del expulsado hace siete días Aouate.

Debutaba Paulao en el centro de la defensa junto a Mario; mientras que Álex Martínez ha ocupado el lateral izquierdo por el sancionado Nacho, y Chica regresaba al lado derecho de la zaga. Ninguno de ellos ha ofrecido un mal nivel, si bien es cierto que a todos, especialmente al central cedido por el Sporting de Braga, prácticamente se les acabó el trabajo defensivo a los 23 minutos.

Una falta hecha por Mario tras una desaplicación defensiva -que le costó la primera de las dos amarillas que vio- la aprovechó el “Chory” Castro para, con la colaboración de Casto -ay, el sempiterno pasito…-, hacer el único gol del partido. Debería Stosic tomar buena nota e intentar fichar para la próxima campaña al zurdo uruguayo… aunque sólo sea para que el Betis no lo tenga más enfrente, ya que éste es uno de esos que, contra los verdiblancos, se suelen “poner las botas”.

Desde entonces, como bien le gusta a Joaquín Caparrós, el Mallorca se echó atrás, a intentar aguantar las acometidas de un Betis que, sin Beñat pero con Rubén Castro, Santa Crut y Pozuelo disponía de efectivos más que suficientes como para haber ejercitado un poco a Calatayud.

Pero nada de nada. Ausente Beñat de inicio, la creación corrió a cargo del aceleradísimo Iriney y del impreciso -hasta más no poder- Cañas. Ni tan siquiera en el segundo tiempo, con el vasco y Jefferson Montero, hicieron temer los verdiblancos a los valientes aficionados que, desafiando al frío cuasi polar, se dieron cita en el antiguo Son Moix.

La expulsión de Mario -este chico, además de haber bajado últimamente el nivel, tiene encima el gafe propio de muchos de los que fichan por el Betis- puso las cosas un poco más difíciles, pero no sirve de excusa para la nula capacidad bética de generar ideas ofensivas, porque el Mallorca siguió renunciando absolutamente al ataque. Tampoco le hacía falta seguir arreando.

Sólo se aceleraron los corazones de los bermellones cuando Velasco Carballo expulsó, consecutivamente y en los minutos postreros, a Ramis y a Víctor Casadesús; pero entonces se culminó el esperpento heliopolitano cuando en el descuento, con una falta directa en magnífica posición para Beñat, fue el novato Álex Martínez quien ejecutó el lanzamiento. Huelga decir que se marchó directamente a las nubes.

Es ya el cuarto partido consecutivo sin ganar para las huestes de Pepe Mel. Los dos primeros -Barcelona y Sevilla- absolutamente disculpables; los dos últimos, difícilmente perdonables, sobre todo por la imagen mostrada. Una imagen de equipo absolutamente flojo y ramplón, propia de algunos de los días en los que se estuvo hasta diez jornadas sin saber lo que era llevarse los tres puntos. Y la próxima semana visitará el Villamarín ni más ni menos que el peligrosísimo Athletic de Bielsa. ¿Alarmas?

,

No hay Comentarios