Archivo etiqueta Reencuentros

De reencuentros y homenajes

Fue un día especial. Ayer conseguí reunir a un grupito de personas que, hace tiempo, colaboraron notablemente para que éste que suscribe pasara dos de los mejores años de su vida; y todo ello para darle un pequeño pero merecido homenaje a uno de los más grandes profesionales de la enseñanza en nuestro país: mi señor padre.

Más de cuarenta años al servicio del estado -sin cogerse además ni una sola baja prolongada- en una carrera como maestro que se acaba el 30 de junio merecían cuando menos este gesto tan sencillo como emotivo: juntar a una representación de una de las mejores generaciones de alumnos que él ha tenido en los últimos 15-20 años, para hacerle una visita sorpresa, años después, a modo de despedida. Bueno, en este caso, más bien que hemos tenido, puesto que yo tuve la enorme suerte de poder compartir con ellos -como acabo de comentar- dos años excelentes, en la época en la que yo solía pasarme por el colegio en mis ratos libres para echarle una mano en diversos aspectos.

Como digo, ha sido todo un placer haber podido juntar de nuevo a estos jóvenes a los que mi padre y yo vimos ir creciendo “in situ”; chavales que hace años no eran más que pipiolillos, y que hoy en día les falta muy poco para ser hombres y mujeres hechos y derechos. Chavales a los que, en resumen, tanto servidor de ustedes como su progenitor les teníamos y les tenemos un cariño ciertamente especial.

Hacía años que no los veíamos -a la mayoría, incluso desde que se fueron del colegio-; hacía años incluso que no se veían algunos de ellos; pero la suerte me llevó hace meses a contactar y a volver a saber de ellos, con lo que pude ir preparando este modesto evento, emotivo al 100% tanto para el maestro como para el, por entonces, su desinteresado ayudante. Una visita-homenaje que duró algo más de una hora, y que tuvo lugar durante la mañana de ayer, miércoles 23 de junio de 2010.

Y digo que fue emotivo para los dos -y también para los chavales- porque, todo hay que decirlo, yo también tenía unas ganas enormes de volverlos a ver. Acudieron sólo seis; pero seis que formaron una representación excelente de aquella promoción de 5º y 6º que, entre 2003 y 2005, llenaron de satisfacción buena parte de las vidas de vuestro humilde narrador y de su señor padre.

No hay Comentarios