Archivo etiqueta Liga

Cambio de orden en la liga


El cetro liguero en España cambia de dueño. El Barça, tricampeón desde la llegada de Pep Guardiola, ha cedido virtualmente la corona después de que el Madrid y Mourinho, por fin, hayan conseguido derrotarles en el Camp Nou.

Ya lo dijo Bernd Schuster en la previa: el Madrid alguna vez tenía que ganar en el feudo blaugrana. Qué menos después de tantísimos millones de euros gastados, y varios fracasos acumulados desde el retorno de Florentino Pérez. Los blancos pueden sentirse liberados: salvo hecatombe en las cuatro jornadas finales, van a sumar su 32ª liga gracias al 1-2 que les otorga nada menos que siete puntos de ventaja a falta tan sólo de 12 por disputarse.

Ha tenido que ser, cómo no, al más puro “estilo Mou”, aquél que parece ser el único capaz de frenar a un equipo campeón de 13 de los últimos 16 títulos disputados. Aquél que, en versión aún más exagerada, le aplicó el Chelsea hace unos días en Stamford Bridge.

No es que el Madrid anduviera todo el partido encerrado en su área; hasta que se adelantó con el “churri-gol” de Khedira -por entonces 108 goles, récord histórico, y segundo fallo de Valdés en otras tantas jornadas- los blancos nos obsequiaron con quince minutos de asfixiante presión arriba, maniatando la salida de balón de un Barça desconcentrado y nervioso.

Luego sí: Mourinho, que de tonto no tiene un pelo, optó por aplicar su “cerrojazo y a la contra” en los grandes partidos, que sus hombres han aplicado a la perfección con una espectacular eficacia defensiva, y sin jugar tan duro como otras veces. Apenas tres ocasiones claras han concedido a su rival; y además han tenido la suerte y el acierto necesario para asestar, justo después del costosísimo empate de Alexis, la puñalada mortal con el rapidísimo contragolpe de Özil y C. Ronaldo.

El portugués, desaparecido durante el 85% de lo que se llevaba de encuentro -73 minutos-, apareció para culminar el gran pase de su compañero. Cristiano, más allá de la última final de Copa, por fin resultó decisivo para un gran triunfo madridista, marcando ante un desesperado Valdés su gol número 42.

Uno más que Messi, víctima de la falta de eficacia creadora del medio campo azulgrana. El mejor jugador de lo que llevamos de siglo se perdió bajando demasiado a la zona en la que debían mandar Xavi, Thiago e Iniesta. Cierto es que en el primer tiempo hilvanó una jugada imponente que Xavi marró ante Casillas, y que el tanto de los suyos también parte de sus botas, pero sea como fuere lo cierto es que hoy Messi no ha estado en campeón. Tiene derecho, no obstante.

En el provisional empate también intervino Tello. El joven extremo ha sido la fallida apuesta de Guardiola, intentando tal vez buscar el “factor sorpresa”, o quizás pensando en el decisivo choque del martes. No le ha funcionado, no tanto por darle la alternativa al chaval en un clásico, sino por ubicarlo a pierna cambiada, cuando Tello se mueve mucho mejor por la derecha. Pero también Pep tiene derecho a equivocarse.

Y más allá, el clásico nos ha dejado a un Barça que ha sabido perder con honor tanto dentro como fuera de la cancha, pero también una importante preocupación dentro del barcelonismo de cara a la vuelta de la Champions. Que nadie lo dude: el Chelsea va a jugar del mismo modo que lo hizo en Londres; y ante la falta de claridad a la hora de generar ocasiones tanto en el segundo tiempo del miércoles como en la noche de hoy, no está nada claro que el Barça vaya a remontar el peligrosísimo 1-0. Suerte para ellos.

Por su parte, para el Madrid esto supone un subidón antes de recibir a un Bayern al que está obligado a ganar; y también, a la espera de una tan hipotética como cacareada y añorada “décima”, un poco de tranquilidad para dar buena cuenta de los anfitriones de la final. Porque, tres años y unos 400 millones de euros más tarde, Florentino Pérez está a punto de ver cómo el Madrid, dos temporadas después de poco menos que vender su alma al diablo -de “Mou”-, le da su tercer título de liga.

,

No hay Comentarios

Liga: El Barça vence al Madrid (1-0) y recupera el liderato

El Barcelona derrotó ayer por un gol a cero al Real Madrid en el gran clásico de la liga española, lo que le permite volver a ocupar el primer puesto del campeonato nacional de liga. En un choque muy igualado, un golazo de Ibrahimovic en la segunda parte dicto sentencia.

Ibrahimovic, con Casillas ya batido, corre a celebrar el gol de la victoria del Barça. Foto: Marca.com No fue un partido fácil ni mucho menos, como pensaban algunos aficionados culés. El Madrid sorprendió al Barça en la primera parte con un gran despliegue físico y de concentración, creándoles muchas dificultades a Guardiola y los suyos. El Madrid no dominó apabullantemente, pero sí gozó de dos claras ocasiones de gol: la primera de ellas la desbarató Víctor Valdés ante un Cristiano Ronaldo que finalmente salió de titular, pero al que el meta barcelonista le sacó la mejor ocasión de su equipo en todo el encuentro. Mi tocayo Valdés, extraordinario, volvió a reivindicarse como una seria alternativa a Iker Casillas en la consideración de mejor portero nacional, tal y como lleva haciendo ya desde hace algunas temporadas. La segunda ocasión blanca tuvo a Puyol como hombre clave. El capitán del Barça, un verdadero coloso junto a Piqué, le quitó el gol a Marcelo lanzándose a ras de suelo, cuando el centrocampista brasileño encaraba desde la zona izquierda del área a Valdés. En el segundo tiempo salvó del mismo modo un par de llegadas más, una de Higuaín y otra de Benzema.

Tras el descanso Guardiola, que hizo jugar de titular a Messi pero no a Ibrahimovic, decidió que era la hora de Zlatan, y el crack sueco no le defraudó. El Barça ya había salido con otra cara, y a los cinco minutos de sustituir a Henry, Ibrahimovic empalmó de volea con el interior de la pierna izquierda un centro precioso y preciso de Dani Alves. Casillas no pudo hacer absolutamente nada para evitar el 1-0 (min. 56), el gol que decidiría el partido. Ibrahimovic, a quien en el Inter se le acusaba de “borrarse” en los días importantes, hizo lo que no consiguió Cristiano Ronaldo en la primera parte: hacer gol. Un gol de verdadero maestro, ni más ni menos que lo que es el extraordinario delantero sueco.

El posible penalti de Piqué a Cristiano Ronaldo. Foto: Marca.com El Madrid no aprovecha su superioridad numérica
El Barcelona había hecho lo más difícil y parecía que, desde ese momento, comenzaría el recital; y probablemente algo parecido habría sucedido de no haber tenido lugar la expulsión de Sergio Busquets, que vio la segunda tarjeta amarilla a media hora del final por una mano tan clara como absurda. Esto supuso una enorme bocanada de aire fresco para un Madrid que llevaba algunos minutos rezando para que el Barça no metiera algún gol más. Los de Pellegrini aprovecharon el hombre de más del que dispusieron para volver a acercarse a la portería de Valdés. Cristiano Ronaldo, poco antes de ser sustituido, reclamó un posible penalti de Piqué. Las imágenes dejan claro que es más que probable la falta del central barcelonista, pero no si el portugués se encontraba dentro o fuera del área cuando fue desplazado, ni tampoco si dicho desplazamiento se puede considerar empujón (falta directa, por tanto penalti de estar Cristiano dentro del área) u obstrucción (falta indirecta, luego no habría penalti bajo ningún concepto). No obstante, me huelo que algunos que otros de los de la prensa madri(dista)leña y nacional se escudarán en esta jugada para justificar la derrota de “su” equipo cuando hablen del partido.

El Madrid siguió apretando y Benzema tuvo la última clara ocasión de los suyos, pero falló clamorosamente en el área pequeña tras el saque de un córner. Pero el Barcelona, pese a la inferioridad, manejó el partido con bastante solvencia, e incluso pudo aumentar el marcador si Messi no hubiese fallado en el último minuto ante Casillas una ocasión de una forma similar a como lo Cristiano Ronaldo en el primer tiempo. Los merengues también se quedaron con diez prácticamente en el descuento por la expulsión, igualmente justa, de Lass Diarra. La versión más sobria del Barça pudo, gracias a Ibrahimovic, Puyol y Valdés, con un Madrid que dio mejor imagen de lo que muchos esperaban.

Ahora la tabla, tras doce jornadas, queda encabezada por el Barça con 30 puntos, dos más que el Madrid y cuatro y cinco sobre Sevilla y Valencia, respectivamente. Tanto sevillistas como chés desperdiciaron, con sus empates del sábado, una gran ocasión para acercarse a la cabeza, sobre todo los de Jiménez, que no pudieron deshacerse de uno de los últimos como es el Málaga. El Depor, tas ganar en Santander, ha igualado al Valencia en la tabla, colocándose a un punto del Sevilla y a cinco del Barça, a quien recibirá el próximo sábado. Antes, los blaugranas disputarán el miércoles su encuentro correspondiente a la 15ª jornada contra el Xerez, dado que dicha fecha coincide con la disputa del Mundial de Clubes.

Edito: acabo de ver la portada del diario madri(dista)leño/nacional de mayor tirada en España. Sinceramente, cada vez son más patéticos: se conforman con haber perdido sólo por 1-0 y con haber jugado medio bien, creando algunas ocasiones de gol. Parafraseando a Guardiola, si con 270 millones (de euros, por supuesto) que se ha gastado Florentino este verano el Madrid no es capaz de hacer por lo menos eso…

,

No hay Comentarios

Liga: El Madrid, líder antes del clásico. El Betis, cada vez peor

Quién lo iba a decir hace pocas semanas. El Real Madrid llegará como líder al gran clásico del fútbol español pese a desarrollar un juego a veces indigno de un equipo de su categoría.

Pero las victorias mandan, y al Barcelona últimamente se le vienen atragantando un poco los partidos como visitante. El equipo de Guardiola cosechó el sábado en San Mamés su tercer empate consecutivo fuera de casa y, al igual que en su anterior salida al Reyno de Navarra, no supo conservar la ventaja adquirida en el marcador.

Higuaín, de nuevo salvador del Madrid. Foto: As.com Hasta el gol de Dani Alves -que definió con maestría un pase no menos genial de Xavi- los blaugrana se habían parecido bastante al equipo de la pasada temporada, pero desde ese momento el Athletic puso un punto más de intensidad. Clave fue la salida de Toquero, quien en el 62 anotó el tanto del empate, tras pase de cabeza de Llorente y después de que Dani Alves no pudiera acudir a su marca con la rapidez necesaria por encontrarse renqueante de una jugada anterior. Desde ese momento un Barcelona nervioso e impreciso ni pudo ni supo volver a batir la portería de Iraizoz. La noticia más preocupante para el Barça fue la lesión en el abductor de Messi, aunque parece ser que ésta es menos grave de lo que se pensaba, y el argentino -a riesgo de romperse, eso sí- incluso podría estar mañana en el importantísimo choque de Champions ante el Inter.

El Madrid, por su parte, aplicó la fórmula de casi siempre: 1-0 y a guardar un poco la ropa. Cuando está Cristiano a veces remacha a la contra; y cuando no, pues ahí queda la cosa. Una vez más Higuaín fue el salvador de su equipo, al aprovechar en el minuto 22 un fallo en el despeje de Toño. En el segundo tiempo, a medida que llegaba el final, el Racing -más deficiente aún que los blancos hasta ese momento- se le fue poco a poco subiendo a las barbas al equipo de Pellegrini, e incluso pudo empatar, pero el colegiado y su asistente anularon, erróneamente, el gol de Canales, que pudo haberle dado un punto a su equipo. La gran pegada blanca pese a su más que mal juego, paradójicamente, hace que el Madrid firme en cuanto a resultados su mejor arranque en 17 años, lo que le hace llegar al partido del Camp Nou con ventaja sobre un Barcelona que puede llegar bastante disminuido por las bajas.

Villa, que ayer volvió a marcar para el Valencia. Foto: As.com Tercero sigue el Sevilla, que no cede y que el sábado se apuntó otra victoria, ésta en Tenerife, por 1-2. Navas y Perotti fabricaron el 0-1 que marcó el argentino, y Renato hizo de gran disparo el segundo. Nino puso emoción y nervios en los sevillistas, pero al final el equipo de Jiménez se quedó con los puntos, situándose con 25, a tres del Madrid y a uno del Barça.

El que está muy cerca de los primeros casi sin hacer ruido es el Valencia, que ayer logró una convincente victoria fuera de casa ante el Osasuna. El 1-3 -gol de Villa y golazos de Albelda y Marchena- coloca a los “chés” cuartos, a tan sólo un punto del Sevilla y a cuatro de la cabeza, y casi sin que se hable de ellos.

Del resto de la jornada, lo más destacado es la nueva derrota del Atlético de Madrid, esta vez en Coruña, en el último segundo y de penalti -justo-. El gol de Agüero no sirvió de nada porque los colchoneros acabaron siendo remontados con goles de Colotto y de Guardado para los locales. El Atlético sigue, con siete puntos, en puestos de descenso -acompañado por Xerez y Málaga, que ayer tampoco ganaron-, mientras que el Deportivo está quinto, a un punto del Valencia.

El Betis sigue en caída libre
Y en Segunda, más de lo mismo para el Betis. O mejor dicho, esta vez peor. Sin calidad, sin buen juego, sin suerte y sin ser respetado absolutamente por nadie. Así están los verdiblancos, que ayer volvieron a firmar otro horrible encuentro en el estadio Martínez Valero ante un Elche que está en un momento dulce, y que ayer les derrotó por 3-0.

Cierto es que el colegiado de turno, una semana más, se cebó a gusto con el Betis transformando en tres minutos -al principio del segundo tiempo, con 1-0 en el marcador- dos faltas fuera del área en penaltis para los locales y expulsando, respectivamente, a Carlos García -justamente- y a Nelson -más que rigurosamente- en dichas jugadas; pero con el juego que estaba desplegando el equipo de Antonio Tapia no se puede echar la culpa al juez de la contienda. El Elche fue tan superior que el triunfo hubiese llegado de todas formas.Rodri, Emana y Fernando Vega: la imagen de la desesperación. Foto: diariodesevilla.es

Hay que hacer algo. Un cese del técnico; un relevo en la dirección deportiva para que se fichen jugadores de verdad y no más “mantas”; una severa llamada al orden de Lopera a unos profesionales que ayer sólo corrieron algo cuando estaban ya con 3-0 y con dos jugadores menos sobre el terreno de juego… no sé muy bien el qué pero hay que hacer algo, y ya. El Betis sigue en caída libre, tanto en resultados, juego e imagen sobre el campo. Y, además, siendo tomado de nuevo por el pito de un sereno por los árbitros y los diferentes comités disciplinarios; la puntilla.

El Betis está, con un partido menos, undécimo con 17 puntos, a seis del ascenso; pero después de ver el juego y la falta de actitud/aptitud desarrollados, parece por momentos que se debe mirar más hacia abajo que hacia arriba. Cualquier equipo de la categoría, hoy en día, es superior a un Betis de chiste, que sólo se puede escudar en que la liga en Segunda es larguísima, un verdadero parto. Algo que es totalmente cierto, dicho sea de paso, y que hace que, pese a todo, los verdiblancos se puedan reenganchar a la cabeza con un par de victorias seguidas. El problema es que, a este paso, esas victorias pueden llegar dentro de diez o doce partidos; o quizá más.

Por no decir también que, esta temporada, el Betis está siendo el auténtico hazmerreír del deporte sevillano: el Sevilla sigue funcionando como un reloj; el Caja se ha colocado arriba en la ACB y va a más; pero el Betis… en fin, dejémoslo ahí.

La única buena noticia para el Betis fue la reaparición de Mehmet Aurelio. A ver si poco a poco el turco se entona; su baja en el tramo final de la pasada temporada fue crucial para el fatal desenlace, y en este curso futbolístico puede ser el jugador que necesita el equipo heliopolitano para poner, de una vez por todas, orden en el medio campo.

El líder en Segunda esta semana es la Real Sociedad, que desbancó al Cartagena después de derrotarle en el último minuto (1-0) en Anoeta. La Real suma 25 puntos por los 23 de los cartageneros y del Hércules, sus principales perseguidores. Cuarto y quinto son, respectivamente, el Levante y el Elche, con 19 puntos.

, ,

No hay Comentarios

El Barça calla bocas y el Betis vuelve a ganar

La jornada futbolística de este fin de semana se ha cerrado con dos equipos en papel claramente protagonista.

En Primera División el Barça, después de un par de encuentros escasamente brillantes, se ha reencontrado con su fútbol y con los goles a costa de un Zaragoza que ha sido la víctima de unos jugadores que querían responder a aquellos que, después de su derrota en la Champions, ya auguraban el final de un ciclo. El 6-1 ha sido un argumento más que sólido para dejar a la altura del betún a ciertos sectores de la prensa madri(dista)leña que se frotaban las manos, y que instaban a los maños a que fueran el Rubin Kazan español, sin caer en la cuenta que lo que le sucedió a los blaugranas frente a los rusos no es más que el típico encuentro tonto que te puede salir en cualquier momento.

Keita, Messi e Ibrahimovic, celebrando uno de los goles del Barça. Foto: Marca.com

Keita, Messi e Ibrahimovic, celebrando uno de los goles del Barça. Foto: Marca.com

Especialmente brillante ha estado el malí Seydou Keita, autor de tres goles de verdadero rematador. El festival del mejor jugador del inolvidable Mundial sub-20 de 1999 lo han completado Ibrahimovic y Messi; el sueco como autor de dos golazos -un tremendo zambombazo de falta y un toque en el área pequeña tras pase de Keita-, y Leo al hacer el quinto con una maravillosa vaselina. Le ha venido muy bien al argentino este gol, especialmente para levantar un poco su moral, algo tocada después de sus poco brillantes actuaciones con su selección aunque no tanto como la prensa madri(dista)leña nos ha querido hacer ver durante estos días. El gol del honor del Zaragoza lo ha marcado Jorge López.

Obviamente el Barcelona continúa como líder en la clasificación, más incluso que la semana pasada puesto que sus dos inmediatos perseguidores pincharon en sus encuentros de ayer sábado. El Madrid volvió a demostrar, mal que les pese a los suyos, que por mucho glamour que hay en su plantilla, ahora mismo sin Cristiano Ronaldo son bastante vulnerables. La pasada semana, pese al 4-2, el Valladolid les dio un susto en el Bernabéu; el miércoles un Milan más de geriátrico que otra cosa les hizo morder el polvo también en casa; y ayer fueron incapaces de hacerle un gol al Sporting. Bueno, realmente le hicieron uno, de Raúl, pero el árbitro lo anuló por clara mano previa de Kaká; y los blancos se tuvieron que conformar con el 0-0. Ahora la diferencia que separa a culés de merengues es de tres puntos.

El mismo resultado que el Madrid obtuvo el otro perseguidor del Barça, el Sevilla, que también se dejó dos puntos imprevistos que igual puede acabar echando de menos. Los sevillistas se las prometían muy felices después de su meritorio triunfo en Stuttgart en la Champions, pero ayer no pudieron con el Espanyol. Luis Fabiano no pudo jugar, Negredo no estuvo fino, y como Squillaci -autor de dos goles el pasado martes- no va a marcar todos los días el Sevilla cosechó su segundo pinchazo consecutivo en Liga, a pesar de que jugó con un hombre más la última media hora por expulsión del espanyolista Pareja. Kameni, con algunas paradas de mérito, fue el gran artífice del punto logrado por los blanquiazules, ayer de amarillo.

En el resto de la jornada, lo más destacable es la goleada infligida por el Valladolid a un Deportivo que optaba a ocupar el tercer puesto -4 a 0, con dos goles de Nauzet, otro de Diego Costa y otro de Medunjanin-; el primer triunfo del Villarreal a costa del Málaga -2 a 1, con tantos de Nilmar y Capdevila para los amarillos y de Luque para los malacitanos-; y el enésimo fracaso del Atlético de Madrid. Con Quique Sánchez Flores, sustituto de Abel, viendo el partido en el palco, los rojiblancos fueron incapaces de ganar a un Mallorca con dos jugadores menos. El gol de penalti de Forlán -que antes había fallado otro- fue igualado en el descuento por Borja Valero, lo que provocó las iras de la afición colchonera.

Segunda: el Betis se reencuentra con la victoria

El otro equipo protagonista de la jornada ha sido el Betis que, cinco semanas después, volvió a sumar de tres en tres, al vencer por 0-2 en Montilivi, el estadio del Girona; un triunfo no para sacar pecho -el Girona es penúltimo-, pero sí para aliviar tensiones un poco.

Sergio García, tras marcar su gol. Foto: diariodesevilla.es

Sergio García, tras marcar su gol. Foto: diariodesevilla.es


Dos golazos, el primero de Sergio García tras recibir un pase de Capi -el camero volvía al once y, con su calidad, es acualmente un hombre indispensable en el equipo- y regatear al ex barcelonista Jorquera, y el segundo del “Tanque” Pavone con un gran trallazo propiciaron que, por fin, los béticos tuvieran un encuentro tranquilo. Unos aficionados, los verdiblancos, que en su colonia catalana volvieron a responder como cada vez que el equipo visita aquellas tierras, dándose cita casi tres mil en el campo gerundense. Queda demostrado de nuevo que, independientemente de que a veces pequen de ser más volubles de la cuenta, a la hora de apoyar nunca fallan.

Fueron, no obstante, los únicos seguidores béticos que pudieron ver el partido, el cual fue retransmitido en directo por la televisión catalana… mas no por Canal Sur. La andaluza es la única televisión autonómica con representación en Segunda que todavía no ha abonado lo que Mediapro pide para poder retransmitir partidos de la categoría de plata, pese a no ser ni mucho menos la más modesta y pese a ser Andalucía la segunda comunidad autónoma que más equipos tiene en Segunda, con cuatro -Betis, Recre, Córdoba y Cádiz-, por detrás de los cinco de la valenciana. Aunque claro, viendo la política que realmente sigue la RTVA en materia de deportes, no nos debe extrañar para nada el ninguneo que esta televisión que se vanagloria de ser “la nuestra” le está haciendo hasta ahora a los equipos andaluces que militan en la que ahora se hace llamar “Liga Adelante”.

Y lo peor de todo es que, a este paso, vamos a llegar por lo menos a la mitad del campeonato en la misma situación que ahora, porque pese a que desde la RTVA se ha venido apuntando desde hace semanas que el acuerdo prácticamente está ya cerrado, lo cierto es que los béticos, recreativistas, cadistas y cordobesistas continúan sin poder disfrutar en abierto de los partidos de sus equipos. Es así de triste y así de lamentable, pero qué se le va a hacer; es lo que tenemos. Ni servicio público, ni prioridad hacia lo andaluz, ni nada de nada.

Volviendo a lo puramente deportivo, el líder esta semana vuelve a ser la Real Sociedad, el único de los rivales directos de los béticos junto al Recreativo que ha sacado los tres puntos -1 a 0 al Córdoba-, en una jornada en la que no le ha ido nada mal al cuadro de Antonio Tapia, que se coloca con 15 puntos en quinta posición igualado con el Numancia y los onubenses, a uno de Rayo y Hércules, a dos del Cartagena y a tres de los donostiarras.

La semana próxima el Betis tendrá que demostrar ante el Villarreal B -domingo, 17:00, por Gol Televisión y Canal + Liga- que la mejoría experimentada esta semana no ha sido solamente debida al bajo potencial de su rival. Esperemos que así sea.

Edito (27-10-2009): Después de portadas y entrevistas como la de hoy, no sé cómo la prensa madri-(dista)leña se atreve a seguir hablando de “villaratos” y demás tonterías, barrabasadas y, por qué no decirlo, gilipolleces.

,

No hay Comentarios

El Xerez se estrena en Primera y el Betis, a la deriva en Segunda

Lo más destacado de la séptima jornada de liga en Primera División ha sido, sin lugar a dudas, la primera victoria del Xerez en la máxima categoría. Su víctima el pasado domingo fue un Villarreal antaño entre los grandes de Europa, pero que ahora cierra la clasificación de la competición española después de caer en Chapín por 2-1.

Antoñito corre hacia el córner para celebrar el gol de la victoria del Xerez. Foto: As.com

Antoñito corre hacia el córner para celebrar el gol de la victoria del Xerez. Foto: As.com

El equipo de Valverde -que comienza a ser más que seriamente cuestionado- se adelantó en el marcador con un gol de Pires en el primer tiempo, pero antes del descanso Mario Bermejo puso las tablas al cabecear solo en el primer palo un saque de esquina. En la segunda parte el Villarreal se mostró tan flojo en defensa como desafortunado en ataque: Nilmar, solo ante Renan, estrelló un balón en el poste y, minutos después, Antoñito aprovechó un mal despeje de Diego López para hacer en vaselina el gol del triunfo local. Los jugadores villarrealenses se quejaron amargamente al colegiado del encuentro, Rubinos Pérez, porque el balón que salió del pie del ex portero del Madrid dio levemente en la mano de Carlos Calvo, el jugador xerecista que estaba presionando. La expulsión de Gonzalo Rodríguez fue la puntilla para un Villarreal cuyos jugadores prácticamente se fueron tras el árbitro cuando éste pitó el final del partido.

Por lo demás, el Barcelona sigue líder, aunque se dejó los dos primeros puntos de la temporada en Mestalla (0-0), después de que el Valencia le planteara un encuentro basado en la presión incansable y en la velocidad, bazas con las que le creó más de una ocasión a los culés, salvadas por un enorme Víctor Valdés. El Barça sufrió bastante y pudo haber perdido el partido, aunque tampoco le volvió la cara y si se hubiese acabado llevando los tres puntos a nadie le hubiese extrañado.

El Madrid, por su parte, volvió a repetir ante el Valladolid su patrón habitual de juego: poco espectáculo pero pegada mortal cuando la necesita. Los blanquivioletas pudieron llevarse un punto porque tuvieron al Madrid en jaque con el 3-2, pero Higuaín marcó un golazo -los anteriores habían sido dos de Raúl y otro de Marcelo- y terminó de cerrar la contienda. Y para terminar el repaso de los de cabeza, el Deportivo le bajó los humos al Sevilla derrotándolo por 1-0. Juan Rodríguez fue el verdugo de los de Jiménez con un golazo espectacular después de un fallo en el despeje de Navarro. Los sevillistas vuelven a alejarse de los dos primeros puestos, y además ven cómo el Depor le ha alcanzado en la clasificación.

Del resto de la jornada, lo más reseñable es el repaso recibido por el Atlético de Madrid, a quien el Osasuna le marcó tres goles en menos de media hora. El equipo del cada vez más cuestionado Abel Resino queda a un punto del descenso, marcado por el Xerez.

El canterano Rodri se retira cabizbajo al terminar al partido, reflejo de lo que vive su equipo. Foto: diariodesevilla.com

El canterano Rodri se retira cabizbajo al terminar al partido, reflejo de lo que vive su equipo. Foto: diariodesevilla.com

El Betis, de mal en peor

En Segunda, el Betis sumó el pasado sábado una nueva decepción, al perder en Castalia frente a un equipo, el Castellón, que solamente había sumado un punto en siete partidos, que obviamente no le había gando a nadie y que había echado al entrenador. Un rival propicio para recuperarse, y que me perdonen los castellonenses; pero nada de nada de nada. Un gol anulado a Pavone a los pocos minutos de empezar, y se acabó. Lledó, portero del Castellón -y ex guardameta del Coria C.F., de cuya cantera salió- casi no volvió a ver de cerca a unos jugadores que demostraron tener menos sangre que las víctimas del Conde Drácula.

Sin Sergio García, este equipo se va a pique, porque el catalán demuestra ser el único jugador con un poco de imaginación entre un grupo de tipos acomodados y sin nervio, a los que, como hoy han dicho los compañeros de Radio Marca, la categoría les ha perdido el respeto. Y si además de no acercarse a la meta rival se dedican a rematar en la propia, el resultado no puede ser más que el que se dio. El gol de la victoria local llegó en el minuto 76, cuando Emana se equivocó de portería, y remachó impecablemente una gran parada de Goitia tras tiro a bocajarro de Gari Uranga.

El domingo la ciudad deportiva apareció con pintadas, todas ellas dirigidas, como siempre, al máximo accionista, Manuel Ruiz de Lopera; mientras que los jugadores, los principales culpables de lo que está sucediendo, se volvieron a ir de rositas. Así le va al equipo. En Girona -próximo rival de los béticos y que sólo tiene una victoria esta temporada- ya se están frotando las manos.

El resto de la jornada nos deja a un Cartagena líder en solitario, después de que el colegiado de su partido ante el Celta le pitara un increíble penalti a favor, que a la larga le sirvió para sacar un punto y distanciar al Rayo y a la Real, que sacaron respectivamente un empate frente al Cádiz y una derrota, la primera de la temporada, frente al Levante. El Betis está séptimo con 12 puntos, a tres de los puestos de ascenso y a cuatro del Cartagena. Es lo único positivo que pueden sacar los béticos de esta octava cita del campeonato.

,

No hay Comentarios