Archivo etiqueta eurobasket

98-85: España sigue siendo la mejor de Europa

Titular simple, pero rotundo. Así es como se debe calificar el triunfo de la selección española en el Eurobasket 2011, tras derrotar en la final a Francia por 98-85.

Es el segundo oro europeo consecutivo para nuestro baloncesto, algo que no se conseguía a nivel de selecciones desde que Yugoslavia (la “segunda” Yugoslavia, tras la guerra de los Balcanes, que englobaba solamente a Serbia y a Montenegro) lo hiciera en 1995 y 1997. Solamente los soviéticos (en varias ocasiones), los yugoslavos (antes y después del conflicto balcánico) y Lituania a finales de los años 30, junto a España en 2009 y 2011 han conseguido lo que en Estados Unidos llaman el “back to back”, a lo largo del palmarés del torneo.

Este oro supone la quinta medalla en grandes competiciones desde 2006 (tres oros y dos platas), y la séptima desde que la base de este equipo se presentara en categoría absoluta en el Eurobasket de Turquía 2001: bronce en aquel torneo; plata en Suecia 2003; oro en el Mundial de Japón 2006; plata en España 2007 y en los JJOO de Pekín 2008; y oro tanto en Polonia 2009 como en Lituania 2011. Una década realmente inolvidable.

Y además, lo han conseguido, esta vez sí, dando espectáculo desde el salto inicial, y haciendo su mejor partido del torneo -y uno de los dos o tres mejores de todos estos años- ante un gran equipo como el francés, que hoy sí que ha dado la cara después de la pantomima de la primera fase.

Como decimos, España, a diferencia de otros días (por ejemplo, el de la semifinal), se ha empleado a fondo y con concentración desde el inicio; la calidad y la fuerza física del rival así lo requería. Bueno, desde el inicio no, porque en los dos primeros minutos Francia, liderada por Tony Parker, aprovechó la falta de ajustes de la defensa española para conseguir hasta cuatro canastas fáciles bajo el aro; contrarrestadas, eso sí, por la gran efectividad de los nuestros en ataque.

Subsanado el problema, los de Scariolo pusieron pronto velocidad de crucero y alcanzó ventajas que oscilaron durante todo el partido entre los 7 y los 12 puntos, ante una Francia que peleó con toda la barba y que, pese al gran partido de España, no dejó a los nuestros celebrar del todo la victoria hasta el minuto y medio final.

Todos brillaron a gran altura, empezando por Juan Carlos Navarro, que en el primer cuarto comenzó su exhibición con 8 puntos de los 27 que le llevaron a ser, más que merecidamente, MVP del campeonato. A “la Bomba” le secundó un genial Calderón que, recuperado del todo de su torcedura de tobillo, dio todo un recital de dirección, estando también sumamente certero en la anotación. 17 puntos para él, con triples y penetraciones como las de sus mejores épocas. El de los Raptors, tras la decepción por no haber podido formar parte del título de hace dos años, ya tiene su merecido oro europeo.

A pesar de que Parker y, en menor medida, Noah se empeñaban en no dejar escapar a la selección, España tomó su máxima ventaja hasta el momento gracias a un triple inverosímil -un poco de churro, para qué nos vamos a engañar) de Marc Gasol, 25-17 poco antes de acabar el primer cuarto. Su hermano Pau había cometido dos personales y no había empezado demasiado lucido, aunque al final terminaría, como en él es habitual, con números de crack.

Precisamente las dos faltas del ala-pívot de los Lakers le dieron a Serge Ibaka la ocasión de disputar unos minutos de oro en el segundo cuarto, en el que dio una auténtica exhibición de poderío con cinco tapones ni más ni menos, a cada cual más espectacular, que minaron la moral de todo francés que se acercara por el aro español.

España llegó al tramo previo al descanso superando la decena de puntos de ventaja gracias también a la gran labor continuada de Calderón y Navarro; a la entrada en acción de Pau, y al “factor Víctor Sada“. El base del Barça, casi inédito en los momentos importantes del campeonato, sabía que iba a tener protagonismo en la final, pero éste se acentuó con los minutos que Ricky Rubio, con un ojo medio aturdido, debió estar en el banquillo; y cumplió de sobra menguando la capacidad productiva del gran líder rival, Tony Parker.

Sólo la trifulca montada tras una fea falta de Rudy al propio Parker -antideportiva justamente señalada- descentró momentáneamente a los nuestros y reactivó a los franceses, quienes con cinco puntos seguidos de Nico Batum se volvieron a meter en el partido (46-41). Afortunadamente, un tiempo muerto de Scariolo volvió a rearmar a la selección, que se marchó a vestuarios 9 arriba (50-41), con dos canastones de Pau Gasol.

En el segundo tiempo, Navarro y Rudy Fernández volvieron a darle la máxima ventaja a España (56-43, min. 22) al comenzar el tercer cuarto, en el que la renta jamás bajó de los seis puntos. Cada vez que Francia, gracias a Parker, se acercaba con cinco o seis puntos seguidos, los nuestros reaccionaban y restablecían la normalidad; una normalidad, liderada por los 9 puntos de Navarro, que decía que el título estaba más cerca de permanecer en España (75-62, min. 30, tras un espectacular alley-hoop que acabó con canasta de Sada).

Algo que se confirmó en el período final. Francia no bajó nunca los brazos, lo que hizo más vistosa la victoria de la selección española. Pau Gasol (17 puntos, 10 rebotes, 4 asistencias y 3 tapones) se erigió definitivamente en el gran dominador en ambas canastas, mientras que los contraataques de Calderón, Rudy o Llull prácticamente sentenciaron el título a falta tan sólo de medio cuarto (84-68).

Parker y Diaw se encargaron de mantener vivo el orgullo francés con triples y canastas que impidieron que la victoria de España trocara en paliza; daba igual. Los instantes finales sirvieron para que Víctor Claver y, sobre todo, Felipe Reyes pudieran disfrutar de una fiesta en la que España se quedó tan sólo a dos puntos de alcanzar los cien (98-85).

El ala-pívot cordobés/madrileño tuvo tiempo primero para anotar una gran canasta, y luego para levantar el trofeo en un gran gesto del capitán, el MVP Juan Carlos Navarro. Felipe, como Claver, ha perdido recientemente a su padre, al que pudo dedicar la alzada de la copa que acredita a la España de principios de siglo como una de las mejores selecciones europeas de toda la historia, a la altura de las míticas URSS y Yugoslavia; casi nada al aparato. Enhorabuena, bicampeones.

, ,

No hay Comentarios

El deporte del fin de semana (9-11 de septiembre de 2011)

Comenzamos esta semana con el BALONCESTO, ya que ha finalizado la segunda fase del Eurobasket de Lituania, con la selección española perfectamente posicionada para hacer valer su condición de máxima favorita del torneo, y no sólo revalidar el oro de hace dos años sino, por supuesto, meterse también en los JJOO de Londres (van directamente los dos finalistas; mientras que del 3º al 6º jugarán un Preolímpico a principios de Julio de 2012 en el que se decidirá la última de las plazas).

Finalmente, parece que España se está decantando por su “versión buena”, y por ello ha terminado encabezando su grupo después de haber ganado los tres partidos de esta segunda ronda. Versión que, tras el irregular encuentro ante Alemania, se dio contra una Serbia a la que apalizamos.

Porque obviamente lo de ayer no se puede considerar un partido serio, con una Francia con los brazos caídos buscando descaradamente evitar a Lituania en unas hipotéticas semifinales, quizás olvidándose de que en cuartos tendrá un rival como Grecia que, pese a las bajas, sigue siendo Grecia. Pero más de lo que dijimos en Diario Siglo XXI primero y en Pick & Roll Sevilla después, no voy a decir. España jugará en cuartos de final el miércoles contra Eslovenia, esperando en semifinales -si ganamos, que creo que lo haremos sin excesivos problemas- el que quede del Macedonia-Lituania.

Un partido este último que a punto ha estado de ser un “derbi” ex soviético; pero un triple casi inverosímil y sobre la bocina de Sergei Monya le ha dado la victoria a Rusia sobre los sorprendentes balcánicos (63-61), además del primer puesto del grupo F y de la posibilidad de, como Francia, evitar a lituanos y españoles hasta la final.

Emparejamientos de cuartos de final:

1) España-Eslovenia (miércoles, 17:00)
2) Macedonia-Lituania (miércoles, 20:00)
3) Rusia-Serbia (jueves, horario por confirmar)
4) Francia-Grecia (ídem)

Las semifinales medirán el viernes al vencedor del 1 contra el vencedor del 2; y al del 3 con el del 4.

EL “BISONTE” COBO, VENCEDOR DE LA VUELTA
Se acabó la Vuelta a España, y lo hizo con la victoria final de Juanjo Cobo. El cántabro del GEOX ganó por la exigua rente de 13 segundos sobre el británico del Sky Chris Froome; pero ganó, que es lo importante, más aún después de año y medio de depresión en los que lo menos que se le pasó por la mente fue dejar el ciclismo. Tercero fue, un poco más lejos, el compañero de Froome, Bradley Wiggins.

Parecía que todo había quedado sentenciado hace ocho días en el Angliru con la espectacular ascensión de Cobo; pero cuando se esperaba que el cántabro rematara la faena en Peña Cabarga fue Froome quien le puso contra las cuerdas en el puerto que se encuentra a escasos kilómetros de su casa. Cobo reaccionó en la rampa final y, pese a no poder ganar la etapa, salvó los muebles cediendo sólo los segundos de la bonificación.

Las etapas con llegada a Euskadi se esperaban con enorme expectación por los 33 años que llevaba la Vuelta sin pasar como final de etapa por tierras vascas, y por las escasas diferencias de la general. Pero en este último sentido a Froome le fue imposible siquiera coger un solo segundo de bonificación, recordándose las etapas de Bilbao y Vitoria-Gasteiz por el excepcional ambiente de la afición más entendida y apasionada del territorio español; y por el apoteósico triunfo del Euskaltel con Igor Antón en la Gran Vía de Bilbao. En Madrid, al sprint, ganó Peter Sagan (tres triunfos para el sprinter del Liquigas); Cobo entró levantando por fin los brazos; y a los tres del podium les acompañaron Baukke Mollema (ganador de la clasificación por puntos, adelantando a “Purito” Rodríguez el último día) y David Moncoutié (vencedor por cuarta vez del Gran Premio de la Montaña).

ALONSO, TERCERO EN MONZA
A Sebastian Vettel le pueden hacer correr con tres ruedas en lo que resta de campeonato en Fórmula 1, que será bicampeón de todos modos. El alemán únicamente está pendiente de “elegir” el lugar donde certificará su segundo título mundial después de la enésima exhibición de la temporada, ésta en un circuito teóricamente desfavorable como el mítico Monza, en el Gran Premio de Italia.

Vettel y su “todopoderoso” Red Bull dominaron la carrera casi de cabo a rabo; siendo segundo Jenson Button y tercero, Fernando Alonso. El asturiano tuvo el arrojo de coger la cabeza desde la cuarta plaza con una salida propia del campeón que es, pero tuvo que ceder poco más tarde ante el poderío del “toro rojo alado”.

Alonso, cuyo Ferrari adoleció una vez más de falta de ritmo comparado también con los McLaren, y tras ser rebasado en su primera parada en boxes por Button tuvo que sacarse un conejo de la chistera para terminar en el podium y darle una alegría a los “tifossi” que, un año más, poblaban fieles las gradas del templo ferrarista.

Bueno, un conejo y la inestimable ayuda del último gran mito de Ferrari, el señor Michael Schumacher, quien con su Mercedes retuvo en el primer tramo de la carrera durante un buen número de vueltas a Lewis Hamilton, en un espectacular duelo de titanes que fue, sin duda, de lo mejor de la temporada. Hamilton quedó lo suficientemente retrasado como para no subir al “cajón”, dado que al final cruzó la bandera de cuadros a escasos metros de Alonso, siendo Schumacher quinto.

Alguersuari, por su parte, acabó séptimo y de nuevo por delante de Sebastian Buemi, a quien está barriendo en la recta final de la temporada, en su lucha por un volante en Toro Rosso para 2012. La general ahora nos presenta a Alonso en segunda posición, con Button y Webber a cinco puntos; y Hamilton, a catorce. De Vettel, prácticamente ya ni hablamos: dentro de dos semanas, en la carrera nocturna de Singapur, será matemáticamente campeón si gana y Alonso, Button y Webber no hacen podium. Y si no, pues lo será en Suzuka.

DEFERR Y CARBALLO, CONDECORADOS
Y terminamos con un merecidísimo reconocimiento que han recibido esta mañana dos grandes del deporte español en general, y de la gimnasia artística en particular. De una parte, Gervasio Deferr ha sido condecorado con la Gran Cruz de la Real Orden al Mérito Deportivo; y de otra, el seleccionador nacional femenino, Jesús “Fillo” Carballo, ha recibido la Medalla de Oro de la misma institución, por sus muchos méritos deportivos acumulados a lo largo de los años.

“Gervi”, como saben los buenos aficionados al deporte, ha conseguido tres medallas olímpicas: dos oros en salto (Sidney 2000 y Atenas 2004) y una plata en suelo (Pekín 2008), además de varias preseas en los campeonatos del mundo. A “Fillo” se le reconocen los muchos años que lleva al frente del equipo femenino con un buen número de éxitos. Enhorabuena para los dos.

, , , , ,

No hay Comentarios

Las “dos Españas”

Supongo que, quien más quien menos, habrá oído alguna vez aquello que pusieron tan de moda los intelectuales de la Generación del 98 sobre las “dos Españas” -la “progre” y la carca, para que nos entendamos-, y que todavía hoy en día vuelve a salir a la luz en determinadas circunstancias sociopolíticas.

Pues bien, trasladando la expresión al campo del baloncesto, algo parecido se le puede aplicar a la selección española que está defendiendo el pabellón nacional en el Eurobasket de Lituania, clasificatorio además para los JJOO de Londres.

Porque lo que está haciendo hasta ahora el equipo (mal)dirigido por Sergio Scariolo es desconcertarnos completamente, haciendo gala de una irregularidad que todavía no sabemos si se va a solucionar pronto, conduciéndonos de nuevo a la gloria, o si por el contrario hará que nos estrellemos de bruces con un fracaso casi sin precedentes, porque ambas cosas pueden ocurrir.

Esa irregularidad ha caracterizado el camino de España en la inicial fase de grupos; y ha continuado en el primer encuentro de la segunda fase, que le ha medido a la Alemania de Dirk Nowitzki, un equipo peligroso pero, pese a la presencia de la megaestrella de los Mavericks -y del notable pívot de los Clippers Chris Kaman-, ciertamente inferior a los nuestros en plantilla, a priori.

Lo ha dicho Pau Gasol en las declaraciones “post partido”: el equipo juega muy bien cuando se serena; y también al principio de cada cuarto, añado yo. ¿Por qué entonces no se mantiene esa misma tranquilidad a lo largo de los cuarenta minutos? ¿Por qué se hace tanto la goma hasta el momento -coger ventajitas gracias a arreones de genio y luego perderlas-, y se juegan tan mal -menos hoy- los minutos decisivos en los últimos cuartos? En definitiva, ¿por qué no se es capaz de jugar igual de serios que durante la primera mitad contra Lituania, más allá del extraordinario acierto en el tiro que tuvimos ese día?

Son preguntas que deben responder tanto los jugadores como, sobre todo, el señor Scariolo, cuyas discutidas decisiones vienen siendo objeto de debate desde que tomó las riendas del banquillo allá por 2009. ¿Por qué hay hombres en este equipo como Claver, Sada y, hasta hoy, San Emeterio a los que apenas se les está “dando bola”? ¿Para qué se los ha llevado a Lituania el italiano? ¿Por qué rota a veces de manera tan rara cuando España pone los partidos de cara, antes de que los cierre definitivamente?

Hoy, al menos en parte, han cambiado las tornas, ya que la irregularidad ha vuelto a ser la nota predominante del juego español pero, por el contrario, los “minutos calientes” se han jugado bastante bien, lo que nos ha dado la victoria por 68-77. Un triunfo sin el cual el futuro más reciente de nuestra selección se hubiese tornado realmente oscuro, con dos derrotas y Serbia y Francia en el horizonte.

Vital ha sido, como siempre pero hoy más, la labor de los hermanos Gasol. Marc ha sido un coloso durante los cuarenta minutos con 24 puntos y 5 rebotes; mientras que Pau se ha sobrepuesto a la torcedura de tobillo que le hizo estar ausente el lunes contra Turquía, y disminuido hasta la médula en la primera mitad de hoy. 17 puntos y 5 rebotes vitales para España -tanto en lo puramente numérico como en lo moral- ha logrado el verdadero líder de este equipo.

Pero lo que ha terminado de darnos el partido ha sido, por una parte, los buenos minutos de San Emeterio y, por otra, la aportación en defensa de Ricky Rubio durante el tramo final. No me voy a ir por las ramas: Ricky lleva un año en franca regresión como base y, en este campeonato, me parece fatal que Scariolo haya relegado a Sada por detrás suya cuando en el Barça Xavi Pascual ha hecho justo lo contrario.

No obstante, hay que reconocer que lo que siempre ha sabido hacer el de El Masnou -defender intensamente y robar balones-, hoy lo ha hecho perfectamente. Y “San Eme”, 12 puntos en 13 minutos, con 2 de 4 en triples; una magnífica noticia porque al MVP de la última ACB le vamos a necesitar, que a nadie le quepa duda.

Con todo y con eso, debe quedar meridianamente claro que si queremos salir victoriosos ante Serbia (viernes, 14:30) y Francia (domingo, 17:00) necesitaremos algo más que buena defensa y virtuosismo a ratos. Veremos a partir de pasado mañana qué es lo que ocurre.

,

No hay Comentarios

Eurobasket: España completa el ciclo con un histórico oro

FINAL DEL EUROBASKET 2009

ESPAÑA 85-SERBIA 63

ESPAÑA: Rubio (10), Navarro (12), Rudy (13), Garbajosa (3) y Pau Gasol (18) -quinteto inicial-, Raúl (2), Marc Gasol (6), Reyes (7), Llull (5), Mumbrú (0), Cabezas (7) y Claver (2).
SERBIA: Tepic (2), Teodosic (5), Tripkovic (15), Krstic (12) y Velickovic (15) -quinteto inicial-, Perovic (4), Macvan (0), Popovic (1), Paunic (1), Bjelica (0), Markovic (2) y Raduljica (6).

ÁRBITROS: Brazauskas (Lituania), Voreadis (Grecia) y Bachar (Israel). Sin eliminados.

INCIDENCIAS: Final del Eurobasket 2009, disputada en el pabellón Spodek, de Katowice. En el palco, entre otros, estaba la Infanta Elena y Jaime Lissawetzky, Secretario de Estado para el deporte.

España, con Pau Gasol a la cabeza, campeona de Europa. Foto: As.com

España, con Pau Gasol a la cabeza, campeona de Europa. Foto: As.com

La selección por fin se quitó la espina de la derrota sufrida en Madrid hace dos años frente a Rusia. Los jugadores españoles confirmaron los pronósticos y, con una brillantez pocas veces vista en la alta competición -sólo durante las primeras versiones del “Dream Team” y durante el campeonato del mundo de Japón 2006-, se han hecho con el primer oro de su historia en un Eurobasket.

Seis platas, seis, adornaban el palmarés español en los campeonatos europeos; pues bien, esta maravillosa generación, con el oro conseguido en Polonia, no sólo suman el primer título continental para el baloncesto nacional, sino que completan de forma sobresaliente un ciclo casi de matrícula de honor: desde 2006 este equipo ha sumado un oro mundial, otro europeo, una plata continental, y la no menos histórica olímpica hace poco más de un año.

Y eso que hoy tenía enfrente a su verdugo en el estreno del torneo, Serbia, un equipo joven pero acostumbrado a ganar. No obstante, este grupo había conseguido hacerse con todos los títulos en categorías inferiores desde que compiten juntos, y posiblemente en los próximos años continúen peleando por las medallas y, quién sabe, igual también por los títulos.

Pero a los serbios hoy no les tocaba, porque tenían enfrente a un equipo que, como ya sabíamos, no se parecería en nada a aquél que deambuló por la pista hace dos semanas. La voracidad del equipo español, sediento de triunfos y con el acicate de la revancha por aquella derrota, se puso de manifiesto desde el salto inicial, ganado por Pau Gasol. Desde ese momento daba comienzo una exhibición como pocas se han podido ver en un parket a lo largo de la historia del baloncesto.

Marc, Navarro, Garbajosa y Llull, celebrando una de las jugadas. Foto: Marca.com

Marc, Navarro, Garbajosa y Llull, celebrando una de las jugadas. Foto: Marca.com

España comenzó arrasando desde fuera y desde dentro; en su propia zona y en la contraria. En ataque los triples de Navarro, Ricky Rubio y Garbajosa martilleaban la defensa serbia desde más allá de 6,25; mientras que por dentro mandaba, como casi siempre, Pau Gasol. Por si fuera poco, el único déficit del partido de ayer frente a Grecia, el rebote defensivo, quedó subsanado desde el principio con un gran Gasol y, posteriormente, con un enorme Felipe Reyes; mientras que Ricky Rubio, por tercer partido consecutivo, era el “perro de presa” del base rival, en este caso un Teodosic que, al igual que Spanoulis y que Tony Parker, acabó harto del brillantísimo marcaje del joven jugador del Barça. Resultado de todo ello: 20-7 a los 8 minutos, tras un triple de Rudy Fernández y una canasta en contraataque de un no menos grande Raúl López, segundo base del equipo hoy. El primer parcial acabó 24-14, todo un síntoma de lo que estaba sucediendo en la cancha.

Al volver del minidescanso se produjo el único momento de incertidumbre para los jugadores de Scariolo en todo el partido: el exceso de ardor defensivo hizo que España llegara al bonus en apenas un minuto; pero afortunadamente los colegiados mantuvieron la rigurosidad también en la otra zona, y de nada le valió a los balcánicos el disponer de tiros libres durante casi todo el cuarto. Es más, el grado de virtuosismo alcanzado por el equipo español en este cuarto hizo que, por un momento, no se supiera a ciencia cierta si estábamos en Katowice o en el Fórum de Inglewood, porque el juego de la selección, salvando las diferencias, era similar al “showtime” de los Lakers de la década de los 80: Ricky Rubio parecía “Magic” Johnson; Rudy era el “alter ego” de Byron Scott; Felipe Reyes se transformó por momentos en un clon de James Worthy; y Pau, idem de uno de sus actuales entrenadores en los Lakers, Kareem Abdul-Jabbar. A dos minutos del descanso, un triplazo de Ricky Rubio sobre la bocina colocó una diferencia de 21 puntos, 43-22, ampliada hasta el 52-49 con el que se llegó al descanso, después de una espectacular canasta fabricada desde su propia zona entre Garbajosa y Pau Gasol, con sólo tres segundos para hacerla.

En la segunda parte los serbios sacaron un poco el orgullo, y reaccionaron gracias a Krstic, uno de los pocos que lograron destacar en los balcánicos, quienes redujeron la diferencia a 14 puntos, 58-44; un parcial cortado con tres buenas defensas y dos canastas de Marc Gasol y Rudy. Era el tiempo para “los otros”, incluyendo un Carlos Cabezas a Scariolo premió por su importante labor realizada en este campeonato. El nuevo pupilo del técnico italiano en el Khimki, pese a salir con el partido resuelto, tuvo una actuación brillante, siendo sus acciones lo mejor de los minutos que restaban, en los que la diferencia a favor de España nunca bajó de los veinte puntos. La cuenta de puntos de nuestra selección no pudo terminar de mejor forma, con un alley-hoop para el joven Claver, que posibilitó que el joven jugador del Valencia Basquet también tuviera su cuota de disfrute.

Al final, 85-63, y fiesta total y absoluta en el parquet por parte de todo el grupo de jugadores -al que también quiso sumarse el ausente Calderón, que ha hecho las veces de comentarista televisivo-, técnicos, masajistas y recuperadores. Porque este histórico triunfo es de todos. Las lágrimas de Pau Gasol se trocaron en sonrisas cuando el mejor jugador de la historia del baloncesto español recogió su medalla, y cuando fue nombrado “MVP” del torneo. El de los Lakers -a quien Scariolo hizo que, en el último cuarto, se despidiera en loor de multitudes- y Rudy fueron incluidos en el quinteto inicial del torneo, completado por el griego Spanoulis, el serbio Teodosic y el esloveno Erazem Lorbek.

Y, por último, en el podium ni tan siquiera faltó el guiño a la candidatura de Madrid 2016, justo lo que faltaba en una fiesta, la de los jugadores, que no había hecho más que empezar.

No hay Comentarios

Eurobasket: España, brillante finalista

SEMIFINALES DEL EUROBASKET 2009

ESPAÑA 82-GRECIA 64

ESPAÑA: Ricky Rubio (5), Navarro (8), Rudy Fernández (14), Garbajosa (2) y Pau Gasol (18) –cinco inicial– Llull (9), Felipe Reyes (3), Claver (-), Marc Gasol (6), Cabezas (8) y Mumbrú (9).
GRECIA: Zisis (6), Spanoulis (7), Perperoglou (2), Fotsis (8) y Boroussis (11) –cinco inicial– Kalampokis (-), Calathes (10), Printezis (7), Glyniadakis (4), Kaimakoglou (-), Koufos (4) y Schortsianitis (5).

ÁRBITROS: Guerrino Cerebuch (ITA), Ilija Belosevic (SRB) y Robert Lottermoser (ALE). Eliminado Printezis.

Ricky Rubio y Sergo Llull celebran el pase a la final. Foto: Marca.com

Ricky Rubio y Sergo Llull celebran el pase a la final. Foto: Marca.com

La selección española ya está en la final, y lo ha hecho mostrando una vez más el juego brillante y la enorme intensidad defensiva recuperada justo desde el momento en el que perdieron frente a Turquía.

Gran partido de todo el equipo, sin llegar a los virtuosismos de ayer contra Francia, pero sí con una sobriedad y una seriedad aplastante. No obstante, a España le costó más de la mitad del primer cuarto comenzar a despegarse en el marcador. Spanoulis y, sobre todo, Borousis, mantenían en jaque al equipo de Scariolo; el base -sin Papaloukas, gran estrella de los griegos- manejaba el “tempo” del partido en ataque, y el pivot dominaba el rebote ofensivo y el juego en general bajo la canasta española.

Hasta que salieron Carlos Cabezas y Felipe Reyes. Desde ese momento Spanoulis no volvió a pensar con claridad en todo el partido, y, aunque España siguió mostrando debilidades en el rebote defensivo hasta el final del choque, con Felipe esto mejoró lo suficiente como para que la intensidad defensiva de todo el equipo fuera realmente efectiva. En el ataque, Pau Gasol y Rudy dieron continuidad al excelente trabajo realizado en su propia zona, y España fue cobrando poco a poco las primeras ventajas importantes en el marcador.

En el segundo cuarto España rápidamente puso más tierra de por medio, superándose la decena de puntos de diferencia -39 a 26-, aunque el deficitario rebote en defensa -el voluminoso Scortchianitis tuvo bastante que ver en ello- impidió que los de Scariolo sentenciaran totalmente el partido al descanso, al que se llegó con 49-40. En este período se produjo uno de los momentos más significativos y, tal vez, importantes del encuentro: Borousis, el mejor de su equipo, intentó dar un codazo a Rudy tras capturar un rebote defensivo, lo que le supuso un reproche de Scariolo y una técnica para ambos al encararse el jugador griego con él, disputa que siguió posteriormente en los vestuarios. Era la tercera falta de Borousis, lo que le mermó bastante, especialmente en defensa.

Tras la renudación España definitivamente fue rompiendo el partido, hasta alcanzar ventajas superiores a los veinte puntos llegad el último cuarto, todo bajo la dirección de Cabezas, con la colaboración entre otros de Llull, y casi sin contar con Pau Gasol. El ala-pivot de los Lakers, sin duda el mejor jugador del campeonato, solamente permaneció en pista 21 minutos, en los que logró 18 puntos y 6 rebotes. No hizo falta más tiempo; le necesitaremos fresco y a tope para mañana.

España vuelve a alcanzar una final de un Eurobasket, después de la enorme decepción sufrida en Madrid en 2007. Enfrente no estará Rusia, sino Serbia, que apeó a Eslovenia de la lucha por el oro, después de un durísimo partido resuelto por 96-92, tras una prórroga. Los serbios ya nos derrotaron en el debut del campeonato y, por tanto, hay que tenerles mucho respeto; pero esta España no es la de hace trece días. Simplemente, es España y por ello debe hacerse, por fin, con un oro europeo.

No hay Comentarios

Francia-España, duelo en la cumbre en cuartos de final

Ayer terminó la segunda fase del Eurobasket, y los temores por una prematura eliminación de la selección española quedaron, afortunadamente, disipados.

Tras perder por 63-60 frente a Turquía en un partido jugado lamentablemente, y tras verse envuelta en una polémica interna por la decisión de Scariolo de resolver con Sergio Llull -al que, no obstante, le hicieron en aquella jugada una falta de libro- la posesión que pudo haberle dado la victoria a España y por las declaraciones de Marc Gasol en La Sexta, España dio la talla en sus dos siguientes enfrentamientos y derrotó contundentemente tanto a Lituania -84 a 70- como a Polonia -68 a 90-.

Felipe, Pau, Rudy y Navarro, aplaudiendo una de las jugadas del equipo ayer. Foto: Marca.com

Felipe, Pau, Rudy y Navarro, aplaudiendo una de las jugadas del equipo ayer. Foto: Marca.com

Cierto es que los lituanos han sido la gran decepción del torneo y que Polonia no es gran cosa en el concierto internacional, pero no olvidemos que los primeros nos vencieron por 22 puntos pocos días antes de empezar el campeonato; mientras que los segundos, además de ser los anfitriones, pusieron en jaque a la selección cuando este verano jugaron en tierras españolas.

Es decir, que aunque España como equipo es tremendamente superior, a estas dos victorias hay que darles el valor que se merecen; porque ayer España se jugaba la clasificación en un cara o cruz, y porque, como ayer dijo Garbajosa, parece que todo esto ha reactivado la fortaleza del equipo de Scariolo tanto dentro como fuera de la cancha.

No digo ni mucho menos que la selección ahora vaya a ganar el Eurobasket como si nada, porque para empezar se va a encontrar en cuartos de final con el equipo que más en forma ha demostrado estar hasta ahora, Francia, pero sí que se ha recuperado la buena senda. El encuentro de hoy contra los franceses -21:00, La Sexta- se prevé a cara de perro, porque los galos han ganado todos los partidos y, merecidamente, han acabado primeros de grupo.

No obstante, esta situación recuerda mucho a la que vivió en sus carnes la propia selección española en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Allí el equipo por entonces dirigido por Mario Pesquera -compuesto por la base de la actual selección- practicó un baloncesto cargado de virtuosismo en la liguilla, y se clasificó brillantemente como líder indiscutible de su grupo. Pero ese primer puesto, como recordamos, fue un premio “envenenado”: el clasificado en 4º lugar por el otro lado fue… Estados Unidos. Los americanos, grandes favoritos al oro, habían hecho una malísima primera fase, perdiendo dos partidos -como España ahora-; pero en el cruce de cuartos de final sacaron tanto lo mejor de sí mismos como a España de los Juegos, al derrotarla por 102-94. Esperemos que hoy ocurra lo mismo.

Por el momento Francia está preocupada, porque ve que le puede pasar lo que a la selección en Atenas. Además, según cuentan las crónicas, parece ser que Francia y Grecia, en el encuentro que decidía el líder del grupo, “hicieron todo lo posible” por perder, porque veían que el cuarto del grupo de España iba a ser, precisamente, el equipo de Scariolo. Al final, el “premio” se lo llevó Grecia, porque con su derrota por 71-69 en el último segundo del partido ha conseguido eludir al “coco” por excelencia del campeonato.

Antes, a las 18:15, se enfrentarán Rusia y Serbia; mientras que mañana lo harán Turquía y Grecia -el vencedor se cruzará con España o Francia- por un lado, y Eslovenia y Croacia por el otro.

No hay Comentarios

Eurobasket 2009: España juega con fuego, pero se mantiene viva

Terminó la primera fase del Campeonato de Europa de baloncesto que se está celebrando durante estos días en Polonia.

Hasta el momento, lo más destacado sin duda son los apuros que ha pasado la selección española, indiscutible favorita, para mantenerse viva en el torneo. Cierto es que Pau Gasol se ha perdido toda la preparación, que a Mumbrú le ha pasado tres cuartos de lo mismo, que Rudy Fernández también se ha perdido las dos últimas semanas de entrenamiento antes del debut, que la espalda de Navarro está así, así, y que ahora es Garbajosa el que está lesionado en la rodilla -por no hablar de la ausencia de Calderón también por lesión-; pero pese a ello no esperábamos que le costara tanto al equipo de Sergio Scariolo pasar de fase.

Pau Gasol, con rabia, captura un rebote ante Gran Bretaña. Foto: Marca.com

Pau Gasol, con rabia, captura un rebote ante Gran Bretaña. Foto: Marca.com

Para comenzar, los talentosos serbios nos dieron una lección de baloncesto, rememorando los tiempos de aquella gran Yugoslavia de los años 80 y 90. Ello, unido al nefasto porcentaje de triples y tiros libres por parte de la selección, nos llevó a una merecida derrota por 66 a 57. El martes la cosa tomó tintes dramáticos por momentos, porque la victoria de Eslovenia sobre Serbia nos obligaba a ganar a Gran Bretaña, a priori presa fácil porque somos mucho mejores que ellos; pero después de un comienzo normal -parcial de 12-0 para empezar-, en el último cuarto se le fundieron los plomos al equipo nacional y los británicos tomaron 4 puntos de ventaja en el minuto 36, 69-73, lo que nos dejaba fuera automáticamente. Afortunadamente, Pau Gasol nos rescató con una soberbia actuación en los minutos finales -espectacular triple que nos devolvió la ventaja a falta de tres-, pudiendo ganar por 84-76.

Y ayer, 3/4 de lo mismo. El rival era, visto su estado de forma, el más duro de los tres, Eslovenia y, pese a que la victoria contra los británicos nos dio cierta tranquilidad, aún había riesgo de eliminación de perder frente al segundo equipo balcánico con el que nos tocaba enfrentarnos en esta primera fase. Para deleite de los aficionados españoles, la “Roja” -ayer de blanco porque hacía de equipo local- se pareció en gran medida durante tres cuartos al gran equipo que realmente es. La garra mostrada en defensa y en ataque -gran Felipe Reyes- y el acierto anotador de Rudy y de la “Bomba” Navarro nos pusieron con 15 puntos de ventaja, 62-47, segundos antes de llevarse al último cuarto.

Rudy Fernández celebra una canasta a los eslovenos. Foto: Marca.com

Rudy Fernández celebra una canasta a los eslovenos. Foto: Marca.com

Pero entonces se volvieron a fundir los plomos. Dos triples de Jagodnik y tres balones robados por el base Dragic -fruto de la ferte defensa eslovena y de la “empanada” española- acercaron a los balcánicos en el marcador, llegando poco despuéa situarse a un solo punto, 64-63. Increíble, pero cierto; la pájara del día anterior se repetía. Ante el atasco en ataque, la solución era bien sencilla: balones a Navarro, para que forzara faltas y metiera los tiros libres, lo que hizo mantenernos en ventaja, aunque mínima. No obstante, un final surrealista y bastante afortunado para los eslovenos acabó desembocando en la prórroga. Con 78-75 para España y un segundo y medio por jugarse, Dragic tuvo dos tiros libres, metiendo el primero y fallando deliberadamente el segundo. En el rebote, después de un toque de Pau Gasol, el balón le llegó a Erazem Lorbek -nuevo jugador del Barça- quien, de forma inverosímil, anotó un canastón que supuso el empate a 78. Inverosímil y, dicho sea de paso, ilegal; no por estar o no dentro del tiempo, que sí lo estaba; sino porque el alero esloveno dio por lo menos cuatro pasos antes de lanzar.

Sea como fuere, prórroga y más sufrimiento. Afortunadamente el tiempo extra se jugó bastante bien, y entre Pau Gasol y Felipe Reyes nos hicieron cobrar una ventaja que, al final, fue de seis puntos, 90-84. La posterior victoria de Serbia sobre Gran Bretaña eliminó a estos últimos, y nos privó de pasar a la segunda fase con dos victorias.

Así pues, España comenzará a disputar los tres próximos partidos con una victoria y una derrota, puesto que se contabilizan los resultados obtenidos con los otros dos equipos clasificados. Como quiera que perdimos con Serbia y ganamos a Eslovenia, el resultado del casillero español es el que acabo de comentar. Los próximos rivales serán, por este orden, Turquía el sábado, Lituania el lunes y Polonia el miércoles. Sorprendente también ha sido lo de los lituanos, que pasan con cero victorias después de haber derrotado solamente a Bulgaria, con quienes se jugaron la clasificación ayer.

En los otros dos grupos, Grecia y Francia han hecho pleno, mientras que el actual campeón, Rusia, pasa con cero victorias después de haber derrotado solamente a los eliminados letones. Alemania -sin Nowitzki-, Croacia y Macedonia son los otros clasificados.

Así quedan los grupos para la segunda fase:

GRUPO E:

1. Grecia: 2 victorias-cero derrotas.
2. Francia: 2-0
3. Croacia: 1-1
4. Alemania: 1-1
5. Rusia: 0-2
6. Macedonia: 0-2

GRUPO F:

1. Turquía: 2 victorias-0 derrotas
2. Eslovenia: 1-1
3. Serbia: 1-1
4. Polonia: 1-1
5. España: 1-1
6. Lituania: 0-2

Se clasifican los cuatro primeros: los campeones de grupo se cruzarán en los cuartos de final con los cuartos clasificados; y los segundos, con los terceros. Para entendernos mejor, el sistema de cruces de toda la vida. Esperemos que España tenga una segunda fase más lúcida y lucida que la primera, y que alcance su mejor estado de forma para afrontar unas rondas finales por K.O. para las que, faltaría más, se debe clasificar como gran favorito que todavía continúa siendo.

,

No hay Comentarios