Archivo etiqueta golf

Ryder Cup 1997: “Seve” Ballesteros capitanea el triunfo europeo en Cádiz


MI PARTICULAR MEMORIA DEPORTIVA (39)

Es inevitable, después de la épica remontada del equipo europeo en la última Ryder Cup y del colectivo homenaje póstumo al gran Severiano Ballesteros, recordar que un día la competición más importante del golf mundial se celebró en España, y que a Europa la capitaneó nuestro “Seve”, para muchos el mejor jugador de siempre en este legendario torneo.

En 1997 -del 26 al 28 de septiembre- la Ryder salió por vez primera -siendo Europa la anfitriona- de las islas británicas, siendo designado para tal honor el Club de Golf de Valderrama, en Sotogrande (Cádiz); y Ballesteros, ya en la etapa previa a su retirada, fue nombrado capitán del bloque continental. El golf europeo quiso homenajear a un jugador, el cántabro, venerado hasta la saciedad en el Reino Unido, concediendo a España la organización de la Ryder, y a él mismo la capitanía del equipo en una edición calificada como “la Ryder de Seve”.

Fue una edición memorable, en la que Europa logró retener el trofeo conseguido dos años antes al vencer a Estados Unidos por 14,5 a 13,5. El equipo norteamericano, con Tom Kite a la cabeza, presentó una alineación absolutamente envidiable, que parecía que iba a recuperar la Ryder hicieran lo que hicieran los europeos.

Fred Couples, Davis Love III, Mark O’Meara, Phil Mickelson, Justin Leonard, Tom Lehman, Brad Faxon, Jeff Maggert, Lee Janzen, Jim Furyk, Scott Hoch, y la joven superestrella Eldrick “Tiger” Woods -vencedor más joven de la historia en el Masters de Augusta- formaban un elenco de superestrellas, a los que se oponían los españoles Chema Olazábal y Nacho Garrido, los ingleses Nick Faldo y Lee Westwood, los suecos Per-Ulrik Johansson y Jesper Parnevik, el galés Ian Woosnam, el norirlandés Darren Clarke, el italiano Constantino Rocca, el danés Thomas Bjorn, el alemán Bernhard Langer y el escocés Colin Montgomerie, todos ellos grandes jugadores aunque, sobre el papel, inferiores a sus oponentes.

Pero durante los “fourballs” y “foursomes” del viernes y el sábado, nada salió como esperaban los americanos. La estrategia de Seve a la hora de formar las parejas dio un resultado excelente, y Estados Unidos naufragó -nunca mejor dicho, en un lluvioso fin de semana para la provincia gaditana- hasta terminar, en la tarde del sábado, nada menos que cinco puntos por debajo de los europeos. Después de los duelos “dobles”, Europa ganaba por 10,5 a 5,5, siendo ahí donde cimentó su triunfo.

Aunque Seve y los suyos todavía iban a sufrir. La enorme calidad de los jugadores norteamericanos salió a la luz, así como su espíritu patriota -algo en los que quizás sólo Francia se les puede acercar-, en los partidos individuales del domingo. Estados Unidos fue sumando puntos uno detrás de otro, llegando a colocarse casi a la par que los anfitriones; pero las cuentas les fallaron con su número 1. Tiger Woods cayó contundentemente (derrota por cuatro hoyos con dos por disputarse) ante Constantino Rocca, y dejó la Ryder a tiro para Europa, que sentenció el título con el triunfo de Bernhard Langer (2&1) sobre Brad Faxon.

Así pues, Estados Unidos no logró culminar su remontada, y Europa retuvo la Ryder dos años más al imponerse por el apretado resultado de 14,5 a 13,5. Seve, emocionadísimo, tuvo el honor como capitán de levantar, por quinta vez para el golf europeo, la Ryder Cup en su propio país. Fue su último servicio en una competición en la que él, participando de alguna manera en las cinco victorias, contribuyó sobremanera a hacerla grande de verdad, especialmente para el golf del “viejo continente”.

, ,

No hay Comentarios

Épica y heroica remontada en memoria de Seve


Europa volvió a ganar la Ryder Cup. Y lo hizo tras remontar, en Chicago, cuatro puntos de desventaja (10-6) sobre Estados Unidos en una jornada final, la de los individuales de ayer, que pasará a los anales como la más memorable en la historia de la competición más especial y legendaria del golf mundial.

Un triunfo (14,5 a 13,5) que tuvo una dedicatoria muy especial, para todo un grande de este deporte en general y de la Ryder en particular como nuestro Severiano Ballesteros, para cuya memoria iba lo que ocurriera en esta edición -primera tras su fallecimiento del pasado año-, y cuyo espíritu estuvo presente desde el primer día, pero muy especialmente en la tarde de ayer.

No es la primera vez que se remonta una desventaja tal el último día; no en vano, en 1999, Estados Unidos hizo lo propio levantando un resultado parcial exactamente igual que el de este año, aunque a favor de los europeos. Pero entonces los norteamericanos, como en 2012, jugaban en casa y desplegaron todas las estratagemas posibles, desde la enorme calidad de sus jugadores hasta los gritos inhumanos de los espectadores, que se saltaron todas las reglas no escritas -y alguna de las que sí lo están- y que intimidaron a los golfistas del viejo continente, incapaces de soportar la presión. Lo de este fin de semana ha sido, como se suele decir, contra viento y marea.

Aquel año, Chema Olazábal fue protagonista directo del desastre al perder el partido decisivo ante Justin Leonard; ahora el vasco, desde su puesto de capitán europeo -con la ayuda de Miguel Ángel “el Pisha” Jiménez como vicecapitán-, ha sido uno de los principales responsables de la remontada, y el que más se ha emocionado de todos a la hora de acordarse de su maestro y mentor. El nombre de Seve, sus fechas de nacimiento y muerte y cinco estrellas correspondientes a sus cinco Ryder Cup -cuatro como jugador y una como capitán, la “gaditana” de 1997- rezaban en las bolsas de los jugadores y, ayer, también en la vestimenta, azul marino y blanca, como a él le gustaba.

Never say never” -“nunca digas nunca“-, decía Ian Poulter en Sky Sports tras consumarse la victoria, y a fe que ayer quedó demostrado una vez más. El inglés, que para muchos es el sucesor natural de Seve en carisma y comprensión de lo que significa la Ryder Cup, fue la pieza clave al ganar sus tres puntos, entre ellos el individual frente a Webb Simpson, por tan sólo un hoyo de ventaja.

Poulter fue el segundo europeo en salir, tras su compatriota Luke Donald, que se deshizo de Bubba Watson por dos hoyos de renta y sólo uno por disputarse. Olazábal, con un criterio excelente, colocó a sus mejores hombres en los partidos iniciales para intentar concebir esperanzas de remontada, y la jugada le salió perfecta. El número uno mundial, Rory McIlroy, logró su punto (2&1) sobre Keegan Bradley; Rose derrotó por un hoyo a otro peso pesado como Phil Mickelson, mientras Lawrie arrasaba (5&3) a Brandt Snedeker.

SERGIO GARCÍA, VITAL GANANDO A FURYK

Los americanos comenzaron a sentir la presión por ver cómo el 10-6 logrado en sendas excelentes jornadas de “fourballs” y “foursomes” se iba esfumando; y de nada sirvieron las victorias de los Johnson sobre el novato Nico Colsaerts -gran Ryder la del belga- y McDowell, porque el vital punto conseguido por Sergio García ante Jim Furyk (un solo hoyo arriba, remontando la desventaja que llevaba en el 17) ponía a Europa por vez primera por delante (12-13), y a tan sólo un punto no de ganar, pero sí de retener la Ryder Cup como último campeón en caso de empate. Entre medias, el “resucitado” Lee Westwood se redimía de su nefasto juego por parejas con un convincente triunfo (3&2) sobre Matt Kuchar.

La derrota, previsible, de Hanson sobre Duffner (uno abajo), dejaba la competición empatada a 13, a falta de los duelos entre Martin Kaymer y Steve Stricker, y entre Francesco Molinari y Tiger Woods. Ambos partidos estaban empatados a falta de dos y tres hoyos, respectivamente, y la tensión se mascaba en la ciudad más importante del estado de Illinois. Cuatro jugadores sin una sola victoria en el juego por parejas.

Kaymer tomó ventaja en el 17 sobre un Stricker al que le pudo la presión; y en el 18 dispuso de dos “putts” para asegurarse el par -Stricker jamás haría birdie-, ganar el partido y llegar al ansiado punto 14. Pero el alemán, sorprendentemente, pateó pésimamente y sintió, por momentos, todo el peso de la responsabilidad cuando Stricker embocó para hacer el par. “Tiger” ganaba por uno a Molinari al acabar en el 17, así que del segundo “putt” de Kaymer dependía casi toda la Ryder para Europa; pero éste, ahora sí, acertó y la euforia se desató entre los componentes del equipo europeo, empezando por el propio Kaymer y terminando por un más que emocionado Olazábal.

Para mayor gloria europea, “Tiger” -una vez más el gran derrotado de un torneo que no se le da nada bien- falló en el hoyo 18 concediéndole el empate a Molinari, con lo que el golf continental no sólo retuvo la Ryder Cup, sino que además la ganó con todas las de la ley, consumando por completo la remontada hasta llegar a los 14 puntos y medio, uno más que Estados Unidos. Por nuestro Seve, que a buen seguro asistió feliz desde el cielo a una jornada histórica para el golf europeo y mundial.

, ,

No hay Comentarios

Triplete español en el inicio del mundial de motociclismo


Fue la guinda a un gran fin de semana para el deporte español. Jorge Lorenzo, Marc Márquez y Maverick Viñales vencieron ayer en las tres carreras del Gran Premio de Qatar, en el comienzo de la temporada para los moteros del Campeonato del Mundo de velocidad.

Especialmente meritorio fue el triunfo en MotoGP del campeón mundial de 2010, con Dani Pedrosa a su estela. Lorenzo ha comenzado el año con ganas de demostrarle al actual campeón Casey Stoner, que si quiere revalidar su título va a tener que sudar sangre. Era la primera carrera después de varios años con las motos de 1000cc, y todo parecía que seguiría como en el pasado -pese a la “pole” de Lorenzo- cuando Stoner, en una de sus “pistas fetiche” tomó la cabeza y puso tierra de por medio con respecto a los dos españoles.

EXTRAORDINARIA REMONTADA
Pero la distancia nunca fue mucho más allá de los dos segundos, y en el tramo final de la carrera tanto Jorge con su Yamaha como Dani con su Honda -la misma que Stoner- superaron al australiano y firmaron un sensacional doblete en MotoGP, además de sellar definitivamente el triplete de triunfos “12+1” -como se han apresurado a bautizar- en toda la historia del motociclismo español.

Un triplete que se había encargado de abrir Maverick Viñales, dominando con autoridad la carrera de la recién inaugurada Moto3; y que había tenido continuación en Moto2 con la figura de Marc Márquez, quien se perfila prácticamente como único favorito en esta categoría.

Márquez, ante la imposiblidad de marcharse en solitario, firmó una carrera muy inteligente. Tras la salida de pista de Thomas Luthi a dos vueltas del final, el catalán se dejó adelantar por Andrea Iannone en las últimas curvas para, en la larguísima recta final, coger el rebufo del italiano y batirle en la misma línea de meta.

Todos ellos llegarán a Jerez, dentro de tres semanas, encabezando sus respectivas clasificaciones y en disposición de brindarles a los aficionados que se den cita en el circuito andaluz una nueva jornada para la historia.

BOONEN ARRASA EN ROUBAIX, SAMUEL SÁNCHEZ, “TXAPELA” EN PAÍS VASCO
Tom Boonen ha entrado ya en la historia del ciclismo, si es que no lo estaba ya. El belga ha repetido en 2012 su doblete Tour de Flandes/París Roubaix de 2005, dominando ayer con absoluta autoridad la mítica clásica del pavés, conocida como el “Infierno del Norte”.

Boonen (Omega Pharma Quick Step), que iguala con cuatro triunfos en Roubaix a su compatriota Roger de Vlaeminck, entró imperial en el velódromo de la localidad francesa del Norte-Paso de Calais tras dominar la carrera en el tramo final, y atravesar la línea de meta con 1:39 de ventaja sobre un grupo encabezado por el francés Sebastien Turgot (Europcar), el italiano Alessandro Ballan (BMC) y nuestro Joan Antoni Flecha (Sky), que un año más brilló en las primeras posiciones, pero que no pudo repetir sus podiums de 2005, 2007 y 2010.

Por otra parte, Samuel Sánchez por fin logró imponerse en la Vuelta al País Vasco. El asturiano del Euskaltel se enfundó el sábado el ansiado -para él y para su equipo- maillot amarillo al vencer en la contrarreloj final de 19 km con salida y llegada en Oñati, y superar así a Joachim “Purito” Rodríguez, con quien mantuvo una dura pugna -dos triunfos parciales cada uno- a lo largo de las seis etapas de las que ha constado la carrera de Euskadi. Tercero fue el holandés Baukke Mollema.

WATSON, VENCEDOR EN AUGUSTA
Y por último, el estadounidense Bubba Watson se hizo anoche con la prestigiosa y preciada chaqueta verde al ganar el Masters de Augusta de golf, después de un emocionante play-off con el sudafricano Louis Oosthuizen. Watson, que pudo haber ganado en el hoyo 18, logró un sensacional segundo golpe en el segundo hoyo de desempate que dejó la bola a punto de caramelo para ser embocada.

Pese a no consumar el “birdie”, el “bogey” de su rival -que al principio de su recorrido, en el hoyo 2, firmó un sensacional “albatros”, tres golpes bajo el par- le puso en bandeja su primer triunfo en un “major”. El mejor español ha sido Sergio García, 12º a ocho golpes. El castellonense, que en Canal + ha llegado a reconocer no ser lo suficientemente bueno para vencer en un grande, tiró por la borda sus opciones con una nefasta tercera jornada. Miguel Ángel Jiménez fue 56º y Gonzalo Fernández-Castaño, 61º.

, , , ,

No hay Comentarios

El doble triunfo de Olazábal en el Masters de Augusta


MI PARTICULAR MEMORIA DEPORTIVA (36)

Hoy jueves comienza la edición de 2012 del primer torneo del Grand Slam en el golf mundial, posiblemente el segundo más grande históricamente tras el British Open y el más importante de todos los que se celebran en Estados Unidos: el Masters de Augusta, el torneo de la chaqueta verde. España tiene nulas posibilidades de lograr el que sería su quinto triunfo, en un año en el que más de uno espera que el gran “Tiger” Woods vuelva a reverdecer viejos laureles.

Lejos quedan ya, desgraciadamente, las respectivas épocas de los dos triunfos del mítico Severiano Ballesteros (DEP) y de las otras tantas victorias de José María Olazábal, siendo estas dos últimas (1994 y 1999) las que recordaremos en este espacio; aquellas que pude yo disfrutar en directo dado que las de “Seve” (1980 y 1983) me pillaron con menos de un año y menos de cuatro, respectivamente.

No soy yo un excelso seguidor del golf, más bien lo contrario; pero cuando hablamos de la Ryder Cup o de algún torneo de los grandes con españoles pudiendo salir victoriosos, la cosa cambia. Fueron los de Chema dos triunfos igual de importantes y de celebrados, pero con un sabor, aunque excelente en ambos casos, radicalmente distinto.

En 1994, con 28 años, el de Fuenterrabia (Guipúzcoa) llegó al Augusta National Golf Club en plena forma, dispuesto a confirmar su entrada definitiva en la élite internacional del golf. Tras cuatro días Olazábal logró batir al norteamericano Tom Lehman tras un vibrante mano a mano resuelto por tan sólo dos golpes (279, 9 bajo el par, contra 281) a favor del vasco. Chema dio en la jornada final el golpe decisivo -nunca mejor dicho- en el hoyo 15, con un “eagle” que dejó anonadados a Lehman y a los espectadores presentes en el mítico campo del sureño estado de Georgia.

RENACIMIENTO Y NUEVO TRIUNFO EN 1999
Cinco años más tarde Olazábal repitió victoria, aunque con unas connotaciones mucho más especiales que la primera. Después del éxito del 94 el vasco había sufrido durante varios años una serie de lesiones en la espalda que le llevaban a mal traer, y que posteriormente continuaron afectándole en mayor o menor medida. Chema lo pasó muy mal, estando al borde de la retirada en más de una y más de dos ocasiones; y por eso cuando salió victorioso del duelo con su gran amigo, el australiano Greg Norman, dio por bueno tanto sufrimiento.

De nuevo un golpe magistral suyo en la última jornada, en este caso un “birdie” en el hoyo 13, fue decisivo para el devenir final del torneo. Norman, gran campeón pero tradicionalmente gafado en Augusta, y que durante todo el torneo había ido por detrás, hizo un “eagle” en ese mismo hoyo, colocándose con 7 bajo el par, un golpe menos que el español… pero sólo momentáneamente, ya que Olazábal, acto seguido, le igualó en la cabeza con el ya comentado “birdie”.

A partir de ahí Norman se puso nervioso y cometió varios errores, siendo rebasado al final también por el norteamericano Davis Love III. El último hoyo, con los dos amigos compartiendo recorrido, supuso un verdadero baño de multitudes para el renacido Olazábal, que acabó con 280 golpes (-8), dos por delante de Love y tres menos que Norman.

Lamentablemente es la última gran victoria del golf español a nivel individual, hasta la fecha. Por equipos, España ganó posteriormente dos veces la prestigiosa Alfred Dunhill Cup (1999, con Olazábal, M. A. Jiménez y Sergio García; y 2000, con Chema, Jiménez y M.A. Martín); mientras que en la Ryder Cup -precisamente Olazábal es el capitán del equipo europeo, el segundo español tras Ballesteros en 1997) siempre ha habido representación hispana, y de calidad, desde los tiempos de Seve y de Chema (considerada como la pareja más grande de la historia del torneo).

Pero en los Grand Slams, después de que en el mismo 1999 Sergio García pusiera en un serio brete a “Tiger” Woods en el PGA Championship (meses más tarde del éxito de Olazábal en Augusta), sólo en 2007 tuvimos la ocasión de reverdecer viejos laureles. Lo que habríamos conseguido de no haber errado Sergio aquel “putt” relativamente sencillo en el British Open, frente al irlandés Padraig Harrington. Ojalá consigamos voltear la tendencia a no tardar demasiado, algo ciertamente complicado al día de hoy.

, ,

No hay Comentarios

Hasta siempre, Seve

El deporte español y mundial está de luto. Severiano Ballesteros, nuestro Seve, no ha podido embocar su último putt. El legendario golfista cántabro ha fallecido esta mañana a los 54 años, después de que ayer sufriera un serio empeoramiento neurológico después del cáncer sufrido hace casi tres años, y del que fue operado cuatro veces a vida o muerte.

No hace falta recordar que Seve no sólo ha sido uno de los mejores golfistas del siglo XX -el mejor del último cuarto de siglo-; sino también uno de los referentes por excelencia del deporte español en toda su historia; tal vez el mayor junto a Manolo Santana, Miguel Indurain y, ahora, Rafa Nadal.

Ganador tres veces del British Open -1979, 1984 y 1988- y dos del Masters de Augusta -1980 y 1983-, probablemente la muestra más clara del reconocimiento y de la veneración que le profesaba el golf internacional fue la concesión al campo gaditano de Valderrama de la organización de la Ryder Cup de 1997, la edición en la que Seve fue capitán del equipo europeo, al que llevó a una gran victoria frente a las estrellas de Estados Unidos. Sin olvidarnos también de la creación del “Seve Trophy” en 2000, un torneo bienal a imagen y semejanza de la Ryder Cup, que enfrenta a Gran Bretaña contra el resto de Europa.

“>

Sólo nos queda despedir como se merece y recordar para siempre al que probablemente fue el hombre que empezó a cambiar la mentalidad y la prespectiva del deporte español a nivel mundial. DESCANSA EN PAZ, SEVE…

,

No hay Comentarios

Repaso deportivo del fin de semana (8-10 de abril de 2011)

El éxito más rutilante para el deporte español durante el pasado fin de semana fue, sin duda, la Euroliga femenina de baloncesto conquistada por el Halcón Avenida en Ekaterimburgo (Rusia). Tras deshacerse en la semifinal de las valencianas del Ros Casares, las salmantinas sorprendieron en la final al anterior campeón, el Spartak de Moscú, en un partido que dominó en todo momento y que acabó ganando por 68-59.

Es el primer título del Halcón Avenida en la máxima competición continental; y el segundo para el baloncesto femenino español tras el doblete del Dorna Godella en los años 92 y 93. El Halcón Avenida basó su victoria en el enorme trabajo de dos internacionales por España, Sancho Lyttle (12 puntos y 13 rebotes) y Alba Torrens (13 puntos), la gran revelación del torneo a sus 21 años, elegida MVP de la “Final Four”.

Sebastian Vettel volvió a ganar en el Gran Premio de Malasia de Fórmula 1. El alemán de Red Bull dominó una carrera que del segundo abajo fue realmente divertida, y logró el 2 de 2 esta temporada por delante de Jenson Button (McLaren) y del Lotus Renault de Nick Heidfeld, que logró el segundo podium de la temporada para los herederos del ex equipo de Fernando Alonso.

El asturiano fue de menos a más, y completó una gran remontada que le llevó a luchar por el “cajón”; pero a falta de 10 vueltas, con el alerón trasero móvil estropeado, se precipitó al intentar adelantar a Hamilton, se tocó con el inglés y rompió su alerón delantero.

Al final, sexto pese a la correspondiente sanción de 20 segundos (el equivalente a un “drive through”) que se le impuso al terminar la carrera. Hamilton también fue sancionado, por cambiar varias veces de dirección de forma antirreglamentaria en una de las intentonas de Alonso anterior al incidente. Vettel domina la clasificación con 50 puntos de 50 posibles, y empieza ya a marcar distancias importantes con sus rivales. La semana que viene, más Fórmula 1, en China.

En ciclismo, el belga del Garmin-Cervelo Johan Vansummeren sorprendió a los favoritos y ganó la mítica Paris-Roubaix. Vansummeren, 30 años, gregario teórico del campeón mundial Thor Hushovd y miembro de una escapada que le permitía a su equipo maniobrar con tranquilidad, lanzó un ataque en el grupo de cabeza al paso por el conocido tramo del Carrefour de l´Abre, y se marchó directo hacia la victoria mientras la “locomotora” Fabian Cancellara conducía a velocidad de vértigo al grupo de los favoritos, del que Tom Boonen se había descolgado primero con una avería en el Foret de Arenberg, y luego tras una caída masiva que le pilló de por medio.

Cancellara, por su parte, no tuvo suerte. Después de pararse un par de veces ante la nula colaboración de sus compañeros de grupo -en el caso del Garmin-Cervelo era comprensible-, el suizo se vio frenado por una moto en el Carrefour de l´Abre, que le cortó el ritmo y le privó de poder luchar por su segundo triunfo seguido sobre el pavés del “Infierno del Norte”. Al final, un nuevo ataque le permitió quedar segundo por delante del holandés Martin Tjallingi, pero a 19 segundos de Vansummeren, que logró la gran victoria de su carrera en el ya legendario velódromo de Roubaix.

El Renovalia Ciudad Real se proclamó ayer campeón por tercera vez de la Copa del Rey de balonmano, al derrotar en la final disputada en Vigo al Cuatro Rayas Valladolid por 31-22. Los pucelanos, verdugos en semifinales del Barça, plantaron cara a los de Talant Dujshebaev en la primera parte (12-12), pero en la segunda fueron arrollados por los manchegos, que consiguieron su tercer título tras los de 2003 y 2008.

El sudafricano Charl Schwartzel se hizo con la preciada chaqueta verde al imponerse en el Masters de Augusta de golf, el primer “grande” del año. Schwartzel ganó en una última jornada muy emocionante -hasta nueve golfistas llegaron con opciones al último recorrido- por tan sólo dos golpes sobre el australiano Jason Day, gracias a cuatro “birdies” consecutivos en los últimos cuatro hoyos. Tercero fue el también “aussie” Adam Scott.

Y no me quiero olvidar de los Europeos de gimnasia artística, celebrados estos días en Berlín. Pero para aportaros la mejor información posible elaborada por un servidor, os remitiré, como siempre que trato este bello deporte en mi blog, a la página de mi muy estimada Calítoe.:., que no es otra que Gimnastas.net.

, , , , ,

No hay Comentarios

La Ryder Cup 2010 se queda en Europa

No es habitual que en este espacio se hable de golf. Pese a que reconozco su importancia, y pese a que suelo estar al tanto de la actualidad -dos de mis deportistas más admirados son Seve Ballesteros y Chema Olazábal, sobre todo el segundo por haberle podido seguir más de cerca y por todas las visicitudes por las que ha pasado a lo largo de su carrera-, no es el deporte que más suelo seguir, porque no me resulta lo suficientemente llamativa en comparación con otras.

No obstante, hay una excepción, una competición que, por varias razones, tiene una magia especial, no en vano es uno de los acontecimientos deportivos más seguidos del mundo. Hablo, por supuesto, de la Ryder Cup, el torneo más importante y más prestigioso de todos, el que levanta más pasiones; aquél en el que cada dos años se pone en juego el orgullo entre Europa y Estados Unidos; aquél en el que los jugadores no ganan ni un solo euro -o dólar- y, sin embargo, se parten los cuernos por dar lo mejor de sí.

Pero, además, es aquél que se disputa bajo una modalidad mucho más atractiva para mí que la de los torneos clásicos, como es la “match play“, en la que cada jugador o cada pareja se enfrenta de forma directa con su oponente, a dieciocho hoyos, contabilizándose los hoyos ganados y no los golpes realizados; y recibiendo un punto por la victoria y medio por el empate.

Así se juega la Ryder Cup, para el que no lo sepa: ocho partidos por parejas en cada una de las dos primeras jornadas, cuatro en la modalidad “fourball” -cada golfista juega con su propia bola, y el hoyo en disputa se lo lleva el equipo del jugador que haya empleado menos golpes en introducirla-, y otros cuatro en la modalidad “foursomes” -una bola por pareja, que cada uno de los miembros golpea alternativamente, ganando el hoyo la pareja que menos golpes emplee para meterla-; y doce encuentros individuales en la tercera y definitiva jornada, en la que entran en juego todos los jugadores de cada equipo. En total, 28 puntos, ganando la Copa aquel equipo que logre 14,5; aunque al último vencedor se le da el derecho de retenerla con sólo 14.

Europa domina claramente en los choques por parejas
En 2010, edición celebrada en País de Gales, Europa se ha tomado la revancha de la derrota de 2008 y ha reconquistado el torneo al vencer a Estados Unidos por la mínima: 14,5 a 13,5. Una edición en la que la lluvia ha modificado todo el calendario y toda la planificación, hasta el punto de que ha sido la primera de la historia en terminar un lunes.

Tras las dos primeras jornadas -extendidas a tres por la aparición del líquido elemento-, Europa dominaba de forma clara, por 9,5 a 6,5. No era tan de extrañar, puesto que los golfistas del “viejo continente” siempre hacen gala de un mejor entendimiento y espíritu de grupo que las estrellas norteamericanas, lo que es muy importante a la hora de afrontar los partidos por parejas.

Emoción hasta el final
Todo estaba casi hecho, pero había que ir con cautela porque si los “fourballs” y los “foursomes” son “europeos”, en los individuales los americanos -salvo que estén mentalmente destruidos, como en 2004 y 2006- suelen hacer valer su mayor calidad, ofreciendo remontadas increíbles. Así ha sucedido también en esta ocasión, aunque finalmente los chicos de Colin Montgomery han aguantado la presión de sus rivales y se han llevado la Ryder.

Europa comenzó la jornada de individuales muy fuerte, pero los estadounidenses fueron progresivamente remontando y llegaron a poner en peligro la victoria continental. Tiger Woods y Phil Mickelson, por una vez, sí que hacían valer su rango y resolvieron fácilmente sus partidos, en especial el “Tigre”, que jugó un encuentro increíble ante el italiano Francesco Molinari. Si a ello le unimos el triunfo de Steve Stricker ante Lee Westwood por dos hoyos a falta de uno, el panorama no pintaba demasiado bien.

Fueron los ingleses Ian Poulter y Luke Donald, y Miguel Ángel Jiménez los encargados de relanzar la moral de los europeos. Poulter pasó por encima de Matt Kuchar; Donald le ganó por un hoyo a Jim Furyk; y “el Pisha” -único español presente este año- venció claramente a Bubba Watson.

Todo se iba a decidir en los partidos de Edoardo Molinari y de Graeme McDowell. Europa había llegado a los 13 puntos, y le hacía falta uno y medio para hacerse con la victoria. El hermano de Francesco dominó hasta por tres hoyos al joven Rickie Fowler, pero el americano resurgió en la parte final y con un “putt” increíble en el hoyo 18 logró “robar” medio punto con el que los suyos no contaban.

Empate a 13,5; la gloria o el fracaso, en manos de un McDowell que iba uno arriba ante Hunter Mahan tras el hoyo 15, y que tenía que derrotar obligatoriamente a su rival para que la Ryder no se escapase. El norirlandés, campeón este año del US Open, ganó el 16 con un sensacional “birdie”; y en el 17 Mahan, presionadísimo al tener que hacerse con los dos últimos hoyos, falló tanto desde el “tee” de salida como en el “approach”. No hizo falta ni tan siquiera que McDowell embocara: la Ryder volvía a las vitrinas del golf europeo dos años después.

Es el octavo triunfo de Europa -por siete de Estados Unidos- desde que el torneo mide a estos dos equipos. La próxima gran batalla por la supremacía del golf mundial será en 2012; esta vez en territorio norteamericano.

,

No hay Comentarios

Repaso deportivo del fin de semana (6/7-2-2010)

Como los que me conocen bien saben, mañana inicio mi experiencia de un mes de prácticas en la Cadena Cope -lo que me hará disponer, como es lógico, de menos tiempo para actualizar el blog-; así que el repaso a la actualidad deportiva del fin de semana no va a ser, por razones obvias, demasiado amplio.Ibrahimovic lucha por el balón con un jugador del Getafe. Foto: Marca.com

Así, brevemente, podemos decir que:

– El Barcelona continúa líder de la Liga en Primera División. Los blaugrana derrotaron al Getafe por 2-1 (Messi y Xavi para el Barça y Soldado para el Getafe), en un encuentro en el que el colegiado, el señor Teixeira Vitienes -malo de solemnidad donde los haya- expulsó a Piqué y a Márquez y señaló un rigurosísimo penalti contra el Barça. Se ve que Teixeira no debe saber nada de “villaratos” y demás sandeces que se dicen desde la prensa madri(dista)leña… El equipo de los medios capitalinos, por su parte, se deshizo fácilmente del Espanyol -como era lógico- por 3-0.

– El Sevilla se vuelve a caer de los puestos de Champions. Jiménez por una parte se confió, y por otra se puso a pensar en la Copa y dejó en el banquillo a hombres como Navas, Perotti, Zokora o Renato; y el resultado no fue otro que una justa derrota por 2-1 en Zaragoza. Kanouté consiguió igualar el gol de Contini, pero minutos más tarde Negredo remató espectacularmente contra su propia portería. El propio Negredo completó su negra noche con una rigurosa expulsión; y su compañero Stankevicius le acompañó poco después. Ninguno de los dos podrá jugar en Getafe en la Copa. El 4º puesto vuelve a ser del Mallorca, que derrotó al Villarreal por 1-0.

-El Betis pinchó en casa ante el líder Hércules. Sergio García adelantó a los verdiblancos, que jugaron una muy buena primera parte. Pero en la segunda se les acabó el fuelle y Farinós empató al cuarto de hora. En el último instante Caffa lanzó una falta contra la barrera y el árbitro pitó el final cuando Nacho recogía el rechace y armaba la pierna; el golazo del malagueño no valió para nada y encima Emana fue expulsado por protestar al juez de la contienda, un tal Hevia Obras que debe ser el único árbitro del mundo mundial que aplica a rajatabla la norma de las faltas directas fuera de tiempo. Claro que estando el Betis de por medio todo es más fácil. Y se quejan en Madrid de “villaratos”… El Betis acaba la jornada octavo, a 6 puntos del ascenso porque el Cartagena sigue sin aflojar.

– Esta mañana ha tenido lugar el sorteo de los grupos de la fase de clasificación para la Eurocopa de 2012, que se celebrará en Polonia y en Ucrania. España, actual campeona, ha quedado encuadrada en el grupo I, junto a la Reública Checa, Escocia, Lituania y Liechtenstein. Pasan directamente los campeones de grupo y el mejor segundo, mientras que los otros segundos jugarán una eliminatoria de repesca entre ellos. La selección, respetando a todos los rivales, no debería tener excesivos problemas para clasificarse directamente para la cita continental.Savanovic bota el balón de espaldas, ante el estudiantil Caner-Medley. Foto: archivo propio

– En baloncesto, el Cajasol batió su récord de victorias consecutivas como local. Los cajistas se deshicieron del Estudiantes por 83-78, y dejan tanto a los madrileños como al noveno clasificado a tres victorias de diferencia. Enorme Savanovic, notable Miso y sorprendente Satoransky, quien dispuso de muchos minutos muy bien aprovechados. El Cajasol sigue quinto, mientras que en cabeza el Barça pasó por encima del Joventut (57-81); el Caja Laboral salió victorioso de Santiago (76-80); y el Madrid pasó por encima del colista Murcia (67-96).

– Y en otros deportes, Feliciano López se hizo con el abierto de tenis de Johannesburgo al ganar al francés Robert (7-5 y 6-1, primera victoria del toledano tras cinco años y medio de sequía); mientras que el malagueño Miguel Ángel Jiménez volvió a ganar un torneo del Circuito Europeo de golf dos años después, en este caso el Dubai Desert Classic.

EDITO (8-2-2010): Esta mañana ha anunciado su retirada del mundo del balonmano a final de temporada un GRANDE Don David Barrufet, como le bautizó el gran Luis Miguel López. El mítico guardameta del Barcelona y de la selección española, además, verá colgado su número 16 en el techo del Palau Blaugrana, junto a las camisetas de otros históricos como Joan Sagalés, Iñaki Urdangarín, Óscar Grau, Enric Masip y Xavi O´Callaghan.

, , , ,

No hay Comentarios