Archivo etiqueta Supercopa de Europa

El Barça sigue sin cansarse de ganar

Dice Ramón Trecet -el veterano y prestigioso periodista antaño en TVE y ahora colaborador de los medios de Mediapro- en su cuenta de Twitter que no ha empezado la liga aún y el Barça ya tiene dos títulos en esta temporada; y con toda la razón del mundo.

Como quien no quiere la cosa, estando a un 70-75% de su nivel habitual, el equipo azulgrana ha añadido esta noche a su palmarés su cuarta SUPERCOPA DE EUROPA al deshacerse por 2-0 de un muy buen rival como el OPORTO; un título que se añade a la Supercopa de España conseguida la semana pasada, y que le permite al Barça ser el equipo español con más campeonatos oficiales, superando por uno al Madrid -74 por 73-.

Y como no podía ser de otra forma, ha vuelto a ser clave Leo Messi. El mejor jugador del mundo y de los campeonatos europeos no ha realizado hoy un despliegue físico ni de acierto como el del otro día ante el Madrid, pero ha marcado el primer gol cuando mejor defendían los portugueses y le ha dado el segundo en bandeja a Cesc Fábregas en la recta final.

Ha sido un partido, como se dice en el argot del ciclismo de ciertas etapas, “pestoso”; en el que el Oporto, campeón de la Liga Europa, no ha mostrado un peligro tremendamente letal, pero sí que ha estado molestando -en el buen sentido del término- prácticamente hasta el último minuto gracias a su constante presión en las cercanías del área barcelonista.

Sobre el “patatal” del estadio Louis II de Mónaco -escenario del torneo desde 1998 y que el próximo año lo organizará por última vez-, los portugueses demostraron el porqué de su prestigio, bien ganado en los últimos años gracias a su competitividad. Pocos equipos como el Oporto han conseguido asfixiar a este Barça como lo han hecho los “Dragones”, algo tremendamente meritorio por mucho que los blaugrana aún no hayan encontrado, ni de lejos, el punto de forma y de juego que todos esperamos del mejor equipo del mundo.

Encabezado por Hulk -que no es el ya atlético Falcao pero que con su potencia te puede dar más de un susto-, el ataque del Oporto aprovechó la labor del medio campo para acercarse con peligro a la portería de Víctor Valdés gracias a los balones robados. Ello duró aproximadamente hasta la mitad del primer tiempo, tras la cual bajaron un poco el nivel y pasaron a tejer la precisa tela de araña defensiva que, con una perfección absoluta a la hora de tirar el fuera de juego, apenas si llegó a conceder al Barça una ocasión clara de gol, malograda por Pedro al precipitarse en su remate en vaselina.

Hasta que llegó el minuto 39. Entonces todo el descomunal trabajo de los portistas se vino abajo por un monumental error de Guarín. El defensa colombiano le cedió el balón a su portero desde su línea de medios sin mirar y Leo Messi, que andaba por allí, aprovechó el regalo para regatear magistralmente a Helton -por favor, no se pierdan el quiebro con su pierna izquierda si no lo han visto, porque es de museo- y marcar el 1-0 a puerta vacía.

El segundo tiempo nos ofreció una tónica parecida. Pese a los cambios de Alexis Sánchez por Villa y de Busquets por Adriano, el Barça siguió sin encontrar la fluidez necesaria para respirar tranquilo, toda vez que los jugadores del Oporto seguían respirando continuamente en la nuca de los azulgrana. Es verdad que Villa -antes de ser relevado- y, sobre todo, Pedro, gozaron de dos buenas oportunidades para haber ensanchado aún más la renta de los suyos, pero el resto de acercamientos a la meta de Helton tuvieron escasa relevancia.

La poca contundencia de la defensa del Barça para sacar el balón en determinadas situaciones -mitad por el trabajo del Oporto mitad por las ausencias de Piqué y Puyol- le ocasionó a los campeones de Europa un par de sustos de consideración: el primero merced a una falta de entendimiento entre Mascherano y Valdés que resolvió Abidal ante Hulk; y el segundo, un penalti no pitado del propio Abidal sobre Guarín. El lateral francés derribó al colombiano dentro del área después de un defectuoso control, pero el holandés Kuipers -que mantuvo durante todo el partido un peculiar criterio para (no) señalar las faltas favorables al Barça- se lo tragó.

Y al Oporto se le acabó la gasolina cuando, en el minuto 85, Rolando vio una más que justa segunda amarilla tras hacer falta a Messi en una de las arrancadas del argentino. Tres minutos más tarde, Leo hizo otra sensacional jugada y Cesc aprovechó su asistencia para bajar el balón con el pecho y marcar su primer gol en partido oficial con el Barça.

Un gol que valió para cerrar el partido y la Supercopa, la cuarta en el historial barcelonista y el título número 12 para Pep Guardiola en tan sólo tres temporadas y un mes. La postrera expulsión de Guarín -que tuvo una noche aciaga- por una entrada más que criminal a Mascherano no tuvo incidencias en el devenir del encuentro. Próxima estación, el Mundial de Clubes, en diciembre.

, ,

No hay Comentarios

Pedro le da la Supercopa europea al Barça

SUPERCOPA DE EUROPA

F.C. BARCELONA 1-SHAKHTAR DONETSK 0

F.C. BARCELONA: Valdés; Alves, Piqué, Puyol, Abidal; Touré (Sergio Busquets, min. 101), Xavi, Keita; Messi, Henry (Bojan, min. 97) e Ibrahimovic (Pedro, min. 79).

SHAKHTAR: Pyatov; Srna, Kucher, Chygrynskiy, Rat; Gai (Kobin, min. 78), Hübschman, Ilsinho, Willian (Aghahowa, min. 93); Fernandinho (Jadson, min. 77) y Luiz Adriano.

GOL: 1-0, minuto 115: Pedro, a pase de Messi

ÁRBITRO: Frank de Bleeckere (BEL). Tarjetas a Ilsinho (min. 54), Srna (min. 64), Kucher (min. 89), Messi (min. 89) y Pedro (min. 108).

INCIDENCIAS: Final de la Supercopa de Europa, disputada en el estadio Louis II de Mónaco, ante unos 20.000 espectadores.

Pedro, eufórico tras marcar el gol. Foto: AFP/Marca.com

Pedro, eufórico tras marcar el gol. Foto: AFP/Marca.com

La Masía continúa al poder. La cantera blaugrana se apuntó ayer un nuevo éxito, dado que fue netamente protagonista en el segundo título conquistado ya por el Barça esta temporada, y el quinto de 2009. El equipo de Guardiola está a un solo paso de completar algo histórico, lo nunca visto en el mundo del fútbol; sólo le falta el Mundial de Clubes para hacer el pleno: 6 títulos de 6 posibles en el año en el que nos encontramos.

De momento, lleva cinco; y en los dos logrados este verano -las dos Supercopas- un nombre sobresale por encima de todos: Pedro. El pequeño extremo canario, uno de los decubrimientos exclusivos de Guardiola, ya marcó en San Mamés el gol del triunfo en el partido de ida de la Supercopa española; y ayer repitió suerte en la europea. Corría el minuto 115 de partido, ya en la prórroga, y con los penaltis en lontananza, cuando Pedro -sustituto de un todavía desacertado Ibrahimovic- se asoció con Messi para batir, por fin, la portería ucraniana. El canario, desde la izquierda, combinó con el argentino, quien le devolvió el balón para que, desde el punto de penalti, lo colocara magistralmente junto al palo de Pyatov. El Barcelona no había estado brillante, pero con todo y con eso se llevó otra copa más a sus vitrinas.

El Barça, con la Supercopa levantada por Puyol. Foto: As.com

El Barça, con la Supercopa levantada por Puyol. Foto: As.com

Y no estuvo brillante por dos razones. La primera, la principal, que el Shakhtar -con el ya azulgrana Chygrynskiy como jefe de la defensa- planteó el partido perfecto para hacerle daño a los de Guardiola: cerrojazo y a buscar alguna contra. Lucescu, entrenador del Shakhar, usó la cabeza y le puso una sombra llamada Hubschman a Xavi, quien únicamente pudo pensar con claridad en contadas ocasiones. El campeón de la UEFA se encomendó a Luiz Adriano -verdugo del Barça hace tres años en el Mundial de Clubes con el Internacional de Porto Alegre- para intentar llevar peligro a la meta de Víctor Valdés, pero el pobre delantero brasileño demasiado hizo ante la falta de acompañamiento en la delantera.

El Shakhtar únicamente creó peligro en la prórroga, con la entrada de Aghahowa, quien le ganó un par de veces la espalda a la defensa culé, obligando la segunda de ellas a Víctor Valdés a hacer su prmera parada de importancia en el partido. Los ucranianos reclamaron poco antes del gol de Pedro un presunto penalti de Sergio Busquets a Luiz Adriano, en el que el brasileño da la sensación de que se tira nada más notar la mano del canterano del Barça. Esta jugada enfadó muchísimo a Lucescu, quien cargó en la rueda de prensa contra el árbitro. Quizás el entrenador rumano del Shakhtar estuviese pensando en las musarañas cuando antes, en el primer período del tiempo reglamentario, uno de sus chicos, formando parte de una barrera, sacó impunemente el codo dentro del área para desviar un lanzamiento de falta de Messi, porque de esa jugada no comentó nada.

Sea como fuere, el ataque constante del Barça, baldío hasta entonces, encontró su justo premio con el golazo de Pedro. Otra joya más procedente del vivero blaugrana, y otro título más levantado por el más veterano de todos ellos, Carles Puyol.

Por cierto, mención especial merece el césped del monegasco estadio Louis II, la segunda de las razones por las que el Barça no fue ayer el Barça. Es inadmisible que toda una Supercopa de Europa se juegue en un estadio con un césped en tan lamentables condiciones, por mucha Mónaco que sea la sede; más aún cuando allí no se disputan partidos desde mayo. ¿En qué estaban pensando Platini y los suyos?

,

No hay Comentarios