Betis: ahora a no bajar el pistón



El Betis ha salido muy reforzado del llamado “Tourmalet” de la liga, el doble enfrentamiento ante los dos grandes del fútbol español. Tras derrotar al Madrid y vencer en Riazor, el gran partido hecho el pasado domingo ante el Barça de los récords -en Diario Siglo XXI homenajeo al monstruo Messi por su sideral récord de goles en un año-, pese a perder por 1-2, confirma al equipo de Pepe Mel como uno de los mejores de la competición -siempre en un segundo escalón-, con quince jornadas disputadas.

Mucho más que la derrota por la mínima merecieron los verdiblancos, que pagaron sobremanera los aproximadamente 20 minutos de obnubilación sufridos entre el primer gol del genio de Rosario y la reestructuración general con la entrada de Vadillo. El enorme segundo tiempo realizado -continuación de un gran tramo final del primero- redime por completo a los jugadores béticos pese a no sacar punto alguno, porque los 25 acumulados les mantienen en puestos europeos y, lo que es más importante, lejísimos del descenso.

Pero, por seguir con el símil ciclista, después de pasar la correspondiente pancarta del “Gran Premio de la Montaña” hay que afrontar el “descenso”, a modo de tres duelos aparentemente mucho más asequibles hasta final de año, como son el de Las Palmas de copa -ida de octavos de final-, y los de Balaídos y Villamarín -ante el Mallorca– en liga. Y ahí es donde Pepe Mel deberá poner toda la carne en el asador para concienciar a sus hombres, una vez más, de que si no se mantiene la intensidad y la concentración es muy fácil salirse de la carretera e incluso despeñarse, al tomar mal una curva.

No voy a reincidir en la histórica condición de “Currobetis” -que ya se puso de manifiesto durante dos jornadas tras sumar, no hace tanto, 9 puntos de 12-; sino que esta vez tomaremos el ejemplo de lo que le ocurrió al vecino después de salir del mismo tramo. Porque tras someter al Madrid en el Pizjuán, ganar solventemente en Riazor y acogotar al Barcelona durante gran parte del partido, el Sevilla entró en un período negro del que todavía no ha salido, excepción del oasis del derbi.

Cierto es que los sevillistas, entonces, perdieron mucho tiempo y gastaron muchas energías quejándose en vano de cierto presunto “robo” arbitral; pero valga esto por la complacencia en la que -esperemos que no- podría volver a caer el Betis si se duerme en los laureles por tanto -merecidísimo- elogio. Mel lo sabe; y por ello no escatimará esfuerzos para hacer descender de nuevo a la tierra a sus muchachos, y para mantenerlos activos y dispuestos a seguir mordiendo, comenzando por la cita copera de pasado mañana (22:00, Canal Plus Liga/Gol Televisión) en el Estadio de Gran Canaria. Amén.

,

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)