‘Adopta una autora’: En recuerdo de nuestra más pura nostalgia



Retomamos nuestra colaboración con ADOPTA UNA AUTORA, con un nuevo artículo relativo a MARTA GARCÍA VILLAR, la autora de Biblioteca Studio Ghibli: El viaje de Chihiro, la obra que no es sino la principal referencia en nuestro idioma sobre la mítica película de Studio Ghibli.

Pero en esta ocasión no vamos a hablar de este excelso volumen, el primero de la colección sobre Ghibli de Héroes de Papel, al que ya hemos aludido en varias ocasiones, tanto en el proyecto que ahora tratamos como en este espacio en general. Hoy trataremos una de las dos obras anteriores de nuestra protagonista, ANTES DE MI VECINO MIYAZAKI, que salió al mercado a mediados del pasado año, dos después de la publicación de Mi vecino Miyazaki, escritas ambas en coautoría con Álvaro López, para Diábolo Ediciones.

¿Qué por qué he decidido titular el artículo de esta forma, entonces? Pues porque Antes de mi vecino Miyazaki, de forma más o menos directa, entre otras cosas hace alusión precisamente a eso, a la nostalgia de quienes, siendo niños en su momento, disfrutamos con algunas de las producciones animadas más míticas que en su día nos llegaron procedentes del país del Sol Naciente.

Heidi, Marco, Ana de las Tejas Verdes, Sherlock Holmes, Lupin III…todas ellas -y algunas más que también tienen cabida- con el denominador común de Hayao Miyazaki e Isao Takahata, los dos más grandes de Studio Ghibli y cofundadores del mismo junto a Toshio Suzuki.

Porque el objetivo principal de este libro no es sino complementar el exhaustivo análisis de la producción de Ghibli realizado en Mi vecino Miyazaki, con el trabajo que tanto Miyazaki como Takahata realizaron antes de la creación del mítico estudio japonés, entre 1968 y 1984.

Más concretamente, en Antes de mi vecino Miyazaki, Marta García Villar nos desmenuza, con su habitual estilo tan filológico y académico como sumamente ameno -y sin “spoilear” en ningún momento-, los pormenores de Heidi; Sherlock Holmes; Conan, el niño del futuro –series todas ellas emitidas en España, y algunas sumamente recordadas-; junto a otras creaciones menos conocidas como Las aventuras de Hols, príncipe del sol –primera película de Takahata, para Toei Doga-; Las aventuras de Panda y sus amigos; o la maravillosa Goshu, el violonchelista. Para Álvaro, por su parte, queda el análisis de las no menos míticas Marco y Ana de las Tejas Verdes; o Lupin III.

De todos los capítulos realizados por Marta, es obvio que los más destacados, o al menos los que más nos llaman la atención, son los dedicados a Heidi (Nippon Animation, 1974) y a Sherlock Holmes (Tokyo Movie Shinsha / RAI, 1984).

Especialmente, fácil es de suponer, el de los 52 capítulos de los que se compone la serie de la célebre niña de los Alpes, una adaptación bastante fidedigna y, sobre todo, muy emotiva de la obra de Johanna Spyri. Adaptación fiel pero en la que, como no podía ser de otra forma, en absoluto falta el toque de calidad tan distintivo de Takahata que, ayudado por un Miyazaki con mucha más relevancia de la que podría desprenderse por su cargo oficial de ajustador escénico, consiguió su primer “boom” internacional. Bien lo sabemos los españoles, ya que Heidi nos mantuvo absolutamente pegados al televisor en su estreno –bueno, a mí no porque yo aún no había nacido, pero sí en posteriores reposiciones-, algo sin precedentes en la historia de la animación emitida en nuestro país.

Y también las historias de ese “sabueso” antropomorfo, “el único y genial, como él no hay otro igual” que rezaba el conocido y pegadizo tema principal de su versión española, basado en las novelas de Arthur Conan Doyle. Una serie en la que la participación, en este caso, de Miyazaki fue menor de lo inicialmente programado por diversos motivos –sólo 6 de los 26 capítulos de los que consta-, pero en la que don Hayao –o Miyazaki sensei, si lo decimos en japonés- dejó su sello de calidad justo antes de la fundación de Studio Ghibli.

Todo ello, y mucho más, nos lo cuenta Marta García Villar; aunque en ningún caso debemos quedarnos solamente con estos dos capítulos. En el resto Marta nos enseña y desmenuza otras creaciones no tan recordadas ni tan conocidas por el gran público, pero a su vez indispensables –junto a las que aborda Álvaro, su acompañante- para conocer la producción artística de quienes siguen siendo las dos máximas figuras históricas de una de las principales corporaciones dedicadas a la animación, como lo es Studio Ghibli: Hayao Miyazaki e Isao Takahata.

(IMÁGENES: ANTES DE MI VECINO MIYAZAKI / DIÁBOLO EDICIONES)

, , , , ,

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)