Archivo Agosto, 2013

Ellas siguen sabiendo -y cada vez más- de deportes


(Valga el título de este artículo como un pequeño recuerdo y homenaje a mi estimada amiga Teresa Sendín, y su blog NOSOTRAS TAMBIÉN SABEMOS DE DEPORTES)

El deporte femenino continúa cada vez más al alza en nuestro país. Ya hace un año, en los Juegos de Londres, las chicas salvaron buena parte del honor olímpico nacional con once de las diecisiete medallas obtenidas por nuestros competidores; y en el verano que nos ocupa la tendencia continúa gracias al baloncesto -títulos europeos absoluto y sub 19- y, especialmente, a las disciplinas acuáticas.

Las "Guerreras del agua", en lo más alto del podiumNo en vano, los Mundiales de Natación -natación clásica, sincronizada, en aguas abiertas, saltos y waterpolo- que se han venido celebrando durante las dos últimas semanas en Barcelona dejan para España un total de doce medallas -récord en una cita universal-, todas ellas conseguidas por mujeres; además de un buen puñado de finalistas.

GUERRERAS DE ORO

Si tuviéramos que establecer varios grupos para analizar cada uno de los éxitos, sin duda éstos serían el waterpolo, la sincronizada, Mireia Belmonte y Melani Costa. Las “GUERRERAS DEL AGUA”, tras su irrupción hace justo un año con la plata olímpica, han subido un peldaño más en el escalafón, ganando el único oro en Barcelona, y el primer título mundial para una selección española femenina en una modalidad olímpica.

Ona Carbonell -en la foto, junto a su compañera del dúo Marga Crespí- fue la líder del equipo de natación sincronizadaMuy meritorio lo de este equipo, que recuerda y mucho -es inevitable- a la gran generación de los noventa con los míticos Manel Estiarte -“reencarnado” en Jennifer Pareja, MVP del campeonato-, Jesús Rollán -su “alter ego” femenina, Laura Ester, ha sido designada mejor portera del torneo-, Miguel Ángel “Miki” Oca -al frente ahora de las campeonas, desde la banda-, Pedro García, Sergi Pedrerol o Dani Ballart, partícipe en cierto modo también del éxito desde su puesto de comentarista televisivo.

LA “SINCRO” Y MIREIA, MEDALLAS CONTRA LAS ADVERSIDADES

El mayor vivero de preseas ha sido, como en los últimos grandes campeonatos, la NATACIÓN SINCRONIZADA. Siete medallas de siete posibles -merced a la división de las pruebas de solo, dúo y equipo en rutinas técnicas y libres, más la inclusión del combo-, con tres platas y cuatro bronces. Sí, cierto es que España ha perdido, como se advirtió ya en Londres 2012, su estatus de plata en favor de China; pero si meritorio ha sido lo del waterpolo, casi más aún lo de este grupo de nuevo cuño, liderado en el agua por la gran y jovencísima Ona Carbonell. Especialmente tras la convulsión vivida tras los Juegos, con el relevo del cuerpo técnico y la retirada de Andrea Fuentes. “Chapeau” para ellas.

La gran Mireia: tres medallas y otras tantas finalesAlgo similar puede decirse de MIREIA BELMONTE, la gran sirena de nuestra natación clásica. Los problemas con su anterior club, el Sabadell, y el retraso generalizado en su preparación no han sido óbice para que este animal badalonés haya culminado su maratón con tres medallas de ley –plata en 200 metros mariposa y 400 estilos, y bronce en 200 estilos-, y otras tres finales más, en un total de siete pruebas. Lástima ese oro que no pudo llegar en los 200 mariposa, donde le superó por muy poquito la plusmarquista mundial, Liu Zige.

MELANI Y LAS FINALISTAS, PARA COMPLETAR

Pero Mireia no estuvo sola, ni mucho menos, en la natación clásica. MELANI COSTA arrancó como un ciclón en las primeras jornadas, sumando una gran plata en los 400 metros libres -la primera medalla española en las carreras en piscina-, y llegando a la final en los 200 libres -la única prueba en la que falló Mireia-, donde peleó hasta el final por las medallas, terminando en quinto lugar.

Melani Costa inauguró el medallero en la natación clásicaJudit Ignacio -octava en 200 mariposa- y Marina García -doble finalista, en 100 y 200 braza han completado, junto al relevo 4X200 libres, el cuadro de actuaciones destacadas de un equipo, el femenino español, quizás no demasiado amplio en cantidad pero, en calidad, con un magnífico presente, y mejor futuro aún. Porque ellas, como reza el título, no es que sepan de deportes; es que cada vez saben más. Mucho más, diría yo.

PD: Entre tanta magnífica competidora, un par de menciones para dos de nuestros chicos: Ashwin Wildeboer y Miki Oca. El espaldista mereció ayer la medalla en 50 metros, pero unas míseras cuatro centésimas le separaron del podium y le hicieron quedar cuarto en la misma prueba por tercer mundial consecutivo.

Mientras tanto, el seleccionador nacional femenino de waterpolo se cobró, con el oro de sus chicas, la deuda que la piscina “Bernat Picornell” tenía con él desde los JJOO de Barcelona 92. Oca, miembro destacado -como ya hemos comentado- del “Dream Team” español de los 90, no sólo perdió la celebérrima y mítica final olímpica ante Italia, sino que además fue él mismo quien envió el balón al poste al final de la tercera prórroga, desvaneciéndose con ello las opciones del oro. Desde el viernes, la Picornell y él mismo están en paz.

, , ,

No hay Comentarios