“Por los pelos”: la “contracrítica”


Tomo la palabra a mi ya estimado Marcelo Casas, y por ello titulo de esta forma este artículo, destinado a ofrecer una segunda visión acerca de esta peculiar obra de teatro que tanto éxito está teniendo allá por donde va. Pero, a diferencia de lo que me sugirió en la noche del pasado viernes, no la voy a realizar partiendo del trabajo desempeñado por algún crítico profesional, sino de lo que yo mismo expuse en el espacio que están ustedes viendo allá por las últimas fechas del pasado mes de octubre, durante su anterior visita a Sevilla.

Gracias a la gentileza de Por los Pelos Teatro/Producciones Marcelo Casas y a la de una de sus productoras, Laura Santana, el destino nos proporcionó una segunda oportunidad a mí y a mis amigos principales para poder disfrutar de nuevo de esta forma de hacer teatro, en la que se cumple como nunca la máxima escénica que reza que ninguna representación es igual a la anterior.

Como muy bien dice en su blog mi muy querida amiga y compañera teatral Laura López, desde el momento en el que ocupamos nuestros respectivos asientos en el Teatro Quintero ya no éramos -a excepción de los “noveles” Massimo y Mª Jesús- los típicos espectadores que acuden a una función esperando a ver qué les ofrecen; para nada. Sabíamos perfectamente a lo que íbamos, lo que siempre supone para quien actúa -aunque no sea consciente de ello porque ni mucho menos tiene por qué saber si quien le observa ya lo ha visto con anterioridad- una dificultad extra a la hora de ser evaluado. Y a fe que esta obra y este elenco han superado esto con creces.

El lugar, el mismo: el Salón de Estética Unisex Tony´s; los protagonistas, los de la vez anterior, a excepción de Pablo Paz -el agente de policía Miguel Torres-, sustituido por Arturo Gregorio; la trama, la que todos ya conocemos; la calidad interpretativa, la misma o mejor aún. El desenlace, desgraciadamente, idéntico al de la vez anterior, a pesar de lo que luchamos por evitar que saliera de nuevo como asesino el personaje de Alicia Martos; aunque ello nos dio la oportunidad de disfrutar de nuevo con las extraordinarias dotes artísticas de Eva García-Vacas, capaz de pasar en un pis-pas, de forma sobresaliente, del “estilo Belén Esteban” al drama puro y duro.

Pero entre medias, el plato fuerte de la obra, la interacción con los espectadores, que nos volvió a ofrecer instantes realmente memorables. Es extremadamente divertido que te ofrezcan la oportunidad de hacer de testigo en un caso como éste; y eso, como en cada una de las funciones, lo volvió a agradecer el también llamado “respetable”.

Un público mayoritariamente de la tercera edad, que parece haber encontrado su hueco en la primera representación de los viernes, la de las 19:00; lo mismo que las familias y la gente más joven también gozan del suyo. Porque Por los Pelos es una obra que gusta a todo el mundo, ya que no sólo te brinda la oportunidad de intercambiar opiniones con los personajes -en la sala, y durante el descanso en el ambigú-, sino incluso de subir al escenario y participar sobre las tablas, como así sucedió en la temprana sesión del pasado viernes.

Y si además de hablar con los personajes también puedes hacerlo con los actores una vez terminado su trabajo, la noche adquiere ya tintes realmente mágicos para todos aquellos a los que nos gusta el buen teatro. Desde DAME UN SILBIDITO quiero agradecerle a Laura Santana la oportunidad concedida, así como a los fenómenos Marcelo Casas -me quedo con las ganas de ver el final de Tony-; Juanjo Pérez Yuste -de “policía”, de “ladrón”, pero lo importante en estos tiempos que corren es seguir trabajando-; Jesús Cabrero -como bien sabes, votamos por tu “alter ego” Eduardo López, pero sin rencores, ¿ok?-; Pilar Barrera -¿incriminarán algún día a tu Pitita, “Señora de la Mar Serena”? Sería muy interesante, artísticamente, verte ahí-; y Eva García-Vacas -de vez en cuando es bueno “librarse” de la policía, aunque si salir culpable supone verte actuar, entonces que te cojan las veces que quieran-.

¿Por qué? Entre otras cosas, por la amabilidad y la sencillez demostrada en el trato humano con nosotros; por la paciencia que tuvisteis a la hora de satisfacer todas nuestras curiosidades -muy especialmente las mías, que no fueron pocas-; y por compartir con nosotros, además de unos minutos de tertulia en los albores de la madrugada, el recuerdo gráfico que ilustra esta “contracrítica”. Ojalá podamos volver a vernos muy pronto, con Por los Pelos -de verdad que no me importaría una tercera vez-, o con lo que venga bien.

, ,

  1. #1 by CAS on 13 febrero 2012 - 1:56

    Amén

  2. #2 by CAS on 13 febrero 2012 - 16:48

    Como siempre, tu impecable prosa eleva el asunto que describe a los altares de la claridad suprema.

  3. #3 by CAS on 13 febrero 2012 - 18:57

    Eso va a ser que te lo ha puesto Rafa 😉

  4. #4 by victor on 14 febrero 2012 - 1:59

    COMENTARIO DE “POR LOS PELOS TEATRO” (FACEBOOK):

    “Gracias Víctor por tu profunda crítica, tan detallada y auténtica. Es maravillosa la memoria que tienes para retener cada uno de los detalles no solo de la función sino de detalles concretos de nuestra tertulia noctura. Para nosotros también ha sido un placer, poneros caras y voz y tan bonitas palabras que ya nos dedicasteis. Una obra sin público no es nada, pero es vuestro caso ya habéis superado la categoría del respetable. Tenéis nombre propio y un hueco muy bonito en nuestra vivencia por Sevilla. Leyendo tu contracrítica, (como dice Juanjo) no solo nos das la alegría que siempre gusta del agradecimiento, sino que nos permites recordar leyéndola en cualquier momento, pasados incluso años, que todo esto ha pasado y ha formado parte de nuestra historia. Gracias amigo Víctor. Llegarás a ser un gran crítico (de los de verdad)”.

  5. #5 by CAS on 14 febrero 2012 - 2:35

    Ohhhh, qué mona mi tocaya…

  6. #6 by victor on 15 febrero 2012 - 23:58

    Como ya les dije por facebook, cuando se trabaja tan bien y además se es tan majo como lo son ellos es mucho más fácil hablar más que positivamente 😉

(No será publicado)