Nadal, de nuevo “Conde de Godó”; y el Atlético, único representante en la Final Four de balonmano



Rafa Nadal continúa engordando su palmarés que desde hace tiempo ya le coloca como el mejor tenista de la historia en tierra batida. El manacorí sumó ayer un nuevo título en el Barcelona Open Banc Sabadell, el Trofeo “Conde de Godó” de toda la vida, al deshacerse de nuevo de David Ferrer en la final, resuelta por un ajustado 7-6 (1) y 7-5.

Es la séptima victoria de Nadal en el RCT Barcelona (todas las ediciones desde 2005, salvo la de 2010 cuando no participó), las cuatro últimas frente al número dos nacional. Esta vez, a pesar de no conseguir ganarle ninguno de los tres sets, Ferrer sí que ha puesto de verdad en apuros a Rafa, pero para su desgracia el final ha vuelto a ser el mismo.

El alicantino rompió el saque de Nadal en los inicios del partido, pero posteriormente lo cedió; y en el undécimo juego de la primera manga, con 6-5 a su favor, desaprovechó cinco bolas de set sobre el saque de un apurado Nadal. En el “tie break”, un descentrado Ferrer fue presa fácil para el número dos del mundo, quien le derrotó por 7-1; y en el segundo set, en el cuarto juego, le quebró el saque (3-1) en lo que parecía iba a ser una rápida sentencia.

Sin embargo, Ferrer se repuso, primero recuperando, a la cuarta, el servicio en el siguiente juego; y luego cobrando ventaja en el noveno, sobre el saque de Rafa. El alicantino estaba jugando con mucha seguridad, y se atisbaba ya la disputa de la tercera y definitiva manga; pero Nadal sacó arrestos de campeón igualando a cinco tras un dramático juego al servicio de Ferrer, y luego ganando en blanco los dos siguientes. Tras un partido durísimo pese a no agotarse todos los sets, Rafa volvió a ser, un año más, el verdadero “Conde de Godó” del tenis, justo antes del comienzo del Masters 1000 del tenis español, el de la ahora tierra azul de Madrid.

ATLÉTICO SÍ; BARÇA Y ADEMAR, NO
Por su parte, en balonmano debemos contar un resultado agridulce de los nuestros en la Champions, ya que el BM Atlético de Madrid será el único representante español en la “Final Four” que se celebrará en Colonia los días 26 y 27 de mayo. Barcelona y Ademar de León han quedado eliminados en estos cuartos de final.

Lo de los azulgrana, campeones en 2011, hasta cierto punto se esperaba, puesto que hace una semana habían perdido por seis goles ante el difícil Copenhague danés, faltándoles quizá unos minutos para consumar la remontada en el Palau Blaugrana (36-33); pero la eliminación de los leoneses ha sido todo un palo puesto que viajaban a Berlín con once goles de renta sobre el Fuchse de Iker Romero. Los germanos ganaron ayer por 29-18 y pasaron ronda por el valor doble de los goles en campo contrario.

Así pues, del Atlético depende lo que el balonmano español sea capaz de hacer en la máxima competición continental de clubes. Los rojiblancos debían remontar en Vistalegre tres goles al Cimos Koper esloveno, y tras un inicio fulgurante (4-0), durante muchos minutos jugaron verdaderamente con fuego.

Los balcánicos llegaron a ir ganando en la segunda parte por dos goles (17-19) ante un equipo, el heredero del actual subcampeón Ciudad Real, muy nervioso. Pero entonces, como en otras muchas ocasiones, apareció la figura de un afortunadamente recuperadísimo Arpad Sterbik, lo que unido al aumento de la eficacia defensiva y a la aportación en ataque de Joan Cañellas, hizo que el Atlético acabara ganando por un engañosamente cómodo 31-24.

Suerte, pues, a un equipo que tendrá la ocasión de superar lo que sus hermanos de la desaparecida sección del club colchonero lograron en 1985, cuando alcanzaron la final de la antigua Copa de Europa ante la imbatible por entonces Metaloplastika de Sabac. Copenhague, Fuchse y el sempiterno Kiel -tal vez el gran favorito- serán sus oponentes.

, ,

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)