Archivo etiqueta Cervantes

Entrevista con la Historia: Cervantes


¿Quién dice que es imposible entrevistar a los más grandes genios de la historia de la literatura? No en PASEN Y LEAN, el programa literario de RADIO GUADALQUIVIR -que se emite los viernes, de 18:00 a 19:00- en el que la escritora y periodista NEREA RIESCO y un servidor nos hemos empeñado en demostrar lo contrario.

No en vano, la semana pasada inauguramos la sección “ENTREVISTA CON LA HISTORIA” en la que, una vez al mes, daremos cabida a la particular opinión de los principales nombres históricos del panorama literario, empezando por el del Príncipe de las Letras, DON MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA, que nos concedió una entrevista muy peculiar y educativa donde las haya.

“>

Me gustaría, desde este humilde -y últimamente descuidado- espacio, darle las gracias a Nerea, gran novelista y mejor persona donde las haya -y, poco a poco, también buena amiga-, por haber pensado en mí para llevar el peso principal -guion y voz de los entrevistados- de esta sección en la que, entre ella y yo, homenajearemos de la mejor forma posible a algunos de los que tanto han hecho por la historia de las letras no sólo en España, sino también en el mundo.

Y también aprovecho para emplazaros, sobre todo a los que vivís en Sevilla y alrededores, a la presentación de la próxima novela de esta sevillana de adopción que es Nerea, LAS PUERTAS DEL PARAÍSO, el próximo viernes 8 de mayo a las 19:00, en la sevillana sede de FNAC. Merecerá la pena, seguro.

, , ,

No hay Comentarios

“La entretenida”: Cervantes -genio y figura también en el teatro- contra Lope

Ni pretendo ni voy a descubrir ahora, Dios -o quien sea- me libre, al que probablemente es el mayor genio que ha dado la literatura española en toda su historia; a aquel que, especialmente durante los primeros años del siglo XVII, tuvo una importancia capital en el desarrollo y en la evolución de nuestra lengua.

Todos estamos de acuerdo, creo yo, en que, entre las muchas y notables características de la creación literaria cervantina, probablemente las dos que más destaquen sean el tratamiento de los locos (“locos-cuerdos”, más bien) por una parte, y su habilidad para elaborar notables parodias. Ambas se dan en el Quijote, que, como sabemos, entre otras cosas no es sino un brillante compendio -pese a su extensión- de los principales géneros narrativos practicados en España durante los Siglos de Oro.Toni Misó (Torrente) y Joaquín Notario (Ocaña), en una de las escenas del montaje de la Compañía Nacional de Teatro Clásico

Pero Cervantes se puede decir que “cojeó” en el teatro -a pesar de la universalidad de sus Entremeses-, y no por su falta de calidad como dramaturgo, sino porque “un tal” Lope de Vega consiguió dar antes que él con la fórmula más exitosa para atraer al público a los corrales de comedias.

Sin embargo, hay una creación dentro de su repertorio dramático tal vez menos conocida pero que merece ser mencionada: La entretenida, obra, como otras suyas, de dudosa cronología y englobada dentro del volumen que publicó en 1615 bajo el título de Ocho comedias y ocho entremeses nuevos, nunca representados; y obra que, hace pocos días, tuve la suerte de conocer, aunque desgraciadamente no el texto completo, sino la adaptación que Yolanda Pallín hizo en 2005 para la Compañía Nacional de Teatro Clásico.

Hace un par de años mis amigos filólogos y yo fuimos a una feria dedicada al teatro que se celebró en el sevillano Casino de la Exposición, en la que pude hacerme, entre otros artículos, con el correspondiente ejemplar de la colección Textos de Teatro Clásico editados por la Compañía; y sin costarme nada ni un euro, gracias al contacto más o menos estrecho que mantenemos no ya con Eduardo Vasco, sino también, naturalmente, con nuestra querida profesora de teatro Mercedes de los Reyes. Pero no ha sido hasta estas navidades cuando me he decidido a descubrir, por simple curiosidad, esta pieza del ínclito e inefable don Miguel.Relación de personajes de "La entretenida", probablemente sacada bien del original bien de alguna edición facsímil.

Dice Eduardo en el prólogo escrito que la crítica ha tenido opiniones muy dispares con respecto a su valía dentro de la historia del teatro español, dado que La entretenida, además de ser una obra desconocida para muchos, es bastante polémica. Y también afirma que muchos han visto en ella una reacción contra la nueva comedia de capa y espada “inventada” por Lope.

Obviamente ni me encuentro en la mente del “Príncipe” de las letras españolas ni he podido probarlo con documentos fehacientes pero, examinados uno a uno los casi 3.000 versos de los que se compone la adaptación, no me extrañaría para nada que así fuera. Quien haya estudiado de manera más o menos concienzuda la historia de la literatura española en los Siglos de Oro debe ser perfectamente conocedor de la encarnizada rivalidad existente entre Cervantes y Lope, más cuando éste consiguió que la popularidad de aquél disminuyera un poco entre el público gracias a sus exitosas comedias.

Estaba claro que un tipo tan orgulloso como Cervantes no podía permanecer quieto ante tamaña afrenta, y el resultado no es más que esta comedia en la que critica y se ríe abiertamente de todo lo que, según el lopesco Arte nuevo de hacer comedias de 1608, debe ir sucediendo en la comedia llamada “de capa y espada”. Pero no de forma chabacana, ni mucho menos; sino con una fina ironía llena de brillantez, como se debe esperar de un gran genio como él.

Cervantes, en La entretenida, parodia el desarrollo de la típica comedia escrita y exhibida en la España del XVII, dándole la vuelta a todos los preceptos promulgados por Lope en el Arte nuevo, desde el planteamiento de las tramas y conflictos hasta el final feliz que se observa en casi todas las obras -en el que prácticamente todos “comen perdices”-, pasando por las luchas por amor y por la menor importancia que se le solía conceder a los personajes secundarios. Y todo con una brillantez y originalidad métrica -por ejemplo se incluye un soneto disgregado en boca del secundario personaje de Torrente, inusual en la nueva comedia del XVII- dignas del más grande.

En resumen, que si algún aficionado al teatro español de los Siglos de Oro tiene la oportunidad de echarle un vistazo a esta comedia cervantina, le aconsejo que lo haga, aunque sea sobre el papel -o sobre la pantalla- y no sobre las tablas. Si tiene sentido del humor, y si es amante de la literatura cervantina, no cabe duda de que se llevará una agradable sorpresa. Y si no, también; porque no es el Quijote, pero a buen seguro le gustará.

, ,

5 Comentarios