Archivo etiqueta Balonmano

España, medalla de bronce en el Mundial de balonmano; Francia, tetracampeona

Se consumó el éxito de la selección española de balonmano en el Mundial de Suecia. Los chicos de Valero Rivera no pudieron superar el viernes a Dinamarca en la semifinal, pero esta tarde han confirmado que están de vuelta en la élite internacional, refrendando el gran campeonato que han realizado con la medalla de bronce. España se ha impuesto a Suecia por 24.23, en un emocionante partido.

Tras la decepción de anteayer había que reponerse para afrontar la lucha por el podium ante la selección anfitriona, otra que ha confirmado su reingreso en los primeros puestos del balonmano mundial. Y España se repuso, ante diez mil apasionados hinchas locales.

Ninguno de los dos equipos llegó a adquirir una ventaja mayor que la de los suecos lograron en los primeros minutos de la segunda parte. Hasta entonces la gran actuación de los dos guardametas -Sterbik pero, sobre todo, el sueco Strojstrand- había mantenido el marcador en unos guarismos bastante bajos (11-11 al descanso), pero en los primeros minutos de la reanudación pareció que los suecos se marchaban (16-13).

No obstante, un parcial de 0-5 liderado por Alberto Entrerríos y Gurbindo le dio la vuelta completamente al electrónico, pareciendo que España había encarrilado definitivamente el bronce. Mas no fue así, porque los suecos volvieron a llegar hasta el empate a 22. Pero dos goles de Aguinagalde desde el pivote y de Alberto Entrerríos de lanzamiento exterior (22-24) sentenciaron un duelo que terminó de rubricar Sterbik con otra de sus numerosas paradas.

El último gol de los suecos de nada les sirvió, y España se hizo con su segunda medalla mundialista, tras el histórico oro de Túnez 2005. Un bronce que debería comenzar a significar un espaldarazo para el balonmano en España, en vísperas del Mundial 2013 que vamos a organizar; y un bronce que supone el primer éxito como seleccionador del mítico Valero Rivera, que añade esta medalla a sus 70 títulos logrados entre 1984 y 2004 como entrenador del F.C. Barcelona.

Francia, cuarto oro ante una gran Dinamarca
Quedaba la final, un auténtico partidazo, el mejor de todo el torneo, entre los dos equipos más fuertes de la competición. Francia y Dinamarca disputaron un encuentro a cara de perro en el que destacaron los intercambios constantes de golpes, que propiciaron un bello espectáculo.

Al final, tras setenta minutos de apasionante balonmano, Francia ha ganado en la prórroga por 37-35 y se ha hecho con su cuarto mundial, el segundo consecutivo en un ciclo irrepetible del combinado francés, que lo está ganando absolutamente todo desde que se hiciera con el oro olímpico en 2008.

Los franceses encontraron un oponente de su talla, Dinamarca, la única selección que había ganado todos los partidos del campeonato. Parecía que Francia se llevaría el título con relativa facilidad tras conseguir tres goles mediado el segundo tiempo. Karabatic, Gille y Jerome Fernández poco a poco se estaban imponiendo a los Mikkel Hansen, Noddesbo o Christiansen, pero entonces surgió el portero danés, Landin, que se convirtió en todo un coloso.

Landin echó el cerrojo a su portería, y Dinamarca fue recuperando hasta llegar al empate. Sólo Karabatic y, a veces, Gille y Abalo conseguían vencer la oposición del guardameta nórdico. El central francés, que demostró por qué es el mejor jugador no ya sólo del mundo sino también del campeonato, le echó arrojo y puso a su equipo uno arriba (31-30) en el último minuto, pero el danés Spellerberg, con un latigazo a dos segundos del final, alargó unos minutos más el espectacúlo.

En la prórroga Francia empezó con una inferioridad de casi dos minutos, pero se repuso y, tras mantenerse la igualdad hasta la segunda parte de la misma, dos goles consecutivos de Jerome Fernández -uno desde los siete metros y otro en posición- y una providencial parada de Omeyer -que, al contrario de lo que en él es habitual, no hizo muchas pero sí decisivas- acabaron con las ilusiones danesas de conseguir su primer Mundial.

,

No hay Comentarios

España, en semifinales del Mundial de balonmano

La selección española de balonmano volverá a pelear por las medallas de un gran campeonato, tres años después de que consiguiera el bronce en los Juegos de Pekín. El combinado que, desde después de la cita olímpica dirige el mítico Valero Rivera, se ha metido en las semifinales del campeonato del mundo que se está celebrando en Suecia a falta de una jornada para que termine la segunda fase, tras derrotar de manera más que convincente a Islandia, -subcampeona olímpica y actual bronce europeo- por 32-24.

España, que ha ganado todos sus partidos menos el disputado contra la todopoderosa Francia -que lo empatamos a 28 tras ir perdiendo por siete goles-, ha logrado el pase de forma matemática toda vez que aventaja a los islandeses en tres puntos cuando sólo faltan dos por disputarse. Mañana se sabrá definitivamente si lo hace en primera o segunda posición, dependiendo del resultado de Francia; y el viernes tendrá como rival en la penúltima ronda bien a Dinamarca, bien a los anfitriones, Suecia.

Muy pocos daban un duro por esta selección al iniciarse el campeonato. El sonado fracaso del Mundial 2009 y el hecho de quedarnos fuera de las medallas también en el Europeo 2010 nos hacía ser, cuanto menos, escépticos; pero España comenzó a disipar todas las dudas cuando, en la tercera jornada de la primera fase, remontó tres goles a Alemania en los últimos minutos para acabar ganando por 26-24; y las espantó definitivamente con la gran remontada ante Francia, siete goles en los minutos finales para llevarse un punto (28-28) que no sólo le sabe a gloria sino que, además, le permite seguir luchando por el liderato final de su grupo en la segunda ronda.

Hoy, tras ganar el sábado con facilidad a Noruega, la selección ha hecho ante Islandia el mejor primer tiempo desde que éste que escribe viene siguiendo el balonmano, y van ya para unos cuántos años. Unos primeros treinta minutos de auténtico virtuosismo, en el que la intensidad defensiva, las paradas de Arpad Sterbik -que, junto a “Joseja” Hombrados forman el que quizás sea el dúo de porteros más completo del torneo- y la contundencia en ataque dieron a España ni más ni menos que diez goles de renta, 20-10.

Especialmente inspirados en las acciones ofensivas estuvieron los hermanos Alberto y Raúl Entrerríos y, sobre todo, el joven lateral del BM Cuatro Rayas Valladolid Eduardo Gurbindo. Fenomenal campeonato el que está realizando este zurdo navarro, que cada partido que pasa nos parece un poco más la reencarnación de su paisano, el gran Mateo Garralda. El látigo de Gurbindo, bien desde lejos, bien en penetración, salió a relucir hasta cinco veces en la primera parte, para terminar como máximo goleador del encuentro, con un total de seis, junto a Raúl Entrerríos.

España marcó desde todas las posiciones: desde nueve metros, desde seis, desde el centro, desde los extremos, en ataque estático o en contraataques, y cimentó antes del descanso un triunfo que certificó en la segunda mitad, aguantando las acometidas de los nórdicos. Islandia, aprovechando el punto de relajación hispana y un arbitraje que, durante varios minutos, les fue mente favorable para recortar su desventaja hasta los cinco goles a falta de un cuarto de hora; pero los nuestros se repusieron y, sin entrar al trapo con las desesperadas decisiones de los islandeses -alguna de ellas rozando lo antideportivo-, los mantuvieron a raya.

El 32-24 final hace sumar una gran victoria que, seis años después del histórico oro de Túnez y tres después de la última medalla olímpica no sólo vuelve a meter a nuestro balonmano en la pelea por los metales en un campeonato de selecciones, sino que también nos asegura seguir en la lucha por acudir a los JJOO de Londres; clasificación que obtendríamos de forma directa si volviéramos a ser, como en 2005, campeones del mundo.

Si no, deberíamos ganarnos la plaza en uno de los torneos preolímpicos; pero sinceramente, eso todavía queda muy lejos. De momento, a centrarse en vencer el viernes a suecos o a daneses, y a seguir ilusionando a los aficionados españoles. Porque ya era hora de que eso volviera a suceder.

,

No hay Comentarios

Hamilton gana en Turquía y el Barça “deja” escapar la Champions de balonmano

Lewis Hamilton se estrenó en la presente temporada de la Fórmula 1 con su triunfo en el G.P. de Turquía, disputado en el Istanbul Park. El inglés aprovechó la lucha “fratricida” entre los Red Bull para ganar por delante de Jenson Button y de Mark Webber.

Fernando Alonso tuvo un fin de semana aciago, y tan sólo pudo ser octavo gracias al abandono de Vettel y al pinchazo del búlgaro de Renault Vitaly Petrov, con quien se llevó luchando gran parte de la carrera. Pedro Martínez De la Rosa por fin pudo acabar una carrera y se quedó al borde de los puntos (11º), mientras que Jaime Alguersuari finalizó 12º.

Todo marchaba según lo que se había visto durante la clasificación: Red Bull mandando, aunque con McLaren muy cerca; y Ferrari, a paso de tortuga en comparación con los primeros (Massa 7º). Webber y Vettel iban en cabeza cuando a falta de 17 vueltas para el final una maniobra de adelantamiento del alemán acabó en colisión con su compañero de escudería, y con él mismo fuera de carrera, muy cabreado con Webber cuando la culpa en verdad fue suya.

Esto lo aprovecharon Hamilton y Button, quienes no obstante también tuvieron su lucha particular, no exenta para nada de riesgos. El campeón le dio una pasada de manual a su compañero, mientras que Hamilton se la devolvió poco después, al paso por la recta de meta. Martin Whithsmar, jefe de equipo de McLaren, se tiraba de los pelos, lo mismo que su colega de Red Bull Christian Horner poco antes.

La llamada al orden a sus dos pilotos fue inmediata, y las posiciones ya sí que se mantuvieron hasta el final, con un Webber al que la descomunal ventaja que le llevaba a un muy buen Michael Schumacher hizo que, al menos, acabara en el podium, lo que le valió para mantener el liderato del Mundial. El australiano, con 93 puntos, mantiene 5 de ventaja sobre Button, 9 sobre Hamilton, 14 sobre Alonso y 15 sobre Vettel. La próxima carrera será dentro de dos semanas, en el circuito Gilles Villeneuve de Canadá, que vuelve al campeonato después de un año de ausencia.

Barrufet no pudo despedirse con otra Copa de Europa
Ha sido una verdadera lástima, pero el Barça dejó escapar una oportunidad histórica de ganar la Champions de balonmano en Alemania (Colonia, más concretamente), con un pabellón de 20.000 espectadores favorables en un 90% al Kiel y ante una EHF que “dictaminaba” que esta copa de Europa debía quedarse por lo civil o por lo criminal en Alemania, como ya se vio ayer en la semifinal de los alemanes contra el Ciudad Real.

Al final, después de ir ganando los azulgrana hasta por seis goles en la segunda parte, acabó cayendo para el Kiel “por lo civil” (36-34, pese a que los árbitros estuvieron ciertamente rigurosos, aunque sin armar escándalos). Don David Barrufet, pues, no se pudo retirar del balomano activo con su octavo trofeo de la máxima competición continental, lo que habría supuesto la mejor de sus despedidas.

El gran capitán hizo un excelente encuentro en los minutos que estuvo en cancha -aproximadamente medio partido-. De hecho fue gracias a él y al excelente hacer tanto en defensa como en ataque de sus compañeros, en especial de un Juanín García excelso. El 26-20 a los pocos minutos de comenzar el segundo tiempo hacían presagiar que la Champions iría a Barcelona… siempre y cuando los azulgrana no dejaran levantarse al Kiel, cosa que no ocurrió.

Comentaba yo en diversos foros que como el Barça no tuviera casi sentenciado el partido a falta de unos 10 minutos lo iba a pasar muy mal, porque entonces los alemanes se crecerían -con o sin ayuda arbitral- y serían poco menos que imparables. Así sucedió. El Kiel se apretó los “machos” en defensa -con cierta permisibilidad de los colegiados-, Thierry Omeyer empezó su recital, y al minuto 50 se llegó con el Kiel echándole el aliento en el cogote a los de Xavi Pascual, tal y como el barcelonismo se temía.

Los alemanes siguieron con su aluvión de goles en contraataque tras las paradas de su guardameta -cada gol del Barça se lo tenían que labrar los blaugrana a pico y pala-, y alcanzaron una decisiva ventaja de tres tantos, mantenida pese a que el Barça no se rindió hasta el último segundo. Peter Gentzel -cuántos años ya debe tener esta leyenda del balonmano sueco y mundial- salió para detener el único lanzamiento de siete metros que erró Juanín y, pese a que el Barça redujo la ventaja a la mínima, Jicha, otra de las estrellas alemanas, sentenció con el 36-34 definitivo.

Segunda Champions para el Kiel, que impidió que Barrufet se despidiera como la justicia divina y deportiva habría mandado; pero no fue así. Con Barrufet se marcha el último bastión de aquel gran equipo dirigido por Valero Ribera que maravilló al balonmano internacional en la década de los 90. Hasta siempre, Don David; hasta siempre, “San Pitufo”.

,

No hay Comentarios

Nadal iguala a Agassi en los Masters 1000; Barça y Ciudad Real pelearán por la Champions de balonmano; y Valverde gana en Romandía

Ya se vio en Montecarlo. Nadal ha vuelto; y el tenis español, también. Ambos en su superficie favorita por antonomasia, la tierra batida. Como en el Principado de Mónaco, dos de los nuestros, en este caso Rafa Nadal y David Ferrer, coparon la final del Masters 1000 de Roma; y además, en este último torneo, un tercero (Verdasco) se ha colado en semifinales. Todo un éxito.

Como no podía ser de otra forma, Rafa se ha impuesto a David por 7-5 y 6-2, en un extraño choque debido a que se tuvo que suspender dos veces por la lluvia, y a que terminó poco antes de las 9 de la noche, casi sin público en las gradas. Ferrer no pudo con su amigo y compatriota en su primera final de un torneo de estas características; pero es que lo que no puede ser, no puede ser; y además es imposible. Nadal, por su parte, logró su quinta victoria en el Foro Itálico.

La mejoría de Nadal continúa siendo más que notoria; y con este triunfo iguala a todo un mito como André Agassi en torneos Masters 1000 (o Super 9, o Masters Series, dependiendo de la época), con 17. Rafa podría superarlo en casa, en el próximo Masters 1000 de Madrid, al que debería acudir pese a su mala ubicación en la temporada. Sea como fuere, salvo que las lesiones vuelvan a molestarle el de Manacor vuelve a posicionarse como el máximo favorito para reconquistar su corona en Roland Garros.

Barça y Ciudad Real, a la primera Final Four en balonmano. Granollers, finalista de la Recopa
El balonmano español de clubes continúa pujante; y ayer por la tarde clasificó a sus dos representantes que todavía siguen vivos en la Champions para la primera Final Four de la historia de la competición, a celebrar en Colonia (Alemania) el 29 y 30 de este mes.

Uno, el Barça, el equipo más laureado del continente con siete títulos, dio buena cuenta de un hueso (al menos antaño lo era) como el Vezsprem húngaro. Los blaugrana no sólo mantuvieron en Hungría los seis goles de la ida (28-22), sino que volvieron a vencer, en este caso por 33-34. Es decir, que el gran David Barrufet se despedirá del balonmano con la posibilidad de luchar por un nuevo título de campeón de Europa.

El otro, el Ciudad Real, actual dominador del panorama europeo, remontó en el Quijote Arena los cuatro goles que traía a su favor el Hamburgo. En lo que muchos de los expertos llegaron a denominar como la final anticipada, los manchegos arrasaron a los alemanes desde los primeros instantes, contando con el calor de su público, con el que son prácticamente invencibles.

El Ciudad Real llegó a contar en la primera parte con una ventaja de hasta diez goles y, pese a que el Hamburgo reaccionó mínimamente antes del descanso (18-11), en el segundo tiempo siguió siendo superado por el campeón. El 35-28 final no dejó lugar a dudas. Los rivales de manchegos y azulgranas serán el Chekhovskie ruso y el Kiel, que ejercerá de anfitrión no oficial en una cita en la que deberá defender, ojalá que sin ningún éxito, el pabellón del balonmano alemán.

El éxito de nuestros clubes lo completó el Granollers, que remontó cuatro goles ante el Steaua de Bucarest (32-23) para pasar a la final, en la que se enfrentará a otro histórico del balonmano alemán y europeo, el Gummersbach, verdugo del San Antonio.

ÚLTIMA HORA (4-5-2010): Emparejamientos de la Final Four de Colonia:

– Kiel-Ciudad Real
– Barça Chekhovskie

Valverde gana el Tour de Romandía
Alejandro Valverde continúa aumentando su palmarés al proclamarse vencedor del Tour de Romandía suizo. Valverde, que comenzó la última etapa a un segundo del líder Michael Rogers, se impuso en la línea de meta de Sion al corredor del Euskaltel Igor Antón, y terminó en la general con 11 segundos de ventaja sobre el esloveno Simon Spilak, y con 21 sobre Denis Menchov.

Y, para terminar, este fin de semana también se han disputado los Europeos de gimnasia artística en categoría femenina, celebrados en Birmingham (Gran Bretaña). De todas sus finales (o al menos de las que nos ha dejado ver nuestra ínclita TVE) habrá cumplida información a lo largo de la semana, como siempre, en Gimnastas.net.

, , , ,

No hay Comentarios

Freire triunfa de nuevo en la Milán-San Remo

Ha sido la gran noticia para el deporte español que nos ha dejado el fin de semana: Óscar Freire vuelve de nuevo por sus fueros, y el sábado se adjudicó la Milán-San Remo, la primera de las grandes clásicas del calendario ciclista internacional, y una de las 4-5 más importantes de todas ellas.

Es la tercera victoria del gran corredor cántabro en la “classicissima” italiana, después de las de 2004 y 2007, con lo que supera a Miguel Poblet como el ciclista español que más veces ha vencido en ella. Y lo que es mejor: Freire, en el crepúsculo de su carrera, presenta sus credenciales para triunfar, por cuarta vez, a final de temporada en el Campeonato del Mundo.

“>

Un fenómeno, efectivamente; como dice uno de los comentaristas de la RAI en el video, eso es Óscar (Rabobank), que en la línea de meta batió de forma espectacular a dos consagrados sprinters, como el belga Tom Boonen (Quick Step) y el italiano Alessandro Petacchi (Lampre). Óscar Freire se impone con rotundidad a Boonen y a Petacchi. Foto: Reuters.

El vencedor en 2009 y gran favorito para la victoria, el británico Mark Cavendish (Columbia), se quedó en la subida final al Poggio, lo que facilitó la labor al resto de equipos con sprinters en sus filas. Los italianos del Liquigas trabajaron a destajo para llevar en volandas a Daniele Bennati, pero después de casi 300 kilómetros -298 más concretamente-, que se dice pronto, el más fuerte fue el torero” de Torrelavega, aquel corredor con un palmarés corto en cantidad -si lo comparamos con otros sprinters-, pero inmejorable en calidad: tres Mundiales (1999, 2001 y 2004), cuatro etapas en el Tour -y el maillot verde de la regularidad en 2008-, siete en la Vuelta y, desde el sábado, tres Milán-San Remo (2004, 2007 y 2010). Lo dicho: un verdadero fenómeno.

El Barça, otra vez campeón de Copa en balonmano
Y de un campeonísimo como Freire, a otro gran campeón que sigue cosechando títulos pese a la “dictadura” nacional e internacional del BM Ciudad Real. Me refiero al equipo de balonmano del Barça, que ayer se adjudicó su 17ª Copa del Rey.

Los blaugrana, otrora reyes del continente europeo, revalidaron en Antequera (Málaga) el título de Copa al imponerse en la final al Ademar de León por 38-35, tras una prórroga. Los leoneses dieron la gran sorpresa del torneo en semifinales, al “cargarse” al Ciudad Real por 26-24, y en la final dieron mucha guerra al otro gran “transatlántico” nacional. El Barça, campeón de la Copa del Rey de balonmano. Foto: Marilú Báez/Marca.com

Ademar remontó en el segundo tiempo los cuatro goles con los que el Barça se fue al descanso (16-12), e incluso tuvieron dos de ventaja en los últimos minutos (25-27 y 28-30) gracias a la gran actuación del extremo portugués Ricardo Costa, ante un Barça que sólo vivía de las acciones individuales de Laszlo Nagy y de Iker Romero. Pero si este equipo construyó en el pasado su leyenda fue precisamente por no rendirse ante las adversidades.

El conjunto dirigido por Xavi Pascual sacó la casta y, a falta de pocos segundos, empató (31-31) con un lanzamiento desde los 7 metros de Juanín García. Y pudo haber evitado la prórroga si Dani Sarmiento se hubiese percatado de que le quedaba menos tiempo del que creía para lanzar, después de robar el balón en la última posesión leonesa.

En el tiempo extra el Ademar siguió dando guerra e incluso llegó a mandar por 34-35; pero el Barça reaccionó y los goles de Víctor Tomás y Noddesbo, junto con las paradas de Daniel Saric -vital la doble a Ortigosa y a Krivochlykov en el último minuto- sentenciaron la final a su favor. Es, dicho sea de paso, la undécima y última Copa del Rey para el gran capitán, Don David Barrufet porque, como ya sabemos, ésta será la última temporada en activo del último bastión de aquel legendario conjunto que ganó en poco más de una década siete Copas de Europa. Que la disfrute, porque se la merece.

PD: Paco Caro y Alberto Urdiales no lo hacen mal -poco a poco van mejorando-; pero yo sigo y seguiré echando de menos en las retransmisiones de balonmano al gran maestro Luis Miguel López, desde hace dos años en la dirección general del BM Ciudad Real.

, ,

No hay Comentarios

David Barrufet, un “pitufo” bien enorme

El pasado domingo día 20, cumplida mi “misión” de enviar la crónica del Cajasol-Power Electronics Valencia a Diario Siglo XXI, me puse a ver la final de la Copa ASOBAL entre el Barcelona y el Ciudad Real, los dos más grandes del balonmano español. Entre unas cosas y otras hacía ya un tiempo que estaba algo alejado de este bello deporte, uno de los que más me gustan; y me apetecía seguir los pasos esta temporada del legendario conjunto blaugrana, dejado un tanto de lado fuera del territorio catalán al poseer TV3 sus derechos de los encuentros de la Liga de Campeones.

La batalla, como se esperaba, fue tremenda y se decantó del lado barcelonista por 34-33, después de una prórroga. En la pista, por parte blaugrana, muchas caras desconocidas para mí: Igropulo, Boldsen, Jernemyr, Oneto… pero entre ellos, de los mundialmente conocidos, continuaba destacándose un nombre por encima de todos, el mismo en este equipo desde 1988: don David Barrufet, que diría el mítico narrador Luis Miguel López. David Barrufet

Como en sus mejores tiempos
A sus 39 años, en el crepúsculo de su exitosísima carrera tras más de dos décadas, el gran guardameta del Barça y de la selección española lleva ya un par de años en la entidad blaugrana, debido a su edad, un tanto a la sombra de otros grandes y más jóvenes como Kasper Hvidt, Venio Losert y Daniel Saric; aunque la salida el pasado verano de los dos primeros ha hecho que David, “San Pitufo” como le rebautizó en los JJOO de Pekín el compañero de TVE Xavi Díaz (“barrufet” en español significa “pitufo”), vuelva a disponer de más minutos defendiendo la portería del Barça junto al serbio, ex del Ademar de León.

Y sigue exactamente igual que en sus mejores años: realizando paradas que valen victorias y títulos para los colores a los que defiende. El domingo el Barça lo tuvo realmente difícil en el segundo tiempo, porque el otro sempiterno y grandioso guardameta español, “Joseja” Hombrados, había colocado el cerrojo en su portería, mientras que Saric no andaba demasiado acertado.

Pero héte aquí que Xavi Pascual decidió meter en pista al gran capitán, al que nunca defrauda. Barrufet, con no demasiadas paradas pero puntuales y decisivas, colaboró a que el partido llegara a la prórroga. Y luego, en el tiempo extra y con su equipo ganando por un gol, detuvo los dos últimos lanzamientos del Ciudad Real a Kallman y, sobre todo, a un Luc Abalo que aún se debe estar preguntando cómo le pudo sacar David ese zambombazo desde nueve metros en el último segundo. Barrufet, manteado por sus compañeros de la Selección tras ganar el bronce en Pekín 2008

Una carrera modélica
Barrufet, con “su” número 16 de siempre a su espalda, celebró ese enorme despeje y este nuevo título como si hubiesen sido los primeros en su palmarés, pero eso para nada es así.

Por hacer un breve resumen de su palmarés, desde que debutó en 1988 en el primer equipo del Barça Barrufet suma 12 Ligas, 9 Copas del Rey, 7 Copas de Europa, 2 Recopas, 1 Copa EHF, 6 Copas ASOBAL, 5 Supercopas de Europa y 12 Supercopas de España, como títulos más destacados de un total de casi 80.

A todo ello hay que sumar con la selección española el oro en el Mundial 2005, los bronces olímpicos en Sydney 2000 y en Pekín 2008, la plata en el Europeo de 2006, el bronce en el Europeo de 2000, y el récord absoluto de encuentros disputados, con 280. Y, como guinda, el doble galardón por parte de la IHF como “Mejor portero del mundo” en 2001 y 2002. Casi nada al aparato.

Todo un número uno también fuera del parquet
Sin embargo, lo que más destaca de David Barrufet no es su extraordinaria calidad en la cancha -que es inmensa-, sino su enorme capacidad de liderazgo y de hacer vestuario. Es por ello que Joan Laporta, a sabiendas de que el peso principal de la meta azulgrana ya no podía recaer sobre él por cuestiones de la edad, le ofreció en 2008 la renovación por dos años más, pese a tener en la plantilla a dos guardametas de talla mundial como Hvidt y Losert.

Y no sólo eso. Después de haber sido manteado por sus compañeros de la selección española tras ganar el bronce en Pekín dado que se retiraba de la selección, el pasado año aceptó una propuesta de su gran amigo y maestro en el Barça Valero Rivera -ambos, junto a otros como Enric Masip e Iñaki Urdangarín son historia viva del club-, recién nombrado seleccionador, para aportar su granito de arena en el renovado combinado que se presentó, sin demasiado éxito, al Mundial.

Éstas son únicamente algunas de las notas principales de la carrera de este “pitufo enorme” y eterno que, a sus 39 años, continúa dando lecciones de catedrático en una pista de balonmano. Y que dure.

,

1 Comentario