Archivo etiqueta Copa del Rey

El ciclo se cierra tal y como empezó


Catorce títulos en cuatro temporadas (a saber: tres ligas, dos Champions, dos Copas del Rey, dos Mundiales de Clubes, dos Supercopas de Europa y tres Supercopas de España) y, sobre todo, un estilo de juego reconocido y admirado a nivel mundial. Ese es el legado que deja el Barça de Pep Guardiola, me atrevería a decir abiertamente que algo insuperable del todo para cualquier equipo que se lo proponga en los años venideros.

Así ha completado el Barça, de la mano del técnico de Santpedor, un ciclo verdaderamente impresionante que si se inició en 2009 con una contundente victoria frente al Athletic de Bilbao en la final de la Copa del Rey, ha terminado ahora exactamente de la misma forma. El 0-3 de esta noche en el Vicente Calderón es una muestra muy clara de cómo se ha desarrollado el encuentro, decidido tras una primera media hora de ensueño con la que nos han deleitado las huestes balugranas, vencedoras de la 26ª Copa de su historia.

El Athletic ha tenido mala suerte. Su temporada ha sido magnífica, tanto por los resultados obtenidos en los torneos por eliminatorias como por el juego veloz y atractivo desplegado durante la mayor parte del curso, pero no ha podido rematar. La excesivamente corta rotación de Marcelo Bielsa les ha hecho llegar fundidos a los encuentros decisivos; pero sobre todo lo que les ha pasado tanto en la Europa League como en la Copa es que se han topado, respectivamente, con un rival que anduvo muy inspirado y con otro que si se pone a jugar como sabe es casi imposible ganarle.

A los leones les ha ocurrido exactamente igual que en 1977. Entonces, la Juventus en la UEFA y el Betis en la mítica y legendaria final de la I Copa del Rey -en el Calderón- les dejaron con la miel en los labios; tal y como se han quedado en 2012 ante el Atlético y el Barça -también en el feudo colchonero-. Demasiado castigo para un bloque protagonista de momentos tan brillantes como, por ejemplo, las eliminatorias europeas ante Manchester United y Schalke 04; pero es que, repetimos, con un Barça como el de hoy lo que no puede ser, no puede ser; y además, es imposible.

Todos esperaban -algunos, más allá de los hinchas bilbaínos, lo deseaban fervientemente- que el Athletic saliera de forma muy distinta a la del pasado 10 de mayo en Bucarest, más activa y menos nerviosa debido a su condición teórica de “víctima”. Pero el Barça no le ha dejado. Los jugadores culés querían cerrar con un título una campaña bastante irregular; y también querían homenajear al que ha sido en estos cuatro años su guía desde la banda.

Así, en 24 minutos, los dos goles de Pedro y el de Leo Messi cerraron el partido mucho antes de lo que se preveía. Elogiable al 100% el final de temporada de Pedrito que, cuando ha podido tener continuidad y las lesiones le han dejado en paz, ha vuelto a demostrar lo que vale con dos tantos “marca de la casa”: el primero a los dos minutos cazando una pelota tras un córner; y el segundo, el definitivo 0-3, con un remate ajustado, ambos con la zurda. Esta noche el canario ha comprado una gran cantidad de billetes para estar el domingo en la lista de Vicente del Bosque para la Eurocopa 2012.

Y qué decir de Messi que no se haya dicho ya. El mejor jugador de lo que llevamos de siglo XXI necesitaba, más por convicción y satisfacción personal que por otra cosa, volver a ser decisivo en una final; y a fe que lo ha sido. Javi Martínez y De Marcos en el medio campo, y Ekiza y Amorebieta en el área, han terminado verdaderamente mareados con el genio de Rosario, que ya avisó en el primer minuto y que encarriló definitivamente el título culé a los veinte recibiendo un gran pase de Iniesta y definiendo, con la derecha y con poco ángulo, de forma magistral.

Era su gol número 73 a lo largo de toda la temporada, un récord mundial con el que Messi se postula como más que probable ganador de su cuarto Balón de Oro FIFA; y me explico. En una temporada en la que todos aquellos que han decidido los grandes títulos han tenido también algún fallo grave (Drogba en la Copa de África; C. Ronaldo, como el propio Messi, en la semifinal de la Champions), los 73 tantos del argentino, su indiscutible Bota de Oro, la cantidad de pases de gol que ha dado y el notable número de goles de museo que ha metido le hacen, sin ninguna duda por mi parte, le vuelven a hacer merecedor del premio.

Sentenciado el duelo, al Barça le bastó con que Mascherano y Piqué fueran sendos valladares inexpugnables, y con algunas acciones sueltas a la contra; porque el Athletic, más animoso en la segunda mitad, poco ha podido hacer para compensar el vendaval que se le había venido encima en el primer tramo del partido.

Pero los rojiblancos no tienen nada que reprocharse; porque hoy simplemente el Barça ha decidido sacar su rodillo a pasear desde el comienzo para así hacerle más placentera su última noche de gloria al verdadero comandante de todos y cada uno de los catorce títulos regalados a su afición y al mundo del fútbol: don Josep Guardiola Sala. Como muy bien ha titulado en su artículo el gran periodista Rubén Uría, gloria eterna para su Barça; un equipo que se ha ganado por méritos propios entrar en el Olimpo histórico del balompié internacional.

Twitter: @victordiaz79

, , ,

No hay Comentarios

Otro título para el Barça, y otra corona más para el “Mito” del fútbol sala español (6-3)


Haylos que no se cansan nunca de ganar títulos, sea en el deporte que sea. Y uno de esos es Javi Rodríguez. A sus 38 años el “Mito” del fútbol sala nacional (apodo creado por el periodista Miguel Ángel Méndez, y que le viene al pelo a Javi) ha levantado esta noche su 17º trofeo entre los conseguidos con el Playas de Castellón, la selección española y el propio Barça.

Un palmarés envidiable que, desde esta noche, cuenta con la Copa del Rey 2012, la segunda ganada por el Barça en otras tantas ediciones disputadas, y el tercer título de esta temporada tras la Copa de España y la UEFA Futsal Cup (la “Champions”).

Si la final del año pasado ante Inter Movistar fue vibrante, no menos lo ha sido la de la presente campaña frente al único equipo que ahora parece capaz de hacerle sombra, ElPozo de Murcia. El 6-3 que campeó en el marcador al terminar el encuentro no indica exactamente lo sucedido en una pista, la del pabellón municipal de Antequera, sobre la que el Barça fue superior y supo jugar mejor los momentos claves, pero sobre la que hubo bastante igualdad, a excepción de los minutos finales de la primera parte.

ElPozo salió muy metido en el partido, poniendo bastante más cerco a la meta de Cristian que el Barça a la de Rafa. Gracias a ello Esquerdinha hizo el 0-1 a los cuatro minutos. El ex de Caja Segovia estuvo más listo que Saad y Cristian tras un rechace del poste, y alojó el balón en la red. Justo premio a la mayor insistencia de los murcianos.

Pero todo cambió desde el minuto 12. La aparición por sorpresa de Wilde provocó que Rafa le hiciera penalti. El “Mito” no desaprovechó la ocasión, y el gol del empate inauguró la fase en la que el Barça sí que fue tremendamente mejor que su rival. Saad, con la involuntaria colaboración de Lin; y el propio Lin, tras una genial acción de Sergio Lozano (3-1), anotaron dos de las innumerables ocasiones con las que los azulgrana pudieron dejar la final sentenciada por completo.

Mucho debió hablar Duda con sus hombres en el intermedio. Los nuevos bríos con los que ElPozo retornó a la pista le dieron el 3-2, obra de Saúl después de cazar un rechace de Cristian a tiro del también internacional Miguelín. Y pudieron empatar los murcianos, pero Kike, el otro histórico por excelencia que había sobre la cancha, erró incomprensiblemente a puerta semivacía tras un pase al segundo palo.

El Barça, por el contrario, no perdonó. Gabriel, de primeras y en combinación con Sergio Lozano, martilleó en el 34 de nuevo la portería de Rafa (4-2), obligando a ElPozo ya a arriesgar con Grello de portero/jugador. Los murcianos no supieron atacar bien la defensa azulgrana, posiblemente la mejor del mundo en esta faceta; pero aún así Dani Salgado puso un punto de emoción al marcar el 4-3 con más de tres minutos por delante.

En vano, porque primero la pizarra de Marc Carmona, ejecutada por Saad y culminada con habilidad por Sergio Lozano segundos después del 4-3; y luego una gran defensa que Cristian aprovechó para marcar de portería a portería, sentenciaron una Copa del Rey que, como la de 2011, se va para las vitrinas de Can Barça. Y, también como la de 2011, el encargado de levantarla fue el “Mito” Javi Rodríguez. Cuando se retire, le echaremos de menos; pero mientras tanto especialmente los culés -de la selección se retiró tras ganar el Europeo 2010 con un golazo suyo de tacón- podrán seguir disfrutando de sus últimas demostraciones de carácter y determinación.

Y ojo, porque esta temporada todavía tiene en su punto de mira un último reto: levantar el trofeo de la Liga Nacional de Fútbol Sala que también revalidarían, como la Copa de España y la Copa del Rey, con respecto al año pasado. Visto lo visto, ¿alguien lo duda, pese a haber quedado por detrás de ElPozo en la temporada regular?

, ,

No hay Comentarios

El “Centenariazo” del Depor cumple diez años

MI PARTICULAR MEMORIA DEPORTIVA (35)

Fue, sin duda, el mayor “campanazo” del mundo del fútbol en 2002. Todo estaba preparado para que el Real Madrid ganase aquella edición de la Copa del Rey. Era el Madrid un equipo, como el de hoy, hecho por Florentino Pérez auténticamente a golpe de talonario -Figo, Zidane, Roberto Carlos… más Raúl, Íker Casillas o Fernando Hierro- en el que el único miembro de perfil modesto era su técnico, el hoy campeón del mundo con España Vicente Del Bosque.

El club blanco cumplía cien años aquel 6 de marzo; desde principios de la temporada la Federación Española decidió que la final de Copa se jugaría ese día, el 6 de marzo… y en el estadio Santiago Bernabéu. El Madrid, un conjunto confeccionado para ganarlo absolutamente todo, no falló y llegó al choque decisivo, como se esperaba.

Su rival era el Deportivo de La Coruña, dirigido por “Jabo” Irureta; pero a poca gente más allá de los deportivistas parecía importarle verdaderamente, a pesar de que dos años antes habían sido campeones de liga, y en el presente luchaban por ella. Quien más quien menos, con un Bernabéu ocupado al 65-70% por seguidores blancos -recordemos, en una final las entradas deben repartirse al 50% entre ambas aficiones, aunque uno de los clubes sea el anfitrión-, esperaba que después de los noventa minutos Fernando Hierro levantara el primero de todos los títulos que Florentino Pérez esperaba ganar aquel año tan especial para la historia del Madrid.

Un título que, además, llevaba el Madrid sin poderlo ganar desde hacía nueve años… y que iba a tener que esperarlo otros ocho más. Porque el Depor, muy cómodo en su papel de “David”, sorprendió a propios y extraños derrotando a “Goliat” Madrid por 1-2, y llevándose una Copa muy especial no sólo por conseguirlo en las circunstancias ya comentadas, sino porque el llamado Campeonato de España también cumplía cien años en aquel histórico 2002.

“>

Los goles en el primer tiempo de Sergio y de Diego Tristán hicieron inútil por completo el de Raúl al cuarto de hora de la segunda mitad. El Bernabéu, salvo el fondo de los seguidores blanquiazules, claro está, se quedó boquiabierto y patidifuso: el “Depor”, el “SuperDepor versión 2.0”, había castigado la prepotencia no tanto de los profesionales merengues, sino sobre todo de su junta directiva… y, por qué no decirlo, de su prensa afín. Aquella gesta, a imagen y semejanza del celebérrimo “Maracanazo” de 1950, pasó a ser conocida como el “Centenariazo”; y supuso el primer gran mazazo para Florentino Pérez como presidente del Madrid, y como deseoso dominador del fútbol mundial.

En total, el Deportivo -ahora inmerso en un más que probable retorno a Primera División- posee una liga, dos Copas y tres Supercopas de España; y ha llegado una vez a semifinales de la Champions y otra a la misma ronda de la ya extinta Recopa. Para todos esos logros la afición coruñesa guarda un hueco en su corazón; pero me atrevería a decir que, pese a que la liga del 2000 es lo más grande que ha conseguido el Depor en su historia, el título más y mejor recordado de todos es aquél que hoy celebra su primera década, la Copa que levantó Fran. Porque no sólo se enfrentaron al considerado como mejor equipo del siglo XX en su casa, en su Centenario, y en una Copa que se la habían puesto en bandeja de plata; sino que además, ganaron.

, ,

No hay Comentarios

El Banca Cívica llegó hasta las semifinales en la Copa del Rey de baloncesto

Buen papel el que ha desempeñado el Banca Cívica, en la edición de este año de la Copa del Rey de baloncesto, ganada finalmente por el Real Madrid tras 19 años -uno más que sus colegas del fútbol- sin “probar bocado”. Los blancos se han impuesto claramente en la final disputada en el Palau Sant Jordi al Barça por 74-91, con un gran Sergio Llull, merecido MVP del torneo.

Pero volvamos con los de Joan Plaza. El equipo sevillano consiguió superar la primera ronda, lo que no sucedía desde 2004, al ganar en cuartos de final en un gran partido a un decadente Unicaja por 65-77; aunque en semifinales cayeron el sábado dignamente frente a los campeones merengues por 92-84.

En el choque ante los malagueños, la irregularidad de los jugadores de Chus Mateo la aprovechó el Banca Cívica con un gran Calloway en la dirección, siendo además el máximo anotador de los sevillanos y del partido con 16 puntos.

La buena labor de Urtasun y Bogdanovic, y la aportación de Guille Rubio en los 18 minutos que estuvo en cancha hicieron que el Banca Cívica se marchara hasta por 17 puntos en el último cuarto (42-59 con triple de Bogdanovic), aunque un arreón de los malagueños coincidiendo con una posible relajación del cuadro capitalino andaluz llevó la emoción al marcador a falta de dos minutos (61-65). Pero un oportuno triple de Tepic (63-70, min. 40) acabó con cualquier tipo de sorpresa final, y los tiros libres de Urtasun y Calloway certificaron la clasificación del Banca Cívica en el primer enfrentamiento copero de su historia contra su máximo rival andaluz.

En la semifinal, no obstante, las cosas fueron muy distintas. Había ganas de revancha frente al Madrid por la contundente derrota de hacía sólo seis días en San Pablo; pero aunque se mejoró en general, no fue suficiente para vencer a los blancos tras un partido sumamente extraño. El Madrid dio la sensación de controlar el partido como y cuando quiso, pero el Banca Cívica se repuso por dos veces de sendas estratosféricas rentas madridistas, y a punto estuvo de darles al final un susto serio a los de Pablo Laso. Los cuartos impares fueron netamente favorables al Madrid, y los pares, al equipo sevillano.

El Banca Cívica enjugó en el segundo cuarto la aplastante salida del Madrid, que tras ir 16 arriba se vio sorprendido por el eterno “Caja”, que llegó a ponerse por delante antes de irse al descanso sólo dos abajo (46-44). Pero en el tercer parcial, a golpe de triples el Madrid, con un letal Mirotic secundado por el futuro MVP Llull, puso 23 puntos de renta (72-49) ante un sorprendido y desconcertado Banca Cívica, que defendió el perímetro exactamente igual de mal que en el reciente encuentro de liga.

Los de Plaza, sin embargo, no quisieron terminar su buena Copa con esta sensación de ridículo, y ante un Madrid contemplativo, en el último cuarto sacaron el orgullo y volvieron a reducir notablemente la renta. Incluso llegaron a ponerse tan sólo a siete puntos y posesión (83-76) con tiempo suficiente para poner nerviosos a los blancos (3 minutos); pero Calloway erró el tiro, y luego Mirotic sentenció, cómo no, desde más allá de 6,75.

Ahora toca reaccionar en liga después de las tres derrotas sumadas ante equipos situados entre los cinco primeros; todo ello para terminar cumpliendo con el segundo de los objetivos marcados a principios de temporada: entrar en los play-offs. Próxima estación, el Nou Congost del peligroso Assignia Manresa, dentro de seis días.

, ,

No hay Comentarios

El subcampeonato copero del Caja San Fernando

MI PARTICULAR MEMORIA DEPORTIVA (34)

Esta tarde, a partir de las 19:00, comienza la andadura del C.D. Baloncesto Sevilla -Banca Cívica por mor del patrocinador- en la Copa del Rey de Baloncesto 2012, que se inició ayer en el Palau Sant Jordi de Barcelona.

Se trata de la décima participación de los sevillanos en el “torneo del K.O.” -no la decimotercera, como afirmaba yo ayer en Diario Siglo XXI, confusión debida a una errata de mi fuente consultada-; y en ella debutarán, en cuartos de final, contra su rival andaluz por antonomasia, el Unicaja. De ganar, su rival en semifinales saldría del posterior duelo entre el Real Madrid y el Mad-Croc Fuenlabrada.

Pero cuando hablamos en Sevilla de baloncesto copero, los buenos aficionados siempre evocamos la edición de 1.999. Aquel año, en el valenciano recinto de la “Fonteta” de San Luis, el por entonces llamado Caja San Fernando escribió sus páginas más brillantes al obtener un subcampeonato histórico, cronológicamente el segundo de los cuatro que ha logrado en competiciones oficiales -dos en ACB, uno en la Copa y otro, el del pasado año, en la Eurocup-.

Era aquel Caja un fenomenal equipo, dirigido por Javier Imbroda y bajo la batuta en cancha de André Turner. El genio de Memphis, acompañado por otros históricos como Richard Scott, Nacho Romero o Mike Smith, y por importantes lugartenientes como Chuck Kornegay, Anderson Schutte, Salva Díez, Jacobo Odriozola o Manel Bosch, lideró a la entidad hispalense no sólo en la Copa, sino también en la liga con otra final jugada, completando la mejor temporada en la historia de los sevillanos.

En Valencia, el camino no fue nada fácil. Para empezar, esperaba en cuartos el anfitrión y actual campeón, el Pamesa. Un encuentro áspero y duro, que acabó ganando el Caja San Fernando por 58-57, con una canasta de Turner a falta de cuatro segundos para el final.

“>

En semifinales esperaba el equipo más poderoso de todo el torneo, por presupuesto y plantilla: el F.C. Barcelona de Aíto García Reneses, con Djordjevic, Dueñas, Nacho Rodríguez, Xavi Fernández, Alston, Esteller, y un par de jóvenes que empezaban a abrirse paso: Pau Gasol -en menor medida, eso sí- y, sobre todo, Juan Carlos Navarro. Pero el Caja hizo un gran partido, ganando por 85-79 y accediendo a la gran final, en la que iría a por todas.

“>

Su rival fue el Baskonia, entonces TAU Cerámica, del actual seleccionador español Sergio Scariolo y Elmer Bennett, que había dado la -relativa- sorpresa un día antes tumbando al Real Madrid. El Caja dominó durante muchos minutos; llegó incluso a adquirir diez puntos de ventaja en la primera mitad; pero en la segunda Turner se dañó el tobillo en un momento crucial, y debió pasar varios minutos en el banquillo. Y como Salva Díez tampoco estaba disponible, el equipo se quedó absolutamente huérfano en la dirección.

“>

Un mate escalofriante y espectacular al 100% de Bennett -base, no lo olvidemos- ante Mike Smith culminó la remontada vitoriana, y a partir de ahí, desgraciadamente, todo fue fácil para el TAU. Anderson Schutte hizo lo que pudo intentando mover al equipo, pero no le sirvió para evitar que el base norteamericano de los baskonistas -que años más tarde jugaría en la capital andaluza- le pasara por encima.

Cuando Turner pudo volver, ya todo estaba cuesta arriba, y el aro se le hizo pequeñísimo a un Caja San Fernando que acabó siendo derrotado por 70-61, pero cuya derrota en el encuentro definitivo no mermó un ápice el tremendo mérito que supuso llegar a su primera -y esperemos que no última- final de una Copa del Rey, el preludio, tal y como dijimos con anterioridad, de otra hazaña similar en la Liga ACB.

, ,

No hay Comentarios

Tres años después, de nuevo Athletic-Barça en la final de la Copa del Rey

No ha habido sorpresas. Se han cumplido los pronósticos en las semifinales de la Copa del Rey de fútbol, y tanto Athletic de Bilbao como F.C. Barcelona repetirán, tres años más tarde, la final de 2009 al dejar fuera, respectivamente, al sorprendente y loable Mirandés, y al Valencia. Con el permiso del Madrid, en mi opinión históricamente no sólo es el enfrentamiento más clásico, sino también el mejor posible, dado que entre ambos equipos suman ni más ni menos que 48 Copas (25 el Barça, y 23 el Athletic).

El Barça ha dado esta noche buena cuenta (2-0) de un rival en apariencia bastante peligroso como el valencianista, pero que ha decepcionado en la eliminatoria. Sin llegar a la excelencia de sus mejores días, los culés han sido bastante superiores en líneas generales tanto en la ida (pese al 1-1) como en la vuelta; y sólo las actuaciones de Diego Alves y el desacierto en ataque les han privado de un marcador más amplio.

Los tantos de Cesc en la primera parte y de Xavi -golazo- en la segunda, ambos a pase de Leo Messi, unidos al de Puyol en Mestalla, han sepultado las opciones de un Valencia sin el griposo Soldado, y que ha jugado el último tramo con uno menos, debido a la justa expulsión por doble amarilla de Feghouli. No obstante, el equipo de Emery, por mor de la falta de pegada local, tuvo sus opciones en los primeros minutos del segundo tiempo, pero Pinto desbarató dos buenas ocasiones de Jordi Alba y de Jonas.

Y como se esperaba, al igual que en 2009 -precisamente en Mestalla- su rival no será otro que el Athletic de Bilbao. Los leones, tras el 1-2 de Anduva, pusieron anoche fin al maravilloso sueño del Mirandés con una goleada (6-2), pese a la cual los burgaleses se marcharon de San Mamés con la cabeza sumamente alta.

El espíritu deportivo y batallador del Mirandés fue encomiable, y ello le sirvió para salvar su honor deportivo de sobra, con dos goles de su central Aitor Blanco, en uno de los mejores escenarios del fútbol español, que además estaba lleno hasta la bandera. Dos tantos insuficientes no obstante ante los de Muniain, Susaeta, Aurtenetxe, Llorente (2) y el héroe visitante de los cuartos, César Caneda, en propia meta. Ahora, los de Miranda de Ebro deben centrarse en el que es su gran objetivo de la temporada: el anhelado ascenso a Segunda. Por mi parte, ojalá lo consigan.

Será una final apasionante, la séptima entre Athletic y Barça, que todavía no tiene ni fecha ni escenario, aunque sí se sabe que será allá por el mes de mayo. Todo quedaría más claro si al menos uno de los dos equipos se viera privado de jugar la final de la Europa League o de la Champions, respectivamente; pero como eso quien suscribe no se lo desea a ninguno de los dos, habrá que esperar todavía algunas semanas para saber cuándo se jugará.

Y el escenario también está en el aire. Parece ser que, para entonces, el Bernabéu tiene oficialmente programada unas obras (aunque todos sabemos que lo que realmente ocurre es que el Madrid no quiere arriesgarse a que su máximo rival, como ocurriera en 1997 -por desgracia para el Betis-, levante la Copa en su propio feudo); el Calderón, además de ser más pequeño, también anda ahí, ahí por un concierto de Coldplay; Mestalla lleva dos finales en tres años; y la opción ofrecida por el Barça de jugar en el Camp Nou directamente, por el momento, ni se contempla. Pues que se vengan a Sevilla, al Estadio Olímpico, que tiene una notable capacidad (casi 60 mil personas) y muy buenas y asequibles combinaciones de vuelos tanto desde el aeropuerto de Loiu como desde el de El Prat. Así, además, se le podría dar un poco más de uso al recinto de La Cartuja; por no hablar de las tremendas bonanzas tanto turísticas como climatológicas que casi en cualquier época del año ofrece la capital de Andalucía.

¿Pronósticos? Aún es pronto. Si se jugara próximamente, pese a que el Barça es el actual campeón del mundo le daría muchas opciones a los de Marcelo Bielsa, incluso el 50%; pero al faltar tanto tiempo, teniendo en cuenta que será difícil que en mayo los azulgrana estén más flojos de lo que andan ahora (por efectivos, forma física y puntería), preveo un mayor desequilibrio a favor del Barça. No tanto como en 2009, porque éste Athletic es bastante mejor que aquél, pero sí lo suficiente como para que, a priori (sólo a priori), vuelva a salir campeón el equipo de Pep Guardiola. Aunque lo único realmente previsible es que el choque, por juego y ambiente, será espectacular; y si eso se terminara produciendo, el fútbol lo agradecería, y mucho.

, , ,

No hay Comentarios

El Barça elimina de la Copa a un Madrid que, por fin, da la talla de un equipo grande

Pasan los campeonatos, pero la tendencia de los Barça-Madrid desde que Pep Guardiola se hizo cargo de la nave culé continúa siendo la misma: salvo en la final de Copa del pasado año, siempre ganan los azulgrana. Y eso mismo es lo que ha sucedido en los cuartos de final de la Copa del Rey 2012.

Sin embargo, es de justicia reconocer que, tras lo sucedido esta noche, es factible pensar que algo puede cambiar en los próximos enfrentamientos. Y es que, tras una nueva abrumadora exhibición barcelonista en el Bernabéu, el choque de vuelta celebrado en el Camp Nou nos ha presentado a un Madrid que, si quiere, puede poner en muy serios aprietos al mejor equipo del mundo (su distinción de campeón mundial así me hace considerarlo, sin tapujos ni discusiones) jugando al fútbol, y no con marrullerías.

ORGULLOSO AUNQUE INSUFICIENTE MADRID
Extraordinario encuentro el del coliseo de Les Corts, quizás no por la calidad técnica pero sí por la raza y la voluntad mostrada durante todo el choque por ambos bandos. Especialmente por parte del Real Madrid que, cierto es que obligado por el nefasto (para ellos) 1-2 de hace una semana, ha dejado la especulación y las marrullerías (éstas sólo en un 35-40%) para jugar un partido valiente y para, por juego y ocasiones, merecer más que el 2-2 que le ha terminado dejando fuera de las semifinales.

Pero por desgracia para Mourinho y sus subordinados, una eliminatoria se compone de dos duelos, no de uno solo; y en el Bernabéu el Madrid perdió un importantísimo porcentaje del éxito. En Barcelona, la presión exhibida desde que se ha puesto en juego la pelota le ha dado réditos importantes en forma de ocasiones en la primera mitad; un primer tiempo jugado absolutamente de poder a poder, y en el que el Barça ha hecho gala de una gran efectividad al aprovechar, en la recta final, dos de sus ocasiones (Pedro, tras jugadón de Messi; y un golazo de Dani Alves) para colocar un exagerado 2-0.

Otros días el Madrid habría perdido la cabeza y la compostura; mas no hoy. Los blancos han seguido apretando tras el descanso, y el gol justamente anulado a Sergio Ramos -ya hablaremos del capítulo arbitral- les ha servido de acicate para creer en ellos mismos. Conducidos por un gran Özil (por fin, ya era hora, el alemán empieza a dejar ver la calidad que le hizo deslumbrar en el pasado Mundial contra todos, menos contra España), en cuatro minutos, del 22 al 26, Cristiano Ronaldo y Benzema han puesto el corazón del barcelonismo en un puño; sobre todo porque, por una vez, a los de Guardiola se les veía a punto del K.O.

La entrada de Mascherano por el lesionado Alexis -Iniesta también cayó en la primera parte, de nuevo con el maldito bíceps femoral- a doce minutos del final, no obstante, ha devuelto buena parte de la calma y la tranquilidad a un Barça que, sin quitarse por completo de encima el peligro blanco -un tercer gol habría supuesto el pase madridista y un verdadero golpe moral para los azulgrana-, sí ha terminado el choque sin apenas sobresaltos, pudiendo incluso hacer el 3-2 a la contra en varias ocasiones.

La expulsión de Sergio Ramos por doble amonestación -curiosamente en la acción de todas las que ha hecho por la que menos lo ha merecido- ha terminado por cercenar las esperanzas de un Madrid que, finalmente, ha centrado sus iras en el colegiado, el señor Teixeira Vitienes I, al que culpa directamente de esta nueva derrota contra el Barça, en vez de retirarse del campo con la cabeza alta por el sensacional encuentro desplegado.

TEIXEIRA, NEFASTO… EN AMBAS DIRECCIONES
Y aquí es donde entro a valorar la actuación arbitral. Intentando prestar la menor atención posible a esos programas nocturnos de televisión supuestamente de información y tertulia deportiva y periodística al 100% de rigor y veracidad, pero que están infinitamente más cerca de “Sálvame” que otra cosa (papá lo siento pero, respetando tus aficiones televisivas, un día de éstos te voy a tener que dar un toquecillo), la primera conclusión que saco es la de reafirmarme que Fernando Teixeira Vitienes (a la sazón “Teixeira I” tras el ascenso de su hermano José Antonio) es, de todos los malos árbitros que tenemos en el fútbol español, uno de los peores.

A éste le vengo siguiendo la pista después de que entre él y su linier estuvieran a punto de liarla parda en un decisivo Betis-Recreativo por el ascenso a Primera en 2001. Incomprensiblemente dos años más tarde lo subieron a la máxima categoría, y desde 2009 es colegiado FIFA, algo que yo no entiendo en absoluto. Porque esta noche el señor Teixeira ha vuelto a obsequiar al mundo del fútbol con un auténtica ceremonia de la confusión y de la habilidad para no dejar contento a nadie.

El arbitraje de Teixeira I ha sido, sencillamente, lamentable; pero para los dos equipos, no sólo para el Madrid. Acierta al anular el gol de Sergio Ramos (el agarrón a Dani Alves es tan evidente que hasta un ciego lo habría visto), pero de una parte ha dejado de señalar dos clamorosos penaltis de Pepe (el que hoy no debió saltar al campo, y que tan sólo lo hizo por la increíble indulgencia del Comité de Competición) sobre Alexis (algo difíciles de ver, todo sea dicho), y alguno que otro en el área barcelonista (nunca el primero de Busquets, por mucho que en determinadas webs pongan solamente la imagen que les interesa).

Y de otra, en el aspecto disciplinario Teixeira ha sido hoy de lo peor que yo he visto jamás. Una verdadera calamidad. Es increíble que Lass Diarra no haya sido expulsado en la primera parte (ved el entradón a Messi que debió haber supuesto su segunda amarilla); que Sergio Ramos, con toda la “cera” que también ha repartido, se haya marchado del campo, como he comentado más arriba, en la acción más inmerecida de todas; o que Dani Alves haya terminado el partido “limpito” de amonestaciones y yéndose de rositas en este sentido. Resultado de este despropósito: tanganas una vez más (sin violencia física, a diferencia de otros días), tanto al final de la primera parte como del partido, aunque éstas hayan venido principalmente de parte del bando perdedor, como siempre.

Por cierto, señor Casillas, le honra haber reconocido públicamente la tremenda burrada que ha dicho en el túnel de vestuarios (a Teixeira: “vete a celebrarlo con ellos”); pero no podemos pasar por alto, como capitán del Madrid y de la selección española que es usted, que en el último año ha tenido ya varias salidas de tono merced a sendas rabietas fruto de las continuas derrotas sufridas frente al Barcelona. Sería una lástima, como periodista y aficionado al fútbol que soy, que usted y sus compañeros continuaran con la cansina retahíla arbitral que caracteriza su comportamiento cada vez que pierden contra su máximo rival, en vez de centrarse en que la solución para terminar con la hegemonía de este Barça legendario quizás esté en jugar con la misma actitud que han tenido esta noche.

El Barça -que, no nos engañemos, visto lo visto ha dado un paso gigantesco para relevar al Madrid en el palmarés de la Copa- espera rival para su semifinal, probablemente el Valencia, que cuenta con una renta de tres goles (4-1) sobre el Levante, a defender mañana en el Ciutat de Valencia. En la otra, tal y como querían en Miranda de Ebro, el Athletic -verdugo del Mallorca- pondrá a prueba los sueños y la ilusión del increíble Mirandés. Dos “semis” realmente apasionantes.

, , ,

No hay Comentarios

El Mirandés hace grande al fútbol

En estos tiempos que corren para el mundo del fútbol, en los que todo parece estar dominado abrumadoramente por el Barça y el Madrid, todavía de vez en cuando se producen historias que hacen que el aficionado que no tenga nada que ver con alguno de los dos transatlánticos del balompié patrio se reconcilie con la magia y la emoción que desprende este bello deporte.

El MIRANDÉS, equipo de la Segunda División B, es el protagonista de este nuevo “cuento de hadas” que, cada cierto tiempo, nos regala esta competición tan bella como denostada en los últimos años por los grandes, por mucho que ahora pretendan reactivarla por el mero hecho de ganarle el uno al otro.

El modesto equipo de la localidad burgalesa de MIRANDA DE EBRO, prácticamente colindante con el País Vasco, se ha clasificado esta noche para las semifinales del “torneo del K.O.”, al eliminar al R.C.D. Espanyol derrotándole en el descuento del partido de vuelta, disputado en el estadio Municipal de Anduva.

Echando la vista atrás, uno recuerda hazañas como la del Numancia en 1996, venciendo a tres “Primeras” para luego complicarle la vida al último Barça de Johann Cruyff; la del Figueras, que en 2002 se cargó a los azulgrana en la primera ronda y llegó hasta las semifinales en las que plantaron cara al futuro campeón, el Deportivo de La Coruña; o cómo prácticamente toda España se hizo del Alavés en la inolvidable Copa de la UEFA de 2001, en la que sólo un desgraciado autogol en la prórroga de la final privó a los vitorianos de un título que se marchó para Liverpool.

Son historias que embellecen el fútbol de tal manera que son imposibles de olvidar para todos aquellos que hemos podido vivirlas con nuestros propios ojos. ¿Por qué? Pues porque consiguen que este juego inventado por los ingleses y luego felizmente exportado se centre exclusivamente en lo que ocurre sobre el césped del rectángulo de acción; y porque hacen héroes a modestos jugadores, verdaderos aficionados y algunos de ellos, como los del Mirandés, no profesionales.

Los nombres de César Caneda; de Alaín; del meta Nauzet; o del goleador PABLO INFANTE(banquero de profesión y máximo realizador de la presente Copa) pasarán a la historia del fútbol y a la memoria de los buenos aficionados, como antes lo hicieron otros como Barbarín, Movilla, Martín Herrera, Contra, Javi Moreno o Jordi Cruyff. Como sus paisanos del Numancia de Soria hace dieciséis años, tres equipos de Primera (y los tres a doble partido, nunca a partido único) han sido víctimas de los burgaleses: Villarreal en dieciseisavos de final; Racing de Santander en octavos; y, en cuartos, los anfitriones del estadio Cornellá/El Prat.

Ya en la ida, celebrada hace siete días en el recinto espanyolista, el Mirandés mereció obtener un resultado mucho más positivo que el 3-2 desfavorable que acabó campeando en el marcador; pero dos penaltis clamorosamente “birlados” por el colegiado (el maravilloso para algunos Mateu Lahoz), y unos cinco últimos minutos realmente desquiciantes parecieron salvar al Espanyol.

Pero eso, a la larga, sirvió para resaltar todavía más el enorme logro que esta noche ha conseguido delante de los suyos. Una hazaña que pareció necesitar poco menos que un milagro cuando Rui Fonte ha adelantado al Espanyol al poco de iniciarse la segunda parte. Dos goles le hacían falta al Mirandés; pero, con el apoyo de una hinchada que les ha llevado en volandas, el inefable Pablo Infante, con un gran disparo minutos más tarde, ha devuelto la esperanza a los suyos con un gran disparo.

Y en el descuento, cuando parecía que el Mirandés moriría en la orilla, el propio Pablo Infante, en una falta lateral, ha puesto en el área un balón que el central, César Caneda, ha cabeceado con el alma, casi a ras de suelo, al fondo de la red. Delirio en Anduva, y en el 90% de la España futbolera.

Recuerdo que en 2005 un Betis posteriormente campeón -con los Joaquín, Edu, Marcos Assunçao u Oliveira, el último gran equipo del que ha disfrutado, hasta la fecha, la hinchada verdiblanca- eliminó de la Copa en octavos de final a un Mirandés que, en Anduva, puso en muchos apuros pese al 1-3 final al equipo por entonces de Lorenzo Serra Ferrer. Aquello ya se consideró un gran éxito para los burgaleses; lo de esta temporada, lógicamente, es un verdadero éxtasis.

Ahora, al Mirandés le toca primero seguir soñando gracias a la semifinal, desde la semana próxima y probablemente -con el permiso del Mallorca- ante el Athletic de Bilbao; y luego, más a medio plazo, conseguir por fin el ansiado ascenso a Segunda. Un ascenso que se escapó la pasada temporada en el último instante frente al Guadalajara en el propio Anduva; y que en 2012, por todo lo que están dándole y enseñándole al fútbol con su participación en la Copa del Rey, se merecen terminar logrando.

, ,

5 Comentarios

Unicaja-Banca Cívica (ex Cajasol), derbi andaluz por todo lo alto en la Copa del Rey de baloncesto

Esta mañana se ha efectuado el sorteo del cuadro de emparejamientos correspondiente a la Copa del Rey de baloncesto, torneo que, en su edición de 2012, se celebrará del 16 al 19 de febrero en el Palau Sant Jordi de Barcelona.

Sin menospreciar a los otros tres emparejamientos, creo que está claro que el choque estelar será el que jugarán el Unicaja de Málaga y el Banca Cívica, hasta ayer Cajasol. Un derbi andaluz que será la primera vez que se dé en el torneo del K.O. y que, al día de hoy, nos presenta a dos equipos separados únicamente por dos victorias (Unicaja es tercero con doce; y el Banca Cívica, sexto con diez) y que han cuajado una notable primera vuelta.

Los sevillanos cerraron ayer la primera fase de la liga con una trabajada victoria frente al Gran Canaria 2014 que, además les hace colocarse en una buena disposición para “atacar” en la segunda mitad del campeonato su clasificación para los play-offs. Por su parte los malagueños han flojeado un poco tras un inicio fulgurante, pero aún así han mantenido su lugar entre los cabezas de serie, por el que han tenido que pelear hasta casi el final debido a la durísima y sorprendete oposición del Lucentum.

Precisamente los alicantinos deberán jugarse los cuartos -nunca mejor dicho- con uno de los “gordos”, el anfitrión y bicampeón del torneo, F.C. Barcelona Regal. El Lucentum, quinto con las mismas victorias que Unicaja y Caja Laboral, ha sido una de las grandes revelaciones de la ahora llamada Liga Endesa, y en su regreso a la Copa -no la disputaba desde 2005- tendrá una buena prueba de fuego ante un Barça más irregular que otras temporadas, pero favorito casi como el que más para hacer su “hat-trick” particular y romper el gafe del anfitrión, que no es campeón desde que el por entonces Tau Cerámica lo fuera en 2002.

FUENLABRADA Y LAGUN ARO, SORPRENDENTES PARTICIPANTES
Las otras dos sorpresas junto al Lucentum son, sin duda, las del Fuenlabrada y el Lagun Aro GBC que, como Unicaja y Banca Cívica, vivirán sendos duelos de rivalidad regional. Lo de los madrileños es de auténtico mérito. “Especialistas” en perder durante la temporada a sus mejores jugadores por su bajo presupuesto -el año pasado Batista y Biyombo; éste Ayón- o lesiones -Sené-, los de Porfirio Fisac se han sobrepuesto a las adversidades y, ganando en la última jornada al Blancos de Rueda Valladolid, se han sacado su billete para Barcelona gracias también a las derrotas del CAI y del Valencia, que se han quedado fuera cuando mejor lo tenían.

El rival del Fuenlabrada (que participará en la Copa por tercera vez, primera desde 2001) será el que probablemente sea ahora mismo el equipo más en forma, el Real Madrid, que con un juego alegre y vistoso ha terminado la primera vuelta empatado a 14 victorias con el Barça Regal, pero como líder por su mejor “average”. Los blancos, dirigidos por Pablo Laso, buscan vengar la “afrenta” de 2011, cuando fueron derrotados en su propia cancha por los azulgrana.

Por su parte, el Lagun Aro se ha ganado su plaza completando una remontada espectacular. Habituales perdedores durante las primeras jornadas -aunque siempre por muy poco-, los donostiarras empezaron a ganar hasta terminar con un espectacular parcial de seis triunfos entre los últimos siete partidos.

Ayer se veían fuera porque se llevaron perdiendo por entre diez y quince puntos en Murcia; pero al final le dieron la vuelta al marcador para vencer por 85-89 y, ayudados por la derrota del CAI en el Palau Blaugrana y por el fracaso estrepitoso del Valencia en Badalona, jugarán la Copa por primera vez, siendo su rival el Caja Laboral. Los baskonistas, fuera del “Top 16” de la Euroliga, se juegan mucho en el que es “su” torneo; no en vano lo han ganado nada menos que seis veces desde 1995.

Las semifinales, el sábado 18, medirán al ganador del Real Madrid-Fuenlabrada ante el del Unicaja-Banca Cívica por un lado; y a los que venzan en el Barça-Lucentum y Caja Laboral-Lagun Aro GBC.

Por último, no puedo terminar este artículo sin mandarle mi más sincero mensaje de ánimo a Manel Comas, el entrañable “sheriff” del baloncesto español, quien ayer comunicó su retirada temporal al serle diagnosticado un cáncer. Manel, entrenador de tantísimos equipos y hasta hace unos días comentarista en las retransmisiones ligueras de Teledeporte, ha recibido hoy el correspondiente homenaje de la ACB justo antes del sorteo. Desde aquí, como periodista y aficionado al baloncesto que soy, le deseo la más pronta y efectiva de las recuperaciones.

EMPAREJAMIENTOS DE LA FASE FINAL DE LA COPA DEL REY 2012 (PALAU SANT JORDI, BARCELONA):
CUARTOS DE FINAL (JUEVES 16 Y VIERNES 17 DE FEBRERO, PENDIENTES DE HORARIOS):

A) F.C. BARCELONA REGAL-LUCENTUM ALICANTE
B) CAJA LABORAL BASKONIA-LAGUN ARO GBC
C) REAL MADRID-BALONCESTO FUENLABRADA
D) UNICAJA MÁLAGA-BANCA CÍVICA SEVILLA

SEMIFINALES (SÁBADO 18):

1) VENCEDOR C-VENCEDOR D
2) VENCEDOR A-VENCEDOR B

FINAL (DOMINGO 19):

VENCEDOR SEMIFINAL 1-VENCEDOR SEMIFINAL 2

,

No hay Comentarios

El Betis, eliminado de la Copa por el Córdoba

Cuando en una eliminatoria, sea de la competición que sea, “regalas” un partido y casi la mitad del otro lo normal es que acabes eliminado, aunque tu rival sea de una categoría inferior. Y eso mismo es lo que le ha pasado al Betis en la Copa del Rey ante el Córdoba, un equipo que parece atragantársele últimamente, puesto que le ha eliminado las dos últimas veces que se han enfrentado en el torneo copero; la anterior, en 2009 a partido único al final de La Palmera.

Los heliopolitanos han pagado su horrendo partido de ida en el Nuevo Arcángel (donde perdió 1-0), y también su indolente primera mitad de hoy, en la que se han visto superados por un Córdoba con más ganas y que se convierte, de manera absolutamente justa, en equipo de octavos de final del “torneo del K.O”. El 2-1 finalmente cosechado en el Benito Villamarín deja a los de Pepe Mel fuera a las primeras de cambio de una competición en la que la pasada campaña, en Segunda División, escribió algunas de sus más bellas páginas.

Esta vez Mel optó por sacar un equipo en el que se repartían más o menos al 50% los titulares y los menos habituales, siendo la novedad principal el debut de Nelson después de su cesión al Osasuna y su posterior lesión. No sirvió de nada, puesto que los jugadores saltaron al césped del Villamarín como medio dormidos.

El Córdoba, con la ilusión por eliminar a un “Primera” como principal motivación, salió mucho más metido en el encuentro, sin dejar maniobrar al Betis y poniendo cerco a la meta de Fabricio. Fruto de ello llegó el gol que ha decidido la eliminatoria, obra de Borja García. El medio cordobesista, a los 17 minutos, ante la pasividad de la defensa agarró un balón cerca de la esquina del área y batió a Fabricio con un derechazo imparable, pegado a su palo derecho.

Los béticos debían hacer tres y no encajar ninguno más, pero no lo han logrado. Las cosas se complicaron un poco más con los dos prematuros cambios que debió introducir Mel, por sendos percances de Amaya y Fabricio. El central sufrió un rodillazo sobre la cabeza del peroné y debió dejar su puesto a Iriney; mientras que el guardameta fue víctima de una patada involuntaria de Pepe Díaz, resultando conmocionado y siendo relevado por Goitia.

REACCIÓN BALDÍA
Aun así el Betis logró empatar pasada la media hora, y remontar el partido -que no la eliminatoria- en los primeros minutos del segundo tiempo con dos goles de auténtico delantero de Jorge Molina: el primero en boca de gol tras un centro de Jefferson Montero y una cesión de Rubén Castro; y el segundo al aprovechar un rechace del portero en una falta lanzada por Beñat.

Todavía quedaba más de media hora, pero el empuje con el que el Betis inició la segunda parte fue menguando ante la ausencia de un tercer gol, y de ahí en adelante tan sólo gozó de tres llegadas con cierta claridad: una en la que Rubén Castro se hinchó de balón; otra en una falta de Beñat cerca de la frontal del área que rechazó la barrera; y otra, la última, acto seguido, cuando ya en el descuento el portero del Córdoba le quitó con su mano, a escasos dos metros de la portería, un remate a ras de césped a Molina. Incluso el Córdoba pudo empatar con una vaselina desde el medio campo de Charles, que Goitia -ayudado por los 10 ó 15 cm que mide de más con respecto a Casto- envió a córner.

Ahora sólo hay que pensar en lo positivo, y es que esta decepción le permitirá al Betis centrarse de lleno en la liga y aliviar sobremanera un mes de enero que se presenta con un calendario realmente duro. Y si no, que se lo digan a estos mismos jugadores y entrenador por lo que ocurrió la pasada campaña después del periplo copero.

Pero ni utilicemos excusas, ni nos engañemos: en el seno del club, o al menos entre su afición, se quería llegar lejos en la Copa, como hace un año. Y aunque la eliminación de esta noche no llegue a la categoría de drama -eso lo dejamos para otros como el Atlético o el Villarreal- esta eliminatoria, mal que les pese a muchos, se tenía que haber superado.

, ,

No hay Comentarios